El meteoro de Peekskill (1)

Meteoritos en todas partes, incluido la cajuela del coche

En este día, en 1992, miles de personas en el Este de los Estados Unidos fueron testigos de una brillante bola de fuego y escucharon el sonido cuando la bola de fuego atravesó la atmósfera terrestre. Fue capturado en 16 vídeos independientes. Se documentó que era más brillante que la Luna llena, la espectacular bola de fuego cruzó varios estados de los EU durante sus 40 segundos de gloria antes de aterrizar en Peekskill, Nueva York.

El meteoro Peekskill de 1992 fue de 27,3 libras (12,4 kg) y golpeó un Chevy Malibu 1980 estacionado en su casa. El meteorito, compuesto de roca densa y del tamaño de una bola de bolos extremadamente pesada, atravesó la cajuela del coche, casi golpeó el tanque de la gasolina. El análisis de la trayectoria de vuelo de la bola de fuego dio lugar a la determinación la órbita del objeto alrededor del Sol antes de que impactara en la Tierra.

Hablando de meteoritos, esta noche es el punto álgido de la lluvia de estrellas de las Draconidas.

Si quieres ver lo que puede resultar ser una maravillosa lluvia de meteoritos, prepárate para las Oriónidas. Aunque comienzan el 2 de octubre continúa hasta el 7 de noviembre, con un pico el 21 de octubre.

Las oriónidas son restos del cometa Halley, de sus anteriores pasadas a través de nuestro sistema solar.

Usando la nueva Ley del movimiento de Isaac Newton, el astrónomo Edmond Halley, hizo una predicción en 1705. Dijo que un cometa que apareció en 1531, 1607 y 1682 podría reaparecer en 1758. A pesar de que demostró estar en lo correcto, Halley no vivió para verlo. Sin embargo, más tarde el cometa fue bautizado en su honor.

Cada vez que el Cometa Halley se acerca al sol, el calor solar evapora aproximadamente 6 metros de hielo y roca del núcleo. Las partículas de desecho del cometa son por lo general no más grandes que los granos de arena, y mucho menos densas. A pesar de que son muy pequeños, estos diminutos «˜meteoroides»™ producen brillantes estrellas fugases cuando golpean la atmósfera de la Tierra debido a que viajan a gran velocidad. La lluvia de las Oriónidas que ocurre cada año, cuando la Tierra pasa a través de la corriente de desechos del cometa Halley, y los meteoroides golpean la atmósfera a cerca de 90,000 millas por hora.

Si tiene la suerte de encontrar un meteorito justo después del impacto, no lo recoja – partes del mismo son susceptibles de estar muy calientes o muy frías.

http://space.about.com/b/a/256960.htm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.