El Monstruo del Loch Ness. Los primos de Nessie (5)

EL MONSTRUO DEL LOCH NESS. LOS PRIMOS DE NESSIE (5)

EL MONSTRUO DEL LAGO RAYSTOWN

La primera fotografía conocida del monstruo de Huntingdon en el Condado de Raystown Lake, Pennsylvania, fue tomada por un pescador local del Huntingdon Co. Visitor»™s Bureau Center, en Seven Points Marina.

Los vecinos piensan que es un animal vegetariano ya que no han encontrado evidencias de que se alimente de los peces, gansos o patos que viven en el lago. Nunca se han encontrado restos de sus alimentos.

También es sorprendente que de los casi 2 millones de visitantes que llegan al lago cada año, tan sólo un puñado haya tenido algún avistamiento del monstruo. El lago mide unos 50 kilómetros de longitud. Está a unos 15 kilómetros de la presa. Su profundidad máxima es de 62 metros y tiene varias cuevas en sus profundidades. Los vecinos creen que un monstruo se oculta en ellas.

Hasta el momento sólo se cuenta con una serie de fotografías de manchas en el agua. El principal punto en contra es que el lago es artificial y se formó en 1912 cuando se construyó la presa. Difícilmente un monstruo antediluviano podría haber vivido en un sitio que no existía sino hasta hace poco menos de 100 años.

BESSIE, EL MONSTRUO DEL LAGO ERIE

Es conocido como South Bass Bessie, Lake Erie Larry, Lake Erie Bessie, o simplemente Bessie, y se dice que habita las aguas del Lago Erie. Los criptozoólogos dicen que es un plesiosaurio, pero el paleontólogo Joe Hannibal, del Museo de Historia Natural de Cleveland, dice que los plesiosaurios nunca vivieron en esta área.

«Mi teoría es que la gente necesita pensar que hay algo maravilloso y misterioso allá fuera. Sería divertido si hubiera una. Los monstruos del mar fueron los precursores de los ovnis».

«Los avistamientos bajaron cuando comenzaron a verse los platillos voladores (en los años 50, 60 y 70)».

A finales de los ochenta la gaceta Put-in-Bay, el periódico mensual de South Bass Island publicó un artículo de Kendra Koehler, con una foto del supuesto monstruo.

«Fue hilarante», dijo Koehler. «Era una pequeña broma. Los periódicos y los equipos de TV se ocuparon de esto por cerca de seis meses».

«La gente ama las historias de monstruos», dijo Koehler.

En 1992 el creacionista Carl Baugh comenzó a promover un supuesto «monstruo de lago bebé». Se trataba de una carcasa de casi un metro de largo, encontrada en la playa, y que era exhibida en el taller del taxidermista Larry «Peter» Petersen, «L & D Bait and Tackle», en Cleveland, Ohio.

Baugh compró los restos y los exhibió en su Creation Evidence Museum, en Glen Rose, Texas, como si fueran los de un plesiosaurio. El espécimen tiene cuatro aletas y una cola.

Petersen declaró que había encontrado los restos en la playa y que las aves ya habían comido parte de la carne, pero que sin duda era un tipo de pescado pues aún tenía un gancho de pesca en su boca. Dijo que decidió transformarlo en una serpiente de mar para exhibirlo en una feria de taxidermia. Según Petersen el animal tenía una larga aleta que cubría casi la mitad del cuerpo.

El taxidermista hizo algunas muescas en forma triangular para hacerlo parecer a un dragón. Luego dobló el cuello para que adoptara una forma de «S» y finalmente le coció unas aletas a los lados del cuerpo. Nunca pensó que alguien se creyera el cuento del monstruo. Su intención era mostrarlo en las ferias.

En realidad se trataba de un pez Burbot (Lota lota) que puede llegar a crecer hasta un metro de largo. También se le conoce como anguila Pout, Bacalao y Pez abogado. Es muy común en el lago Erie y en otros lagos de aguas frías.

CADBOROSAUROS: CADDY

Dicen algunos criptozoólogos que las leyendas sobre un monstruo en la costa de la Columbia Británica se remontan a las tradiciones de los nativos americanos. No presentan referencias, ni yo he encontrado datos que lo confirmen. Ellos suponen que se trata de una especie de dinosaurio (más específicamente una especie de plesiosaurio de la era Mesozóica, o tal vez un Zeuglodon o Basilosaurio, una especie de ballena actualmente extinta) al que han llamado Cadborosaurio willsi (por la bahía de Cadboro), o cariñosamente «Caddy» o «Caddie».

En 1937 se extrajeron del estómago de un cachalote (Physeter catodon) los restos de un animal a medio digerir. El cachalote había sido arponeado cerca de la estación ballenera de Naden Harbour, en las Queen Charlotte Islands, British Columbia. Las fotografías fueron publicadas en una revista[1] y en el libro[2] de los doctores Edward L. Bousfield y Paul H. LeBlond, el primero un profesor asociado del Royal Ontario Museum, en Toronto, y de la Royal British Columbia Museum, en Victoria; el segundo un profesor del Departamento de Oceanografía de la University of British Columbia, en Vancouver, y de la Zoology Division of the National Museum, en Ottawa. Los restos medían unos tres metros de largo. Los balleneros se sorprendieron con estos restos, pero decidieron colocarlo sobre una pila de cajas para fotografiarlo. Para los criptozoólogos se trata de los restos de un joven Caddy.

Según LeBlond y Bousfield, Caddy mide de cinco a quince metros de largo; su cuello alcanza de uno a cuatro metros; su cuerpo es parecido al de una serpiente; su cabeza se ha descrito como parecida a la de una oveja, caballo, camello o jirafa; tiene varias jorobas a todo lo largo del cuerpo; también se han reportado un par de aletas anteriores, pero no hay aletas posteriores (o tal vez, dicen, están fusionadas al cuerpo); la cola tiene puntas y está dividida horizontalmente, según Bousfield y LeBlond, se parece a la del pachypleurosaurio; algunos testigos han reportado velocidades de hasta 40 nudos en la superficie.

Para los zoólogos el artículo de LeBlond y Bousfield fue tema de conversación y de burlas. Las fotos muestran los restos descompuestos de algo que sería difícil determinar. Bien podrían ser de una foca, tiburón o el feto de una ballena. Todos los tetrápodos, por ejemplo, tienen la cola parecida a la de los pachypleurosaurios

Existen varios antecedentes al caso de la bahía de Naden:

En 1932 (agosto) un funcionario de la Provincial Library of Victoria reportó haber visto la criatura. Un año después, mientras navegaban en su yate, un abogado de Victoria y su esposa vieron lo que describieron como «una horrible serpiente con cabeza de camello». Ese mismo año también vio la criatura el abogado y biólogo marino, mayor W. H. Langley, de la British Columbia Legislative Assembly. En 1934 les tocó el turno a dos miembros del Provincial Government. También en 1934 varios pescadores reportaron dos criaturas, una de 20 metros de longitud y la otra de 10.

Encontraron otro cadáver de una criatura desconocida que fue arrastrada por las olas al Camp Forcom. Se conserva una foto de los restos.

Otros desechos fueron descubiertos en 1947 cerca de Effingham, Isla de Vancouver. Estos medían unos 13 metros de largo y fueron identificados como el cadáver de un tiburón peregrino

Entre los casos modernos más sobresalientes se encuentra el de Desolation Sound, en la costa central del Este de la isla de Vancouver, en 1997.

En las frías aguas de la bahía de Cadboro, y en general en todo el Oceano Pacífico Norte, sería difícil que un animal con el cuerpo de una serpiente pudiera retener el calor. La historia de Caddy es una leyenda más de monstruos lacustres (aunque en este caso se trata de un monstruo marino).

ContinuarỦ


[1] Amphipacifica 1, Suplemento 1.

[2] Bousfield L. Edward & LeBlond H. Paul, Cadborosaurus: Survivor from the Deep, Horsdal and Schubart, Canadá, 1996.

2 pensamientos en “El Monstruo del Loch Ness. Los primos de Nessie (5)”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.