El Monstruo del Loch Ness. Los primos de Nessie (7)

EL MONSTRUO DEL LOCH NESS. LOS PRIMOS DE NESSIE (7)

Ogopogo es el nombre que actualmente se le da a un supuesto monstruo de agua que habita el lago Okanagan. El nombre original indio es Kel-Oni-Won, que luego se convertiría en N»™ha-a-itk, N»™ha-a-cti o Naitaka.

Dave Parker, un folklorista especialista en las tradiciones de los nativos americanos, cuenta que Kel-Oni-Won[1] fue un hombre poseído por los demonios que asesinó, con su maza, a un anciano indefenso. Los dioses decidieron castigar al asesino convirtiéndolo en una serpiente de lago que tendría que permanecer en la escena del crimen por toda la eternidad. Una bella diosa del lago se encarga de vigilar el cumplimiento de esta sentencia. Se dice que el único animal que tolera la compañía del Naitaka es la serpiente de cascabel[2].

N»™ha-a-cti significa «Demonio de agua» o «Monstruo del lago» y para apaciguarlo los indios le ofrecen sacrificios de animales, un poco de oro y tabaco, en su legendaria guarida en Squally Point[3], cerca de Rattlesnake Island[4], una pequeña formación rocosa en el lago Okanagan. Los que no hacían sacrificios corrían el riesgo de morir. Se decía que la rocosa orilla de la isla estaba plagada de los sangrientos restos de los que olvidaban hacer los sacrificios. Un ejemplo de lo anterior es la historia de Timbasket.

Timbasket era un jefe indio famoso por su cinismo e incredulidad. Cierto día que quiso visitar la isla Rattlesnake, los indios Westbank le dijeron que tenía que sacrificar un perro a la diosa del agua para poder salir de Squally Point. Pero Timbasket se burló de esas viejas tradiciones. Es más, desafiando todo consejo, decidió viajar cerca del cabo rocoso. Entonces surgió el demonio del lago y azotó la superficie del lago con su larga cola. La barca en donde navegaba Timbasket y su familia se hundió en el lago[5].

Una historia similar es la del descendiente de indios americanos, John MacDougall. MacDougall conocía las tradiciones de su pueblo y las respetaba. Acostumbraba arrojar al lago un pollo o un puerco antes de cruzarlo. Pero cierto día, en 1854 o 1855, cuando se dirigía al rancho de John y Susan Allison para ayudarlos con el forraje, se olvidó de hacer la ofrenda a la diosa del lago.

MacDougall llevaba un par de caballos amarrados a su canoa. Cuando iba a la mitad del lago, una gran fuerza comenzó a jalarlos hacia el fondo. MacDougall estaba aterrorizado, pero aún más cuando se dio cuenta de que su canoa, azotada por los caballos, estaba a punto de ser hundida. Él agarró un cuchillo, cortó las cuerdas y rápidamente remó hacia la orilla. Nunca más volvió a ver sus caballos. Quedó convencido que el monstruo del lago había tomado su parte del sacrificio.

Las leyendas y el miedo hacia el Naitaka continúan hasta nuestros días. En 1926 el gobierno de Kelowna anunció que el nuevo ferry que se estaba construyendo para los viajes a través del lago Okanagan también estaba equipado con «dispositivos especiales para repeler al monstruo». Se supone que el puente flotante tiene suficiente apoyo y fuerza para resistir cualquier roce o golpe de Ogopogo.

THE OGOPOGO. THE FUNNY FOX-TROT

No fue sino hasta 1924 que el monstruo adquirió su actual nombre. En ese año se reunió la Junta de Comercio de Vancouver en Vernon. Para amenizar la reunión contrataron a Hill Brimblecombe quien cantó una canción compuesta por Cumberland Clark: The Ogopogo. The Funny Fox-Trot. La canción decía que el Ogopogo era el resultado de una unión ilícita entre un ciempiés y una ballena. Los delegados a la convención decidieron poner ese nombre a la mítica bestia del lago Okanagan. Al día siguiente, el periódico de la provincia de Vancouver informaba que el nombre oficial del monstruo del lago era Ogopogo. La melodía pronto se haría popular en los salones de baile. Poco después, los avistamientos del Ogopogo aumentaron dramáticamente.

El Okanagan tiene una profundidad máxima de 300 metros. Según la leyenda, Ogie (el diminutivo para Ogopogo) habita en una cueva submarina cerca de Squally Point. Peter Costello[6], nos informa que «Los indios han dejado burdos dibujos sobre piedra de lo que se piensa es el Naitaka». Otro criptozoólogo, Roy P. Mackal[7], afirma que «Hay por lo menos tres burdas pictografías en las rocas alrededor del lago, ahora en un muy mal estado de conservación, que puede estar relacionado con un supuesto monstruo del lago», pero Benjamin Radford[8] ha demostrado que ninguna de estas inscripciones son del área del lago Okanagan.

Mackal afirma que las descripciones de los testigos son muy similares («»¦fui golpeado por la coherencia repetitiva de las descripciones, casi hasta el punto de aburrimiento). Pero, al parecer sin darse cuenta, el mismo Mackal menciona una gran variedad de formas: «La piel se describe como de color verde oscuro a verde-negro o marrón a marrón oscuro y negro… (o) azul-gris a negro o incluso dorada. La mayoría de las veces la piel es lisa, sin escamas, aunque el cuerpo posee unas placas, escamas, o estructuras similares observadas por observadores cercanos… La mayor parte de la espalda es lisa, aunque una parte se ve dentada, con extremos rasgados, o aserrados. Se ha informado de la existencia de pelo escaso o estructuras de cerdas alrededor de la cabeza, y, en algunos casos, se ha observado una crin o estructura como de peine en la parte posterior del cuello»)

Además, se dice que la cabeza se parece a la de una serpiente, o una oveja, o un caballo, o un cocodrilo, o un bulldog, o una cabra con barba. Algunas veces hay orejas o cuernos, otras veces no. Su tamaño va de treinta a setenta pies de largo, dos pies de diámetro, con piel oscura y una serie de jorobas características.

Se le ha visto desde Squally Point hasta Mission Valley, a ambos extremos del lago. Algunos lo han descrito como un «tronco» que repentinamente vuelve a la vida: «Vieron lo que pensaron era un tronco, de seis pies de largo, flotando en el agua», y «Era como un gran tronco moviéndose, pero con vida, moviéndose un poco en el agua de arriba a abajo».

Para criptozoólogos como John Kirk del British Columbia Scientific Cryptozoology Club, Ogopogo es probablemente el más y mejor documentado de los monstruos lacustres. Según Kirk, «El catálogo de películas de vídeo de Ogopogo es más numeroso y de mejor calidad que cualquier cosa que he visto personalmente en Loch Ness, y creo que varias de ellas son muy convincentes de que existe una gran criatura desconocida que viven en el lago».

FOLKLORE Y CUENTOS MORALISTAS

La primera película de Ogopogo fue tomada en 1968 por un hombre llamado Arthur Folden es considerada entre las mejores pruebas, pero sólo se ve una mancha en el lago. Recordemos que al igual que otros monstruos de lago, el Ogopogo ha sido confundido con estelas de barcos, esturiones y otros objetos flotantes.

El 18 de julio de 1989, Clem Chaplin vio al Ogopogo nadando entre un grupo de troncos, en Bear Creek Provincial Park, no muy lejos de la costa (25-30 metros). Le avisó a Ken Chaplin y éste tomó su cámara y lo filmó. Chaplin describió la criatura como de pelo corto, de color verde oscuro, con la piel cubierta de manchas, y unos 3 metros de largo. La criptozoóloga local, Arlene B. Gaal cree que se trata de un Ogopogo bebé, pero los científicos creen que se trata de una nutria ya que en cierto momento el «monstruo» parece sacar la cabeza por encima del agua, y se puede apreciar que no es un tronco. Tampoco parece tener una cola como la de los castores. El color lo explican por algunas algas que pudiera tener el animal en el pelo. Si se trata de una nutria, el tamaño debe ser de poco más de un metro, y por lo tanto los cálculos de Chaplin deben estar equivocados.

Miembros del British Scientific Cryptozoology Club, fundado por el doctor Paul LeBlond y el escritor James Clark, han organizado varias expediciones al lago Okanagan, en la parte central sur de la provincia. Incluso pudieron filmar a Ogopogo en acción en varias ocasiones.

Las autoridades provinciales han promulgado leyes para protegerlo, declarando ilegal su persecución, capturar o caza.

W. Haden Blackman, señala que los indios Sushwap y Okanakane «consideran que es una entidad sobrenatural maligna con gran poder y malas intenciones». Celeste Ganassin, curadora en el Museo Kelowna de Columbia Británica, piensa que la leyenda de Ogopogo, tiene sus raíces en cuentos moralistas, no en criaturas reales descritas por los testigos. Es una criatura que no pertenece a la naturaleza, su reino es mitológico y comercial. Bajo el nombre Ogopogo se han desarrollado varias industrias. La criatura legendaria es ahora una popular mascota turística de Kelowna.

MEMPHRÉ EL MONSTRUO DEL LAGO MEMPHREMAGOG

They saw a monster dark and grim

Coming with coiling surge and swim,

With lifted head and tusk and horn,

Fierce as the spirit in Hades born.

Los versos pertenecen a la obra The Sea Serpent Legend, escrita a principios del siglo diecinueve por Norman Bingham. Se trata de un largo poema en el que cuenta una vieja leyenda india de dos enamorados que murieron en las fauces del monstruo del lago Memphremagog.

The Serpent e’re now in the depths did roam

Under Owl’s Head to his cavernous home,

After digesting this horrible meal

His snakeful majesty did out again reel,

Next to appear to Uncle Ri Jewett

In one of his visions that made him a poet

Este Uncle Ri Jewett, fue realmente Uriah Jewett, un poeta alcohólico que vivía en Georgeville a principios del siglo XIX. Su talento como orador era ampliamente conocido en la zona. Uno de sus poemas se refiere a un encuentro con un estafador que, luego de cometer sus fechorías, huyó a los Estados Unidos. El poema relata el momento de la fuga y el encuentro con la serpiente del lago.

I took a quick dive, caught the serpent by tail,

His speed was like lightening, or the swordfish in gale;

My passage was through Owl’s subterranean bluff,

I popped up with money enough.

Se dice que Memphré, el Monstruo del lago Memphremagog habita en una cueva localizada en la base de la montaña Owl»™s Head en la orilla del lago. Este es un lago de agua dulce de 50 kilómetros de longitud, que es compartido por EU y Canadá, y que fluye hacia el norte hacia el río Magog en Magog, Canadá. Estados Unidos posee cuatro de las veinte islas, incluyendo la isla más grande, Province Island, Vermont.

El primer documento no ficticio que describe las apariciones de la criatura se remonta a 1816 y está firmado por Ralph Merry IV. Ferry sólo describe cuatro avistamientos de ciudadanos de Georgeville, ya que él no fue testigo de ninguno de estos fenómenos. Las descripciones coinciden en cuanto a la duración y la forma de la serpiente.

A partir de 1847, The Stansted Journal comenzó ha publicar varios artículos sobre este monstruo. Los avistamientos han continuado a lo largo de los años. Hasta la fecha, se han reportado más de 215 avistamientos cuidadosamente documentados. Cada relato está firmado y registrado. Hay, en promedio, ocho avistamientos al año, que han sido confirmados por una veintena de testigos.

Por ejemplo, en 1961, dos pescadores, viajando en dirección a Newport observaron por unos cuarenta segundos una criatura negra, de unos 7 metros de largo, nadando parcialmente sumergida. Según estos hombres la criatura que estaba a unos 70 metros de distancia de su barco, tenía una espalda redonda y una indescriptible cabeza. El animal emitía un extraño sonido.

Nunca se ha visto completa a la criatura, pero los testigos calculan que su tamaño va de 7 a 27 metros. Algunos han visto la cabeza, otros, la sección central y, por último, algunos han visto la cola de la serpiente.

En 1995 el famoso criptozoólogo doctor Bernard Heuvelmans, autor de Le Grand Serpent de Mer, entrevistado por la revista Québec Insolite, declaró lo siguiente:

«Yo mantengo que Memphré es parte de la familia de cuellos largos. Es la única explicación lógica, considerando todos los avistamientos de animales ondulando en un plano vertical. Los que, en realidad, son la mayoría».

El doctor Heuvelmans sostiene que los cuellos largos son una serpiente de mar que vive habitualmente lejos de la costa, en alta mar. Tienen alrededor de 18 metros de largo, con un cuello largo y delgado y pueden nadar a una velocidad de hasta 55 km/hr.

Uno de los investigadores más conspicuos de Memphré es Jacques Boisvert, fundador de la International Society of Dracontology, con sede en el lago Memphrémagog. Boisvert además de criptozoólogo es buceador, habilidad que ha aprovechado para investigar diversos avistamientos del monstruo. En 1983, escribió un artículo para el Newport Daily Express. Poco después, la señora Barbara Malloy de Newport se puso en contacto con él para informarle de su propio avistamiento. Como resultado de esto, ella comenzó a trabajar en estrecha colaboración con Boisvert para investigar otros casos. A partir de eso, en 1986, decidieron fundar La Société de Dracontologie du lac Memphrémagog[9], catalogando todos los relatos. Boisvert bautizó a la criatura «Memphré», y registró el nombre y el logotipo con un copyright internacional.

Pero Ogopogo y Memphré no son los únicos monstruos de lagos americanos. Se dice que hay monstruos habitando otros lagos de la región, como el Massawippi, Bowker Larouche y Brompton.

ContinuarỦ


[1] También conocido como Old Kan-He-K, nombre del que se deriva Okanagan.

[2] Gaal Arlene, In Search of Ogopogo. Sacred creature of the Okanagan Waters, Hancock House Pu. Ltd., Blaine, WA, 2001.

[3] Sitio en el lago Okanagan de aguas especialmente turbulentas, al otro lado de Peachland.

[4] Rattlesnake Island, La isla Serpiente de Cascabel. Es precisamente lo que describe la leyenda: el único animal que acepta la compañía del Ogopogo es la serpiente de cascabel.

[5] Buckland M. Frank, Ogopogo»™s Vigil. A History of Kelowna and the Okanagan, Okanagan Historical Society, Kelowna Branch, Kelowna, 1948.

Moon Mary, Ogopogo. The Okanagan Mystery, J. J. Douglas Ltd., North Vancouver, 1977.

[6] Costello Peter, In Search of Lake Monsters, Berkley Medallion Group, New York, 1975.

[7] Mackal P. Roy, Searching for Hidden Animals, Doubleday, New York, 1980.

[8] Radford Benjamin, Ogopogo the Chameleon, Skeptical Inquirer, 30 (1), Pags. 41-46, Enero-Feberero 2006.

[9] Con sede en 446 Principale ouest, Magog, J1X 2ª9.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.