Revelan el secreto del fantasma del parque Mair

El Secreto del fantasma del parque Mair expuesto

Peter de Graaf y André Hueber

Han pasado casi 50 años, pero el misterio del fantasma del parque Mair finalmente ha sido revelado.

Durante tres meses espeluznantes en el invierno de 1961, las parejas de enamorados en el parque fueron aterrorizadas por gemidos, luces extrañas, y una figura luminosa que no dejaba huellas y desaparecía a voluntad.

Symon Drake el joven pastor de Whangarei – que creció con el cuento de la forma en que sus padres intentaron atrapar al espanto «“ pidió que se presentara el fantasma y pusiera fin al misterio.

Y ahora se ha conocido el secreto

Dan Logan lector de Onerahi envió un recorte de la historia de Robin Davies un hombre de Whangaparoa, quien reveló todo. El fantasma del Parque Mair no era un espíritu «“ sólo un bromista de 16 años de edad que quería tener un poco de diversión.

El fantasma era el hermano menor de Robin, Kevin Davies que, hasta que falleció en 2006, fue mejor conocido como «Cabbie», conductor de taxis de Whangarei y cliente de la Taberna de Kensington.

En un primer momento la identidad del fantasma era un misterio, incluso para Robin, aunque los chicos compartían la misma habitación en la casa familiar en Oranga Rd. Finalmente, Kevin confesó el secreto a su hermano mayor.

«Él estaba teniendo un montón de diversión. Montaba su bicicleta en donde ahora está el patio, normalmente al anochecer, a veces más tarde. Iba al lugar, y cuando vería una pareja caminando por la senda se ponía adelante, hacía ruidos como de fantasma y hacía brillar una luz sobre ellos. Yo solía verlo regresar a casa en su bicicleta, con un gran sonrisa en su cara», dijo Robin.

Los supuestos caza fantasmas trataron de capturarlo varias veces, pero Kevin conocía la zona tan bien que siempre pudo escapar. A menudo iba en su bicicleta, lo que explica su velocidad y la falta de huellas. La sabana que a veces vestía explica la figura luminosa.

Pronto se notificaron avistamientos de fantasmas casi a diario en la radio. La gente comenzó a visitar el Parque Mair esperando a ver el fantasma y la publicidad sólo aumento la diversión de Kevin. Robin dice, «Entonces se puso más serio. Se involucró la policía y yo le dije que se saliera de eso».

La hermana de Kevin, Christine Sargent, todavía vive cerca de Parque Mair y siempre supo que él era el fantasma. «Kevin solía pasar todo su tiempo en Mair Park – era su dominio. Se levantaba temprano e iba a Hatea River.

El señor Drake ha disfrutado que el misterio que había espantado a la generación de sus padres finalmente haya sido resuelto.

http://www.northernadvocate.co.nz/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.