El misterio de las centellas (119)

El misterio de las centellas (119)

Mientras conducía a través de las praderas canadienses, mi pareja y yo pudimos ver una enorme supercélula de tormenta aproximadamente a 200 kilómetros por delante de nosotros. Conducíamos directamente hacia ella. Tres horas más tarde la furia de las piedras de granizo y la lluvia nos obligó a salirnos de la carretera. Discutimos si nos quedábamos o continuábamos nuestro camino, mientras los relámpagos parecía estar cayendo a intervalos más cortos entre ellos, y golpeaban más cerca (a menos de un kilómetro o dos).

Nuestra decisión ya estaba tomada cuando un relámpago golpeó a nuestro lado en medio de dos postes de luz de madera y dejando a un tercero en llamas. Cuando llegamos de nuevo a la autopista, aproximadamente cinco segundos después del relámpago, dos bolas de luz brillante, cada una con una corona azul a su alrededor, flotaban en el camino a una altura de tal vez dos a tres metros por encima de la acera. Parecía que giraban alrededor una de la otra en un eje vertical, mientras flotaban en frente de nosotros (en línea con el tercer poste).

Esto ocurrió en la tarde, pero la densidad de las nubes la hizo parecer como casi de noche. Una pelota desapareció en el aire mientras que la otra pareció aterrizar en el campo abierto a nuestra derecha y poco a poco se fue atenuado como una brasa. El poste a nuestra izquierda estaba completamente destruido a menos de un metro del suelo. Verdaderamente fu una experiencia incredible.

Dean Agar

Courtenay, BC Canada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.