Iron Sky. Los ovnis nazi

Película de naves espaciales nazis enciende el debate ovni

Una nueva película de ciencia ficción sobre los nazis ha reavivado un debate en Alemania sobre el desarrollo de ovnis de Hitler.

Por Allan Hall 17 de noviembre 2010

La comedia de ciencia-ficción finlandesa «Iron Sky» se centra en la vida real del oficial de las SS Hans Kammler de quien se dice hizo un avance significativo en los experimentos de antigravedad hacia el final de la 2 ª Guerra Mundial.

La película relata cómo, desde una base secreta construida en la Antártida, fueron lanzadas naves espaciales nazis a finales de 1945 para fundar la base militar Schwarze Sonne – Sol Negro – en el lado oscuro de la Luna.

Esta base se utilizaría para construir una poderosa flota de invasión y volvería para apoderarse de la Tierra una vez que fuera el momento adecuado, en este caso 2018.

Pero un nuevo informe publicado esta semana en Alemania en la revista PM pretende que hay «fuerte evidencia» de que un programa ovni nazi estaba muy avanzado.

Hitler ordenó al jefe de la Luftwaffe, Hermann Goering, desarrollar la súper arma que cambiaría la guerra.

El informe de PM cita a testigos presenciales que creen que vieron un platillo volador marcado con la Cruz de Hierro de los militares alemanes volando a baja altura sobre el Támesis en 1944.

En el momento en el New York Times se escribió sobre un «misterioso disco volador» con fotos del dispositivo visto viajando a velocidades extremadamente altas en los edificios de gran altura.

schriver El más conocido de los proyectos ovni nazis fue el esquema de Schriever-Habermohl, de Rudolf Schriever y Otto Habermohl.

Inicialmente fue un proyecto de la Luftwaffe, y luego cayó bajo los auspicios del ministro de armamentos Albert Speer, antes de ser tomado nuevamente, en 1944, por Hans Kammler.

Testigos capturados por los aliados después de la 2 ª Guerra Mundial afirmaron haber visto el platillo, producido en Praga, volar en varias ocasiones a principios de 1945.

Joseph Andreas Epp, un ingeniero que se desempeñó como consultor del proyecto Schriever-Habermohl, declaró que en total fueron construidos 15 prototipos.

Él describió cómo una cabina central rodeada de ala-paletas de rotación ajustable formaba un círculo.

Las paletas se mantenían unidas por una banda en el borde exterior del dispositivo parecido a una rueda. El paso de las aspas podía ajustarse de forma que durante el despegue se generaba más elevación mediante el aumento de su ángulo a una forma más horizontal.

A nivel de vuelo el ángulo se ajustaba a un ángulo más pequeño, de forma similar a la que operan los rotores del helicóptero. Las ala-paletas rotaban mediante pequeños cohetes colocados alrededor del borde como un molinete.

Una vez que la velocidad de rotación era suficiente, se lograba el despegue.

Después de que la nave se había elevado a cierta altura se encendían los jets o cohetes horizontales. «Después de esto se permitía rotar libremente a las ala-paletas mientras el platillo avanzaba como un autogiro. Con toda probabilidad, la velocidad de las ala-paletas, y con ello el valor de elevación, también podía incrementarse dirigiendo los jets horizontales ligeramente hacia arriba para enganchar las cuchillas, lo que les hacía girar más rápido a petición del piloto», dijo.

http://www.telegraph.co.uk/news/newstopics/howaboutthat/ufo/8139811/Nazi-spaceship-film-sparks-UFO-debate.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.