La insospechada importancia del tajonal

IMPACTO AMBIENTAL

La insospechada importancia del tajonal[1]

Juan José Morales

Esta es la época en que los campos de la península comienzan a motearse de amarillo con llamativa decoración que le dan las flores del taj o tajonal, una herbácea arbustiva de gran tamaño que crece abundantemente en terrenos despejados y a orillas de los caminos.

clip_image001A primera vista, esa planta no parece tener ninguna utilidad o importancia, y mucha gente podría considerarla una simple, inútil e indeseable maleza. De hecho, en la época de las grandes plantaciones de henequén se invertía una buena cantidad de trabajo humano para eliminarla de los sembradíos, a fin de que no le robara luz y nutrientes al valioso henequén.

Al florecer masivamente de enero a marzo, cuando se inicia la temporada de secas, el tajonal ofrece abundante néctar a las abejas productoras de miel.

Pero el tajonal o chamizo, como se le llama en algunos lugares de México —Viguiera dentata si se prefiere el nombre científico—, tiene una insospechada importancia económica: es una de las principales plantas melíferas, y durante estos meses, el grueso de la producción peninsular de miel proviene de las flores del tajonal, así como de las de ts’its’ilche’ o Gymnopodium floribundum, que no es maleza sino árbol y produce abundantes flores de pequeño tamaño.

Por cierto, como paréntesis cultural, podemos acotar que el género botánico al cual pertenece el taj, y que comprende cerca de 300 especies herbáceas de pequeño tamaño o arbustivas —todas las cuales producen flores amarillas o anaranjadas— fue nombrado Viguiera en honor de un destacado físico y botánico francés del siglo XIX, Louis G. Alexandre Viguier.

Pero lo que en particular nos interesa de esta planta, es su gran abundancia. Se le encuentra prácticamente en todo terreno despejado, excepto en la proximidad inmediata de la costa. Forma tupidas aglomeraciones y crece con gran rapidez. Además, está adaptada a tal grado a las condiciones ambientales, que incluso estableció una peculiar relación con el ser humano: las habituales quemas para preparar milpas —e incluso los incendios accidentales— estimulan su crecimiento. Eso ha contribuido a que sea una de las especies vegetales dominantes en la península.

No es, sin embargo, exclusiva de esta región. Se le encuentra desde el suroeste de Estados Unidos hasta Honduras y Cuba. En México es común en muchos estados, tanto de la vertiente del Golfo como del Pacífico y en el altiplano, incluso en zonas áridas como Zacatecas.

Aunque es una planta herbácea, alcanza más de dos metros de altura. Y lo importante de ella, como decíamos es que sus abundantes flores son una valiosa fuente de néctar para las abejas, a tal grado que —según se ha establecido con base en estudios científicos— en ocasiones la casi totalidad de la miel producida en amplias zonas proviene del tajonal, con sólo un pequeño porcentaje de néctar de otras plantas. Además, es una miel muy rica en azúcares, por lo cual se le considera de alta calidad. Y el trabajo de recolección de néctar se le facilita a las abejas por el tamaño de las flores, que ofrece un amplio espacio de aterrizaje.

De modo, pues, que la próxima vez que al viajar vea el tajonal, mírelo con otros ojos. Gracias a la abundancia y omnipresencia de esta planta en apariencia inútil, la península de Yucatán es la principal zona productora de miel de México, y además la miel que aquí se produce es de excelente calidad.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Lunes 16 de enero de 2012. Reproducción autorizada por Juan José Morales.

Un pensamiento en “La insospechada importancia del tajonal”

  1. Hola, hermoso escrito sobre el tajonal, estoy interesado en experimentar en su cultivo intensivo… Saludos Puhma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.