La lotería gratuita de visas

ESCRUTINIO

La lotería gratuita de visas[1]

Juan José Morales

Durante años ha estado circulando por la Internet todo tipo de engaños y timos, desde la consabida notificación de un suculento premio ganado en alguna lotería sin haber participado en ella, hasta peticiones de ayuda «”a cambio, desde luego, de una jugosa comisión»” para retirar de algún oscuro banco de África varios millones de dólares o de euros de una cuenta olvidada por los parientes de un fallecido, o bloqueada por las autoridades por pertenecer a alguna princesa tribal que, dada su calidad femenina, está impedida de manejar dinero.

Ahora, ha aparecido una modalidad de tales trampas: un correo en el cual se notifica al recipiente que ha sido el afortunado ganador de una de las 38 visas de trabajo en Estados Unidos, con duración de diez años y renovables al cabo de ese tiempo, que cada año el gobierno de ese país otorga, a través de la compañía UniAir, «a ciudadanos de las naciones en desarrollo de todo el mundo para permitirles viajar a Estados Unidos y comenzar una nueva vida y un nuevo empleo» y, si lo desean, solicitar también la ciudadanía norteamericana. Podrán hacerlo, además, en compañía de su familia, a la cual se hace extensiva la visa.

clip_image002Este es el logotipo que, para darle credibilidad, ostenta el mensaje con el cual se hace creer a los incautos que se les ha otorgado «”sin haberla solicitado»” una visa de trabajo en Estados Unidos extensiva a toda su familia y un boleto gratuito de avión.

Y de ribete «”para que nadie desaproveche tal oportunidad de participar en el sueño americano»” los beneficiados recibirán gratuitamente un boleto de avión para viajar a cualquier ciudad norteamericana.

El aviso viene adornado con el logotipo del Departamento de Estado de los Estados Unidos, registrado con un número de expediente y firmado por Johnson Pears, coordinador nacional de un enigmático CEO.

Ciertamente, ese puñado de ganadores pueden considerarse más que afortunados, pues «”como se explica en el documento»” ni siquiera es necesario solicitar las tales visas, ya que el sorteo de las mismas se hace mediante un programa de computadora que selecciona enteramente al azar cierto número de personas en la Internet. Vaya, ni siquiera las elige por nombre sino por dirección electrónica.

Lo único que resta por hacer a quienes reciben el mensaje, es ponerse en contacto, a través de la dirección de correo que se indica en el propio documento, con una tal Miss Jane Jawarat e iniciar el papeleo. Una vez completado el procedimiento y cubiertos ciertos costos, el beneficiado recibirá por servicio de mensajería, en la dirección que indique, el boleto de avión y los documentos oficiales para presentarse muy contento en el consulado que le corresponda y recibir la visa a la que tanta gente aspira inútilmente.

Pero como nada en este mundo es gratis «”mucho menos las visas norteamericanas»”, para recibir tan codiciado documento habrá que abonar 880 dólares a la cuenta que se le señale, por concepto de pago de derechos y tarifas; una bicoca si se considera que para entrar ilegalmente a Estados Unidos hay que pagar a veces más de diez mil dólares a un coyote.

Resulta ocioso decir que se trata de un engaño. La supuesta compañía aérea no existe, y se necesita ser muy ingenuo para creer que el Departamento de Estado norteamericano anda repartiendo visas de trabajo como si fueran caramelos cuando «”por lo contrario»” Washington ha endurecido su política antinmigrantes y hasta quien desea obtener una simple visa de turista tiene que someterse a minuciosos interrogatorios y cumplir numerosos requisitos.

Pero lo que sobra en este mundo son crédulos, y por ello los autores de este tipo de engañifas siguen llenándose los bolsillos con dinero ajeno.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Miércoles 26 de diciembre de 2012.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.