Cómo investigar un platillo volante

Cómo investigar un platillo volante

Zamora2Hacia el sur en una carretera solitaria del desierto, el oficial de policía Lonnie Zamora estaba buscando un coche que iba a alta velocidad fuera de la ciudad de Socorro, Nuevo México, ¡cuando fue sorprendido por un fuerte rugido! Segundos más tarde, vio una gran llama elevarse de la tierra y perforar el cielo sobre una zona remota del desierto al Suroeste de la carretera. Temiendo que una choza de dinamita cercana pudiera haber explotado, Zamora dejó que se fuera el coche, giró a la derecha, y condujo por un camino de grava lleno de baches que corría junto a la choza.

El auto de Zamora rechinaba a lo largo del camino rocoso hasta que llegó sobre una colina empinada. Levantándose de detrás de la colina había un fuego sin humo que brillaba en un embudo de llamas con tintes azules y naranjas. La colina tapaba el origen de las llamas, por lo que Zamora intentó conducir hasta ella. Los neumáticos de su coche patrulla resbalaban y se balanceaban sobre la grava suelta, pero después de tres intentos, Zamora, finalmente llegó a la cima.

Un objeto brillante, del tamaño de un sedán, brillaban en el último sol de la tarde, aproximadamente a 150-200 yardas de donde Zamora se alzaba sobre la colina. A primera vista, él pensó que era un coche volcado en un arroyo (lecho del arroyo seco), pero cuando condujo más cerca, parecía ser de color aluminio, no de cromo, y de forma ovalada como una pelota de fútbol.

Zamora condujo hacia el objeto, a lo largo de la cresta de la colina, por cerca de 50 pies y luego detuvo el coche. Él llamó por radio a la oficina del sheriff diciendo que estaría ocupado en un accidente «en el arroyo», y luego descendió a pie por la colina hacia el objeto.

¡Roooaaarrr! Zamora se sobresaltó de nuevo por un estruendo muy fuerte, no exactamente como una explosión pero también no constante como un motor a reacción. Todo comenzó con una frecuencia baja, con el tono subiendo lentamente. La llama parecía venir de la parte inferior del objeto, brillando con luz intensamente azul en la parte superior y naranja en la parte inferior. Zamora entró en pánico, por miedo de que el objeto estuviera a punto de estallar.

Zamora3Corrió a ponerse a cubierto, pero se volvió a mirar el objeto mientras huía. Se dio cuenta de un símbolo rojo en el lado, en forma de un punto que era de alrededor de 2 pulgadas de alto y 2 pulgadas de ancho. El objeto era terso, de un aluminio blanco brillante, sin ventanas ni puertas visibles. Parecía tener dos patas de metal, inclinadas hacia el exterior, que lo apoyaban.

Zamora corrió a su coche, golpeó su pierna en la salpicadera, y se estrelló contra el suelo. Se levantó, corrió otros 25 pies o menos, y cuando volvió a mirar, vio que el objeto comenzaba a subir.

Se elevó al nivel del coche, luego, más alto, alrededor de 20 a 25 pies en el aire.

Zamora corrió otros 50 pies de su coche, justo sobre el borde de la colina, y se agachó. De rodillas tan cerca del suelo como pudo, se cubrió el rostro con los brazos para protegerse. De repente, el ruido se detuvo. En un silencio incómodo, Zamora levantó la cabeza y miró.

El objeto se alejó de él, hacia el Suroeste, parecía ir en línea recta a unos 10 a 15 pies de la tierra. Pasó los ocho pies de altura de la choza de dinamita por cerca de tres pies y luego continuó en dirección Suroeste, hasta que se fue a las montañas altas del desierto y desapareció…

Héctor Quintanilla, el último oficial jefe del famoso programa de investigación ovni de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, el Proyecto Libro Azul, estaba a cargo del caso Zamora. Su equipo estaba convencido de que Zamora estaba diciendo la verdad, y a pesar de una investigación muy a fondo, no pudieron localizar el objeto o sus orígenes. En un artículo de Estudios en Inteligencia llamado, «The Investigation of UFO»™s», Quintanilla dice que el avistamiento de Zamora es «el caso mejor documentado de la historia». Sigue sin resolverse.

El Proyecto Libro Azul se basó en Wright-Patterson Air Force Base cerca de Dayton, Ohio. Entre 1947 y 1969, la Fuerza Aérea registró 12,618 avistamientos de fenómenos extraños – 701 de los cuales permanecen «sin identificar», como el caso de Zamora. Aunque la CIA no estaba directamente afiliada con el Proyecto Libro Azul, la Agencia ha jugado un papel importante en la investigación de ovnis en la década de 1940 y principios de 1950, lo que llevó a la creación de varios estudios, paneles y programas. El ex historiador jefe de la CIA, Gerald K. Haines, escribió un artículo en profundidad mirando el papel de la Agencia en el estudio del fenómeno ovni para Studies in Intelligence. En su artículo, ««CIA»™s Role in the Study of UFOs, 1947-90», Haines dice que «si bien la preocupación de la Agencia sobre los ovnis fue sustancial, hasta principios de 1950, desde entonces la CIA sólo ha puesto atención limitada y periférica a los fenómenos».

Zamora4Con más de 20 años de investigaciones, desde finales de 1940 hasta la terminación del Proyecto Libro Azul en 1969, la CIA y la USAF han aprendido una cosa o dos acerca de cómo investigar un avistamiento ovni. Aunque la mayoría de los funcionarios gubernamentales y los científicos ahora descartan los informes de platillos voladores como una reliquia pintoresca de los años 1950 y 1960, todavía hay mucho que se puede aprender de la historia y la metodología de «inteligencia de platillos voladores».

10 sugerencias para la investigación de un platillo volante

Por la CIA

24 de enero 2016

1. Establecer un grupo para investigar y evaluar avistamientos

Antes de diciembre de 1947, no había ninguna organización específica encargada de la responsabilidad de investigar y evaluar los avistamientos de ovnis. No había normas sobre la forma de evaluar los informes que llegaban, ni había puntos de datos medibles o resultados de experimentos controlados para comparar contra los avistamientos reportados.

Para poner fin a la confusión, jefe del Comando de la Fuerza Aérea de Servicio Técnico, el General Nathan Twining, estableció el Proyecto SIGN (inicialmente llamado Proyecto SAUCER) en 1948 para recoger, recopilar, evaluar y distribuir dentro del gobierno toda la información relativa a dichos avistamientos, en la premisa de que los ovnis podrían ser reales (aunque no necesariamente extraterrestres) y ser asunto de seguridad nacional. El Proyecto SIGN finalmente dio paso al Proyecto GRUDGE, que finalmente se convirtió en el Proyecto Libro Azul en 1952.

2. Determinar los objetivos de su investigación

La preocupación de la CIA sobre los ovnis fue sustancial, hasta la década de 1950, debido a la amenaza potencial a la seguridad nacional de estos objetos voladores no identificados. La mayoría de los funcionarios no creían que los avistamientos fueran de origen extraterrestre; en lugar de eso pensaban que los ovnis podrían ser nuevas armas soviéticas.

El equipo del Proyecto Libro Azul, según Quintanilla, definió tres objetivos principales para sus investigaciones:

«¢ Determinar si los fenómenos ovni presentan una amenaza para la seguridad de los EE.UU.;

«¢ Determinar si los fenómenos ovni exhiben algún avance tecnológico que podría ser canalizado hacia la investigación y el desarrollo de Estados Unidos; y

«¢ Explicar o identificar los estímulos que causaron que el observador reportara un ovni.

Aunque el LIBRO AZUL, al igual que los proyectos de investigación anteriores sobre el tema, no descartó la posibilidad de fenómenos extraterrestres, sus investigaciones se centraron principalmente en las implicaciones de seguridad nacional, en especial los posibles avances tecnológicos soviéticos.

3. consultar con expertos

Zamora5A lo largo de los años 1950 y 1960, diversos proyectos, paneles y otros estudios fueron conducidos o patrocinados por el gobierno de Estados Unidos para investigar el fenómeno ovni. Esto incluye el patrocinado por la CIA, en 1953, del Panel Científico Asesor sobre objetos voladores no identificados, también conocido como el «Panel de Robertson». Fue nombrado en honor del notable físico H. P. Robertson, del Instituto de Tecnología de California, quien ayudó a armar el distinguido panel de científicos no militares para estudiar el tema ovni.

El Proyecto Libro Azul también consultó con frecuencia con expertos externos, entre ellos: astrofísicos, funcionarios federales de aviación, pilotos, la Oficina Meteorológica de Estados Unidos, las estaciones meteorológicas locales, académicos, el Centro Nacional de Investigación Atmosférica, la NASA, Kodak (para el análisis de fotos), y varios laboratorios (para muestras físicas). Incluso el famoso astrónomo Carl Sagan participó en un panel para revisar los hallazgos del Proyecto Libro Azul a mediados de la década de 1960. El informe de ese Grupo Especial llegó a la conclusión de que no se había encontrado «ningún caso ovni que representara avances tecnológicos o científicos fuera de un marco terrestre», pero el comité recomendó que los ovnis deben estudiarse intensamente para resolver el asunto de una vez por todas.

4. Crear un sistema de información para organizar casos entrantes

El Centro de Inteligencia Aérea Técnica de la Fuerza Aérea de Estados Unidos (ATIC) desarrolló cuestionarios para ser utilizados al tomar informes de posibles avistamientos de ovnis, que fueron utilizados durante la duración del Proyecto Libro Azul. Las formas se utilizaron para proporcionar a los investigadores suficiente información para determinar cuál sería el fenómeno desconocido más probable. La duración de la observación, la fecha, hora, lugar o posición en el cielo, las condiciones climáticas, y la forma de aparición o desaparición fueron claves esenciales para los investigadores que evaluaron los avistamientos de ovnis reportados.

Zamora6El Proyecto Libro Azul clasifica los avistamientos de acuerdo con lo que el equipo sospechaba a qué eran atribuibles: Astronómico (incluyendo estrellas brillantes, planetas, cometas, bolas de fuego, meteoritos, y serpentinas aurorales); Aeronaves (aviones de hélice, aviones jet, misiones de reabastecimiento de combustible, aviones, aviones de publicidad, helicópteros); Globos; Satélites; Otros (incluyendo misiles, reflejos, espejismos, reflectores, pájaros, papalotes, falsas indicaciones de radar, engaños, fuegos artificiales y bengalas); Datos insuficientes; y, por último, no identificados.

Según Quintanilla, «un avistamiento se considera identificado cuando un informe aparentemente contiene todos los datos necesarios para sugerir una hipótesis válida, pero su descripción no puede correlacionarse con ningún objeto o fenómeno conocido».

5. Eliminar los falsos positivos

Elimine cada una de las causas conocidas y probables de avistamientos de ovnis, dejando una pequeña parte de los casos «sin explicación» para enfocarse. Al descartar explicaciones comunes, los investigadores pueden centrarse en los casos verdaderamente misteriosos.

Algunas explicaciones comunes para los avistamientos de ovnis descubiertos por las primeras investigaciones incluyen: aviones mal identificados (los vuelos del U-2, A-12, y SR-71 representaron más de la mitad de todos los informes de ovnis desde finales de 1950 y la mayor parte de la década de 1960); eventos celestiales; histeria y alucinación colectiva; «Histeria de guerra», «locura de verano»; engaños; trucos de publicidad; y la interpretación errónea de objetos conocidos.

Incluso la historia puede arrojar algo de luz. Una cita interesante encontrada por el Panel Robertson en 1953 señaló que algunos avistamientos se han atribuido a un fenómeno viejo «“ «Foo Fighters» – que precedió el concepto moderno de los ovnis: «Estos fueron fenómenos inexplicables avistados por pilotos de aviones durante la Segunda Guerra Mundial en ambos teatros de operación, Europa y el Lejano Oriente, en los que «˜bolas de luz»™ volaban cerca o con la aeronave y maniobraban rápidamente. Se cree que son electrostática (similar al fuego de San Telmo) o fenómenos electromagnéticos… pero su causa o naturaleza exacta nunca se definió. Si el término «˜platillos voladores»™ hubiera sido popular en 1943 hasta 1945, estos objetos habrían tenido ese tipo de etiqueta».

6. Desarrollar metodología para identificar los aviones comunes y otros Fenómenos Aéreos a menudo confundidos con ovnis

Debido a la alta probabilidad de que un avión (militar o secreto) común podría ser confundido con un ovni, es importante conocer las características de los diferentes tipos de aeronaves y fenómenos aéreos para evaluar uno contra el avistamiento. Para ayudar a los investigadores a pasar a través de los informes que llegaban, el Proyecto Libro Azul desarrolló una metodología para determinar si el avistamiento ovni podría probablemente ser atribuible a un avión o fenómeno aéreo conocido. Ellos escribieron descripciones detalladas que caracterizaban cada tipo de aeronave o fenómeno astronómico, incluyendo la forma en que podría ser confundido con un ovni, para ayudar a los investigadores a evaluar los informes entrantes.

7. Examine la Documentación del Testigo

Cualquier fotografía, vídeo o grabaciones de audio pueden ser inmensamente útiles en la evaluación de un avistamiento ovni reportado.

NewJerseyUn famoso caso examinado por el Panel Robertson fue el «avistamiento Tremonton, Utah» de 1952, donde una pareja y dos niños que viajaban a través del país en la Carretera Estatal 30 fuera de Tremonton vieron lo que parecía ser 10-12 objetos brillantes que se movían hacia el Oeste en el cielo en una formación desigual. El marido fue capaz de captar algunos de los objetos en película.

El caso fue considerado significativo debido a la «excelente prueba documental en forma de películas cinematográficas Kodachrome (alrededor de 1,600 marcos)». El Grupo Especial examinó la película, la historia clínica, la interpretación de ATIC, y recibió información de los representantes de USN Photo Interpretation Laboratory en su análisis de la película. El laboratorio creía que los objetos no eran pájaros, globos, aviones, o reflejos, y por lo tanto tenían que ser «auto-luminosos». El panel no estuvo de acuerdo con la evaluación de que los objetos fueran auto-luminosos, en la creencia de que si se llevaba a cabo un experimento controlado, se confirmaría una explicación terrestre para el avistamiento.

8. Llevar a cabo experimentos controlados

Como sugiere el Panel Robertson al investigar el avistamiento Tremonton, Utah (mencionado en el consejo # 7), experimentos controlados podrían ser necesarios para tratar de reproducir los fenómenos desconocidos. En el caso Tremonton, el Grupo sugirió un experimento donde los científicos fotografiarían «pillow balloons» (globos de almohada) a diferentes distancias en condiciones climáticas similares en el sitio. Creían que un experimento de este tipo podría ayudar a disipar la teoría de lo «auto-luminosos» sobre los objetos de la película. Desafortunadamente, en este caso, el coste de realización de un experimento tal hizo la idea inviable.

9. Recopilar y probar las evidencias físicas y forenses

AnalisisEn el caso de Zamora (de la introducción), Quintanilla sostiene que durante el curso de la investigación e inmediatamente después, «se comprobó todo lo que era humanamente posible verificar». Esto incluyó la incorporación de contadores Geiger de Kirtland Air Force Base para la prueba de radiación en el área de aterrizaje y el envío de muestras de suelo para el Laboratorio de Materiales de la Fuerza Aérea. «El análisis de suelo no reveló ningún material extraño. La radiación era normal en las «˜huellas»™ y sus alrededores. Los análisis de laboratorio de la hierba quemada no mostraron productos químicos que pudieran haber sido residuos de propelente», según Quintanilla. «Todos los resultados fueron negativos». No se pudo encontrar explicación conocida para el evento misterioso.

10. Desaliente los falsos informes

El Panel Robertson encontró que la Fuerza Aérea había «establecido un canal adecuado para recibir informes de casi cualquier cosa que alguien ve en el cielo y no logra entender». Este es un ejemplo clásico de la necesidad de separar la «señal del ruido». Si tiene demasiados informes falsos o chatarra, se le hará cada vez más difícil encontrar los pocos buenos que merecen investigación o atención.

La CIA en la década de 1950 estaba preocupada de que debido a la tensa situación de la Guerra Fría y el aumento de las capacidades soviéticas, los soviéticos podrían utilizar los informes de ovnis para encender el pánico y la histeria de masas. Peor aún, los soviéticos podrían utilizar los avistamientos de ovnis y sobrecargar el sistema de alerta aérea estadounidense de modo que no podría distinguir los objetivos reales de supuestos ovnis.

Con el fin de disminuir la cantidad de informes falsos positivos, el Panel Robertson sugirió educar a los militares, investigadores, e incluso al público sobre cómo identificar objetos o fenómenos comúnmente confundidos con ovnis. Por ejemplo, se recomienda entrenar, mandos y personal de investigación sobre cómo reconocer correctamente los objetos inusualmente iluminados (como globos o reflejos de aviones), así como fenómenos naturales (como meteoros, bolas de fuego, espejismos, o nubes «nocturnas» noctilucentes) . Al saber cómo reconocer correctamente los objetos que eran comúnmente confundidos con ovnis, los investigadores podrían eliminar rápidamente los informes falsos y centrarse en la identificación de los avistamientos que se mantenían sin explicación.

¿Todavía quieres creer? Entonces echa un vistazo a nuestros «X-Files».

https://www.cia.gov/news-information/featured-story-archive/2016-featured-story-archive/how-to-investigate-a-flying-saucer.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.