Detector de rayos telepáticos

Detector1Durante las Convenciones de Platillos Volantes en Giant Rock, además de las presentaciones de los oradores – principalmente los contactados de moda -, que constituían el platillo principal, había muchas otras actividades por realizar.

Detector2Uno podía comprar los libros de moda, los bestseller del contactado en turno; escuchar la interpretación de canciones con temas de platillos voladores o religiosos; presenciar el espectáculo aéreo de los aviones que aterrizaban en la pista al lado de Giant Rock y que lanzaban paracaidistas; platicar con promotoras de la paz que habían cruzado todo el país a pie; comprar baratijas y suvenires que mostraban figuras de platos voladores; o acampar en el desierto y contar cuentos de misterio durante la noche.

Detector3Pero también se podía comprar detectores de platos voladores o de rayos telepáticos. En estas fotografías vemos como uno de los diseñadores de estos artilugios muestra el funcionamiento de su aparato.

Detector4Parece el viejo mito de la varita rabdomante (radiestesia). Y no, no lograron detectar a ningún telépata portentoso, ni tampoco a marcianitos verdes lanzando sus rayos telepáticos a los congregados.

Detector5

Detector6

Detector7

Detector8

Detector9

Detector10

Detector11

Detector12

Detector13

Detector14

Detector15

Detector16

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.