Contacto con Koldas 29

Viaje extraño

Skylook1Este es un artículo publicado por Carl Van Vlierden en el Skylook, antecesor del MUFON UFO Journal, marzo de 1975, páginas 3-9, sobre el caso de la abducción de un matrimonio en Rhodesia en la década de los setentas.

El caso es mencionado en el libro de Vlierden sobre el asunto de Koldas

***

mufon-ufo-journal-1975-3-march-skylook-3-638Nota del Editor

Este informe puede ser considerado un poco «lejos» en términos de los que los testigos supuestamente experimentaron, y SKYLOOK no toma posición de una u otra forma en cuanto a si el relato es verídico.

Sin embargo, sentimos que tiene el suficiente mérito para imprimirse. Sentimos esto por las siguientes razones:

(1) El investigador del caso ha probado ser cuidadoso y confiable en el pasado, y dice, «Tengo una buena impresión de los testigos, y Peter estaba ciertamente en un trance profundo. No veo razón por la que ellos debieran decir nada sobre su experiencia pero la verdad como ELLOS la experimentaron».

(2) Este es un avistamiento de dos testigos, y por lo tanto más confiable que el informe de un solo testigo, incluso pensando que son hombre y esposa e incluso pensando que sólo uno pudo ser exitosamente hipnotizado.

(3) La dimensión añadida de la hipnosis, aunque no es concluyente, proporciona un tipo de evidencia adicional.

(4) Ha habido otros informes con ciertas similitudes a este caso.

Al mismo tiempo se debe notar que hay muchas preguntas sin respuestas relativas a este caso, y algunos aspectos de él parecen incongruentes y/o ilógicos.

El relato es tan preciso y completo como lo podemos hacer en este momento. Los testigos han pedido que sus apellidos no sean usados, pero tenemos sus nombres completos y direcciones en el archivo.

***

Fecha de avistamiento: 31 de mayo de 1974; (2:30 a.m. a 7:30 a.m.)

Lugar del avistamiento: Rhodesia

Testigos: Peter, de 24 años, y su esposa Frances de 21.

Skylook2Investigado por: Carl Van Vlierden representante de MUFON para Suráfrica.

Escrito por: Dwight Connelly, editor de Skylook, con la asistencia de Joseph M. Brill, Coordinador Internacional.

Efectos múltiples descritos por una pareja

Peter y Frances, viajando de Salisbury, Rhodesia a su casa en Durban, Suráfrica, en la noche del 30-31 de mayo, informaron que en un periodo de cinco horas entra las 2:30 a.m. y las 7:30 a.m. uno o ambos observaron dos ovnis, experimentaron efectos en el sistema de iluminación del auto, sintieron la «pérdida de control» de conducción del auto, observaron «ocupantes», echaron una mirada al interior de un ovni, y experimentaron la transportación misteriosa de su auto a una distancia de muchas millas.

Algunas de estas experiencias salieron a la luz sólo después que Peter fue posteriormente hipnotizado por un médico.

El primer indicio de lo que iba a venir fue la observación de Peter y Frances de una «persona» a lo largo del camino, 10 kilómetros (6 millas) al Sur de Umvuma, Rhodesia, alrededor de las 2:30 a.m.

Frances dijo que ella al principio pensó que era un policía, y estaba preocupada porque Peter estaba excediendo los límites de velocidad. La «persona» tenía algo como «una caja» o un «walkie-talkie» en su mano, dijo.

Peter dijo que él no pensó que fuese un policía porque era demasiado «metálico». Ambos testigos concuerdan en que el traje de la persona brillaba. «No parecía natural», dijo Frances. Ella miró hacia atrás tan pronto como la «persona» fue rebasada, pero no vio nada.

Alrededor de diez segundos más tarde Frances dijo que vio una luz que pensó que debía ser una casa en lo alto de una colina. «Comenté sobre el hecho de que alguien debía estar levantado hasta tarde», ella recordó. «Entonces pensé que debía ser una torre de comunicación, ya que la luz estaba bastante alto. Entonces comenzó a girar como un faro». «Estaba girando», dijo.

La luz, que estaba del lado del pasajero, parecía mantener el ritmo con el auto. «Se veía muy, muy cerca», según Frances, pero la distancia era imposible de determinar porque el tamaño no era conocido.

Frances describió la luz como «muy brillante, casi azul en su brillo». Ella no pudo determinar ni el tamaño ni la forma.

Peter comentó que las luces del auto parecieron disminuir, y Frances también notó esto. Entonces las luces parecieron apagarse completamente. El auto iba a unos 140 kilómetros por hora (90 m.p.h.) cuando las luces comenzaron a apagarse (incluyendo las luces del tablero interior).

La ignición del auto no parecía verse afectada, y la radio continuó tocando. El auto estaba corriendo suavemente, yendo «como una bomba», de acuerdo con Peter.

«Había una luz inmensa alrededor del auto», explicó Peter, y fue capaz de ver sin las luces del auto, que como se notó, se habían apagado por completo. La luz que rodeaba el auto fue descrita como «del tipo de luz azul de tubo de neón, lo suficientemente brillante para proyectar sombras».

El auto comenzó a hacerse muy frio, según los testigos, así que encendieron el calentador del auto el cual parecía operar normalmente. Sin embargo, el auto siguió sin calentarse, así que la pareja se puso una ropa más pesada y se envolvió en cobijas. El auto seguí frío.

«He conducido por esa zona muchas, muchas veces», dijo Peter, «y nunca he experimentado un frío como ese. El interior del auto se convirtió en un refrigerador». Remarcó que a temperatura había caído «muy, muy rápidamente».

Sin control sobre el auto

Peter también descubrió que él no tenía control sobre el auto. «No podía parar el auto», dijo. «No tenía poder sobre el freno. Puso mi pie sobre el freno y se fue la distancia normal, pero no tuvo efecto». Incluso cuando él sacó el pie del acelerador, dijo, el auto continuó a su velocidad.

Peter relató que igualmente «no tenía control sobre la dirección, ni sobre el manejo del auto». Frances dijo que ella «no notó nada. Por supuesto el auto estaba bajo perfecto control. Era como un piloto automático». Peter concluyó que él pudo «haberse ido al asiento trasero» y el control del auto no se hubiese afectado.

Camión africano abandonado

La pareja notó lo que consideraron un avistamiento muy inusual a lo largo del camino. Un autobús africano estaba al lado del camino con todas sus luces encendidas, incluyendo las luces del interior, pero no había señal de nadie. El autobús, con todas sus puertas abiertas, estaba parado enfrente del puesto de comercio africano.

«Debería haber habido gente ahí», dijo Frances, «pero no había ninguna alma a la vista». Peter explicó que parecía que todo mundo había salido del autobús a comer, «pero normalmente no lo hacen. Se sientan en el interior como pollos. Toman todas sus pertenencias con ellos. Incluso usan el autobús para el baño. Nadie sale».

Frances concordó: «Normalmente el autobús estará apilado con gallinas y bicicletas y maletas, pero ahí no había nada».

Habiendo observado lo que para ellos era un vehículo raro, vieron un segundo autobús «misterioso» solo a 7 o 10 kilómetros más adelante en el camino. El primer autobús había estado en la dirección en la que viajaban, pero el segundo estaba en contraflujo. Ahí no había tienda ni ningún otro edificio cercano al segundo autobús, pero de igual forma no mostraba signos de vida.

«Incluso no estaban estacionados en el arcén, y tendrían unas multas altas si son encontrados al lado del camino sin estacionarse en el acotamiento», explicó Frances. «Es un peligro para el tráfico. Ningún conductor de autobús se puede estacionar al lado del camino si tiene la posibilidad de ayudarse». Añadió Peter. «Si está descompuesto, ponen sus triángulos».

Ahora era posible asegurar que el ovni era de forma oval, y parecía estar ya sea enviando un haz de luz al horizonte o recibiendo un haz que era enviado desde el horizonte. Era una «fuente de luz muy definida», de acuerdo con Frances. El auto seguía rodeado de una luz brillante, informaron los testigos.

Cuando entraron en las inmediaciones de Ft. Victoria, Rhodesia, el objeto «sólo bajó y desapareció sobre el horizonte, como una estrella fugaz». Ahora Peter recuperó el control del auto.

Eran las 4:30 a.m. en el reloj del auto cuando pararon en Ft. Victoria por combustible, y el auto tomó la cantidad normal de gasolina. El nativo que los atendió era la única persona que había visto desde que observaron la «persona» brillante con el «walkie-talkie» a lo largo del camino hacía dos horas.

Las luces operaron después de la parada

El asistente dijo que notó que algo estaba mal con las luces cuando llegaron a Ft. Victoria. Sin embargo, cuando se encendieron las luces regresaron después de la parada, parecían trabajar normalmente de nuevo.

El asistente nativo también expresó sorpresa de que la pareja estuviera vestida tan abrigada y que estuvieran envueltos en cobijas. Frances dijo al dependiente que hacía frio, y él replicó, «¿hace frio?». El asistente estaba vestido en shorts.

La pareja fue a los baños, re empacó el auto, y Peter revisó el cableado del auto. No encontró nada malo en el Peugeot 404 sedan. Después de alrededor de una hora en Ft. Victoria, donde ellos no vieron ninguna otra persona además del dependiente, continuaron su camino hacia Beit Bridge y Durban, Suráfrica.

Skylook3Alrededor de 10 o 12 kilómetros (6 a 8 millas) más allá de Ft. Victoria la pareja de nuevo vio el ovni, pero había otro sobre ellos. El de arriba parecía ser más pequeño o estar más alto que el que estaba al lado izquierdo.

«De repente apareció como un pinchazo de luz sobre nosotros», dijo Frances. Las luces del auto seguía trabajando normalmente, pero la luz azul como de neón también estaba sobre ellas de nuevo.

De nuevo perdió el control del auto

Sin embargo, de nuevo, Peter no tenía control sobre el auto, que estaba moviéndose a «una velocidad imposible». De 120 kilómetros por hora (80 m.p.h.) fuera de Ft. Victoria, el velocímetro mostró 130, 140, 170, «entonces hasta la parte superior de la escala», que era 190 (120 m.p.h.) según Peter.

Había un pequeño ruido del motor, dijo, un pequeño ruido de viento o sensación de velocidad, llevándolo a concluir que el cable del velocímetro se había roto. Frances dijo que ella no se dio cuenta de la velocidad del auto.

Peter también notó que estaban viajando a través de lo que parecía ser una zona pantanosa, incluso pensando que no hay pantanos en esa parte de Rhodesia. «Es muy seco en esa zona», explicó Peter, «pero en esta ocasión se veía muy húmedo y la vegetación se veía muy exuberante». El camino mismo estaba bastante seco.

Frances dijo que no se dio cuenta de la humedad de la zona, porque estaba mirando más hacia arriba que hacia afuera, pero noto que había árboles y vegetación tropical exuberante, incluso pensando que la zona es normalmente seca, con solamente un raro árbol aquí y allá. También noto malas hierbas con agua helada.

El investigador Carl Van Vliedern dijo que sus fuentes concordaron que no hay pantanos en la zona, que es muy seca.

La pareja también noto que los sonidos normales, como los grillos y langostas, no se escuchaban. «Era como si alguien hubiese apagado el botón de sonido». No vieron animales ni otros signos de vida.

La radio seguía encendida, el programa de radio de jazz original de Lourenco Marques, Mozambique, había comenzado a sonar. Sin embargo, alrededor de las 5:45 a.m., la radio paró de recibir. «No había nada», dijo Frances.

Alrededor de las 6:15 a.m., cuando la luz del día comenzó a desplazar la noche, Frances dijo que se quedó dormida. Peter había apagado las luces del auto. Frances recuerda que «no había tono rosado del amanecer. Sólo gradualmente se hizo más brillante y luminoso». Aunque este era el tiempo en que muchos animales son normalmente vistos, no se observó ninguno».

Peter se siente hipnotizado

Alrededor del tiempo en que Frances dice que se durmió, Peter dijo que comenzó a sentirse hipnotizado por las manchas o «solid stream» de la línea central marcada en el camino.

Dijo que era «como las etapas iniciales cuando uno se prepara a sí mismo para el viaje astral». (Peter dice que comenzó a hacer «viajes astrales» cuando tenía 14 años, pero lo dejó cuando tenía alrededor de 19 porque Frances no le gustaba que lo hiciera). «Era exactamente la misma sensación cuando uno está partiendo de su propia alma», dijo Peter describiendo su sentimiento después de que Frances se durmió.

Alrededor de las 7 a.m., o 45 minutos después de que Frances dijo que se durmió, llegaron a Belt Bridge en la frontera de Suráfrica. Peter de nuevo había recuperado el control del auto alrededor de 3 kilómetros (2 millas) fuera de Belt Bridge. Notó que no recordaba haber visto el Sol hasta que llegaron a Belt Bridge.

Fueron sorprendidos al descubrir que el viaje había tomado alrededor de una hora menos de lo anticipado. Ellos habían, en efecto, viajado 288 kilómetros (180 millas) en 1 hora y 45 minutos, o a un promedio de alrededor de 100 m.p.h.

Fueron más sorprendidos al descubrir que su tanque de gasolina todavía seguí casi lleno cuando trataron de llenarlo en Belt Bridge. El auto tomó sólo 2 litros (2 cuartos) de gasolina, o alrededor de 22 centavos (surafricanos), a pesar del hecho de que había viajado 180 millas desde llenar el tanque.

Al revisar el odómetro para determinar las millas recorridas, encontraron que había registrado sólo 17 kilómetros (10 millas) de Ft. Victoria a Belt Bridge en lugar de la distancia real de 288 kilómetros (180 millas).

Cuando llegaron al punto de revisión de la frontera de Suráfrica en Belt Bridge notaron que el reloj en una torre indicaba el tiempo como 8:30 a.m., mientras que el tiempo que indicaba el reloj del auto y los relojes de los testigos era 7:15 a.m. Un reloj de pared dentro de la oficina de aduana también mostraba 8:30.

Los hombres en la oficina de aduana encendieron el radio para checar la hora, y encontraron que el tiempo era 7:15, y que los dos relojes en la frontera de hecho estaban equivocados.

Los hombres de la aduana no sabían cuanto tiempo los relojes habían estado equivocados, ya que Peter y Frances fueron las únicas personas que habían cruzado la frontera hasta ese momento.

La pareja noto que si ellos hubieran hecho el viaje en la esperada cantidad de tiempo, de hecho habrían llegado a las 8:30, en lugar de las 7:15.

Los dos objetos habían estado visibles cuando la pareja llegó a Belt Bridge, pero Peter y Frances no los habían señalado a los dos hombres trabajando en la frontera. Frances dijo que los objetos parecían «metálicos» a la luz del día, como cuando un aeroplano refleja el Sol. Los dos objetos habían «subido juntos» y ahora eran muy pequeños

La pareja fue al interior de la oficina de aduanas, y cuando salieron de la oficina los objetos ya no se podían ver.

Desde la experiencia reportada, ambos testigos dicen que han experimentado cambios en ellos mismos.

Frances, quien previamente era conocida por su «memoria fotográfica», ahora tiene dificultades en recordar cosas simples. Ella dice que su memoria es «muy mala», y Peter dice, «Ella se ha convertido en una rubia tonta».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.