Por qué algunas personas ven fantasmas y otras presencias

Por qué algunas personas ven fantasmas y otras presencias

Hay explicaciones potenciales (incluso si algunas personas no las creen).

9 de julio de 2015

imageFuente: Lario Tus/Shutterstock

En la película de suspenso de ciencia ficción Gravity, Sandra Bullock interpreta a una astronauta que se queda atrapada en una cápsula en el espacio tras una catástrofe en la que ella es la única sobreviviente aparente. Fría, asustada y sola, se resigna a su destino y cierra el suministro de oxígeno de la cabina para suicidarse. Cuando comienza a perder el conocimiento, es visitada (¿o es ella?) por su compañero astronauta, interpretado por George Clooney, a quien ella creía muerto. Él le da una charla y un plan de supervivencia, y luego se va. Finalmente, se da cuenta de que la visita de Clooney realmente no sucedió, pero la experiencia aún le da la fuerza para continuar. Al seguir «su» plan, ella es capaz de sobrevivir lo que parecía ser una situación desesperada.

La película fue de ciencia ficción, pero el encuentro que el personaje de Bullock tiene con un «ser» que aparece en un momento de desesperación es una experiencia humana mucho más común de lo que piensas. Los psicólogos se refieren a esto como la «presencia percibida».

La «presencia percibida»

La presencia percibida suele ocurrir en personas que se han aislado en un entorno extremo o inusual, a menudo cuando se trata de niveles altos de estrés. Estas personas informan que perciben o sienten que otra persona está ahí para ayudarlos a enfrentar una situación peligrosa. La intensidad de la presencia puede variar desde un vago sentimiento de ser observado hasta una entidad claramente percibida, aparentemente de carne y hueso, como el personaje de Clooney en Gravity. Esta entidad puede ser un dios, un espíritu, un antepasado o alguien conocido personalmente por el observador. Las presencias percibidas suelen aparecer en entornos con poca variación en la estimulación física y social; La baja temperatura es también un ingrediente común.

Las posibles explicaciones de una presencia percibida incluyen el movimiento de los barcos, la actividad atmosférica o geomagnética y las sensaciones y estados de conciencia alterados inducidos por los cambios en la química cerebral provocados por el estrés, la falta de oxígeno, la estimulación monótona o la acumulación de hormonas. De hecho, hay una nueva y emocionante evidencia de un grupo de investigación liderado por Olaf Blank que demuestra que es la estimulación precisa de regiones específicas del cerebro que engaña a las personas para que sientan la «presencia» de una aparición fantasmal.

El psicólogo ambiental Peter Suedfeld también piensa que lo que hacemos cognitivamente cambia en estas circunstancias y puede desempeñar un papel.

Suedfeld propuso que normalmente pasamos la mayor parte de nuestro tiempo atendiendo y procesando estímulos externos del mundo físico que nos rodea. Sin embargo, la exposición persistente a estímulos que no estamos preparados evolutivamente para procesar, o la falta de cambio en nuestro entorno, puede hacer que nos enfoquemos más dentro de nosotros mismos, lo que la mayoría de nosotros tiene mucha menos experiencia.

Disponemos de mecanismos de «agencia de detección».

imageFuente: Linzee777 http://linzee777.deviantart.com/

Ver fantasmas también puede ser provocado por los «mecanismos de agencia de detección» propuestos por los psicólogos evolutivos. Estos mecanismos evolucionaron para protegernos del daño a manos de depredadores y enemigos.

Si caminas por una calle oscura de la ciudad y escuchas el sonido de algo que se mueve en un callejón oscuro, responderás con un nivel elevado de excitación y una atención muy enfocada y te comportarás como si hubiera un «agente» voluntario presente que está a punto de hacerte daño. Si resulta ser solo una ráfaga de viento o un gato callejero, perderás poco por reaccionar exageradamente, pero si no activas la respuesta de alarma y existe una verdadera amenaza, el costo de tu error de cálculo podría ser alto. Por lo tanto, evolucionamos para errar en el lado de la detección de amenazas en situaciones tan ambiguas.

Un estudio reciente de Kirsten Barnes & Nicholas Gibson (2013) exploró las diferencias entre las personas que nunca han tenido una experiencia paranormal y las que sí. Confirmaron que es más probable que ocurran experiencias de fenómenos sobrenaturales en entornos amenazantes o ambiguos, y también encontraron que aquellos que tenían experiencias paranormales obtuvieron calificaciones más altas en las escalas que miden la empatía y la tendencia a absorberse profundamente en la propia experiencia subjetiva.

Lo más probable es que la experiencia de la presencia percibida sea el resultado de muchos de estos factores que interactúan a la vez.

¿Cuándo ocurren las presencias percibidas?

Algunas de las descripciones más convincentes de las presencias percibidas provienen de navegantes solitarios que han experimentado alucinaciones y experiencias fuera del cuerpo. En un famoso incidente, Joshua Slocum, el primero en circunnavegar el mundo sin ayuda, juró que vio y habló con el piloto de la nave de Colón, La Pinta. Afirmó que el piloto condujo su bote en condiciones climáticas pesadas mientras Slocum estaba enfermo de intoxicación alimentaria.

Muchos otros ejemplos vívidos y sorprendentes de tales apariciones reportados por marineros, montañistas y exploradores polares se describen en un artículo de 1987 de Suedfeld y Mocellin. Estos incluyen informes recurrentes de los exploradores polares de que sentían como si alguien los estuviera siguiendo en sus viajes; escaladores del Everest varados en hoyos de nieve alucinando a los rescatistas; y sobrevivientes de barcos que se hunden contando personas extra en sus botes salvavidas.

A pesar de que las presencias percibidas son reportadas con mayor frecuencia por personas en lugares extraños o peligrosos, no es irrazonable suponer que tales experiencias pueden suceder en entornos más mundanos.

Por ejemplo, las personas afligidas que han perdido a un ser querido de quien dependían en gran medida pueden aislarse del contacto social con los demás y rara vez abandonan sus hogares. La soledad y el aislamiento, junto con los altos niveles de estrés y la estimulación sensorial invariable, pueden muy bien producir las mismas condiciones biológicas que podrían desencadenar una «visita» de los recién fallecidos. Los estudios indican que casi la mitad de los adultos mayores viudos experimentan una alucinación del cónyuge difunto, y esas comunicaciones posteriores a la muerte parecen ser un mecanismo saludable de afrontamiento y una parte normal del proceso de duelo.

El fenómeno de la presencia percibida puede explicar también algunas experiencias religiosas. Tales episodios a menudo ocurren después de largos períodos de meditación y reflexión interna y pueden ser facilitados por una estimulación física inusual e intensa. Las primeras figuras religiosas, como Moisés, Jesús y Mahoma, se encontraron con seres sobrenaturales mientras vagaban por el desierto; de hecho, el ayuno, la meditación prolongada y la estimulación del cuerpo a través del dolor y la fatiga son partes integrales de la mayoría de las religiones.

Ritos de pasaje

Muchas sociedades presentan un período de aislamiento y estimulación ambiental inusual como un rito de paso desde la adolescencia hasta la edad adulta. La alteración trascendental de la conciencia puede ser una parte importante de tales experiencias, así como las dificultades físicas o incluso la tortura. En tales rituales, a veces referidos como búsquedas de visión o búsquedas de espíritus, los buscadores esperan encontrar un espíritu o ser que les brinde orientación y consejo. En algunas tribus nativas americanas, un hombre joven recibiría su nombre adulto de tal ser durante su búsqueda de visión. Estas búsquedas de espíritus implican la soledad en ambientes hostiles o un intenso bombardeo sensorial (tambores, sudoración, cantos o bailes) en un área confinada. Ambos enfoques de la búsqueda han incluido el hambre, la sed y el insomnio como medios para alterar aún más los niveles de excitación y conjurar un encuentro con un espíritu.

La presencia percibida es una experiencia perceptiva muy real para aquellos individuos que la han experimentado, y puede ser muy difícil convencerlos de que fue algo distinto de lo que ellos creen que es. Al evaluar los autoinformes de individuos que han tenido una experiencia extraordinaria, desde una abducción alienígena hasta una visita de un ser sobrenatural, puede ser difícil saber cómo proceder.

En realidad, solo hay tres posibilidades:

El evento realmente sucedió, tal como lo ha informado la persona.

La persona realmente cree que el evento ha sucedido, pero no lo ha ocurrido.

La persona está fabricando una historia por alguna razón.

Lo mejor que podemos hacer en estas circunstancias es evaluar la probabilidad relativa de cada una de estas opciones y elegir la que parezca más probable.

Otras lecturas

Atran, S., In Gods We Trust, Oxford University Press, New York, 2002.

Barnes, K., & Gibson, N., Supernatural Agency: Individual Difference Predictors and Situational Correlates, International Journal for the Psychology of Religion, 23 (1), 42-62, 2013.

Barrett, J. L., Why would anyone believe in God? Alta Mira Press, Lanham, MD, 2004.

Blanke, O., et al., Neurological and Robot-Controlled Induction of an Apparition, Current Biology, 24, 2681-2686, 2014.

Furst, P. T., «High states» in culture-historical perspective, In N. E. Zinberg (Ed.), Alternate states of consciousness, The Free Press, New York, 1977.

Kwilecki, S., Ghosts, meaning, and faith: after-death communications in bereavement narratives, Death Studies, 35, 219-243, 2011.

McAndrew, F. T., Environmental psychology, Brooks/Cole, Belmont, CA, 1993.

Rees, W. D., The hallucinations of widowhood, British Medical Journal, 4, 37-38, 39-41, 1971.

Suedfeld, P., Restricted environmental stimulation: Research and clinical applications, John Wiley and Sons, New York, 1980.

Suedfeld, P., & Mocellin, J. S. P., The «sensed presence» in unusual environments, Environment and Behavior, 19, 33-52, 1987.

van Elk, M., Rutjens, B. T., van der Pligt, J., & van Herreveld, F., Priming of supernatural agent concepts and agency detection, Religion, Brain, & Behavior, 2014,

Weil, A. T., The marriage of the sun and the moon, In N. E. Zinberg (Ed.), Alternate states of consciousness, The Free Press, New York, 1977.

https://www.psychologytoday.com/intl/blog/out-the-ooze/201507/why-some-people-see-ghosts-and-other-presences

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.