Cómo (casi) nos enamoramos de los UAP

Cómo (casi) nos enamoramos de los UAP

Semántica del platillo

7 de junio de 2022

The Observer

https___bucketeer-e05bbc84-baa3-437e-9518-adb32be77984.s3.amazonaws.com_public_images_3ff5c54c-602f-4809-8333-affdb648f417_376x318“Admitiremos que hay un atractivo en usar esas otras tres letras para describir cosas peculiares que se ven en el cielo. El término “UAP” (Unidentified Aerial Phenomena) — (Fenómenos aéreos no identificados), jerga utilizada por la Fuerza Aérea de los EE. UU. desde 1949, se promociona como la versión profesional y pulida de su predecesor de la cultura pop, “UFO” (Unidentified Flying Object). El argumento para su adopción es convincente, pero antes de que alguien renuncie a la terminología original, es importante observar más de cerca los cambios propuestos para determinar qué hay realmente detrás del esfuerzo de forja de palabras.

Los críticos se quejan de que las letras “U-F-O” están desgastadas por llevar décadas de “pesado equipaje cultural”. Su afiliación con extraterrestres ha manchado su reputación. Esta clase de abdicadores de siglas está convencida de que el “término anticuado” está tan empañado que ya no está en condiciones de servir como titular de un tema enfrascado en una eterna lucha por su aceptación.

Por el contrario, “U-A-P” tiene un tono oficial. Se presta a una pronunciación nítida y ágil que salta de la lengua, más militarista y ordenada que su contraparte grosera y descuidada. ¡Finalmente, una abreviatura con cierto prestigio! Uno que tanto los profesionales como los aficionados interesados pueden usar frente a amigos y familiares sin sonar como una “locura de platillo volante”. Discutir “fenómenos aéreos” en una cena provoca asentimientos solemnes y conjeturas intelectuales, no miradas escépticas y comentarios sarcásticos.

“Entre los que proponen un cambio de imagen lingüístico se encuentra el ufólogo (¿uapólogo?) Mark Rainer, quien presentó el caso para hacer de UAP el descriptor de facto en un artículo de 1999, “THE WAR OF THE WORDS: Revamping Operational Terminology for UFOs LA GUERRA DE LAS PALABRAS: Renovación de la terminología operativa para los ovnis”. En su artículo, argumenta que la nueva frase va más allá de un cambio de marca necesario: captura con mayor precisión las cualidades de una diversa gama de avistamientos informados.

He aquí por qué está equivocado.

‘Cancelaremos la “U” en ambos términos, ya que representan la misma palabra (No identificado), pero no estamos de acuerdo con sustituir la palabra “Flying” con la palabra “Aerial”. Rainer y sus seguidores aparentemente insisten en que su léxico preferido hace un mejor trabajo al describir la ubicación espacial de un elemento sin implicar que tiene “autopropulsión, mecanismos o un operador”. Pero lo entendemos: los “objetos voladores” aterrizan demasiado cerca de los “platillos voladores”, una asociación que detestan hacer.

Desafortunadamente, su reemplazo también minimiza los componentes centrales incluidos en siglos de avistamientos de ovnis clásicos (naves similares a máquinas, ocupantes, movimientos intencionados). Si no es “Flying”, ¿qué más podrían estar haciendo las anomalías aerotransportadas que exhiben un control inteligente? ¿Están sin identificar? ¿objetos descendentes? No hay mejor manera de describir algo que parece maniobrar y viajar por el espacio aéreo.

Además, llamarlo “Phenomenon” a diferencia de “Objeto” disminuye sutilmente la posibilidad de lo físico. Este podría ser el subproducto más nefasto de la propuesta de rebautizar a los ovnis. En lugar de adoptar una opinión agnóstica sobre la realidad objetiva de la extrañeza en el cielo, la palabra “fenómeno” implica una naturaleza sobrenatural o etérea.

Por su parte, los UAPers se quejan del sesgo inherente a la palabra “Objeto”, viéndolo como un factor limitante que omite las “posibilidades etéreas” u otras manifestaciones no físicas.

Si bien bien podríamos estar lidiando con un enigma paranormal, el punto no está resuelto en este momento. Reemplazar la palabra “Objeto” en favor de “Fenómeno” simplemente prioriza lo metafísico sobre el material en la mente de la audiencia, creando el mismo enigma verbal que los partidarios de UAP estaban tratando de evitar.

Los detractores objetan el uso de “Objeto” para clasificar cosas como proyecciones holográficas, láseres o plasmas. En opinión de Rainer, si la “cosa” no es “sólida” o no tiene “masa física”, entonces no es un objeto.

Si bien no son “objetos” en el sentido tradicional, su estatus como “cosa”, un sustantivo que la gente puede entender, está a la par de la forma en que pensamos sobre la luz emitida por una bombilla. No podemos tocarlo ni sentirlo, pero es muy real y el observador lo percibe objetivamente como un “objeto”.

A medida que más personas recurren al mundo digital de las NFT y la vida en el metaverso, nuestra comprensión de lo que constituye un “objeto” se vuelve más fluida. La definición del diccionario incluso abarca cosas consideradas intangibles e inmateriales, cosas de la variedad “gas de pantano”. Merriam-Webster etiqueta un “objeto” como “algo mental o … físico hacia el cual se dirige el pensamiento, el sentimiento o la acción”. Esta definición inclusiva elimina cualquier razón para buscar un reemplazo.

Que el gobierno federal haya adoptado la jerga UAP puede ser motivo suficiente para permanecer cauteloso. Durante una entrevista de 2020 con The Black Vault, el portavoz de la Marina de los EE. UU., Joseph Gradisher, explicó por qué su rama de las fuerzas armadas eligió usar “UAP” en lugar de otras frases disponibles:

“Proporciona la descripción básica para los avistamientos/observaciones de aeronaves/objetos no autorizados/no identificados que se han observado ingresando/operando en el espacio aéreo de varios campos de entrenamiento controlados por militares”.

¿Qué es eso de “aircraft/objects?” ¡Incluso los militares no pueden evitar describir el fenómeno como un objeto! Su respuesta sugiere que la definición oficial de un UAP es realmente solo una forma desinfectada de llamar a algo un UFO. Curiosamente, el último intento del Departamento de Defensa de financiar un grupo ovni, el Grupo de Sincronización de Gestión e Identificación de Objetos Aerotransportados —OMGUFOS!— invierte esta tendencia, prefiriendo llamarlos “Objetos aerotransportados” en lugar de “Fenómeno aéreo”.

https___bucketeer-e05bbc84-baa3-437e-9518-adb32be77984.s3.amazonaws.com_public_images_ab9156d6-f861-4f62-9beb-4d057bce02b3_689x285Este memorando de mayo de 1949 es un ejemplo del uso inicial de “UAP” por parte del gobierno.

Si puede convencer a un defensor de UAP para que abandone el diccionario de sinónimos y aclare su motivación, la mayoría admitirá que está tratando de esconderse de un legado.

Rainer y los de su calaña insisten en que “UFO se ha convertido en sinónimo de nave espacial de otro mundo” causando “confusión y controversia”. Ahí está la clave del cambio de nomenclatura. Desertores como Rainer afirman que el uso continuo de la jerga ovni “establece un marco estrecho e inflexible para la investigación científica honesta”.

Dígale eso al profesor Avi Loeb, director del departamento de Astronomía de Harvard y jefe del Proyecto Galileo, una empresa diseñada para buscar en los cielos “objetos físicos… asociados con equipos tecnológicos extraterrestres”. Loeb no ha limitado su lenguaje a solo “UAP” para asegurar la credibilidad; el astrofísico a menudo usa la frase “UFO” cuando promociona su empresa en los medios.

En su apuro por abandonar el barco, la brigada UAP cree tontamente que las “connotaciones culturales de los ovnis” superan cualquier “poder de permanencia cultural”.

Un cobarde “miedo al ridículo” y un desdén por la reputación del término no justifican su redefinición. Lo que necesita es rehabilitación, no una reescritura.

Además, cualquier palabrería alternativa estará cargada con los mismos problemas de carácter que su predecesora. Si bien los ovnis reciben todas las críticas por albergar una “asociación con extraterrestres”, los evangelistas de UAP aparentemente no se dieron cuenta de que su nueva redacción está obsesionada por el fantasma de su antepasado: “un prisionero de este mismo pasado”. (Smithsonian Magazine, “UFOs, UAPs—Whatever We Call Them”), “OVNIs, UAPs—como sea que los llamemos”)

De manera confusa, el artículo de Rainer revela una inconsistencia que no se puede ignorar. Él apoya mantener las letras “u-f-o” en minúsculas para que sirvan como un cajón de sastre para los encuentros “forteanos” que muestren elementos de gran extrañeza. Esta proposición diluye aún más la potencial realidad objetiva de cualquier cosa etiquetada como “UFO”. Para empeorar las cosas, Rainer sugiere pronunciarlo como “you foe” “tu enemigo”, un apodo difícilmente cariñoso.

Parece que no le importa si el estigma asociado con esas tres letras se aplica a los casos que considera paranormales.

https___bucketeer-e05bbc84-baa3-437e-9518-adb32be77984.s3.amazonaws.com_public_images_907b1bc9-922b-480d-be3c-9643630f1a3b_465x277¿Es mejor que “UAP”? Sí. Cuando se trata de definir cosas desconocidas que se ven en el cielo, la terminología es extremadamente importante. Seleccionar palabras para resumir lo que no entendemos completamente es una tarea desafiante. Reducir imágenes extrañas en el cielo a solo tres palabras está destinado a crear una simplificación excesiva. Sabiendo esto, es justo cuestionar la claridad de la lengua vernácula.

El problema con “UAP” es que evita la posibilidad de hardware a favor de un evento detectado por los sentidos. Socava la impresión de un objeto físico. Entrega un acrónimo perfectamente bueno, cede terreno inmerecido a los escépticos y no creyentes, y valida décadas de ridículo dirigido a los ovnis.

https://theobservermagazine.substack.com/p/how-we-almost-fell-for-uaps?s=r

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.