El complejo militar-ovni

El complejo militar-ovni

Cómo un grupo variopinto de cazadores de platillos consiguió un lugar en el comedero público

Número de diciembre de 2022

Mick West

image(Foto: World History Archive/Alamy)

Digamos que te interesan los ovnis. Es un pasatiempo divertido, pero te gustaría monetizar tus esfuerzos. ¿Qué puedes hacer?

Históricamente, las posibilidades eran limitadas. Había entretenimiento: películas de ciencia ficción como Encuentros cercanos del tercer tipo (1977) o E.T. (1982), libros supuestamente de no ficción como Chariots of the Gods? (1968) o The Mothman Prophecies (1975). Había periodismo, a veces serio pero sobre todo sensacionalista. Había conferencias y festivales en los que se podía ganar dinero con las cuotas de asistencia y la mercancía de temática ovni.

La última vía, mucho menos común, era conseguir que alguien, preferiblemente alguien con mucho dinero, te pagara por estudiar el tema.

En 1995 ese alguien era el empresario de Nevada Robert Bigelow. Ya había estado financiando a varios investigadores individuales de ovnis, pero ese año decidió crear su propia organización de investigación, el National Institute for Discovery Science (NIDS). Invitó a participar a varias luminarias de la investigación ovni, como Hal Puthoff, Jacques Vallée y John Mack. El NIDS no se limitó a ser una organización de ovnis, sino que también investigó la cuestión de si hay vida después de la muerte. Su línea de atención telefónica (y posteriormente su sitio web) recibía las denuncias de misteriosos triángulos negros voladores, pero también solicitaba informes sobre mutilaciones de ganado y visitas de “entidades”, básicamente fantasmas.

En una decisión gubernamental bastante extraña, la Administración Federal de Aviación dijo a los pilotos que querían informar de un avistamiento de ovnis que debían dirigirlo al NIDS.

En 1996, el NIDS empezó a centrarse en un lugar llamado Skinwalker Ranch. La propiedad, una anodina explotación ganadera en el noreste de Utah, era propiedad de la familia Sherman, que durante un año había contado historias increíbles de avistamientos de ovnis, mutilaciones de ganado y visitas de entidades misteriosas. Era la trifecta, así que Bigelow compró el rancho e instaló un equipo de investigadores del NIDS a tiempo completo.

Durante un año, no observaron nada. Los relatos varían en cuanto a lo que ocurrió después, pero al parecer fue suficiente para interesar a un senador estadounidense.

El dinero paranormal

El senador Harry Reid (demócrata de Nevada), entonces en su segundo mandato, llevaba años interesado en los ovnis cuando el periodista de Las Vegas George Knapp le habló del NIDS. Reid ya conocía a Bigelow, pues le había representado como abogado, y ambos empezaron a comunicarse sobre el proyecto de Bigelow. A finales de año, Reid había asistido a su primera reunión de la junta directiva del NIDS, que incluía una presentación de Vallée y debates de otros investigadores de ovnis. Reid estaba enganchado.

El interés de Reid creció a lo largo de los años, y continuó asistiendo a eventos sobre ovnis, aunque su personal trató de alejarle de algo que sospechaban que el público consideraría frívolo. Entonces, en 2007, Bigelow se puso en contacto con el senador para hablarle de James Lacatski, un científico de cohetes de la Agencia de Inteligencia de Defensa interesado en los ovnis. Y así comenzó a abrirse una nueva vía para monetizar ese interés: la espita del gasto público.

Lacatski acababa de leer Hunt for the Skinwalker, un libro de 2005 sobre los fenómenos que supuestamente ocurrían en el rancho. Leyó sobre ovnis, vacas muertas, misteriosos orbes parecidos a espíritus, extraños efectos en la salud y extrañas criaturas que salían de los portales. Fascinado, entregó el libro a sus colegas de la comunidad de inteligencia. Según cuenta, fue leído con avidez, especialmente en la Zona Verde de Bagdad, donde había mucho tiempo de inactividad.

Lacatski empezó a visitar el rancho Skinwalker. En un viaje, dijo haber visto una especie de aparición tecnológica flotando en el aire en la cocina del rancho. Se parecía, dijo, al objeto que aparece en la portada del álbum Tubular Bells de Mike Oldfield.

Tras esta visión de otro mundo, Lacatski se convenció de que había un fenómeno que merecía ser investigado. Sabía que era poco probable que sus jefes del Pentágono autorizaran algo así. Tampoco podían solicitar públicamente financiación para investigar un rancho encantado. Así que él y algunos aliados inventaron un nuevo programa, el Advanced Aerospace Weapons Systems Application Program (AAWSAP).

Bigelow -cuya empresa aeroespacial también lanzó con éxito dos prototipos de hábitats espaciales inflables durante este periodo- puso en contacto a Lacatski con Harry Reid. Reid puso en contacto con el senador Ted Stevens (republicano de Alaska). Ted Stevens (R-Alaska), que dijo haber visto un ovni como piloto en la Segunda Guerra Mundial, y Daniel Inouye (D-Hawái). Los tres legisladores presionaron a la Subcomisión de Defensa del Senado para obtener fondos, consiguieron 22 millones de dólares a lo largo de cinco años y se hizo una convocatoria pública.

El AAWSAP iba a ser una fachada. Nominalmente se creó para estudiar posibles desarrollos novedosos en armamento aeroespacial. La convocatoria pública no menciona los ovnis ni los fantasmas. Simplemente habla de la tecnología aeroespacial y enumera una serie de campos que debían investigarse, como “propulsión”, “elevación”, “generación de energía” y la única rareza real, la ambigua expresión “efectos humanos”.

Sólo se recibió una propuesta para el programa ideado por Lacatski, Bigelow y Reid. La propuesta procedía de una nueva organización, BAASS, Bigelow Aerospace Advanced Space Studies. NIDS cerró y BAASS ocupó su lugar. La propuesta de BAASS no ocultó que sus investigadores estudiarían los ovnis y que lo harían tanto en la sede de BAASS en Las Vegas como en el rancho Skinwalker.

Una parte de los 22 millones de dólares se destinó, a través de BAASS, a la Mutual UFO Network, una organización de denuncia de ovnis basada en el voluntariado, con la que se pagó la actualización de la base de datos del grupo y el acceso a sus investigaciones. Con el tiempo, BAASS creó su propia base de datos de ovnis, continuando el trabajo de NIDS. Sus investigadores realizaron extensas investigaciones en el Rancho Skinwalker, intentando observar tanto la actividad sobrenatural como los ovnis que consideraban relacionados. También investigaron otros casos de ovnis fuera del rancho, como el ahora famoso incidente del Nimitz “Tic Tac” de 2004, en el que un avión de combate de la Marina grabó un misterioso fenómeno aéreo frente a la costa de California.

Su producción fue una mezcla de artículos científicos especulativos sobre los motores warp y de historias cada vez más disparatadas sobre orbes voladores y actividad poltergeist. Esto debió hacer reflexionar a los altos cargos de la Agencia de Inteligencia de Defensa: Cuando se acabó el dinero para el AAWSAP, no se renovó.

Divulgación

Todo esto era desconocido para el público en general y probablemente para la mayor parte del Pentágono. Luego, en 2017, The New York Times publicó un artículo titulado “Auras brillantes y ‘dinero negro’”, contando algunas de las partes más mundanas de la historia de AAWSAP. (Los ovnis estaban incluidos. Los portales interdimensionales no.) Este artículo presentó al mundo a Luis Elizondo, que en un momento dado había sido jefe de AAWSAP.

Elizondo acababa de dimitir del Pentágono, alegando su frustración por la lentitud de sus investigaciones sobre ovnis. También se había unido a un improbable aliado: Tom DeLonge, ex miembro de la banda de rock Blink-182.

DeLonge había fundado To The Stars… Academy of Arts and Sciences (TTSA), una organización que parecía diseñada para abarcar todos los caminos posibles hacia la monetización de los ovnis. En los ambiciosos planes de DeLonge, TTSA tendría una división científica, que estudiaría los ovnis y averiguaría cómo funcionan. Tendría una división aeroespacial, que tomaría esa ciencia y la utilizaría para construir naves espaciales con motor warp. Y tendría una división de entretenimiento, que haría películas y programas de televisión sobre todo esto. Los objetivos del grupo parecían ridículamente inverosímiles, y lo único que acabaron generando fueron productos de entretenimiento, sobre todo una serie de History Channel sobre ovnis. La ciencia nunca se materializó, y TTSA ahora se describe a sí misma sólo como una empresa de entretenimiento.

Por el camino, el grupo fue pionero en una nueva forma de hacer dinero con los ovnis: La primera conferencia de la empresa fue, entre otras cosas, una convocatoria de inversores públicos. Muchos en la comunidad ovni estaban entusiasmados con esta nueva empresa. TTSA no cotiza en bolsa (es una “corporación de beneficio público”), y el futuro del dinero de los inversores es incierto.

La academia de DeLonge también anduvo con rodeos para conseguir fondos del gobierno. No consiguió precisamente dinero (por lo que sabemos), pero sí firmó un acuerdo con el Ejército de los Estados Unidos que permitía al grupo el uso gratuito de los laboratorios del Ejército para examinar supuestas piezas de platillos estrellados a cambio de compartir alguna tecnología vagamente definida. De nuevo, todo esto parece haber quedado en nada. En la última convocatoria de inversores de TTSA, DeLonge se explaya sobre la realización de un largometraje basado en una versión fantasmagórica de Bigfoot que se asoma a las ventanas de la gente.

Pero algo se había puesto en marcha. Ese artículo del New York Times dio permiso a los periodistas de todo el mundo para escribir sobre los ovnis, y los esfuerzos de TTSA dieron ideas a otras personas. Los directores de documentales se prepararon para examinar el tema. Las empresas de educación y entretenimiento empezaron a lanzar ideas. Y más gente empezó a presionar al gobierno.

Hay un concepto en la subcultura ovni llamado “divulgación”. La idea no es simplemente un llamamiento a una mayor transparencia del gobierno; es una suposición sobre lo que esa transparencia revelará. Hay tantas pruebas de contacto extraterrestre, dice el argumento, que el gobierno seguramente debe saber mucho más de lo que deja entrever.

Esta creencia se basa en dos cosas. En primer lugar, los datos y testimonios disponibles públicamente sobre los ovnis. Esto incluye tres videos de la Marina de los Estados Unidos que fueron hechos públicos por Elizondo y Christopher Mellon, un ex subsecretario de defensa para la inteligencia. Se suponía que estos vídeos mostraban cosas asombrosas, pero -como es el caso de muchos otros vídeos promocionados por los grupos de presión de los ovnis- un análisis más detallado sugiere una variedad de explicaciones mundanas. Por ejemplo, el vídeo “GoFast” parecía mostrar algo que se movía muy rápido, sin medios visibles de propulsión, pero resultó que se movía muy lentamente, y probablemente era un globo. El vídeo “Gimbal”, muy cacareado por mostrar lo que parecía un platillo volante girando, resultó ser también un artefacto de cámara que giraba debido a la cámara montada en el gimbal.

En segundo lugar, existe información privilegiada. El ejército de Estados Unidos recurre al secreto en una amplia gama de circunstancias, pero especialmente cuando se trata de tecnología del campo de batalla, como los sensores. Por ello, los aficionados a los ovnis suelen afirmar que existen pruebas significativas de tecnología no humana avanzada, si tan sólo pudiéramos verlas.

En 2020, Mellon convenció al senador Marco Rubio (republicano de Florida) para que incluyera un texto en un proyecto de ley que establecía un grupo de trabajo sobre los ovnis, lo que provocó aún más interés de los medios de comunicación y más presión. (“UAP” -significa “Unidentified Aerial Phenomena”- se ha convertido en el término preferido para referirse a los ovnis en los círculos oficiales). En junio de 2021, el grupo de trabajo elaboró un informe. No se hablaba de tecnología alienígena, y se pensaba que los informes sobre ovnis tenían explicaciones bastante mundanas. Pero la gente leyó entre líneas y se entusiasmó. Así que el ciclo de no revelación, especulación y legislación continuó.

La fiebre del oro de los ovnis

Cuando el gobierno empieza a hacer asignaciones y a aprobar leyes, el dinero desciende. La “startup UAP” es ahora una cosa. Una de ellas, UAPx, se ofreció inicialmente para probar equipos de detección de ovnis, y luego se transformó en una especie de turismo ovni. La pandemia lo hizo inviable, así que pasó a rodar una docuserie con William Shatner.

Más recientemente, Enigma Labs se lanzó al ruedo con el objetivo de crear una sofisticada base de datos para rastrear los avistamientos de ovnis y luego utilizar la Inteligencia Artificial para separar la señal del ruido. Posiblemente se trata de un movimiento preventivo para establecer una presencia en el campo antes de que haya contratos gubernamentales potencialmente lucrativos, pero la fuente de fondos del grupo no está clara. Un rumor sugiere que está recibiendo dinero del controvertido capitalista de riesgo y financista político Peter Thiel, cuyo nombre también se ha barajado como posible financiador secreto de la investigación ovni en las universidades de Stanford y Harvard. (Thiel no respondió a una solicitud de comentarios).

Otras empresas parecen apostar por los PAU como vía para las futuras tecnologías que querrán los militares. Quantum Generative Materials, cuyo director general era un habitual del Twitter de los ovnis, contrató a un antiguo piloto de caza que había informado al Congreso sobre sus encuentros con ovnis. Ahora es el director de desarrollo comercial de la empresa. La operación espera que sus estudios sobre ovnis desvelen nuevos desarrollos en ordenadores cuánticos e inteligencia artificial.

El propio Grupo de Trabajo sobre ovnis cumplió un ciclo a través de la puerta giratoria. En 2022, el contratista gubernamental Radiance Technologies contrató tanto al director del grupo de trabajo, John F. Stratton Jr., como a su científico jefe informal, Travis S. Taylor, presumiblemente para algo relacionado, al menos especulativamente, con el gobierno y los UAP. Taylor ya es muy conocido en la industria del entretenimiento ovni, interpretando a un excitable científico en programas como Ancient Aliens y, por supuesto, The Secret of Skinwalker Ranch.

La reciente acción gubernamental sobre los ovnis parece impulsada principalmente por tres conjuntos de incentivos. En primer lugar, hay cuestiones que prácticamente todo el mundo reconoce como legítimas, como las nuevas tecnologías aéreas (especialmente los drones) que podrían suponer una amenaza para la seguridad nacional si las utiliza un adversario (humano). Otro problema real surge cuando los sistemas, los equipos o el personal no identifican los objetos voladores. Se trata de verdaderos problemas que deben investigarse y abordarse.

La segunda serie de preocupaciones es más esotérica. Se dieron contratos del gobierno para investigar un rancho supuestamente sobrenatural. Los científicos del gobierno han investigado poltergeists. La gente que cree que la “inteligencia no humana” está jugando con nosotros ha estado informando a los políticos. Estas extravagantes búsquedas ya no se limitan a pequeños programas de dinero como el AAWSAP: En el Pentágono está creciendo una rareza que se arrastra. Los que empujan en esta dirección pueden creer en su misión, pero seguramente estamos mejor cuando la acción del gobierno se basa en pruebas científicas reales.

Luego está el dinero. Toda esta extrañeza sin fundamento está creando nuevas oportunidades financieras en el complejo militar-ovni. Y cuando aparecen oportunidades financieras, todo tipo de personajes se apresurarán a llenarlas y ampliarlas.

https://reason.com/2022/11/15/the-military-ufo-complex/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.