Más sobre el cráter de Tunguska

El cráter podría solucionar el misterio del meteorito de Tunguska de 1908

Por Dave Mosher

A finales de junio de 1908, una bola de fuego estalló sobre los lejanos bosques rusos de Tunguska, Siberia, aplanando más de 800 millas cuadradas de árboles. Los investigadores piensan que un meteorito fue el responsable de la devastación, pero no se han descubierto sus fragmentos ni ningún cráter del impacto.

Los astrónomos han conjeturado si el objeto era un asteroide o un cometa, y saber qué fue permitiría modelar mejor las futuras calamidades potenciales.

Investigadores italianos ahora piensan que han encontrado una “smoking gun”: El Lago Cheko, de 164 pies de profundidad, situado sólo a 5 millas al noroeste del epicentro de la destrucción.

“Cuando mirábamos el fondo del lago, medimos las ondas sísmicas reflejadas en algo”, dijo Giuseppe Longo, un físico de la universidad de Bolonia en Italia y co-autor del estudio. “Nadie ha encontrado esto antes. Sólo podemos explicar eso y la forma del lago como un cráter de un impacto a baja velocidad”.

El equipo podrá llegar a una evidencia concluyente de si fue un asteroide o un cometa en una próxima expedición, cuando obtengan una muestra más profunda de la base debajo del lago, los misterios restantes que rodean el acontecimiento de Tunguska pueden ser solucionados.

Los resultados se detallan en la versión en línea de este mes de la revista Terra Nova.

Evidencia sumergida

Durante una expedición en 1999, el equipo de Longo no planeó investigar el lago Cheko como cráter del impacto, sino buscar algo de polvo de meteoro en sus sedimentos sumergidos. Mientras que la exploraban topografícamente con sonar del lago, encontraron este cono característico.

“Las expediciones en los años 60 concluyeron que el lago no eran un cráter del impacto, pero sus tecnologías eran limitadas”, dijo Longo. Con el advenimiento de mejores equipos de sonar y tecnologías informáticas, explicó, el lago tomó forma.

Yendo un paso más allá, el equipo de Longo se zambulló en el fondo y tomó muestras de la base a 6 pies, revelando un sedimento fresco fangoso encima de “depósitos caóticos”. No obstante, Longo explicó que las muestras son poco concluyentes de un impacto de meteorito.

“Para descubrir realmente si esto es un cráter de impacto”, dijo Long, “necesitamos una muestra de la base a 10 metros en el fondo” para investigar un punto donde el equipo detectó una anomalía de “reflejo” con sus instrumentos sísmicos. Piensan que aquí podría ser donde la tierra fue condensada por un impacto o donde descansa el meteorito mismo: El objeto, si lo encontramos, podría tener más de 30 pies de diámetro y pesar casi 1,700 toneladas –como para llenar cerca de 42 semi-remolques.

Por ahora precaución

De la caída de un ovni a un hoyo negro vagabundo, se han propuesto explicaciones extrañas (y sin ningún soporte) para el acontecimiento de Tunguska. Alan Harris, científico planetario en el Space Science Institute en Boulder, Colorado, dijo que la propuesta del equipo de Longo no es una de ellas.

“Su trabajo me impresionó y no pienso que es algo que puedes desechar”, dijo Harris, que no estuvo implicado en la investigación.

Continúe leyendo en el website de Space

http://www.space.com/scienceastronomy/070626_st_tunguska_crater.html

2 pensamientos en “Más sobre el cráter de Tunguska”

  1. Edith:
    No digas tonterías. En 1908 Hitler tenía 18-19 años y vivía en Viena, sin oficio ni beneficio, luego de ser rechazado por la Academia de Artes.
    La bomba atómica se desarrollaría hasta muchos años después, durante la Segunda Guerra Mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.