El día después de Roswell (7)

EL DÍA DESPUÉS DE ROSWELL (7)

Mientras en USA se presentaba la primera oleada de platos voladores (con algunos avistamientos en Canadá), ¿Qué ocurría en la frontera Sur?

EscoBarsotomayor500AñosOvnisEnMexico Aunque algunos reportes de periódicos americanos mencionan avistamientos en México (sin dar nombres de testigos, lugares o fechas), una requisa realizada en la Hemeroteca Nacional por quien esto escribe, en 1977, no arrojó ningún artículo o informe sobre platos voladores en México en 1947. Si bien es cierto que mi investigación fue muy superficial, no podemos decir lo mismo de la detallada y exhaustiva revisión realizada por mi admirado Héctor Escobar Sotomayor. Trabajo el suyo que daría lugar a sus libros 500 años de ovnis en México I y II[1]. En el primer volumen Héctor escribe:

“Luego de la fiebre de los platos voladores desatada en 1947 en los EE.UU., los países cercanos habrían de ser invadidos por noticias referentes a los extraños aparatos. Sin embargo, en México y me parece que en el resto de América Latina, el fenómeno tardó algún tiempo en calar en la conciencia colectiva”[2].

Sin embargo, tiempo después en la revista inglesa Fortean Times No. 33, de otoño de 1980 aparecería una nota informando que en 1947 un joven agricultor de Valle de Santiago, en Guanajuato, establecería contacto con un extraterrestre albino y alto que había estado cautivo en el interior de un volcán, a manos de unos “humanoides”. El extraterrestre le esbozó una formula, en un pedazo de papel, para sembrar hortalizas gigantes. Luego se alejó y desapareció.

La historia tiene dos errores. En primer lugar se refiere a Don José Carmen García Martínez, aunque no dan su nombre. Don José Carmen nació en 1934, por lo que en 1947 tendría 13 años. Aunque en esa fecha ya trabajaba en el campo con su padre, no fue sino hasta 30 años después, en 1977, que dio a conocer sus “verduras gigantes”. Lo del encuentro con extraterrestres sería un invento de otro santiaguino, el fotógrafo Oscar Arredondo Ramírez, muy conocido por sus engaños y mistificaciones[3].

GreatFlyingSaucerHoax Considero que hay un error en la fecha mencionada por Fortean Times. Es más que probable que se trate de 1977 y no de 1947.

Hay otro caso que no fue recogido por los periódicos mexicanos, pero que fue mencionado en su momento por una de las más famosas ufólogas americanas, Coral E. Lorenzen. De hecho fue ella misma la testigo de este avistamiento. La noche del 10 de junio de 1947 Coral estaba sentada en el porche trasero de su apartamento en Douglas, Arizona, mirando hacia Agua Prieta, Sonora, México.

“No sé exactamente qué hora era, pero lo que vi fue increíble. Apareció una pequeña bola de luz, luego, de repente, partió al cielo, desapareciendo finalmente casi en el cenit”[4].

Ella estaba acompañada por su hija Leslie y la observación duró unos 6 a 10 segundos. Jacques Valle dice que la observación fue a las 23:00 y que el objeto tenía forma esférica[5].

Descontando este avistamiento hecho por una ufóloga americana, desde el lado Norte de la frontera, pero que no fue reportado por ningún ciudadano del lado Sur de la misma, no tenemos casos ovni en México durante la oleada de 1947. Con algunos casos esporádicos en Canadá, esta oleada fue casi exclusivamente americana.

INICIO DE LA OLEADA

El mismo día de la observación de Arnold se dieron por lo menos otros dos avistamientos:

El del teniente general y Presidente del Tribunal de Lampert, Donald S. Whitehead, y el del explorador Fred Johnson, de Portland, Oregón.

El primero vio un objeto extraño en el cielo de esa tarde. El objeto estaba inmóvil en el cielo y parecía un papalote. La observación ocurrió en Boise, Idaho.

AvistamientosJunio1947 El segundo estaba en el Monte Adams, Washington, a 5,000 pies de altura, cuando vio a un grupo de 6-7 objetos muy brillantes en la parte superior, con largas colas puntiagudas, que parecían parpadear. Los objetos volaban muy rápido y parecieron elevarse 1,000 pies en 45-60 segundos. Parecían estar a 10 millas de distancia y tener un tamaño angular de aproximadamente 0,03°, vistos a través de un telescopio de bolsillo. Johnson dijo que la aguja de su brújula se movió. Este es, probablemente, el primer informe de los supuestos efectos electromagnéticos ocasionados por ovnis.

Tres días después Clyde Homan, un hombre de Woodland, Washington, observó dos formaciones de 4 o 5 objetos que se desplazaban rápidamente sobre unas vías de ferrocarril. Reflejaban la luz y se movían silenciosamente hacia adelante y hacia atrás[6].

A la 1:30 de la mañana del 28 de junio J. E. Johnson bajó al sótano de su casa para revisar las cañerías. La bodega se encontraba en la parte frontal de la casa, en Waterloo, Iowa. Cuando salió, mientras estaba parado en su patio, su atención fue atraída por un objeto circular brillante que cruzó su campo de visión a unos 8 metros delante de él. Tenía un diámetro de unos 4 metros, parecía plano y evolucionó rápidamente a baja altura, de Sur a Norte. Su aparición lo sorprendió “no tanto en sí misma, sino porque el objeto emitía una radiación que me adormeció de pies a cabeza. Apenas pude regresar a casa”. Su esposa, una enfermera, estaba en la cocina y confirmó su estado. Al día siguiente sintió dolores en el pecho y tenía dificultad para levantar el brazo. Afirmó que la observación fue acompañada por un “ruido de cohetes o fuegos artificiales”[7].

1968c Casi doce horas más tarde, a las 3:15 p.m. el piloto de la AAF, teniente E. B. Armstrong, de Brook AAF, San Antonio, Texas, volaba un caza F-51 a unos 6,000 pies cuando vio una formación apretada de 5-6 objetos circulares blancos, de unos 3 pies de diámetro, hacia su ala derecha y dirigiéndose a 120º, rumbo al Este-Sureste, a unas 285 millas por hora, a unas 30 millas de Lake Mead, Nevada[8]. La investigación del proyecto Sign descubrió que se trataba de un conglomerado de globos.

A las 3:45 p.m. del 28 de junio los granjeros Marion Beuschler y su hermano, de Rockfield, Wisconsin, vieron 7 a 10 objetos en forma de platillo volando sobre sus cabezas y dirigiéndose hacia el Sur a alta velocidad[9]. La falta de más datos hizo que no se obtuviera ninguna conclusión por parte de la Fuerza Aérea.

Ese mismo día 4 oficiales de la AAF (2 pilotos y 2 oficiales de inteligencia): Capitán William H. Kayko, Capitán John H. Cantrell, Capitán Redman y el Primer Teniente Theodore Dewey[10], vieron una luz brillante justo sobre el horizonte, que viajaba en zigzag con ráfagas de alta velocidad. Cuando pasó directamente sobre sus cabezas hizo un giro de 90 grados y se perdió de vista hacia el Sur. La observación ocurrió a las 9:20 p.m. en la Maxwell AFB de Montgomery, Alabama y duró unos 25 minutos. La Fuerza Aérea lo explicó como un globo.

También el 28 un ama de casa de Chicago vio una luz pulsante “con patas”. Y en Appleton, Colorado, el campesino H. E. Soule informó a las autoridades locales en Grand Junction que había observado un objeto pequeño en forma de disco que venía del Noroeste y voló a menos de 33 pies por encima de su casa, sin hacer ruido. Luego el disco voló hacia el Este sobre la carretera No. 6 una distancia de una milla, y finalmente giró hacia el Sureste[11].

Loedding Al día siguiente, alrededor de las 11 de la mañana la señora Morton Elder, de Pendleton, Oregón, vio siete objetos volando hacia el Norte emitiendo un leve zumbido. Otros testigos independientes informaron el mismo tipo de observación en la región[12].

Cerca de las 13:00 se vio una formación en V de platos voladores sobre Jacksonville, Oregón. Los testigos estaban al Oeste de Medford, justo por encima de la frontera de California. La formación se dirigía al Noroeste hacia Medford, al Este de los observadores. Había nueve objetos. Según un testigo, cuando vio por primera vez los objetos eran tan blancos como los gansos de nieve”, cuando se acercaron se convirtieron en azul y blanco, “como una lámpara de luz fluorescente”. Estaban claramente delineados y parecían ser sólidos, “también translúcidos, como una luz, de bulbo mate”. El tamaño de los objetos individuales se estimó en más de dos veces el diámetro de la Luna llena – probablemente cuando los objetos estaban más próximos a los testigos, aunque esto no se establece claramente[13].

Mientras tanto el doctor C. J. Zohn, un experto en misiles de White Sands, Nuevo México, junto con otras tres personas, examinaba el sitio de lanzamiento de un cohete V-2, en Las Cruces, cuando de repente, alrededor de las 13:15 horas, vieron brillar una luz en el cielo. Era un disco plateado girando rápidamente sobre ellos[14].

Zohn, un científico del USN Naval Research Lab (NRL) era el Administrador Asistente de la Rocket Sonde Section, White Sands Proving Ground (WSPG). Estaba acompañado por el científico de NRL Curtis C. Rockwood y su esposa, y por el técnico de WSPG John R. Kauke. Viajaban de Las Cruces hacia WSPG dirigiéndose al Noreste cuando vieron en la parte frontal un disco o esfera plateada que giraba. No tenía apéndices, alas, cola ni propulsores. Reflejaba la luz del Sol y cruzaba el cielo a una gran velocidad. Se dirigía hacia el Norte a unos 8,000 a 10,000 pies. Súbitamente desapareció en medio del aire. Kauke paró el auto y alcanzó a distinguir una ligera estela de vapor, que no fue reportada por los demás. La observación duró unos 60 segundos[15]. La Fuerza Aérea descubrió que se trataba de un globo.

image Dos horas después, a las 15:00, el señor y la señora James Harbor, de Richland, Washington, vieron un gran disco plateado rodeado por una especie de halo. Varios otros residentes de Richland vieron lo mismo. La mayoría de los testigos coincidieron en que el borde exterior del disco indicaba que giraba rápidamente y que la sección central se mantenía inmóvil[16].

A las 16:45 de ese mismo día, 29 de junio, Dale Bays, un conductor de autobús vio un objeto oval, “blanco sucio”, de unos 175-250 pies de diámetro y 12 pies de grosor, seguido de otros cuatro. Viajaban a unos 1,200 pies de altura y a una velocidad de 300 millas por hora del Sursureste. Él hombre viajaba de Des Moines a Manson City, Iowa. Luego vio otros 13 objetos en la dirección opuesta. Todos volaban a una altura estimada en 400 m. Hacían un ruido de motor eléctrico o dínamo y desaparecieron hacia el Nornoroeste[17].

A las 17:30 el señor y la señora Budds y su hijo, de St. Joseph, Missouri, vieron un objeto brillante volando bajo y lento, hacia el Sur. El extraño objeto apareció como un pequeño Sol o como una Luna llena, cuando el cielo estaba completamente bloqueado por las nubes. Estaba volando a velocidad constante en dirección Sur[18].

El 30 de junio, a las 9:10 el teniente de la Marina William G. McGinty, volando su avión P-80, vio a dos círculos grises, de unos 8 a 10 pies de diámetro, descendiendo hasta el suelo en una línea vertical, a una velocidad “inconcebible” desde 25,000 pies. Parecieron aterrizar 25 millas al Sur de Grand Canyon, Arizona. McGinty había salido de Williams AAF y volaba a 30,000 pies dirigiéndose hacia el Sur[19]. Se trataba de un meteoro según la Fuerza Aérea.

EL DISCO DE SALINAS

MDHall Un reporte, sospechoso, de la caída y posterior recuperación de un disco por el Ejército de los Estados Unidos apareció 34 años después de que, supuestamente, ocurriera el incidente. El testigo se negó a dar su nombre, el de sus compañeros y otros datos esenciales, como la fecha del evento, no quedaron completamente establecidos. El informe apareció en la revista del MUFON[20].

El testigo dijo que una pequeña nave en forma de disco fue descubierta en medio de un cultivo de zanahorias a pocos kilómetros al Sur de Salinas, California, en el verano de 1947.

Se desconoce la fecha exacta, pero se cree que fue entre julio y agosto de 1947. El capataz del rancho lo descubrió a las 9 de la mañana. El objeto era de aproximadamente 9 metros de diámetro y 4 metros de altura. Parecía estar hecho de un metal parecido al aluminio mate. La forma discoidal era doble, como dos platos de sopa unidos borde con borde. Tenía una serie de puertos rectangulares alargados que rodeaban completamente la zona de borde o borde. Nada se podía observar a través de estos. No había marcas, insignias, números o cualquier otra identificación en el objeto. Parecía en buen estado y desocupado. No se podían ver medios de propulsión.

El testigo entrevistado, quien tenía 19 años de edad en ese momento, estaba cortando heno en un campo adyacente, junto con un compañero de trabajo de aproximadamente la misma edad. En ese momento no se dieron cuenta de su presencia hasta que el capataz se acercó y les dijo. Su curiosidad les instó a ir a verlo. El testigo, que ahora es un respetado hombre de negocios local en el área de la bahía, no desea que su nombre sea utilizado en relación con este incidente. Ya que fue hace mucho tiempo y era tan joven en ese momento, él no recuerda el nombre de su compañero de trabajo, el del capataz, o de los propietarios del rancho. El rancho podría haber cambiado de manos varias veces en ese lapso de tiempo.

image Mantuvo la distancia, dentro de lo razonable, y caminó con cautela en torno al objeto. El testigo declaró que se armó de valor para correr y patear la nave, para ver cualquier posible reacción. No hubo ninguna.

En ese momento llegó un camión de la Fuerza Aérea con una larga plataforma adjunta, junto con un contingente de personal militar. Instruyeron a los dos jóvenes a “perderse” y les advirtieron de decir una palabra sobre lo que habían visto. Desde la distancia el testigo y su compañero observaron que el grupo militar procedió a cargar la nave en la plataforma del camión. Luego la cubrieron con una lona y se retiraron. Esa fue la última vez que vio o escuchó de eso. Más tarde platicaron con el capataz y por medio de él se enteraron que los hacendados habían informado a las autoridades militares.

AVISTAMIENTOS EN LOS PRIMEROS DÍAS DE JULIO

ReportOnUnidentifiedFlyingObjects El 1 de julio, a las 11:45, Herbert Baillet vio pasar dos grupos de platillos voladores sobre su nueva casa en Portland, Oregón. El segundo grupo consistía de 10-12 objetos que volaban a baja altura sobre las pequeñas colinas cercanas al río Columbia. Tres cuartos de hora más tarde, otra mujer de la localidad vio un objeto brillante en las proximidades de Columbia, durante unos quince minutos. Un soldador que tenía sus gafas de soldar fue capaz de observar un objeto brillante. Fort Stevens y la Guardia Costera de Puerto Adams recibieron varias llamadas reportando el incidente. El joven oficial Robert E. Johnson también vio un disco plateado volando sobre la región[21]. ¿Podría haber sido algún meteorito?

Ese mismo día el doctor C. G. Gunn, su esposa y dos amigos (o su hija, según otra versión) vieron objetos extraños volando a gran velocidad sobre la Isla Príncipe Eduardo, en Canadá.

Hay un artículo en la prensa de Quebec del 3 de julio que dice[22]:

Halifax 3. – (CP) – Aún es imposible saber si los habitantes de Marte lanzan todo tipo de proyectiles a nuestra Tierra o las estrellas nos proyectan partículas de polvo, pero la aparición de “platillos volantes” en las provincias marítimas dio lugar a todo tipo de especulaciones.

Ayer el Dr. C. K. Gunn, de Summerside, en Príncipe Eduardo, su esposa, Roland Philipson y su hija vieron en el cielo, durante unos treinta segundos, un proyectil que no pudieron identificar.

Todos habían oído hablar de estos misteriosos objetos voladores que, de vez en cuando, cruzaban el área de la costa del Pacífico y se preguntaron si podía haber alguna relación con lo que vieron con toda claridad.

Los cuatro dijeron que era un objeto muy brillante, sin forma particular, viajando como una estrella fugaz a una velocidad excesiva.

ReportOnUFOsRev1960 Los oficiales de la aviación de Canadá no pudieron dar ninguna explicación, ni los líderes del servicio meteorológico.

Un despacho de Ottawa informó que los técnicos de aviación de Canadá no pueden proporcionar ninguna explicación sobre la naturaleza de los proyectiles volando aquí y allá. Todos dijeron que los proyectiles aerodirigidos se están poniendo a prueba, ya sea en bases de Canadá o en las de los Estados Unidos.

También en Canadá, en Edmonton, Alberta, la Sra. A. Olson informó haber visto alrededor de las 15:00 un objeto plateado volando a gran velocidad hacia el Sureste.

Entre Wilmington y St. George, en Delaware, un hombre vio cinco objetos ovalados, que lanzaron dos estallidos en la parte trasera[23].

Pasamos al 3 de julio en Brooksville-Harborside, Maine. El astrónomo John Cole, de Brooksville, Maine observó durante 10-15 segundos diez objetos muy luminosos, con dos formas oscuras en su flanco derecho, moviéndose como un enjambre de abejas hacia el Noroeste. Medían unos 50 a 100 pies de largo y estaban a una altura de 50º hacia el N. En una formación inicialmente de unos 1.5º. Un fuerte estruendo acompañó el vuelo de este fenómeno. Se estima que su velocidad era entre 600 y 1,200 millas por hora cuando pasaron hacia el Noroeste, en un cielo nebuloso[24].

Brenton Clark un agricultor en las proximidades Agustine Cove, Canadá, vio un objeto aproximadamente a 10,000 pies de altura al Este de su posición moviéndose hacia el Sur a gran velocidad. Eran aproximadamente las 17:45 horas del 3 de julio 47. El objeto mantuvo el nivel de vuelo por una cierta distancia y luego aparentemente se lanzó hacia la Tierra dejando un rastro (al parecer una estela de vapor) detrás de él. Después de que el objeto había desaparecido la estela se mantuvo durante algún tiempo. El objeto era de forma redonda y, a la distancia estimada, parecía ser del tamaño de una manzana. Parecía a una estrella fugaz y no había una reflexión importante de luz. El contratista James Harris y su trabajador Herman Linkletter confirmaron este avistamiento a un reportero local, afirmando que habían visto un objeto en la misma posición general y al mismo tiempo. Se movía hacia el Suroeste. No hubo reflejos brillantes, aunque el objeto era incandescente y fue visible durante unos diez segundos (¿el objeto o la estela?)[25].

1947idaho Ese mismo día ocurrió el avistamiento de la señora Walter Johnson, del que ya hemos hablado[26]. Al menos nueve personas vieron una formación de 8 o 9 objetos que se movían lentamente con arranques cortos. Llegaron a un claro y descendieron. Se envió Claim Saucers Landed Idaho Mountain Sun - Arizona Daily Sun 7-7-1947un avión de la patrulla aérea de la Guardia Nacional de Oregón para buscar, cerca de St. Maries[27].

También el 3 de julio, pero en Redding, California, una pareja vio un triángulo volador, luminoso, que pasó silenciosamente sobre la región, en dirección Norte[28]. Probablemente era un reflector de radar.

En el mismo estado y el mismo día, en Santa Rosa, algunos miembros de la Station Naval Auxiliary reportaron otro avistamiento. Un testigo dijo: “Vi unos minutos antes de las 17 horas, desde mi posición, un fenómeno que parecía estar a 1,000 pies sobre la pista Norte-Sur del aeropuerto y estimé su diámetro en 15 o 20 pies… Tenía la forma de un enorme reloj de bolsillo sin la corona. Estaba cubierto con un material plateado, como el aluminio. No había marcas o señales en la superficie, la cual era perfectamente lisa. El objeto estaba volando a la velocidad de un paracaídas en condiciones normales y mi primera impresión fue que eso era. ReportEightSaucersLandedInIdaho1Sin embargo, había algo extraño en él, y lo vi mejor. Fue entonces cuando me di cuenta de que no tenía alas o cualquier parte saliente. Fue volando lentamente hacia el Norte hasta llegar a la final de la pista, el objeto se desvió hacia el Este, inclinándose un poco y tomó la dirección de Santa Rosa. Tuve un momento de descuido y cuando volví a mirar, la cosa se ​​había ido. Pero el objeto debe ser controlado. Se desvió sólo por los fuertes vientos para luego reanudar su camino recto. En resumen, el objeto era conducido como un ReportEightSaucersLandedInIdaho2planeador”[29].

En una fecha no determinada de principios de julio, la señora Olavick estaba en su cocina en el 2101 East Hawthorne Street, de Tucson, Arizona, mientras la señora Down estaba en el jardín. De repente la señora de Down llamó a su vecina emocionada. Era cerca del mediodía, con un cielo sin nubes. Un poco al Norte había una sola nube escamosa, a una altura difícil de calcular, pero probablemente a 3,000 metros. Dentro y fuera de esta nube entraban y salían objetos blancos que se movían arriba y abajo en el cielo de un modo irregular, en ocasiones desaparecían en o por encima de esta nube extraña. Se mantuvieron en observación durante 5 o 6 minutos, cuando de repente todo el grupo de cosas blancas desaparecieron en o por encima de esta nube. Un minuto después un nuevo objeto salió de la nube. Era de dos a tres veces mayor que los objetos blancos vistos anteriormente. Detrás del objeto más grande, los objetos observados anteriormente volaron en formación de “V” o cuatro objetos directamente detrás del más grande, luego una fila de tres y, finalmente, dos objetos en la línea final. Una vez que los dos últimos objetos se unieron a la formación, todos partieron como una flecha apuntando hacia el Norte-Este, hacia arriba, de modo que por 2 o 3 segundos habían desaparecido de la vista. Los testigos no supieron qué pasó con la nube, después de la salida de los objetos. Creyeron que tuvieron la oportunidad de observar aviones secretos de EU, aunque lo más probable es que fuera un arreglo de globos con reflectores de radar.

Se acercaba el 4 de julio y todo parecía indicar que los platos voladores estarían presentes. En esos días los marcianitos verdes celebraban la independencia de USA, 50 años después celebrarían la de México (¿o no es así Maussán?)

REFERENCIAS

Anónimo, Mystérieux projectiles au-dessus des Maritimes, La Presse, Montréal, Québec, le jeudi 3 juillet 1947, page 3.

Bloecher Ted, Report On The UFO Wave of 1947, sin pie de imprenta, 1967.

Bougard Michel, Des Soucoupes Volantes aux OVNI, SOBEPS, J. P. Delarge, 1976. 287 s.

Cerny C. Paul, 1947 Crashed Saucer Report, MUFON UFO Journal, February 1981. Pág. 14.

eCode=NARA-PBB1-12

Escobar Sotomayor Héctor, 500 años de ovnis en México I. México y los ovnis Primera parte (1521-1977), Mina Editores, México, 1995.

Escobar Sotomayor Héctor, 500 años de ovnis en México II. México y los ovnis Segunda parte (1978-1995), Mina Editores, México, 1995.

Hall Michael David & Connors A. Wendy, Alfred Loedding & The Great Flying Saucer Wave of 1947, Rose Press, Albuquerque, New Mexico, 1998. 192 s.

Hall Michael David, UFOs: A Century of Sightings, Galde Press Inc., Lakeville, Minnesota, 1999. 398 s.

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/07/el-pais-de-las-7-luminarias-primera-parte/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/08/el-marcianito-de-la-alberca/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/08/el-pais-de-las-7-luminarias-2/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/08/el-pais-de-las-7-luminarias-final/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/08/las-mareas-rojas-y-luminiscentes/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/02/el-da-despus-de-roswell/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-2/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-3/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-4/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-5/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-6-2/

http://users.skynet.be/sky84985/chron9.html

http://www.bluebookarchive.org/page.aspx?Pag

http://www.bluebookarchive.org/page.aspx?PageCode=NARA-PBB1-13

http://www.collectionscanada.gc.ca/base-de-donnees/ovni/001057-119.01-f.php?&isn_id_nbr=13019&page_id_nbr=4686&record_id=13019-4686-10608&interval=20&&PHPSESSID=vqr8qm1gn068kurt4u9nr7avt1

http://www.nicap.org/1947.htm

http://www.nicap.org/NSID/NSID_DBListingofPhysicalTraceCases.pdf

http://www.nicap.org/stmaries470703dir.htm

http://www.nicap.org/waves/1947fullrep.htm

http://www.noufors.com/observations_d_ovnis_%E0_travers_le_canada.html

http://www.ufologie.net/press/

Lorenzen E. Coral, The Great Flying Saucer Hoax. The UFO facts and their interpretation, The William-Frederick Press, Phoenix, 1962. 257 s.

Ruppelt J. Edward, The Report on Unidentified Flying Objects, Doubleday & Company, Inc., New York, 1956. 278 s.

Valle Jacques, Pasaporte a Magonia, Plaza & Janes, Barcelona, 1972. 544 s.

washingtonvillager3jul1947f.htm

www.cufos.org/BB_Unknowns_1_7.pdf


[1] Escobar Sotomayor Héctor, 500 años de ovnis en México I. México y los ovnis Primera parte (1521-1977), Mina Editores, México, 1995.

Escobar Sotomayor Héctor, 500 años de ovnis en México II. México y los ovnis Segunda parte (1978-1995), Mina Editores, México, 1995.

[2] Escobar Sotomayor Héctor, 500 años de ovnis en México I. México y los ovnis Primera parte (1521-1977), Mina Editores, México, 1995. Pág. 26.

[3] Ver: http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/07/el-pais-de-las-7-luminarias-primera-parte/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/08/el-pais-de-las-7-luminarias-2/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/08/el-pais-de-las-7-luminarias-final/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/08/las-mareas-rojas-y-luminiscentes/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/08/el-marcianito-de-la-alberca/

[4] Lorenzen E. Coral, The Great Flying Saucer Hoax. The UFO facts and their interpretation, The William-Frederick Press, Phoenix, 1962. 257 s.

[5] Valle Jacques, Pasaporte a Magonia, Plaza & Janes, Barcelona, 1972. 544 s.

[6] Bougard Michel, Des Soucoupes Volantes aux OVNI, SOBEPS, J. P. Delarge, 1976. 287 s.

[7] Ver la revista Phenomena, No. 35, Francia, 1997, Pág. 8.

[8] Ver los libros de Edward J. Ruppelt y Ted Bloecher.

[9] www.cufos.org/BB_Unknowns_1_7.pdf

[10] Los nombres no aparecen en el libro de Ruppelt, pero sí en el de Bloecher.

[11] Hall D. Michael & Connors A. Wendy, Alfred Loedding & The Great Flying Saucer Wave of 1947, Rose Press, Albuquerque, New Mexico, 1998. Pág. 39.

[12] Hall D. Michael & Connors A. Wendy, Alfred Loedding & The Great Flying Saucer Wave of 1947, Rose Press, Albuquerque, New Mexico, 1998. Pág. 39.

[13] Bloecher Ted, Report On The UFO Wave of 1947, sin pie de imprenta, 1967.

[14] Bougard Michel, Des Soucoupes Volantes aux OVNI, SOBEPS, J. P. Delarge, 1976. Pág. 34.

[15] www.cufos.org/BB_Unknowns_1_7.pdf

[16] Hall Michael David, UFOs: A Century of Sightings, Galde Press Inc., Lakeville, Minnesota, 1999. Pag. 40.

[17] Bloecher Ted, Report On The UFO Wave of 1947, sin pie de imprenta, 1967.

[18] Hall Michael David, UFOs: A Century of Sightings, Galde Press Inc., Lakeville, Minnesota, 1999. Pag. 40.

[19] Valle Jacques, Pasaporte a Magonia, Plaza & Janes, Barcelona, 1972. 544 s.

[20] Cerny C. Paul, 1947 Crashed Saucer Report, MUFON UFO Journal, February 1981. Pág. 14.

[21] Hall Michael David, UFOs: A Century of Sightings, Galde Press Inc., Lakeville, Minnesota, 1999. Pág. 41.

[22] Anónimo, Mystérieux projectiles au-dessus des Maritimes, La Presse, Montréal, Québec, le jeudi 3 juillet 1947, page 3.

[23] Hall Michael David, UFOs: A Century of Sightings, Galde Press Inc., Lakeville, Minnesota, 1999. Pág. 41.

[24] Hall Michael David, UFOs: A Century of Sightings, Galde Press Inc., Lakeville, Minnesota, 1999. Pág. 44. Ver también http://www.nicap.org/1947.htm

[25] http://www.collectionscanada.gc.ca/base-de-donnees/ovni/001057-119.01-f.php?&isn_id_nbr=13019&page_id_nbr=4686&record_id=13019-4686-10608&interval=20&&PHPSESSID=vqr8qm1gn068kurt4u9nr7avt1

[26] http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-4/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-6-2/

[27] Anónimo, Report Eight Saucers Landed in Idaho, Las Vegas Review-Journal, July 7, 1947.

[28] Hall Michael David, UFOs: A Century of Sightings, Galde Press Inc., Lakeville, Minnesota, 1999. Pág. 44.

[29] Hall Michael David, UFOs: A Century of Sightings, Galde Press Inc., Lakeville, Minnesota, 1999. Pág. 44.

12 Comments

Page 1 of 1

Post Comment