Archivo de la categoría: Criptozoología

Puesteros cazaron a un ser de aspecto humanoide, peludo y de grandes colmillos

Puesteros cazaron a un ser de aspecto humanoide, peludo y de grandes colmillos

6 DE AGOSTO DE 2010

Por GUSTAVO PARDO, El Tribuno

Dos puesteros de un paraje del cerro El Crestón, ubicado a unos 40 kilómetros al oeste de San José de Metán cazaron, hace dos semanas, a un extraño ser de aspecto humanoide pero de descomunales y afilados incisivos. Renace el Mito del Ucumar.

La similitud de este ejemplar con los relatos locales sobre el mítico “Ucumar” -aquella figura antropomorfa, cubierta de pelo corto y negro-reaviva en Salta el debate sobre la existencia del yeti local.

La presencia de un ser de tales características ha sido noticias desde hace décadas en las zonas boscosas del sur de la provincia, especialmente en Rosario de la Frontera, donde se suman los testimonios.

La fotografía de los despojos del ejemplar baleado en las alturas nuboselváticas del cerro El Crestón fue realizada por Martín, un metanense que no quiso dar su nombre, en el puesto de los arrieros que le dieron muerte.

La imagen -capturada con un celular- muestra claramente a un ejemplar homínido, con largos colmillos y ojos saltones.

La historia

Los puesteros en cuestión son un hombre mayor, de 79 años y cuyas iniciales son J.S. El otro individuo es su sobrino, E.S.

Ambos reclamaron el anonimato para preservar la zona de una avalancha de curiosos.

De manera casi tímida, Martín contó en exclusiva a El Tribuno sobre su experiencia con el extraño ser, durante una visita a los puesteros, sus amigos: “Ese sábado llegué allí y me dijeron lo que les había sucedido durante la madrugada. Entré a la casa y ahí estaba, colgado de las patas, con sus manos a un costado y extendidas hacia el piso”, comienza.

Sin prisa pero sin pausa, prosiguió: “les pregunté qué era, y no me supieron responder. Sólo me dijeron que por la oscuridad de la noche, ellos habían pensado que se trataba de un puma o un duende, porque sólo le vieron esos ojos enormes verdes brillando a la luz de una linterna”.

Según el joven J.S. y E.S., habían salido la noche del 23 de julio a juntar ganado, ya que al otro día tenían una “marcada”.

En medio de la oscuridad, oyeron un ruido casi ensordecedor sobre el filo de uno de los cerros que rodea a su terreno. Con la linterna alumbraron, y se dieron con dos enormes ojos verdes que casi les paralizó sus corazones. “Me dijeron que pensaron que se trataba de un duende, entonces para asustarlo hicieron un tiro, con tanta mala suerte que le pegaron en la cabeza”, dijo.

Al parecer, la bala le ingresó por el maxilar inferior izquierdo, saliendo por el arco superciliar derecho. A causa del impacto, el supuesto “ucumar” cayó desplomado al instante. “Los perros que los acompañaban, acostumbrados a buscar chanchos, salieron disparados hacia el cuerpo y cuando mis amigos corrieron detrás de ellos, se dieron con eso”.

Los dos gauchos llevaron los restos hacia su rancho, para poder analizarlo más detenidamente. Al otro día, con la luz del sol, no dudaron ni un instante: habían cazado a un ucumar, aunque claro, para aseverarlo es necesario un estudio en profundidad de lo hallado. Por ahora todo son especulaciones y sospechas.

Lo que sí se puede afirmar es que los especialistas veterinarios consultados por El Tribuno, aseguran que el ejemplar “cazado” por casualidad no es de la zona.

Tiraron el cuerpo al fondo de un barranco de la zona

Martín siguió contando lo que vivió con los puesteros del cerro El Crestón. Señaló que “el sábado a la mañana, J.S. nos pidió que le cortemos la cabeza y que arrojemos lejos el cuerpo, porque no quería ser víctima de ninguna venganza”.

La venganza que hizo referencia Martín es porque, supuestamente, el ser encontrado es un “pichón” o cría de un “ucumar”, que podría tomar alguna represalia con él por haber disparado y dado muerte a su hijo.

El hecho de que sería una cría lo afirman por el tamaño del diámetro del cráneo del ejemplar, que mide unos 15 centímetros. Calculan la altura del ser en unos 60 ó 70 centímetros.

“Por lo general la gente que vive en estas zonas cree mucho en estas cosas: los duendes, el “ucumar”…y la verdad es que debo confesar que yo también sentí miedo. En un momento pensé en traer el cuerpo a Metán, pero después me atemoricé”, dijo el muchacho que dialogó con El Tribuno.

Martín dijo que “le cortamos la cabeza, que quedó en el rancho. Pero al cuerpo lo envolvimos en varias bolsas y lo tiramos a un barranco”.

J.S., el propietario del rancho donde ocurrieron los extraños sucesos vive solo en la zona. Su vecino más cercano está a 15 kilómetros de distancia. El hombre recibe, de manera esporádica, la visita de alguno de sus sobrinos.

“Tenía dedos en manos y pies”

El testigo que tuvo en sus manos el cuerpo del homínido cazado, contó que “estaba cubierto de pelo corto y negro en todo el cuerpo, menos en su rostro; era algo impresionante ver el tamaño de esos incisivos”.

Señaló, además, que la figura antropomorfa poseía dedos en sus manos y pies.

“La verdad es que fue una experiencia única, jamás me había pasado ver algo así. Cuando vamos para el puesto del cerro El Crestón encontramos por el camino pelos enganchados en los troncos de los árboles, como si se estuviera rascando. En la zona hay muchos animales, pero ninguno que tenga pelaje parecido al del ser que cazaron”, sostuvo Martín.

Leyendas y creencias

Consultado sobre si el arriero que cazó al ejemplar ya había tenido un encuentro similar, contestó que “me ha contado historias de alguna vez que el ’ucumar’ se le cruzó cuando realizaba sus tareas diarias y que dan mucho miedo, pero jamás escuché de alguien que haya tenido un cuerpo en sus manos como mis amigos, por suerte lo fotografié”.

http://informatesalta.com.ar/noticia/68980/puesteros-cazaron-a-un-ser-de-aspecto-humanoide-peludo-y-de-grandes-colmillos

Cazan a un humanoide que aterrorizó a dos arrieros

Cazan a un humanoide que aterrorizó a dos arrieros

30 Oct 2010

Fuente: El Tribuno

La leyenda del Ucumar habla de un ser sobrenatural similar a un mono o un oso que ataca a los humanos. Dos puesteros lograron atrapar a uno.

Por Leandro Fernández Vivas

imagex300x200La noche era total sobre el cerro El Crestón, ubicado cerca de la localidad de Metán, a 200 kilómetros de la capital de Salta. Los casi 4000 metros de altura ayudaron a que un grupo de nubes cubriera casi por completo el entorno que rodeaba a dos arrieros que juntaban su ganado para al otro día poder marcarlo.

4ccc8ccdd8165Cerro El Crestón

En medio de la noche y el silencio, un sonido, mezcla entre bocina, grito y graznido, paralizó a los dos puesteros. Al girar con hacia el origen del ruido se toparon a pocos metros con dos ojos verdes que los encandilaban. Por instinto, el mayor de ellos, elevó el fusil que llevaba consigo y disparó. El sonido cesó y los ojos se apagaron.

Escuchando los golpes de sus latidos en sus oídos tras el terrible susto, vieron como sus perros, quienes estaban algo alejados reuniendo el ganado, se acercaron y corrieron sobre el ente que hasta hace minutos se mostraba amenazante recortado contra el cielo en una ladera del cerro. Fueron tras los perros y encontraron, tendido sobre el pasto, un animal o algo parecido, con forma humana, dos brazos y dos piernas, cabeza pequeña con grande y fuertes colmillos; estaban frente a un Ucumar.

Según una leyenda difundida en toda la zona salteña, el Ucumar es una especie de mono-oso, de baja estatura cubierto completamente de pelo negro y corto que ataca al ser humano apenas lo ve o se lo encuentra en la selva o el monte.

4ccc8dfb21908Esta vez, el encuentro había sido al revés, desfavorable para la extraña criatura. Los arrieros, dejaron de lado sus miedos y cargaron con el cuerpo ya sin vida del ser. El disparo había ingresado por debajo de la mandíbula y había salido por la cabeza.

La noticia del hallazgo del humanoide, ocurrida a fines de septiembre, fue difundida por el diario salteño El Tribuno, el periodista que realizó la investigación, Gustavo Pardo, explicó a 24CON que no es común que en esta zona aparezcan este tipo de seres míticos, pero desde hace unos meses los rumores se habían intensificado: “Hablamos con vecinos y hasta con los mismos puesteros, es gente muy humilde que cree mucho en las tradiciones y las historias folclórica y todo lo relaciona con eso, pero tienen las fotos del animal y el cuerpo está siendo analizado para saber qué es”.

4ccc8cffd08fcVecino contando la historia a metros de la base del cerro

Uno de los vecinos del paraje cercano al cerro le contó a Pardo como fue su encuentro con el cadáver del Ucumar: “Ese sábado llegué allí y me dijeron lo que les había sucedido durante la madrugada. Entré a la casa y ahí estaba, colgado de las patas, con sus manos a un costado y extendidas hacia el piso. Les pregunté qué era, y no me supieron responder. Sólo me dijeron que por la oscuridad de la noche, ellos habían pensado que se trataba de un puma o un duende, porque sólo le vieron esos ojos enormes verdes brillando (…) me dijeron que pensaron que se trataba de un puma o un duende, entonces para asustarlo hicieron un tiro, con tanta mala suerte que le pegaron en la cabeza”.

Tras la inspección de algunos vecinos, el dueño de casa, un hombre de 79 años quién efectuó el mortal disparo la noche anterior, prefirió deshacerse del cuerpo por miedo a que otro Ucumar viniera a buscar. Según los testigos, el ser cazado sería un “pichón” y era posible que su madre lo esté buscando. Le cortaron la cabeza, para guardarla como prueba, y arrojaron el cuerpo por un barranco. Sin embargo, cuando la noticia corrió por Salta, los restos fueron recuperados para ser analizados.

4ccc8d1fc97f6Mono Caí

“Están haciendo un estudio sobre los restos, los primeras indicios muestran que se trata de un homínido, de ojos saltones, dientes largos y afilados, tetrápodo (cuatro extremidades), de pelo corto negro y con dedos en las manos y en los pies. El cráneo tiene un diámetro de 15 centímetros y la altura habría sido de entre 6 y 70 centímetros. Se cree que sería un mono caí, que igualmente sería un hallazgo porque no son de esta zona y no es común encontrarse con uno” finalizó Pardo.

Los análisis sobre los restos aún no han finalizado y no se ha publicado ningún informe oficial sobre que sería el animal cazado, no obstante los veterinarios de la zona de Metén se quedaron sorprendido al ver las fotos y no pudieron identificar a que especie corresponden los restos.

Desde Ituzaingó, en el oeste del Conurbano, el ufólogo y divulgador científico Asdrúbal Acosta apuntó lo que podría ser la solución al caso del Ucumar: “en Puerto Rico le dicen chupacabras, pero para la NASA es un EBE, Ente Biológico Extraterrestre. En Argentina se han reportado casos en amplias zonas de Salta y Santa Fe, en donde ha habido mutilación de otros animales por parte de estos EBE”.

4ccc8d53a7132Los estudios se están realizando sobre la cabeza y el cuerpo del supuesto Ucumar

Acosta lidera el grupo Ufo Investigaciones que durante el 2008 llevó adelante vigilias y experimentaciones sobre el fenómeno Ovni en la Base Aérea de Morón, y conduce dos programas radiales destinados a este tipo de fenómenos. Sobre los llamados chupacabras explicó que “se trata de ingeniería genética, no son animales autóctonos del planeta. Estos casos casi siempre son asociados por la gente que no conoce el fenómeno con el folclore y las leyendas del lugar. Estos EBE son androides con morfología humana diseñados para mutilar animales, para recolectar material biológico. Al animal le hacen un orificio, en la cabeza o en el pecho y le succionan la sangre y los órganos”.

“En 2002 fueron mutilados en argentina 200 animales, de cada uno retiraron, entre succión y ablación de órganos, 10 kilos de material, son 2000 kilos de material biológico y genético; eso no es para análisis, es para producción de alimentos, medicamentos o quizás más seres” finalizó el especialista.

https://www.24con.com/nota/47802-cazan-a-un-humanoide-que-aterrorizo-a-dos-arrieros/

Matan a legendario monstruo en Salta

Matan a legendario monstruo en Salta

Un hombre salteño arriaba ganado cuando fue sorprendido por dos ojos verdes que brillaban en la oscuridad. Le disparó a la criatura, que sería un Ucumar, especie de mono-oso legendario, aunque para los expertos podría ser un mono caí, que no es de la zona.

3.11.2010

Dos arrieros juntaban su ganado sobre el cerro El Crestón, a 200 kilómetros de la capital de Salta, cuando fueron sorprendidos por dos ojos verdes que los encandilaban. Uno de ellos, instintivamente, tomó su fusil y disparó, cuenta 24CON en base a información de El Tribuno.

Se acercaron junto a los perros y encontraron un animal de forma humana, con una pequeña cabeza y grandes colmillos. No tuvieron dudas de que se trataba de un Ucumar, especie de mono-oso de las leyendas, que ataca al ser humano en selvas y montes del interior argentino.

Gustavo Pardo, el periodista que realizó la investigación, contó a 24CON que las apariciones se habían intensificado en los últimos meses. “Hablamos con vecinos y hasta con los mismos puesteros, es gente muy humilde que cree mucho en las tradiciones y las historias folclóricas y todo lo relaciona con eso, pero tienen las fotos del animal y el cuerpo está siendo analizado para saber qué es”.

Un vecino del lugar le contó a Pardo su encuentro con el cadáver del Ucumar: “llegué allí y me dijeron lo que les había sucedido durante la madrugada. Entré a la casa y ahí estaba, colgado de las patas, con sus manos a un costado y extendidas hacia el piso”.

“Les pregunté qué era, y no me supieron responder. Sólo me dijeron que por la oscuridad de la noche, ellos habían pensado que se trataba de un puma o un duende, porque sólo le vieron esos ojos enormes verdes brillando”. Le contaron que “para asustarlo hicieron un tiro, con tanta mala suerte que le pegaron en la cabeza”.

Luego de que los vecinos lo vieran, el matador, un hombre de 79 años, decidió deshacerse del cuerpo por miedo a que otro Ucumar fuera a buscarlo. Sería una cría y su madre podría estar buscándolo. Le cortaron la cabeza como prueba y arrojaron su cuerpo por un barranco. Cuando la noticia recorrió Salta, los restos fueron recuperados para realizar un estudio.

Pardo contó que “los primeros indicios muestran que se trata de un homínido, de ojos saltones, dientes largos y afilados, tetrápodo, de pelo corto negro y con dedos en las manos y en los pies. El cráneo tiene un diámetro de 15 centímetros y la altura habría sido de entre 60 y 70 centímetros. Se cree que sería un mono caí, que igualmente sería un hallazgo porque no son de esta zona y no es común encontrarse con uno”.

https://www.montevideo.com.uy/Tiempo-libre/Matan-a-legendario-monstruo-en-Salta-uc123707

El Ucumar de Cerro El Creston, Argentina

El Ucumar de Cerro El Creston, Argentina

ucamar02Aunque la cabeza de la criatura se parece a un animal, los testigos declararon que tenía manos y dedos, y opinaron que era una especie de humanoide.

La historia original apareció en el periódico argentino El Tribuno (en Salta) el viernes 6 de agosto de 2010, y fue escrita por el periodista Gustavo Pardo.

El Ucumar, también conocido como el Ucumar-zupai o simplemente como Ucu, es una criatura parecida al Bigfoot que se cree que deambula por el paisaje montañoso de Chile y Argentina. Descrito como el tamaño de un perro grande que camina sobre dos patas, los nativos dicen que el ucumar come payo (una planta parecida a la col autóctona de la zona) y hace un sonido “uhu, uhu, uhu” que perfora las orejas.

Los rancheros capturan a un humanoide colmilludo y peludo

La leyenda del Ucumar Zupai renace en un desierto cerca de El Creston, a unos 40 kilómetros al oeste de San José de Metán. Metán se encuentra a 200 kilómetros de la capital de Salta.

El 23 de julio de 2010, un ranchero y su sobrino (quienes eligieron permanecer en el anonimato) salieron a sus campos para recoger su ganado en las cercanías de Cerro El Creston, unos 40 kilómetros al oeste de San José de Metan, cuando llegaron. Sobre una extraña criatura de apariencia humanoide, tenía incisivos inusualmente grandes y afilados. La similitud entre este espécimen y los cuentos locales del mítico “Ucumar”, la figura parecida a un hombre cubierta de pelo negro corto, ha renovado el debate en Salta sobre la existencia del “yeti” local. La presencia de una criatura con tales características ha sido noticia durante décadas en las áreas boscosas al sur de la provincia, particularmente en Rosario de la Frontera, donde se han recopilado testimonios de testigos presenciales. Martin, un residente de Metan que no quiso dar su nombre, tomó fotografías de los restos del espécimen abatido en el bosque nuboso de Cerro El Creston, en la propiedad de los rancheros que lo mataron. La foto, tomada con un teléfono celular, muestra claramente un espécimen homínido con largos colmillos y ojos sobresalientes.

La historia. Los rancheros son un hombre mayor, de 79 años, cuyas iniciales son J.S. y el otro es su sobrino, E.S. Ambos pidieron el anonimato para alejar a los buscadores de curiosidad. Casi con timidez, Martin le contó a El Tribuno sobre su experiencia con el extraño ser durante una visita a sus amigos, los rancheros. “Ese sábado llegué y me contaron lo ocurrido durante la mañana. Entré a su casa y allí estaba, colgando de sus pies, con las manos atadas a un lado y extendiéndose hasta el piso”. Tranquilamente, continuó su historia: “Les pregunté qué era y no lo sabían. Solo dijeron que en la oscuridad de la noche, pensaron que podría haber sido un puma o un duende, porque solo vieron sus enormes ojos verdes brillando a la luz de sus linternas”.

Según el joven, J.S. y E.S. habían salido la noche del 23 de julio para reunir al ganado, ya que planeaban marcar el ganado al día siguiente. En medio de la oscuridad, escucharon un sonido casi ensordecedor en el borde de una de las colinas que rodeaban su propiedad. Arrojaron luz sobre la fuente del ruido con la linterna, y se encontraron mirando a dos enormes ojos verdes que casi congelaron sus corazones”.

“Me dijeron que pensaban que era un duende, y para ahuyentarlo, dispararon. Tuvieron la mala suerte de golpearlo en la cabeza”. Aparentemente, la bala entró por la parte inferior izquierda de la mandíbula y salió por la cresta de la ceja superior derecha. Debido a este impacto, el supuesto “Ucumar” se derrumbó instantáneamente. “Los perros que estaban con nosotros, acostumbrados a encontrar cerdos salvajes, corrieron hacia el cadáver, y cuando mis amigos los ahuyentaron, se encontraron con que los dos gauchos llevaron los restos a su rancho para analizarlos más a fondo”.

Al día siguiente, a la luz del sol, no había ninguna duda al respecto: habían disparado un Ucumar, aunque para confirmarlo, sería necesario analizarlo más a fondo. Por el momento, todo lo que tenemos son especulaciones y sospechas. Lo que sí se puede confirmar es que los especialistas veterinarios consultados por El Tribuno afirman que el espécimen “cazado” por accidente no es originario de la región.

Carcasas lanzadas por un cañón

Martin continuó relatando sus experiencias con los rancheros de Cerro El Crestón. Señaló que “el sábado por la mañana, J.S. nos pidió que le cortáramos la cabeza y arrojáramos el cuerpo lejos, ya que no deseaba ser víctima de ninguna venganza”, que podría tomar represalias contra él por haber disparado y asesinado a sus crías. Afirman que era un “cachorro” debido al diámetro del cráneo del espécimen, que medía unos 15 centímetros. Calcularon la altura de la criatura en unos 60 a 70 centímetros.

“En general, las personas que viven en estas partes creen mucho en estas cosas: los duendes, los Ucumar … de hecho, debo admitir que sentí miedo. En un momento pensé en llevarle el cuerpo a Metán, pero me asusté”, dijo el amigo que habló con El Tribuno. Martin explicó que “le cortamos la cabeza, que se quedó en el rancho. Pero envolvimos el cuerpo en varias bolsas y lo tiramos por un cañón”. J.S. el dueño del rancho donde ocurrieron los eventos extraños vive solo en el área. Su vecino más cercano está a 15 kilómetros de distancia. El hombre es visitado por sus sobrinos de vez en cuando.

“Tenía dedos y dedos de los pies”

El testigo que consiguió sostener el cuerpo del homínido cazado explicó que “estaba cubierto de pelo negro corto por todo el cuerpo, excepto la cara. Fue impresionante ver el tamaño de su incisivo”. Agregó que la figura parecida a un hombre tenía los dedos de las manos y los pies. “La verdad es que fue una experiencia única. Nunca he visto nada igual. Cuando vamos al rancho en el Cerro El Creston, encontramos pelos pegados a los troncos de los árboles, como si “se” se rascara contra ellos. “Hay muchos animales en el área, pero ninguno con pelaje parecido al de la criatura que cazaron”, explicó Martin.

“Nunca vi nada así”

Marcelo Choque, un veterinario forense de la Policía Provincial de la División de Medio Ambiente del servicio, se sobresaltó cuando vio las fotografías del extraño cráneo del espécimen, disparado por un ranchero en las alturas del Cerro El Creston en Metán. “Nunca vi nada así. Claramente es una figura antropomórfica, pero no puedo decirles la especie. Y podría explicar mucho menos el tamaño exagerado de sus incisivos, que le dan una apariencia monstruosa”. El experto se detuvo a pensar por un momento y continuó. “No hay antropoides en el área donde lo dispararon. Y los que pertenecen a nuestra fauna no poseen de ninguna manera las características humanoides que se muestran en la foto. Si es un mono de algún tipo, sería una rareza, una especie no clasificada o una aberración genética. Estoy aturdido y creo que sería necesario viajar con un equipo de expertos al área donde se guarda el cráneo para realizar un análisis de los restos”.

4ccc8d53a7132Cuando la noticia se difundió en Salta, los restos, que fueron desechados en un barranco, fueron recuperados para su análisis.

Los oficiales de policía de Metán, encabezados por el subjefe Regino Monteros de la Unidad Regional 3, y constituidos por delincuentes de la fuerza policial, bomberos e infantería local, devolvieron los restos del extraño mamífero abatido por un ranchero que vive en las alturas del Cerro El Crestón, reviviendo la antigua leyenda del Ucumar, una especie de “yeti” de la región de Salta. La gente fue guiada por dos hermanas, Marian y Claudia Miranda, leñadoras, y caminaron siete horas para llegar al lugar y cinco horas atrás, solo para bajar la cabeza y el cadáver peludo de este espécimen hasta entonces desconocido en el área.

Los restos de la carcasa pequeña y de colmillos grandes se colocaron en un paquete especial que se enviará a la ciudad de Salta, donde se someterán a un análisis experto. Este tema mereció la apertura de procedimientos legales por Mario Dilascio, Segundo Juez de Instrucción del Distrito Judicial del Sur. El magistrado emitió instrucciones precisas para enviar las muestras de inmediato a la ciudad capital para que los científicos las analizaran, a fin de realizar una clasificación precisa de las características del antropoide y determinar las razones que aparentemente lo alejaron de su hábitat natural.

El 20 de octubre de 2010 lo informó Tribuna:

“Están haciendo un estudio de los restos, las primeras indicaciones son que se trata de un homínido, ojos saltones, dientes largos y afilados, tetrápodo (cuatro extremidades), pelo corto y negro y dedos en las manos y los pies. El cráneo tiene un diámetro de 15 centímetros y la altura habría sido entre 6 y 70 centímetros. Se cree que es un mono, lo que también sería un hallazgo, porque no hay monos viviendo en esta área. El análisis de los restos aún no se ha finalizado y no ha publicado ningún informe oficial. Sin embargo, el veterinario local se sorprendió al ver las fotos y no pudo identificar qué especie sería”.

Parece que nunca se ha emitido un informe oficial. Esto sugeriría que no podrían identificarlo como un animal. Probablemente sea un niño muy pequeño de un tipo de Bigfoot, u otro tipo de homínido desconocido.

http://www.soul-guidance.com/houseofthesun/dp09/dp09ucumar.html

Las huellas encontradas pueden ser de Ucumar, el Bigfoot argentino

Las huellas encontradas pueden ser de Ucumar, el Bigfoot argentino

30 de marzo de 2019

Paul Seaburn

¿Hay un levantamiento de críptidos en marcha en Argentina? Inmediatamente después de los informes de un segundo asesinato en ese país atribuido al succionador de sangre, el Chupacabras[1], un agricultor en la montañosa provincia de Salta, en el noroeste de Argentina, ha revelado huellas humanoides grandes e inusuales de una criatura humanoide igualmente grande e inusual de la que se sospecha matando a muchos de sus animales de granja. Los residentes de la ciudad donde se encuentra la granja culpan de los extraños asesinatos a un Ucumar o Ucumar-Zupai, el legendario Yeti Salteño, el Yeti o Bigfoot de Salta. ¿Un qué?

“La noche anterior a la aparición de las huellas nos sorprendió el llanto de los perros, ladrando y llorando desconsoladamente. Pensamos que eran ladrones y el cuidador hizo algunos disparos en el aire para asustarlos y después de los disparos, los perros se calmaron de inmediato. Lo extraño es que cuando hay gente, los perros suelen ladrar, no lloran”.

Nelson Colque, propietario de la finca Don Rosa, le dijo a El Tribuno de Salta el 27 de marzo que notó que faltaban algunas de sus cabras el día después del incidente del llanto de los perros, que fue unas semanas antes de que lo reportara. Él y algunos otros fueron a las montañas a buscarlos. El terreno aún era suave debido a las lluvias recientes y, mientras buscaban huellas de cabras, notaron las extrañas huellas humanoides en varias áreas. Afortunadamente, Colgue tomó fotos y también las midió. (Vea una imagen aquí).

“Pero nos llamó la atención, el tamaño de la huella, tenía entre 12 y 15 centímetros de ancho y unos 25 o 30 centímetros de largo, debido a la proporción, la verdad es que no es una huella normal”.

“No es una huella normal”. Es una subestimación. Tenía 4.75 a 5.9 pulgadas de ancho y 9.8 a 11.8 pulgadas de largo, mucho más ancho y algo más largo que una impresión humana promedio. La forma de la impresión y esas medidas, junto con el recuerdo de un incidente similar el año pasado cuando un vecino encontró un cerdo de 20 kg (44 libras) desgarrado, lo convencieron de que no era un perro salvaje o puma, que no se conoce que esté en la zona de todos modos

brown-bears-928807_1920-570x388¿Qué pasa con un oso?

El informe de El Tribuno sugirió que podría ser un Ucumar y citó un origen y una descripción de la bestia mítica del historiador, escritor y poeta Carlos Jesús Maita.

“Este ser es un tipo de híbrido entre humano y animal, con una mezcla de oso, hombre y mono. Surgió de acuerdo con las relaciones carnales entre compadres y comadres, o entre un patrón y un sirviente, donde el hijo estaba escondido en algún bosque o jungla, y terminó viviendo en el bosque, y así es como habría surgido el humanoide”.

¿Relaciones oso-hombre-mono? Seguro que saben cómo festejar en Argentina, pero no es la única descripción del Ucumar. Ucumar y Ukumari son nombres para el oso de anteojos casi extinto, que es el único oso nativo de América del Sur y principalmente vegetariano, y algunos dicen que el Ucumar es un medio oso peludo, mitad humano. Para que sea la criatura que roba cabras de la granja de Don Rosa, tendría que ser más alta que un oso de anteojos y tener pies humanos.

659px-Spectacled_Bear_-_Houston_Zoo-570x519Oso de anteojos en el zoológico de Houston

Ha habido avistamientos anteriores del Yeti de Salta. El Tribuno informó sobre un supuesto Ucumar en 2010, cuando dos hombres mataron y decapitaron a una extraña criatura humanoide y las fotos de su cabeza tenían muchos temiendo que fuera el Ucumar. Prevalecieron los de cabeza más fría y determinaron que la pequeña criatura era un simio, aunque no uno de los monos nativos del área.

¿Es la criatura que hizo las huellas fotografiadas por Nelson Colque un mono? ¿Un oso o un oso-humano o un oso-mono-humano híbrido? ¿Un humano con los pies deformados, con miedo a los zapatos y una inclinación por las cabras? ¿Algo más? Seguiremos observando.

https://mysteriousuniverse.org/2019/03/footprints-found-may-be-from-ucumar-the-argentine-bigfoot/


[1] Para los gringos Latinoamérica es un solo país. Los casos de supuesto ataque de chupacabras fueron en Honduras.