Archivo de la categoría: Criptozoología

Cuando la Bestia del Gévaudan aterrorizó Francia

Cuando la Bestia del Gévaudan aterrorizó Francia

Miss Cellania

En el punto donde la creencia en los monstruos sobrenaturales del bosque se superpone a la nueva era de la distribución de los periódicos se encuentra la historia de la Bestia del Gévaudan. A partir de 1764, el pueblo de la región francesa del Gévaudan sufrió 100 muertes y casi 300 heridas atribuidas a una bestia desconocida. El país estaba fascinado por los relatos de prensa de los ataques, y las descripciones de testigos oculares de los que sobrevivieron.

Los individuos pudieron haber tenido cierto éxito al defenderse, pero los cazadores oficiales no tenían ninguno. En febrero de 1765, los d’Ennevals, un dúo de cazadores padre-hijo de Normandía, anunciaron que viajarían al Gévaudan para eliminar a la bestia. Jean-Charles, el padre, se jactó de que ya había matado a 1,200 lobos, información relevante suponiendo que el depredador era, de hecho, un lobo. Pero nadie estaba seguro de eso. “Es mucho más grande que un lobo”, escribió Lafont en un informe temprano. Tiene un hocico parecido a un ternero largo y cabello muy largo, lo que parece indicar una hiena.

Duhamel describió al animal como aún más fantástico. En sus palabras, tenía un “pecho tan ancho como un caballo”, “un cuerpo tan largo como el de un leopardo”, y un pelaje que era “rojo con una franja negra”. Duhamel concluyó: “Sin duda pensarás, como yo, que este es un monstruo (híbrido), cuyo padre es un león. Queda por ver a su madre.

Otros testigos afirmaron que la bestia tenía habilidades sobrenaturales. “Podría caminar sobre sus patas traseras y su piel podría repeler las balas y tenía fuego en los ojos y volvió de los muertos más de una vez y tenía una capacidad de salto increíble”, dice Smith.

Mientras que el animal podría haber sido un león u otra criatura exótica escapada, muchos investigadores modernos creen que la bestia del Gévaudan era un lobo particularmente grande, o lobos. Después de que los relatos del periódico se apagaron, los ataques de la bestia continuaron hasta 1767, aunque los encuentros normales con lobos permanecieron. Lea the saga of Beast of Gévaudan en Smithsonian.

Una revisión de Neanderthal: The Strange Saga of the Minnesota Iceman, Parte 1

Una revisión de Neanderthal: The Strange Saga of the Minnesota Iceman, Parte 1

Un libro sobre un caso de animales misteriosos eternamente popular y notorio finalmente ha sido traducido al inglés…

Por Darren Naish

23 de abril de 2017

Crédito: izquierda: l’Oeil du Sphinx, derecha: Anomalist Books

He escrito bastante acerca de criptozoología aquí últimamente, debido principalmente a la reciente aparición de Hunting Monsters (Naish 2016). Este libro – en papel impreso aquí en el Reino Unido – cristaliza varias de las hipótesis sobre criptozoología temáticas entretenidas y discutidas en Tet Zoo a lo largo de los años.

Cubierta de Heuvelmans (2016). La portada muestra la imagen compuesta del iceman que Heuvelmans ensambló. Crédito: Darren Naish

Un artículo reciente aquí, basado en una sección de texto incluida en Hunting Monsters, cubría el notorio caso del Minnesota iceman. Dije que había aparecido un nuevo y esperado libro sobre este tema, pero que aún no lo había visto. Bueno, ahora no sólo lo he visto, sino también lo he leído, y hoy voy a revisarlo. El libro en cuestión es Neanderthal: the Strange Saga of the Minnesota Iceman (Heuvelmans 2016), y es el libro más curioso e interesante.

La historia principal del iceman es familiar. Si necesita una cartilla, consulte el artículo anterior. Como si las circunstancias iniciales no fueran suficientemente sospechosas (una exposición itinerante muy clara en la tradición de las ferias, del tipo “¿Es real? ¡No creerá lo que ve!”, inicialmente comercializada como la “criatura de Siberskoya” (o “criatura de Siberskoye”), y se puede ver por una pequeña tarifa al público), incluso tenemos el nombre de una persona declarada como el fabricante-del-modelo (Howard Ball), y conocemos un modelo (hoy en exhibición en el Museum of the Weird, Austin, Texas) que la mayoría de la gente dice coincide exactamente con su recuerdo de lo que parecía el original. Por muy justificable que pudiera ser considerar todo el caso como ridículo e indigno de consideración científica desde fuera, el factor clave que transformó la historia del iceman en un incidente internacional (véase Regal 2013) es que varias personas bien informadas se convencieron de que era Real, o por lo menos se interesaron en la posibilidad de que pudiera ser.

Bernard Heuvelmans con uno de los modelos del pterosauro del palacio de cristal. La foto data de algún tiempo en la década de 1950. Crédito: Michell & Rickard 1982

Entre los convencidos de su realidad estaba el “padre de la criptozoología” Bernard Heuvelmans (1916-2001), quien junto con su colega Ivan T. Sanderson – también un personaje formativo por sus escritos sobre supuestos animales misteriosos – examinó al hombre del hielo en persona en 1968 En 1969, Heuvelmans publicó un breve artículo técnico sobre la criatura (es decir que el artículo es de autor único y no coescrito con Sanderson, más sobre eso en un momento) (Heuvelmans 1969), y en 1974 fue co-autor de todo un libro – L’Homme Néanderthal est Toujours Vivant (Neanderthal Man is Still Alive) – sobre toda la historia. Aunque este libro se menciona en cada discusión publicada del iceman, (a pesar de ver una reimpresión de 2011) ha sido muy difícil de obtener (como muchas de las obras de Heuvelmans, se ha convertido en un buscado y costoso artículo de coleccionista) y no traducido de el francés original.

Cubierta de 2011 del volumen Heuvelmans y Porchnev L’Homme Néanderthal est Toujours Vivant. La cubierta ofrece una de varias ilustraciones que representan a Heuvelmans junto con los homínidos misteriosos que él endosó. Crédito: l’Oeil du Sphinx

Por lo tanto, fue una sorpresa agradable escuchar en 2015 que el criptozoólogo y autor Loren Coleman había aprendido de la terminación de una traducción de Paul LeBlond y de la exitosa aventura de Coleman y LeBlond para ver dicha traducción publicada en los Estados Unidos.

LeBlond – un oceanógrafo de profesión pero bien conocido por su interés en los monstruos del mar y de lago (ver los artículos anteriores de Tet Zoo sobre the Cadborosaurus Wars) – había traducido el volumen en su propio tiempo libre. Retitulado Neanderthal: the Strange Saga of the Minnesota Iceman (Heuvelmans 2016), la obra no incluye una sección separada por el economista, historiador y biólogo ruso Boris Porchnev, pero es sin embargo muy bienvenida. Es de pasta blanda económico y bien diseñado, y es muy interesante – por fin – escuchar la versión completa de Heuvelmans de los eventos.

Mis re-dibujos del iceman de Minnesota según lo interpretado por Heuvelmans y Sanderson, basado en las fotos de Heuvelmans y el dibujo de Alika Lindbergh (= Monique Watteau). Imágenes en el dominio público. Crédito: Darren Naish

En 12 capítulos, Heuvelmans describe todos los pasos de la historia. De inmediato se deduce de los títulos de los capítulos que creía en una conspiración de silencio que afectó su investigación y cómo fue recibida (hay capítulos titulados “Capa y Espada” y “El muro de la Incredulidad”). Los últimos capítulos prometen proporcionar su interpretación específica del significado zoológico y evolutivo de la criatura (“Lo que realmente era” y “Una historia de los hombres-bestia”), y eran los que yo más estaba deseando leer. El libro termina con una serie de apéndices y una postfacio de Loren Coleman.

El estilo de escritura de Heuvelmans es muy diferente al que encontramos en las obras más familiares para los lectores de habla inglesa (On the Track y In the Wake). Él es menos formal, más rápido, más enojado. También es evidente a lo largo del libro que todo el asunto del iceman llevó a una pelea entre Heuvelmans y su gran amigo y colega, Ivan Sanderson. Heuvelmans declara en varias ocasiones que consideraba ciertas declaraciones de Sanderson como imprudentes o basadas en un mal juicio; algunas de las acciones en cuestión están bien establecidas en el registro público y ya han sido observadas por otros como extrañas dado que Sanderson aparentemente estaba tratando de obtener la aceptación oficial de la cosa como un cadáver real (Naish 2016). Hay buenas razones para pensar que Sanderson estaba interpretando todo este episodio como un showman, porque, básicamente, eso es lo que era – he llegado a la conclusión de que él deliberadamente se dedicaba a la propaganda y al bombo del misterio porque así se ganaba la vida; nunca estuvo interesado en ninguna de estas cosas por razones honestas y científicas. Por cierto, Sanderson no estaba de acuerdo con la premisa principal de Heuvelmans sobre el iceman (que era un Neanderthal); este desacuerdo no está cubierto en este libro.

Las opiniones de Sanderson sobre el iceman eran algo diferentes de las de Heuvelmans. A la izquierda, su versión parecida a un simio del iceman (Heuvelmans es crítico de esta versión en su libro). A la derecha, uno de los varios libros de Sanderson sobre animales e historia natural. Como de costumbre, me asombra la poca imaginería relevante para Ivan Sanderson (lease: ninguna) que ha sido lanzada en línea a través de creative commons. Crédito: Ivan Sanderson

Anatomía de un cadáver, o no. Una cosa que el libro no cumplió – para mi decepción, lo lamento – es la anatomía del supuesto “cadáver” en sí. No me malinterpreten, no espero que un libro popular incluya una pesada y técnica discusión de las minucias anatómicas. Pero yo esperaba que hubiera una discusión razonable de los diversos detalles anatómicos convincentes por los que Heuvelmans y Sanderson estaban impresionados. En lugar de eso, sólo tenemos algunas breves referencias a la vegetación que se ve atrapada en los dientes, parásitos en la piel y alguna discusión sobre el tamaño de la cabeza y la anatomía de las manos y los pies, no revelación detallada y documentación de estas características.

Frank Hansen – dueño del iceman – con el objeto sí mismo. Crédito: Costello 1984

Que las proporciones notables del iceman no son congruentes con el argumento de Heuvelmans que representaba a un Neanderthal relicto se explican de dos maneras. En algunos casos, las diferencias en cuestión (en el tamaño del cráneo y la altura total, por ejemplo) se ponen a una trayectoria evolutiva continua no registrada en el registro fósil (incluso él coloca el espécimen como el producto del “resultado final extremo de la acelerada evolución neandertal”).

La hipótesis primaria de Heuvelmans era que el iceman representaba a una población que descendió de los Neandertales del Pleistoceno. Aquí está el cráneo clásico de La Chapelle aux Saints Neanderthal. Crédito: Luna04 Wikimedia (CC BY-SA 3.0)

Y en otros (el pulgar proporcionalmente largo y esbelto del iceman: un contraste real con el pulgar del conocido del Neanderthal a partir de fósiles[1]), Heuvelmans enfatiza deliberadamente las opiniones minoritarias de ciertos eruditos, postulando que la opinión de consenso podría estar equivocada (él anota por lo menos dos veces en el libro que el pulgar del iceman es aparentemente un carácter neotenous, una hipótesis interesante era el iceman real pero uno que contradice los datos establecidos en la mano real del Neanderthal). En última instancia, está claro – contrario a lo que siempre había esperado – que Heuvelmans no tenía la intención en este libro de incluir la discusión completa, detallada, anatómica que siempre prometió… más sobre eso más tarde.

Capa y espada. De hecho, una parte significativa de la historia se refiere al extraordinario relato de “”Capa y espada” (para usar las propias palabras de Heuvelmans), en el cual se alega que el cuerpo fue sacado de contrabando de Vietnam a través de una ruta de tráfico ilícito de drogas. Viendo que las historias sobre el iceman que se descubre congelado en el hielo del mar o encontrado y matado en los bosques salvajes de Minnesota son tan insostenibles, Heuvelmans discute, él contesta en cambio que el cuerpo fue recogido por su custodio – Frank Hansen – y contrabandeado a los EEUU en un notable ejemplo de una empresa compleja y con visión de futuro. Citando el libro de 1972 The Politics of Heroin in Southeast Asia y varios actos políticos, acontecimientos y declaraciones relevantes para el contrabando y el tráfico en Vietnam, Heuvelmans va tan lejos como sugerir que toda la operación del narcotráfico puede incluso haber sido originado del evento específico que involucró al iceman – que estableció el plan que luego se convirtió en un procedimiento estándar en las operaciones de contrabando de drogas. Como un cuento interesante como esto es, me pareció increíblemente elaborado y basado totalmente en especulación pura.

Al igual que muchas personas británicas de mi edad aproximada, una de mis primeras introducciones al iceman fue su cobertura en los PG tips Unexplained Mysteries of the World (algo credulamente escritos), publicados en 1987. La foto del iceman (tomada por Loren Coleman) muestra dientes expuestos y por lo tanto se ve diferente de las imágenes grabadas por Heuvelmans y Sanderson. Crédito: PG Tips

Por razones de duración y tiempo, esta revisión se ha dividido en dos. En la siguiente parte veremos varios de los comentarios personales de Heuvelmans sobre el iceman, y sobre las varias hipótesis evolutivas notables que él discute dentro del libro.

Para artículos anteriores relevantes para varios de los temas mencionados aquí, vea…

The Cryptozoologicon (Volume I): here, at last

Is Cryptozoology Good or Bad for Science? (review of Loxton & Prothero 2013)

My New Book Hunting Monsters: Cryptozoology and the Reality Behind the Myths

If Bigfoot Were Real

The Strange Case of the Minnesota Iceman

Refs – –

Aiello, L. & Dean, C. 2002. An Introduction to Human Evolutionary Anatomy. Elsevier, Amsterdam.

Costello, P. 1984. Mysterious man-beasts 2. In Brookesmith, P. (ed) Creatures From Elsewhere: Weird Animals That No-One Can Explain. Orbis Publishing, London, pp. 72-78.

Heuvelmans, B. 1969. Note preliminaire sur un specimen conserve dans la glace, d’une forme encore inconnue d’hominide vivant Homo pongoides (sp. seu subsp. nov.). Bulletin de I’Institut Royal des Science Naturelles de Belgique 45, 1-24.

Heuvelmans, B. 2016. Neanderthal: the Strange Saga of the Minnesota Iceman. Anomalist Books, San Antonio, Tx.

Lorenzo, C. 2015. The hand of the Neandertals: dexterous or handicapped? Journal of Anthropological Sciences 93, 181-183.

Michell, J. & Rickard, R. J. M. 1982. Living Wonders: Mysteries and Curiosities of the Animal World. Thames and Hudson, London.

Naish, D. 2016. Hunting Monsters: Cryptozoology and the Reality Behind the Myths. Arcturus, London.

Regal, B. 2013. Searching for Sasquatch: Crackpots, Eggheads, and Cryptozoology. Palgrave-Macmillan, London.

https://blogs.scientificamerican.com/tetrapod-zoology/a-review-of-neanderthal-the-strange-saga-of-the-minnesota-iceman-part-1/


[1] Basado en el trabajo de Boule de principios de los años 1900, se pensó durante mucho tiempo que los neandertales tenían pulgares más cortos y masivos que los de los humanos modernos. Trabajos más recientes indican que sus pulgares eran, en relación con el resto de la mano, proporcionados de manera similar a los nuestros (por ejemplo, Aiello & Dean 2002, Lorenzo 2015).

Evitando las trampas

EVITANDO LAS TRAMPAS

29.5.17

Peter Rogerson

HuntingMonstersCryptozoologyAndTheRealityBehindTheMythsDarren Naish. Hunting Monsters: Cryptozoology and the Reality Behind the Myths. Arcturus, 2017.

Cuando era niño, el paleontólogo y zoólogo Darren Naish se interesó por las criaturas criptidas y pensó que con el tiempo se encontrarían pruebas decisivas de su existencia. Esto no ha sucedido y ahora ha llegado a la conclusión de que, si bien no hay duda de nuevas especies animales que se descubren, no incluyen el titular de la lista de deseos de los criptozoólogos. Para ellos – aunque los encuentros con animales reales y otras características del medio ambiente juegan un papel en el desarrollo de informes de bestias misteriosas – en su corazón son “fenómenos culturales autoperpetuantes”, es decir, un enfoque psicosocial de la criptozoología.

Naish examina el contenido de las listas de deseos; monstruos marinos, monstruos del lago, humanoides peludos, “sobrevivientes prehistóricos” y algunas bestias australianas misteriosas. Examina algunos de los casos clásicos y sugiere explicaciones convencionales, señalando que a menudo las descripciones de los relatos originales difieren de las de las ilustraciones que han tenido el mayor impacto cultural. Él observa que los monstruos del lago se divulgan a veces en los cuerpos de agua que son poco más que estanques sobredimensionados, que los humanoides peludos se divulgan por todo el mundo, incluyendo Australia donde no hay primates no humanos, y en todos los lugares de Gran Bretaña. Estos informes no son diferentes de los de lugares como la costa del Pacífico de América.

Él sugiere que los monstruos del lago representan lo salvaje y el peligro de los cuerpos de agua, que su origen puede ser igual que las criaturas sobrenaturales tales como Jenny Greenteeth del folklore que se dice frecuenta las aguas; historias contadas para advertir a los niños que se alejen de estos lugares peligrosos. Otros escritores han sugerido que los cuerpos de agua actúan como pantallas en las que se pueden proyectar sueños y fantasías.

Del mismo modo, los humanoides peludos representan imágenes folk de “hombres simios” mezclados con nociones anteriores de Hombres Salvajes que representan figuras liminarias entre la cultura y la naturaleza.

Naish da una crítica detallada de la obra de Bernard Heuvelmans, particularmente su sistematización de los relatos de monstruos marinos en nueve criaturas nuevas y muestra que los informes a menudo fueron arbitrariamente colocados en una categoría u otra, o su uso de relatos extremadamente dudosos para construir algunas de las categorías. Advierte a lo largo de la fragilidad de la percepción y la memoria humanas y desafía la creencia en la narrativa del testimonio de testigos oculares que se encuentra en el corazón de lo que él llama “criptozoología literalista” y, por supuesto, muchas otras formas de “forteanismo literalista”.

Creo que es demasiado crítico con respecto a estos otros temas forteanos, ya que a nivel psicosocial se fusionan claramente. Críptidos, ovnis, fantasmas, boggarts y todo tipo de cosas sin nombre son imágenes de la imaginación profunda llamada a la superficie por estímulos ambientales ambiguos, particularmente en regiones y tiempos liminares.

Me pregunto si realmente la criptozoología o la ufología y temas similares forteanos siempre fueron empresas científicas, pero podrían describirse con mayor exactitud como movimientos políticos populistas, notados por su hostilidad hacia los científicos, los expertos y las élites; creyendo en la sabiduría de la gente, particularmente ésos fuera de las grandes ciudades; y con un sentido de la persecución y la tendencia a creer en teorías conspirativas. Aunque Naish no lo menciona, se refiere al papel de los creacionistas en las áreas de la criptozoología, particularmente en la promoción de la creencia en los dinosaurios supervivientes y otras criaturas prehistóricas.

Quizá la criptozoología esté obligada a separarse en dos disciplinas, una que busque animales reales pero probablemente no románticos, la otra que se ocupe de bestias de la imaginación que nunca serán capturadas en una película o encontradas en una trampa.

http://pelicanist.blogspot.mx/2017/05/avoiding-traps.html

La última foto conocida del legendario “Hombre Lagarto”

La última foto conocida del legendario “Hombre Lagarto” de Scape Ore Swamp fue supuestamente tomada y enviada por un lector Sumter Item en agosto de 2015 caminando por una linea de árboles cerca de Bishopville.

3 de mayo de 2017

lizmanNativo de Midlands hará una película sobre la leyenda urbana local “Lizard Man”

Por Rick Carpenter

SUMTER COUNTY, S.C.

Un productor de cine local independiente planea usar el telón de fondo de Poinsett State Park para filmar una película sobre el legendario Lizard Man.

El graduado de la escuela secundaria de Mayesville, clase de 1990, Reginald K. Fullwood, dijo que planea filmar una película en el parque que pueda prestar un interés del folklore “Bigfoot” a la criatura divulgada por primera vez en el artículo de Sumter en 1988, cuando Fullwood estaba en la secundaria.

En ese informe inicial, un joven de Bishopville juró haber tenido un encuentro con el Lizard Man. Desde entonces, numerosos avistamientos han fomentado la producción de la parafernalia del hombre lagarto. Los primeros avistamientos estaban cerca de Scape Ore Swamp.

El hombre del lagarto significa negocio en Bishopville

Vivir con una leyenda tiene sus ventajas para las empresas en Bishopville. La tradición de Lizard Man trajo turistas a Bishopville después de un avistamiento de agosto de 2015.

Ahora, Fullwood quiere sacar provecho de la criatura, que se informa tiene siete pies de altura, de color verde y peluda. Dijo que alrededor del 85 por ciento de la película, “Creature of Scape Ore”, será rodada en Poinsett State Park en julio. Debido al calor y la humedad durante ese mes de verano, dijo que puede tener que agregar imágenes generadas por ordenador para completar algunas escenas.

Fullwood, quien dijo que empezó como asistente de un productor de Warner Brothers, también dijo que ayudó a producir “Norbit” y la segunda entrega de la película “Transformers”.

Ahora ha abierto su propia compañía de producción llamada K.V.E. Productions en Los Angeles. Dijo que su compañía contratará a más de 50 artistas de maquillaje, fotógrafos, extras y personal de seguridad para el rodaje.

“Quiero mostrar a mis compadres en L.A. que puedes encontrar talento en ciudades del tamaño de Sumter”, dijo Fullwood. “No tienes que filmar en Charleston o Columbia”.

La trama de Creature of Scape Ore incluye estudiantes universitarios que pasan las vacaciones de primavera en Scape Ore, donde uno de ellos es asesinado y los otros culpan al Lizard Man.

Si está interesado en saber más sobre K.V.E. Productions o solicitar una de las posiciones, que pagará $ 50 a $ 75 al día por extras, vaya a www.kveproductions.com, y haga clic en el botón COSO para llevarlo al proceso de solicitud. Fullwood dijo que planea volver a entrevistar a los candidatos en algún momento en junio.

Reginald K. Fullwood The Sumter Item

http://www.thestate.com/entertainment/movies-news-reviews/article148246439.html

¿Un bípedo azul peludo que sobrevive en confecciones? Improbable.

¿Un bípedo azul peludo que sobrevive en confecciones? Improbable.

Aaron Sakulich

El así llamado “Cookie Monster”

Al escribir esta columna, por lo general escribo sobre ovnis o cuentos de secuestros alienígenas, porque estos son los temas que me dan el correo electrónico más enojado cada semana. Sin embargo, mi verdadero amor es la criptozoología, es decir, el estudio de animales extraños aún no conocidos por la ciencia. Algunos de los monstruos que los criptozoólogos investigan han demostrado ser animales reales, como el calamar gigante o el celacanto. Otros monstruos han demostrado ser nada más que fantasía pura, productos de la imaginación hiperactiva y los trastornos de los lunáticos. Es de un monstruo de la última categoría que escribo hoy: el llamado Monstruo de las Galletas.

Según los informes de testigos presenciales, este supuesto monstruo tiene entre cinco y ocho pies de estatura, está cubierto de pelo azul y tiene grandes ojos saltones sin cejas ni párpados. De acuerdo con las llamadas “fuentes de confianza”, este monstruo tiene un apetito insaciable por las galletas y otros dulces, a pesar de que no tiene dientes.

Incluso la descripción del monstruo plantea preguntas. El pelo azul seguramente sería un camuflaje ineficaz, y no puedo pensar en ninguna razón evolutiva para que una criatura tenga un color tan ridículo. Parece igualmente cuestionable el hecho de que el monstruo no tenga dientes: ¿cómo consume las galletas de una variedad más dura? Las galletas con nueces en ellas, o las que han sido recocidas, o ¡cualquiera de un número de exóticas recetas étnicas serían completamente incomibles para él! Para una criatura que sobrevive únicamente con dulces, tal limitación de su dieta, con toda probabilidad, restringiría cualquier tipo de metabolismo saludable.

A pesar de que este monstruo es claramente ridículo, los informes de su existencia han llegado desde todos los rincones del globo. En Alemania, hay cuentos populares del Krümelmonster, una bestia peluda que devora igualmente los pasteles. En Noruega se le conoce como Kakemonsteret. En los Países Bajos, es el Koekiemonster. E incluso en Taiwán distante, han llegado informes de toda la isla del Katsuhou de Pingkan. Cada país en el mundo tiene algún cuento o leyenda sobre este monstruo, y sin embargo, muchos se niegan a creer que es sólo eso: una leyenda. Pero, supongo, si la gente todavía cree en hombres lobo y vampiros, criaturas que no han sido fiablemente vistas en siglos y son sólo cosas de fantasía, en alguna parte la gente puede creer en una criatura tan ridícula como el Monstruo come Galletas.

Aunque los entusiastas del ocultismo se apresuran a poner todas sus esperanzas en el testimonio de testigos supuestamente “confiables”, incluso cuando sus cuentos son contradictorios o completamente fuera del ámbito de la creencia racional, la mente escéptica verá claramente defectos en ellos. Por ejemplo, una niña de cuatro años de New Jersey afirma que vio al monstruo en una chaqueta, ¡leyendo sus clásicos de un volumen encuadernado de cuero! Todo lo que sabemos acerca de la zoología indica que eso no puede ser así. Otro joven “testigo” incluso afirma que cuando vio al monstruo, mostró habilidades rudimentarias de comunicación, preguntando si tenía o no galletas en inglés entrecortado. Una vez más, mientras que la comunidad de entusiastas paranormales afirma que como no tenemos pruebas de que estos testigos están mintiendo deben estar diciendo la verdad. Prefiero creer que como no tenemos evidencia de que están diciendo la verdad, deben estar mintiendo.

También me parece extraño que muchos de los que ven esta extraña criatura desde el más allá son niños. Todos sabemos que un niño rara vez es un testigo confiable, pero los que creen en lo oculto están dispuestos a creer de todo corazón lo que estos niños les dicen. Kurt Vonnegut dijo una vez: “Diga lo que quiera sobre el dulce milagro de la fe incuestionable, y considero que la capacidad de hacerlo es aterradora”. Estoy de acuerdo en los términos más fuertes posibles, especialmente cuando se trata de la fe incuestionable que tantos entusiastas paranormales tienen por el testimonio de testigos de fiabilidad cuestionable.

Por mucho que me gustaría decir lo contrario, debo admitir que hay alguna evidencia física de la existencia del Monstruo come Galletas, aunque está lejos de ser concluyente. En 1981, un excursionista en Nevada afirmó que encontró huellas en el lodo de una orilla del río poco después de ver una criatura azul extraña arrastrando los pies entre los árboles. Hizo huellas de yeso, que, si crees que él está diciendo la verdad absoluta, haría evidencia convincente de la existencia de tal criatura. Después de ser examinada por científicos de la Universidad de Cambridge, se determinó que lo que hizo las pistas probablemente caminaban en dos piernas y pesaba uno o doscientas libras. Sin embargo, el hecho de que no haya otros testigos y una clara falta de pruebas corroborantes no elimina la teoría de que las huellas no son un engaño o el producto de algún truco elaborado. Como siempre, soy más propenso a creer en la propensión de un ser humano a estar hambriento de atención, que a creer semejantes pretensiones extraordinarias sin pruebas extraordinarias.

Posiblemente la evidencia más impresionante ha sido la película de Matterson. El monstruo-cazador amateur Robert Matterson viajó al bosque estatal Six-Springs en California, donde estaba convencido de que sería capaz de encontrar a la criatura. Después de unos días de caminata por el bosque, él y un amigo que había estado viajando con la afirmación de haber detectado una criatura bípeda de pelaje azul que se paseaba por algunos árboles desde un lecho de río, donde aparentemente había bebido agua. Con una cámara de 16 mm que había alquilado algunas semanas antes, Matterson captó a la criatura en película durante cinco o seis segundos, alrededor de un centenar de marcos en total, antes de que desapareciera en el bosque.

La película es granulada, temblorosa, y no muy larga. A medida que la criatura se aleja, se vuelve para mirar a los camarógrafos y, al parecer, asustada, pasa por un tronco y entra en la cubierta protectora del bosque cercano. La película ha sido estudiada por antropólogos, fotógrafos, biólogos y muchas otras partes interesadas, tanto aficionados como profesionales, pero siguen siendo bien divididas en sus conclusiones. Algunos biólogos, aunque no apoyan la teoría de un monstruo come galletas, consideran que la criatura en la película es genuina, un tipo de homínido grande, sin embargo, sin descubrir. Otros descartan tales pensamientos, creyendo que la peluda criatura azul no es más que un hombre con un traje alquilado.

Aunque el camarógrafo original murió hace algunos años, su compañero todavía está vivo y ocasionalmente habla en las convenciones de Cookie Monster. Él ha dicho que originalmente, estaba seguro de que nadie podría haberlo engañado, pero con la edad, se ha dado cuenta de que es posible que haya sido víctima de una broma. Según él, habría tenido que haber sido un esquema bastante elaborado, para engañarlo a él y a su pareja, como lo hizo. A esto digo: el tipo de gente que fingiría algo así tendría mucho tiempo en sus manos.

Al final, el llamado Monstruo come Galletas puede ser considerado como nada más que una leyenda, una historia popular que se dice para mantener a los niños traviesos en la línea. ¿Podrían ser realmente un gigantesco monstruo azul que atormentaba las sombras de nuestra nación, esperando sólo que dejáramos caer la guardia en nuestros pasteles? Ciertamente. ¿Tenemos alguna prueba concluyente de que este sea el caso? Absolutamente no. ¿Es lo más probable? No, en absoluto.

Nos vemos.

Este artículo fue publicado por primera vez en The Rectangle, 1 April 2006

http://www.theironskeptic.com/articles/cookie/cookie.htm