Asherah, la esposa de Yahvé (y 2)

ASHERAH COMO PERSONAJE BÍBLICO

A Asherah se la menciona en la Biblia en el Levítico 18:21:

«No darás hijo tuyo para ser ofrendado a Moloc, no profanarás el nombre de tu Dios».

En el segundo de Paralipómenos 28:3:

«Ajaz (Acab) rey de Judah hizo imágenes de Baal y quemó perfumes en valle de los hijos de Hinnón y pasó a sus hijos por el fuego, según las abominaciones de las gentes que Yahvé había arrojado ante los hijos de Israel».

En el segundo de Reyes cuando se cuenta la historia de Josías. Aquí los fragmentos más sobresalientes:

4 Entonces el rey ordenó al sumo sacerdote Hilquías, a los sacerdotes de segundo rango y a los porteros, que sacasen del templo del Señor todos los objetos que habían sido consagrados a Baal, a Asherah y para todos los astros de los cielos. Los quemó fuera de Jerusalén en los campos del Quedrón, e hizo llevar sus cenizas a Bet-el.

5 También destituyó a los sacerdotes idólatras que los reyes de Judá habían nombrado para quemar incienso en los lugares altos de las ciudades de Judá, y en los alrededores de Jerusalén, asimismo a los que quemaban incienso a Baal, al sol y a la luna, a los signos del zodíaco y a todos los astros del cielo.

6 El rey sacó del templo del Señor el árbol ritual de Asherah y lo llevó al arroyo de Quedrón, en las afueras de Jerusalén, y allí lo quemó hasta convertirlo en cenizas, las cuales echó en la fosa común.

7 Además, derrumbó en el templo del Señor los cuartos dedicados a la prostitución sagrada, donde las mujeres tejían mantos para la diosa Asherah.

14 Josías hizo pedazos las piedras sagradas, cortó los árboles rituales de la diosa Asherah, y llenó con huesos humanos los lugares donde se habían erigido.

15 También destruyó el altar que había en Bet-el y el lugar alto que había construido Jeroboam hijo de Nabat, quien hizo pecar a Israel. Además quemó ese altar y el lugar alto hasta convertirlo en cenizas, y le prendió fuego al árbol ritual de Asherah.

24 Asimismo, Josías expulsó a los que evocaban a los muertos, a los encantadores, adivinos, espiritistas, hechiceros y terafines, y eliminó toda clase de ídolos y el resto de las cosas detestables que se veían en la tierra de Judá y en Jerusalén. Lo hizo así para cumplir las palabras de la ley que estaban escritas en el libro que el sacerdote Hilquías encontró en el templo del Señor.

Otro tanto hizo Gedeón y el relato lo encontramos en Jueces 6:

25 Aconteció que la misma noche le dijo el Señor: Toma un toro del hato de tu padre, el segundo toro de siete años, y derriba el altar de Baal que tu padre tiene, y corta también la imagen de Asherah que está junto a él;

26 y edifica altar al Señor tu Dios en la cumbre de este peñasco en lugar conveniente; y tomando el segundo toro, sacrifícalo en holocausto con la madera de la imagen de Asherah que habrás cortado.

27 Entonces Gedeón tomó diez hombres de sus siervos, e hizo como el Señor le dijo. Mas temiendo hacerlo de día, por la familia de su padre y por los hombres de la ciudad, lo hizo de noche.

28 Por la mañana, cuando los de la ciudad se levantaron, he aquí que el altar de Baal estaba derribado, y cortada la imagen de Asherah que estaba junto a él, y el segundo toro había sido ofrecido en holocausto sobre el altar edificado.

29 Y se dijeron unos a otros: ¿Quién ha hecho esto? Y buscando e inquiriendo, les dijeron: Gedeón hijo de Joás lo ha hecho. Entonces los hombres de la ciudad dijeron a Joás:

30 Saca a tu hijo para que muera, porque ha derribado el altar de Baal y ha cortado la imagen de Asherah que estaba junto a él.

LA CAÍDA DE ASHERAH

El viejo testamento relata las batallas entre los invasores seguidores de Yahvé y de los viejos habitantes que adoraban a Asherah en las colinas y debajo de árboles. Ver Éxodo 34:11-13, Jueces 3:5-7, 6:25, 2 Reyes 21:7, 23:7. Pero el que vendría a terminar con ese culto sería el profeta Elijah (Elías) quien luchó con los sacerdotes de Baal y de Asherah en el monte Carmelo (Reyes 1 18:17-40). En Reyes 1 16:31 se nos dice que el culto a Baal se había convertido en la religión nacional bajo dirección de Acab.

Elías desafió a los 450 profetas de Baal a los que había nombrado Jezabel. El desafío consistía en que aquel que fuera el verdadero Dios, Yahvé o Baal, tendría que lanzar fuego del cielo. Nada sucedió cuando oraron los 450 profetas de Baal, pero cuando Elías lo hizo, descendió fuego del cielo y quemó el sacrificio preparado por Elías. Cuando los israelitas vieron el milagro, cayeron sobre sus rostros y clamaron diciendo: «Â¡El Señor es Dios! ¡El Señor es Dios!» Entonces Elías mandó al pueblo que ejecutasen a los profetas de Baal.

Entonces Jezabel amenazó con matar a Elías y éste huyó de Jezabel al desierto.

La vida de Jezabel tuvo un fin trágico. El rey Jehú de Israel dio orden de que la matasen por causa de su maldad. 2 Reyes 9:30-33 dice:

«Vino después Jehú a Jezreel; y cuando Jezabel lo oyó, se pintó los ojos con antimonio y atavió su cabeza, y se asomó a su ventana. Y cuando entraba Jehú por la puerta, ella dijo: ¿Sucedió bien a Zimri, que mató a su Señor? Alzando él entonces su rostro hacia la ventana, dijo: ¿Quién está conmigo? ¿quién? Y se inclinaron hacia él dos o tres eunucos. Y él les dijo: Echadla abajo. Y ellos la echaron; y parte de su sangre salpicó en la pared, y en los caballos; y él la atropelló».

Con la muerte de Jezabel termina el culto a Asherah dentro del pueblo judío.

ASHERAH Y LILITH

En otro artículo vimos que Lilith se deriva generalmente de la palabra asirio babilónica «lilita», un demonio femenino, o espíritu del viento. Pero anteriormente aparece como «Lillake» en una tablilla sumeria del 2000 antes de nuestra era, encontrada en Ur que contiene el cuento de Gilgamesh y del Árbol Huluppu, un sauce sagrado. Allí ella es una diablesa que vive en el tronco de un árbol del sauce arrancado por la diosa Inanna (Anath) y lanzado a los bancos del Eufrates.

Lilith es una deidad conectada estrechamente con Inanna. Lilith se sentó originalmente en su trono, un árbol de sauce de tres ramas con una serpiente dragón en sus raíces y Anzu o el pájaro Zu o Ku (el dios sumerio de la tormenta) en las ramas. Este árbol estaba consagrado a la diosa y fue plantado por Inanna en el río Eufrates. La representaban como una hermosa mujer desnuda con pechos prominentes, situada entre dos leones, flanqueados por los búhos, usando un turbante de serpiente y con alas. En sus manos tiene el símbolo del poder. Lilith se le relaciona en varias ocasiones con el árbol del conocimiento. A menudo se la muestra en el árbol con su cola de serpiente y pies de animal, colgada de cabeza.

Los iconos dedicados a Asherah muestran pinturas de un «árbol sagrado». Entre otros títulos, Asherah era conocida como «la Diosa del Árbol de la Vida», «la Divina Dama del Edén» y «la Señora de la serpiente». Asherah se representaba a menudo como una mujer que sostenía unas o más serpientes en las manos. Era la serpiente de Asherah que aconsejó a Eva para desobedecer la orden de dios de no comer del árbol sagrado. En resumen: Asherah es una de las múltiples representaciones de Lilith.

Lilith también caracteriza a Anath que era adorada por las mujeres cananitas, a quienes se les permitía la promiscuidad prenupcial en la forma de prostitución religiosa. Estas prácticas canaanitas al principio contaron con la aprobación de los sacerdotes israelitas, siempre que los honorarios fueran donados a las arcas de Dios, pero luego fue prohibido expresamente en el Deuteronomio 23:18.

Según la Biblia los antiguos adoradores de Asherah incluían al rey sabio Salomón y a otros reyes bíblicos, así como sus esposas y las hijas de Jerusalén. Los profetas del antiguo testamento a menudo los criticaban por «ofrecer incienso» a la Reina del Cielo. Como sabemos, esos rituales se realizaban frente a un árbol que representaba a la diosa. Era el árbol del bien y del mal, el árbol del conocimiento, el árbol de la vida, en fin, el árbol Huluppu.

Los rituales que se realizaban en torno a un árbol han llegado hasta nosotros con el árbol de la Navidad. El origen de esta tradición es la historia del bisabuelo de Noe, Nimrod. La madre y esposa de este Nimrod era Semiramis, también conocida como Ishtar o Isis. Nimrod es conocido en Egipto como Osiris y fue el fundador del primer imperio del mundo en Babel, conocida más tarde como Babilonia.

Después de la muerte de Nimrod (en el 2167 antes de nuestra era), Semiramis promovió la creencia de que ella era una diosa. Declaró que había visto un árbol verde y frondoso que había crecido del tocón y las raíces de un árbol muerto, simbolizando la primavera y una nueva vida para Nimrod. Cada aniversario de su nacimiento, dijo Semiramis, Nimrod visitaría el árbol imperecedero y dejaría regalos debajo de él. Su cumpleaños caía en el solsticio del invierno a finales de diciembre.

Algunos años más tarde, Semiramis dio a luz un hijo, Horus o Gilgamesh. Ella declaró que el espíritu de Nimrod la había visitado, y que la había dejado embarazada. Horus era Nimrod reencarnado. Así se tenía un padre, una madre, y un hijo deificados.

Semiramis y Horus eran adorados como «la Madonna y el niño». Mientras pasaban las generaciones, fueron adorados bajo otros nombres en diversos países e idiomas. Muchos de éstos son reconocibles: Fortuna y Júpiter en Roma; Afrodita y Adonis en Grecia; Ashtoreth/Astarte y Molech/Baal en Canaan; y María y Jesús en nuestros días.

Se creía que los días se hacían más cortos en invierno porque el Dios Sol se alejaba. Cuando el día comenzaba a ser más largo se celebraban banquetes rituales y orgías. Esta celebración era conocida como Saturnalia, en honor a Saturno, otro de los nombres de Nimrod.

LA DIOSA MADRE

Es notable el desarrollado culto a una Diosa Madre, origen de la humanidad. Los antiguos la identificaban con la madre Tierra, principio de todas las cosas. En la mayoría de las antiguas sociedades de recolectores y cazadores, las mujeres balanceaban la fuente de alimentos que proveían los varones con la caza, con su cosecha recogida del yermo circundante. Por lo tanto las mujeres fueron las primeras en aprender los secretos de las plantas, y cómo se propagan. Este conocimiento condujo al desarrollo de la agricultura, y a la evolución de los tótems animales del cazador y a las imágenes de la Diosa Madre, que con la adoración apropiada producía su cosecha abundante de la misma manera que las mujeres producían hijos.

La agricultura fue el primer gran invento de la humanidad y le tocó a la mujer ser la iniciadora de esta nueva etapa. El hombre salía a cazar y la mujer se quedaba a cuidar de los niños y a sembrar la tierra. Al partir el hombre no sabía lo que podía ocurrir en su ausencia. La mujer siempre estaba segura de quiénes eran sus hijos. El hombre no. El dictado interno de transmitir sus genes obligó a los hombres a subir la apuesta y buscar más parejas sexuales, así elevaba las probabilidades de que alguno de los hijos de sus parejas tuvieran sus genes. Este sería el origen de la infidelidad masculina.

Hay una versión griega del episodio de Adán y Eva, acuñada en la época de la Gran Diosa Madre, que se refiere al invento de la agricultura por las mujeres. Eva había cuidado del árbol del bien y el mal y fue Adán cortó el fruto. Eva, irritada, expulsó a Adán del Jardín del Edén para que cultive las tierras menos fértiles. La mujer es la conocedora de la tecnología para cultivar y el hombre desconoce esas técnicas, por lo que sus terrenos son menos fértiles.

Las mujeres les fascinaban y asustaban alternativamente a los hombres. Estaban fascinados por su poder de reproducción. El caso del pueblo judío era aún más complicado. Dios había creado a Adán a su imagen y semejanza y le había otorgado a Eva como un ser de rango inferior. Pero eran precisamente las mujeres las que tenían el poder de generar vida y de reproducirse, algo que sólo podía hacer Dios. Sólo un hombre pudo dar vida y ese fue Adán. Luego de él, nadie.

Indudablemente la mujer tenía un mayor conocimiento de su entorno. Para algunos autores el culto a Asherah estaba enfocado particularmente alrededor del uso de la marihuana. Como el árbol de la vida, el árbol del conocimiento era un símbolo asociado a la diosa. Los rituales asociados a su adoración fueron diseñados para inducir un sentido abierto a la revelación de verdades divinas o místicas. En estos rituales la cannabis y otras plantas mágicas fueron utilizados, y las mujeres oficiaban como sacerdotisas.

No es de extrañar que las primeras sociedades fueran de tipo matriarcal en las que los poderes políticos y religiosos recaían en manos de las mujeres. Los judíos no fueron la excepción. Antes del Yahveísmo eran politeístas y matriarcales. Adoraban a la Diosa Madre (Lilith, Asherah, Naamah, Athirat, Anath, Ishtar o cualquier otro que fuera su nombre).

LA MAGIA Y EL SEXO

Existe una relación entre la antigua magia y ciertos aspectos desconocidos del sexo. En la Biblia y en la sociedad judía se ve la magia y el sexo con horror. El sexo sólo es aceptado con fines de reproducción y las relaciones sexuales se deben realizar en total oscuridad. Sólo a los casados les está permitido el disfrute sexual. El onanismo está prohibido. Todos estos tabús se generaron por la sexualidad femenina. Los primeros líderes masculinos pensaron que si las mujeres conseguían tener mas poder sobre la vida humana y una mayor experiencia, no las podrían controlar. Durante muchos años imperó la adoración a la mujer, pero ese matriarcado llegaría finalmente a desaparecer cuando el hombre impuso su mayor fortaleza física.

Hubo una primera revolución religiosa y sexual (La alianza con Yahvé). Los sacerdotes editores de la Biblia eliminaron del texto sagrado a la Diosa Madre. La desprestigiaron tratándola de prostituta y de asesina de sus propios hijos. Pero los líderes de esta revuelta no tenían ninguna experiencia en la forma de dirigir religiosamente a un pueblo. En el Talmud leemos que:

«Los judíos no tenían ningún sacerdote, así que Anush «˜Uthra puso una semilla en el Jordán y las mujeres judías bebieron y se embarazaron y dieron a luz a 365 sacerdotes. «˜Inoshvey, bebió también del agua, y ella dio a luz a Yahia, y todos los hombres que nacieron de esa semilla sembrada en el Jordán fueron bautizados y se hicieron sacerdotes».

Es decir, se hizo uso de los conocimientos religiosos de las mujeres y por eso inicialmente se acepto el culto a Asherah en igualdad de circunstancias que el culto a Yahvé. Fue difícil establecer el monoteísmo debido a la inclinación natural del pueblo israelita hacia los cultos naturalistas. Además era época de guerra y los jueces y reyes estaban más preocupados en aglutinar las etnias diferentes que estaban bajo su dominio y consolidar así sus reinos.

Y aunque a las mujeres se les había prohibido ejercer como sacerdotisas, ellas se recluyeron en sus hogares en donde siguieron realizando sus prácticas religiosas. Poco a poco volvían a tener poder y los deuteronomistas se dieron cuenta de ello. No pudieron soportar ver como las mujeres desarrollaban un culto aislado a Asherah, que podría perjudicar al Yahveísmo. Impulsaron una segunda revolución (una nueva alianza con el Señor, le llamaron) en la que finalmente serían destruidas todas las imágenes y referencias a la religiosidad femenina. No sólo les estaba vedado presidir actos religiosos sino que cualquier ritual fuera de los indicados en la Torah sería considerado como brujería y sería castigado con la muerte por lapidación. De esa forma los redactores de la Biblia eliminaron cualquier competencia a Yahvé.

Lilith-Asherah desapareció por largo tiempo, pero luego resurgió. En la edad media una secta mística judía introdujo una nueva entidad, se llamaba Shekináh, su función era de enlace entre el pueblo y Yahvé. Esta entidad era llamada a veces «La novia de Yahvé», una clara referencia a Lilith-Asherah.

COLOFÓN

Un excelente epílogo es el siguiente comentario de Mery Betech

«Aquí se ven dos diferentes tipos de mujeres:

«Lilith que pelea por sus ideales, por sus derechos y porque no estaba dispuesta a renunciar a sus propios deseos. Una mujer que incluso estaba dispuesta a enfrentarse con Dios y pagar el precio de vivir desterrada para siempre.

«Eva, por otro lado, una mujer sumisa dispuesta a conceder a Adán todos los privilegios y a renunciar a sus propios deseos. De esta manera se convierte en una compañera adorable y queda como la primera mujer de la creación

«Quizás el reto de las mujeres es tomar lo mejor de cada una de ellas, llegando al equilibrio que finalmente es lo que mantiene al mundo. (Un rato cada quien arriba. Aunque este prohibido)».

REFERENCIAS

Bennet Chris, Marijuana and the Goddess, 1998.

Frymer-Kensky, Tikva Simone, In the Wake of Goddesses: Women, Culture, and the Biblical Transformation of Pagan Myth, Maxwell Macmillan International, New York, 1992.

Gray John, The Canaanites, Frederick A. Praeger Inc, New York, 1964.

Hurwitz Siegmund, Lilith: the First Eve. Historical and Psychological Aspects of the Dark Feminine, 1992.

Kramer S. N., Gilgamesh and the Huluppa-Tree. A Reconstructed Sumerian Text, en Assyriological Studies of the Oriental Institute of the University of Chicago, Chicago, 1938, p. 1f .

Lady E. S. Drower, The Mandaeans of Iraq and Iran, Clarendon Press, Oxford,1937.

Margalith Othniel, The Sea Peoples in the Bible, Harrassowitz Verlag, Wiesbaden, 1994.

Patai Raphael, Sex & Family in the Bible and Middle East, Doubleday & Co, New York, 1959.

Tubb Jonathan, Canaanites: Peoples of the Past, British Museum Press, London, 1998.

Hékate.

Hékate en la puerta de Efeso.

Hebilla con la figura de Hékate.

Diosa cretense.

Hékate y Zeus.

Hékate de William Blake.

Hékate de Dante Gabriel Rosetti.

Demonio femenino nocturno montando un hombre dormido. Relieve griego. Colección del Coronel Norman Colville, Princeton University.

Sargón.

Manishutshu.

5 pensamientos en “Asherah, la esposa de Yahvé (y 2)”

  1. Es asombroso lo que veo. Que una supuesta diosa, Asherah, haya sido consorte de Yahve me llama mucho la atención. Eso ya indica que Yahve tenia miembro viril, copulaba. De ellos se deduce que no era tan espíritu, sino que tenia carne, como nosotros, por lo que podemos deducir que no era El Dios supremo y primer creador del universo. Pudo ser una entidad poderosa, tenaz, pero que tuviera consorte, contrario a lo que nos han inculcado, que era él solito, cambia mucho el panorama.
    Gracias por mostrar tan especiales mensajes. Les acabo de conocer y me ha encantado su sitio Web. Procuraré visitarles a menudo. Jairo.

  2. Dios le bendiga a quien esta detrasde este portal

    le agradesco por su contribuición en este tema y si no es molestia le pido de favor en nombre del Señor Jesucristo me indique de que versión biblica tomo para hacer referncia del árbol ritual de Asherah, porque en la versión antigua dice bosques y me seria de utilidad para ayudar a otros .

    Agradeciendole su gentil respuesta se despide su amigo
    Manuel Caytuiro Aguilar – Lima – Perú

  3. Un informe muy completo y fundado, me gustaría poder acceder a las imágenes. Otra cosa que echo de menos son las referencias, para poder comprobar los textos y profundizar en ellos. Gracias

    Jairo, no te enredes, estamos hablando de mitología. En los primeros tiempos era un dios como los demás, fueron las circunstancias políticas y sociales las que lo convirtieron en el dios que libera a las tribus y, siglos después, en el dios universal. Por supuesto, se sobreentiende que no hay dioses de ningún tipo.

    Manuel, consulta la versión hebrea en Bible Gateway. Hay palabras hebreas que los masoretas alteraron (ketib y qereb) y otras que se prestan a diversas traducciones…

  4. muy buen relato. gracias por compartirlo amigo. Dios te siga bendiciendo. amen. saludos desde valencia venezuela, buenas noches.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.