Ovnis sobre Stephenville (15)

«˜Demonios en la oscuridad»™

Cómo hablan los científicos de los avistamientos de ovnis

Por Charles Euchner | Newsweek

Enero 18 2008

En una noche de enero, por otra parte sin complicaciones, en Stephenville, Texas, decenas de personas veían el cielo y observaron una gran nave con una combinación de luces rojas, blancas y amarillas volando rápido sobre la zona de las granjas. Un observador dijo que la nave tenía una milla de largo. Varios de ellos dijeron que vieron aviones de combate que la perseguían. Uno dijo que temía que la aparición del objeto podría significar «el final de los tiempos».

Un piloto, un policía, algunos hombres de negocios, amas de casa y niños, todos dicen que vieron un ovni en enero 8. La nave espacial se movió en la zona durante varios segundos, dijeron los testigos, y luego se disparó a la distancia, 300 veces más rápido que un jet Cessna.

Los avistamientos de ovnis hacen las noticias varias veces al año. En 2007 ocho episodios atrajeron los titulares. La mayoría de los avistamientos se producen en el Sur y el Oeste.

Los observadores de ovnis soportan interminables chistes acerca de sus experiencias. Pero incluso las personas que desacreditan la noción misma de los ovnis los toman en serio. «Nadie debe hacer chistes» de los observadores de ovnis de Stephenville, dice Theodore Schick de Muhlenberg College, una escuela de artes liberales en Allentown, Pa. Ellos «han tenido una experiencia real que es fuera de lo común». Pero Schick y los expertos en física y psicología humana dicen que las experiencias tienen explicaciones científicas. Ahora, los científicos están probando los aspectos más microscópicos del cerebro y el borde exterior de la galaxia.

La evolución es un buen punto de partida para explicar por qué las personas tienen experiencias paranormales.

En todos, pero principalmente en los últimos 10,000 años de la historia de la humanidad, el hombre sobrevivió cazando y recolectando plantas. Para interpretar un mundo misterioso, el hombre proyecta sus propios miedos y entendimientos en su medio ambiente. En la visión «encantada» del mundo, cada parte de la naturaleza, las rocas, árboles, cerros, agua, estaba viva y llena de espíritus. Incluso en la era de la ciencia, el cerebro humano todavía proyecta ideas e imágenes sobre el mundo.

«Las personas han estado viendo cosas mucho antes de que tuvieran alguna idea acerca de los ovnis», dice Robert Park, un físico de la Universidad de Maryland. «En la Edad Media vimos demonios en la oscuridad. En otros tiempos vimos ángeles en las cosas que no podíamos explicar».

Cuando la gente ve algo que no puede explicar -lo que podría ocurrir con más frecuencia en un «ambiente ruidoso», dice Park- utilizan imágenes almacenadas en el cerebro para completar el cuadro y darle sentido al mismo. Ya que la cultura está llena de imágenes de «The Twilight Zone», «Encuentros Cercanos del Tercer Tipo», «The Matrix», y documentales sobre ovnis del Discovery Channel, la gente proyecta estas imágenes de la ciencia ficción.

La gente que ve imágenes también hace evaluaciones precisas que desafían una fácil explicación. Un hombre de negocios de Stephenville estimó que una nave espacial de una milla de largo viajaba a 120,000 millas por hora -dice que la nave se movió tan rápido en cuatro segundos como lo que recorre con su jet Cessna en 20 minutos- supera el promedio la capacidad de las personas de juzgar las distancias y la velocidad.

El filósofo austriaco Ludwig Wittgenstein utiliza la imagen del «pato-conejo» para explicar cómo construye la gente ideas e imágenes de acuerdo a la lengua de su cultura. La imagen puede ser vista como un pato o un conejo. Los estudios muestran que algunas personas son capaces de ver una de las figuras, mientras que otras pueden ver ambas. Cómo cada persona interpreta la imagen depende tanto de factores psicológicos como sociales.

Michael Persinger, un neurocientífico del comportamiento de la Universidad Laurentian, analiza más profundamente el trabajo cerebral. Trabajando con 2000 sujetos de investigación, Persinger ha demostrado cómo la estimulación magnética de las diferentes partes del cerebro puede activar diferentes sentimientos y emociones -como la unidad con Dios, sentimientos de amor y lujuria, la ira y la ansiedad, e incluso la sensación de estar en presencia de un ovni.

Muchos avistamientos de ovnis se dan durante un período de terremotos, cuando los cambios en las placas de la Tierra alteran el ambiente de las cargas magnéticas. Así que no es sorprendente que los cerebros de la gente puedan experimentar vívidamente lo que parece ser un avistamiento o incluso una abducción extraterrestre.

(En un famoso encuentro, Persinger trató de inducir una experiencia religiosa en la mente del ateo Richard Dawkins. ¡Ay!, Dawkins aparentemente tiene un bajo nivel de sensibilidad del lóbulo temporal-, de modo que su cerebro no reacciona tanto como otros) a la estimulación magnética.

Simple física, dicen los científicos, hacer un viaje al espacio intergaláctico es casi imposible. Un equipo internacional de investigadores estudió si es posible teleportar gente -es decir, transportarlos mediante la transmisión de información sobre su composición, al igual que el envío de un fax-. La respuesta es sí, pero necesitarían 100 millones de siglos para transferir los datos de 100000000000000000000000000000000 bits. «Sería más fácil caminar«, dice Samuel Braunstein, un profesor de ciencias de la computación en la Universidad de York.

Demostrar la ausencia de algo es siempre más difícil que demostrar la presencia de algo, por lo que los avistamientos de ovnis continúan. «No se puede refutar negativos», dice Park, el autor de «Voodoo Science: The Road From Foolishness to Fraud», un recorrido por las diversas formas de las creencias «científicas» cuestionables. «No se puede demostrar que no hubo un ovni». La mejor que cualquier persona puede hacer, dice Schick, es recabar la información y ver la teoría que más se ajusta a los hechos. «Hay que comparar la explicación ovni con otras explicaciones», dice.

La imagen especular de la creencia en los ovnis es la incredulidad en los acontecimientos históricos, como el aterrizaje lunar. Carl Everett, por algún tiempo un jugador de béisbol All-star de los Boston Red Sox, generó abucheos en el 2000, cuando le dijo a Sports Illustrated, «Sí, pudo haber ocurrido. Es posible. Eso es algo que usted puede probar. No se puede demostrar que hayan existido los dinosaurios. Creo que es exagerado».

Los científicos defienden a los creyentes ovni contra los cargos de que están psicológicamente trastornados. Un estudio de 1993 en Journal of Abnormal Psychology llegó a la conclusión de que las personas que informan de avistamientos de ovnis y abducciones, son tan inteligentes, psicológicamente saludables, y libres de fantasías como la gente sin esas experiencias. Las personas con experiencias ovni sólo son diferentes en una medida conocida: la privación del sueño.

El problema no es que los observadores de ovnis son equilibrados, dicen algunos científicos, sino más bien que no se examinen sus experiencias de manera adecuada -que a menudo es difícil de hacerlo, porque el ambiente se llena de fenómenos misteriosos. «¿Cuántas personas saben acerca de los bombarderos stealth siendo escoltado por aviones de combate?» Pregunta Michael Shermer, el autor de «Why People Believe Weird Things?» «Tengo que decir, que es la cosa más aterradora que he visto. Tal vez eso fue lo que vieron (en Stephenville)».

Shermer mismo cree un poco en los ovnis. Mientras competía en una carrera de 3,000 millas en bicicleta a través de EU en 1983, le pareció que estaba a punto de ser secuestrado. «Estuve horas sin dormir y pensé que los miembros de mi tripulación eran extraterrestres tratando de secuestrarme y (el apoyo vehicular) era una nave espacial», dice. «Eso me hizo comprender que cuando la gente tiene una experiencia, en realidad sucedió algo significativo. La pregunta es, ¿qué significa eso?»

Park, de la Universidad de Maryland recuerda una experiencia más mundana hace más de 50 años. Estacionado en Roswell, NM, en 1954, se dirigía a casa en una desolada carretera una noche después de visitar a sus padres en Texas. Él vio una estela luz azul-verde, que reconoció como el brillo de un meteorito. Luego, subconscientemente preparado para una experiencia paranormal, durante unos segundos creyó que era testigo de un ovni.

«Vi una luz brillante cruzando el cielo en una carretera», dice. «Me pareció un disco. Cuando aceleré, la cosa aceleró conmigo. Pensé que algo estaba pasando. Pisé los frenos y era el reflejo de mis faros en las líneas telefónicas».

Con ello, Park aprendido la lección final para un científico: la humildad.

http://www.newsweek.com/id/96014?GT1=10755

Un pensamiento en “Ovnis sobre Stephenville (15)”

  1. No hay duda, esta científicamente comprobado que la ceguera no solo es de los ojos. Acabamos de ver aquí varios ejemplos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.