Tiempo de fiesta Roswell

Velas romanas y desfiles extraterrestres

Billy Cox

Publicado el Jueves, 3 de julio de 2008

Entre el desfile con disfraces de extraterrestres en el The Early Show de la CBS y el show de esta noche Larry King Live, que promete volver (de nuevo) a la pregunta nunca respondida «“ «¿Son reales los ovnis?» – La primera semana de julio sólo puede significar una cosa: tiempo de fiesta Roswell.

Es intrigante ver cómo esta conjunción anual del 4 de julio – donde los oradores principales son eclipsados por una pompa chillona cuya misma existencia se burla del paternalismo del gobierno – se está bordando en el tejido cultural de los EU.

Es una vaga reminiscencia de la bandera negra POW/MIA, diseñada inicialmente por las autoridades de los EU con una relación completa de todas las tropas estadounidenses encarceladas en Vietnam. Cuando los informes de avistamiento de presos vivos aceleró la retirada de EU de Asia Sudoriental, la bandera se convirtió en un símbolo de desafío y escepticismo sobre la posición de Washington de que se habían agotado todas sus opciones diplomáticas.

Hoy en día, ese guiño de sospecha se agita por encima de los edificios de oficinas del gobierno en un eco de lo que el poeta Beat Lawrence Ferlinghetti llamó «la enorme capacidad de la sociedad de consumo a ingerir la mayoría de sus elementos disidentes».

Sin embargo, sin el apoyo de personas como gobernador New Mexico Bill Richardson, al parecer reacios a la prensa para responder a las preguntas que él mismo planteó sobre el duradero misterio de 1947 (ver aqui), Roswell nunca saldrá de su condición a medio camino entre tienda de campaña y trompetas de circo.

Pero tal vez, con un poco de suerte, si vacilan los precios de los combustibles, el Festival Ovni de Roswell pueda mantener este ejercicio de excentricidad inofensiva – a diferencia de la descuidada aldea escocesa de Drumnadrochit, donde un plesiosauro de fibra de vidrio es pasado por alto por las embarcaciones turísticas que navegan las oscuras aguas del Lago Ness. Y tal vez sirva como un recordatorio, para aquellos inclinados a estudiar las pruebas, de que algo profundo ocurrió cerca hace mucho tiempo.

Hay, después de todo, peores razones para echar a perder una fiesta.

http://www.heraldtribune.com/article/20080703/BLOG32/189166834

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.