La verdad sobre el ataque ovni al Fuerte Itaipú (II)

50 años después: la verdad sobre el caso de la Fortaleza de Itaipú

Por Edison Boaventura Júnior

Encuestas a lo largo de los años…

<Digimax S600 / Kenox S600 / Digimax Cyber 630> A lo largo de los años, varios investigadores brasileños visitaron la Fortaleza de Itaipú, en Praia Grande, en busca de información sobre el extraño caso. Yo sé que investigadores de renombre estuvieron allá, por ejemplo, Claudeir Covo, Mario Rangel, Dino Nascimento, Marcos A. Rodrigues Silva, Paulo Aníbal, entre otros.

En agosto de 2007, en conversación con el investigador paulista Dino Nascimento, del Grupo Giordano Bruno, me informó que visitó el Fuerte Itaipú en dos ocasiones, hace unos años, con otros investigadores: Paulo Aníbal, Henry, Ferreira, de EXO-X y el fallecido Marcão de GEONI.

Habrían hablado con el capitán Alonso (José Alonso Junior), que se encontraba en las reservas y contó el caso en detalle y les llevó a Forte Duque de Caxias, donde según contó, los soldados habrían sufrido las quemaduras. En esa ocasión pudieron fotografiar el lugar, pero no tuvieron ningún éxito en la obtención de los nombres de los implicados en el caso.

Yo estuve en varias ocasiones en aquella instalación militar, tanto en los años 90 como al comienzo de 2000, y en esas ocasiones los militares hicieron algunos comentarios sobre el hecho y dijeron que no podían hablar sobre lo sucedido y aún ponían en duda que el hecho hubiera ocurrido.

En los años 90, el capitán Galileu Ramos que sirvió en el fuerte durante 30 años y que aún presta servicio en la Fortaleza me dijo que uno de los soldados no sobrevivió a las quemaduras y falleció. Me contó un curioso detalle: «debido a la intensidad de la ola de calor la punta de uno de los rifles fue retorcida». Pregunté si sabía el nombre de alguno de los soldados y dijo que no lo sabía y había oído la historia de otro militar.

Itaipu9 Durante mi visita el 11 de agosto de 2007, acompañado por mi compañera Margareth Orlandi, obtuve varias fotografías de los lugares de los hechos y en esa ocasión nos enteramos de otro caso reciente en el cuartel.

El sargento Galdino nos contó que en 2006, otro militar que estaba en servicio y hacía vigilancia nocturna en aquella instalación militar, observó en dirección a Santos un objeto luminoso circular que estaba por encima de la línea del mar. De repente el ovni descendió hasta la línea del horizonte e hizo un movimiento en zigzag. Luego desapareció a alta velocidad hacia la colina. Más tarde, el soldado comentó lo ocurrido con otros soldados en busca de cualquier explicación lógica para el hecho, pero no tuvo éxito.

Sin embargo, fue el 25 de enero de 2008, de las 10 h 15 min a las 11 h 15 min que tuve la oportunidad de hablar con el Teniente Azevedo, del sector de Relaciones Públicas de la fortaleza, que confirmó la historia y añadió un detalle interesante para el caso. Él dijo: «Un fusil fue retorcido con el calor y en la actualidad se encuentra en el Museo Histórico del Ejército de Río de Janeiro». Dijo que si bien hubo un apagón y que uno de los soldados se quitó el uniforme a causa del calor y se fue rodando por el suelo, mientras que el otro militar quedó inconsciente.

Itaipu10 «Yo nunca lo vi, pero varios casos se han producido en el fuerte. Acerca de los soldados, informo que ambos fueron vistos en la unidad de salud que actualmente no está situado en el mismo lugar», complementó el Teniente Azevedo.

Cuando le pregunté los nombres de los implicados, respondió categóricamente que no los sabía, pero me sugirió que entrara en contacto con un militar de más edad. Me proporcionó el nombre y contacto del ex militar para que le hiciera la entrevista.

Supe en ese momento que el comandante del 5º GACos, era el teniente coronel Adston Pompeu Piza, que mandó durante el período de 9 de marzo de 1957 al 31 de marzo de 1960. Y que en seguida, fue incorporado a aquella fortaleza al 6º GACosM que fue comandada por el teniente coronel Osman Ribeiro de Moura. Sin embargo, en 2006, toda la documentación de estos grupos de artillería fue trasladada al Lançadores Múltiplos de Foguetes/Campo de Instrução de Formosa, en Goiás, a causa de la modernización en la estructura del Ejército.

Por lo tanto, el teniente Azevedo me pidió que entrara en contacto directo con el comandante de esa instalación militar, el teniente coronel Marco Antonio Souto de Araujo, para pedir el Boletín Interno donde constaría la relación nominal de todo el efectivo incorporado al 5º GACos en el año 1957, para ayudar a mis investigaciones en busca de los nombres de los implicados y los detalles del caso.

En busca de la Lista de Nombres

Itaipu11 El 28 de enero, 2008 envié un oficio a la instalación militar en Formosa, solicitando una lista del contingente que sirvió en aquella época. El 10 de marzo de 2008 recibí la carta no. 013-Com Soc, firmada por el Subcomandante del 6º Grupo de Lançadores Múltiplos de Foguetes, el mayor Ademar Calumby Neto junto con una lista de soldados del 6º GACosM indebidamente porque la lista correcta sería la del 5º GACos.

Una vez más, el 27 de marzo de 2008, por medio de un oficio solicité el Boletín Interno correcto. El 10 de abril de 2008, recibí la carta no. 007-Arq, firmado por el Subcomandante con la lista de 400 nombres de los soldados que sirvieron allí en esa época, con la dirección, filiación, fecha de nacimiento, entre otros datos.

Copias del Boletín Interno no. 139, de fecha 20 de junio de 1957, llegaron autenticadas y firmadas por el capitán João Francisco Canabarro Filho y trajeron alegría a mi corazón, porque por primera vez, después de años de buscar, estaba muy cerca de descubrir toda la verdad.

En el primer intento de hablar con los militares de la época envié 96 cartas y recibí decenas de respuestas por teléfono, correo y mail. En un segundo momento, envié 56 cartas más y, por último, envié 22 cartas. ¡Se enviaron en total 174 partidas!

Itaipu12 En cuanto recibía las respuestas por medio de enlaces, cartas y correos electrónicos de ex-militares con la información, después de haber enviado 174 cartas, decidí comprobar, en paralelo, la información del «rifle retorcido» y el apagón en el momento del avistamiento. Por otra parte, entré en contacto con ufólogos pioneros para tener una mayor percepción de este caso en relación con lo que se divulgó en la época y la actitud adoptada por el doctor Olavo Teixeira Fontes, en el momento, porque, lamentablemente, el doctor Fontes falleció el 9 de de mayo de 1968, víctima de cáncer.

«Fusil Retorcido»

Un detalle del caso que me sorprendió fueron las declaraciones del capitán Galileo, confirmadas años más tarde por el Teniente Azevedo, sobre el «fusil retorcido». Así, el 29 de enero de 2008, envié un mensaje a la atención del mayor Lecínio, en el Museu Histórico do Exército e Forte de Copacabana – MHEx/FC, en Río de Janeiro – RJ, solicitando información y la autorización para fotografiar el «fusil retorcido» o si fuera posible, me enviase una foto del mismo. Como el teniente Azevedo informó que el arma estaría expuesta en ese museo, reiteré mi mensaje tres veces, el 11 de febrero, el 26 de febrero y finalmente el 16 de marzo. Sólo el 17 de marzo de 2008 recibí respuesta del museo, firmada electrónicamente por el mayor Lecínio – jefe de la división de comunicación social – y que transcribo a continuación: «Estimado señor Edison Itaipu13 Buenaventura Junior, no fue encontrada, ninguna evidencia, prueba o información oficial al respecto del hecho citado, en caso de cualquier novedad, se le informará».

Quedé intrigado con la respuesta obtenida y, a continuación, realicé un viaje a la ciudad de Río de Janeiro el 29 de marzo de 2008, visitando personalmente el Museo Histórico del Ejército y también el Fuerte de Copacabana. En esa oportunidad pude ver realmente que no había información sobre el caso y ninguna evidencia de este «fusil retorcido».

¿Qué dicen los comandantes del fuerte?

El día 07 de febrero de 2002, escribí al ex-concejal del Partido Progresista (PP) y ex comandante del Fuerte Itaipú, coronel retirado Antonio Erasmus Dias para obtener información sobre el caso. En respuesta, el coronel Erasmus Dias dijo no saber nada sobre el asunto, pero me pidió que entrara en contacto con otro comandante de esa instalación militar, el teniente coronel retirado Osman Ribeiro de Moura, que según él, podría tener alguna noticia del hecho.

Algunos meses más tarde en el año 2002, visité al ex comandante Osman Ribeiro de Moura en su apartamento en Praia do Gonzaga, en Santos, Brasil. Él ya estaba bien debilitado por la edad avanzada y un ataque al corazón, del que se estaba recuperando. Con gran dificultad me confirma el avistamiento de un ovni en el Fuerte Duque de Caxias, pero no consiguió recordar los detalles del episodio y no supo informar sobre los soldados quemados, ni tampoco sabía el nombre de los mismos. Al año siguiente, el 5 de marzo de 2003, el ex comandante falleció.

Itaipu14 Seis años después del primer contacto que tuve con el ex-coronel Erasmus Dias, decidí escribir de nuevo solicitando información sobre el caso, lo que hice a través de correo certificado y AR (acuse de recibo) en abril 01, 2008.

El día 08 de abril de 2008 a las 12 h 24 min recibí respuesta del Coronel Erasmus Dias en mi teléfono celular, y negó categóricamente el incidente, diciendo: «En realidad yo era comandante en el Fuerte Itaipú y yo soy un testigo viviente de la historia de nuestro país, pero nunca oí hablar de este caso. Es absurdo y debe ser una leyenda».

Cuando recibí la carta no. 007-Arq, firmada por el Subcomandante de Formosa-GO con la lista de 400 nombres de los soldados que sirvieron en el Fuerte, me di cuenta que el comandante donde ocurrió el hecho era otro: Adston Pompeu Piza – pues la documentación oficial estaba firmada por él.

Así, en agosto de 2008 localicé en Manaos-AM al hijo del comandante Adston, que se llama Adston Pompeu Piza Filho. En llamada telefónica me respondió amablemente y luego me dio el teléfono de su hermano que tenía más información sobre el caso porque su padre había muerto ya.

A las 17 h 30 min del 22 de agosto de 2008, hablé por teléfono con el hijo del ex comandante, Sr. Narbal de Mello Pompeu Piza quien dijo no tener muchos datos que añadir al caso de 1957. Él dijo: «Yo debería tener unos 10 años de edad en la época y recuerdo muy bien cuando mi padre llegó en la mañana y dijo que él y otros soldados habían visto un objeto luminoso al alba. Fue a principios de noviembre y nosotros estábamos durmiendo en ese momento, pero mi padre nos dijo que sólo vio una luz descender encima de la batería de cañones. Jamás oí sobre soldados quemados. ¡Esto es nuevo para mí!»

Itaipu15 Narbal me contó otro caso que presenció entre los años 1954 y 1955, cuando su padre sirvió en un cuartel del ejército en Salvador, Bahia. Vieron a plena luz del día en Praia da Barra, un objeto volador no identificado que realizaba movimientos muy rápidos. Esta aparición le impresionó mucho que recuerda el hecho hasta el día de hoy.

Contacto con los ufólogos pioneros

Escribí el 11 de abril de 2008 varias cartas a los investigadores pioneros de ufología, solicitando información sobre el caso y sobre lo que el investigador doctor Olavo Fontes había divulgado sobre el caso internacionalmente.

Algunos ufólogos me contestaron con informaciones básicas del caso y llegaron a enviar recortes de periódicos y revistas de la época, por ejemplo, el investigador José Victor Soares me ofreció el primer artículo de la época, extraído de su amplia colección ufológica.

Mientras tanto, otros investigadores no añadieron nada nuevo, salvo uno que me llamó por teléfono en abril de 2008, y dijo que en consideración a mi persona y el hecho de yo estaba en búsqueda de la verdad dijo: «En primer lugar pido que me mantenga en el anonimato porque no es agradable lo que voy a decir, pero usted desea saber la verdad y es la siguiente: el doctor Fontes inventó esta historia para hacerse de un nombre en los Estados Unidos, ya que estaba estrechamente relacionado con los investigadores norteamericanos de la APRO, falsificó aquel documento de la Embajada en Inglés. Tanto así, que él no firmó el supuesto documento oficial. De la misma forma lo hizo con otros casos también, para satisfacer su ego y ganar notoriedad. En cuanto a otros casos clásicos no puedo dar mi opinión, pero el caso del Fuerte Itaipú es inventado con seguridad. Por lo tanto, ¡nadie sabe los nombres de los soldados! Usted está perdiendo su tiempo».

En aquella ocasión en que hablé con el veterano ufólogo recibí un balde de agua fría en mi investigación, pero no me desanimé en investigar más y más y al final de mi investigación tuve la grata satisfacción de saber la verdad, que los lectores, sin duda, sabrán también al final de este artículo.

Sin embargo, es importante subrayar en este momento del artículo que el posicionamiento duro del veterano investigador en relación con este caso y su investigador divulgador es también una opinión aislada, y no ofusca en modo alguno el mérito del doctor Olavo Fontes que divulgó sobremanera la ufología brasileña en aquella época. Sin embargo, no se puede descartar completamente la posibilidad de que el Dr. Fontes haya conducido sus investigaciones de manera poco crítica, causando probablemente su proyección en el extranjero a la luz de este y otros casos espectaculares que investigó e informó en los años 50 y 60.

Encuestas paralelas

Realicé muchas investigaciones simultáneas buscando siempre la verdad sobre el caso. En febrero de 2008 traté de hacer una entrevista con el ex militar y hoy Secretario de Turismo de Praia Grande, el profesor José Alonso Junior, que había apadrinado al equipo de ufólogos que estuvieron ahí, como dije al comienzo de este artículo.

Fue un intento frustrado, porque el 14 de febrero esperé cinco horas para ser atendido y al final me pidió que le enviase mis preguntas sobre el asunto a la dirección de su correo electrónico personal, porque en ese momento le era imposible atenderme.

Mandé un mensaje con preguntas básicas el 17 de febrero y reiteré mi solicitud tres veces. Sólo el día 02 de abril de 2008, recibí la siguiente respuesta que transcribo: «Estimado señor Edison, por desgracia, no tengo cómo ayudarlo, pues no tengo documentos para eso y tampoco informes, pues el hecho en cuestión indica una fecha de 1957 y yo nací en 1958, todavía podríamos fincar una nueva fecha para conversar. Firmado Prof. Alonso».

Me gustaría hacer hincapié en que es extraña y contradictoria la posición del secretario, porque unos años antes cuando llevaba turistas al Fuerte hablaba abiertamente sobre ello y ahora «no tengo cómo ayudarlo». Hasta hoy pienso lo que le ha llevado a tomar esta actitud en relación con el tema… ¡Prefiero no comentarlo!

El día 08 de abril 2008 escribí una carta a la esposa del fallecido capitán Galileu Ramos, el cual conocí personalmente en los años 90. Su esposa, la señora Diva Ramos me contestó el 20: «Estimado Señor: soy esposa del difunto Cap. Galileu. Hace 10 años de su partida. Demoré en responder porque ya no vivo en São Vicente, estoy en Santos. Su carta me llegó el día de hoy, 19/04/08. Lamentablemente no tengo conocimiento de ningún aspecto relacionado con los asuntos del cuartel. En casa nunca comentó nada, así que no puedo ayudarle. Atentamente, Diva Ramos».

Itaipu16 En un momento de mi investigación escribí hasta al jugador Pele (Edson Arantes do Nascimento), que sirvió en Fuerte Itaipú en los años que siguieron al caso, pues imaginaba que un fenómeno de esa naturaleza sería comentado hasta en los años siguientes, por los militares que servirían como centinelas en aquel lugar.

El asesor de Pele, señor Rogerio Zilli, me contestó el 12 de febrero de 2008, confirmando que el jugador había servido en esa instalación militar, siendo que en el período que estuvo en servicio hizo 22 goles en liga la 6º GACosM y en el campeonato sudamericano de las Fuerzas Armadas. Sobre el caso del ovni informó que: «Llevé este asunto al Sr. Edson Arantes y dice nunca haber visto ni escuchado nada al respecto».

ContinuarỦ

3 pensamientos en “La verdad sobre el ataque ovni al Fuerte Itaipú (II)”

  1. se me hace interesante la historia de ese lugar lo unico ke dejaste a debernos va a ser la foto de la carabana torcida zale.

  2. You dont have authorization to use this article and or images that you copied from our website.

    I kindly request you to remove all the contect from your site.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.