Crop Circles: El arte del engaño

Crop Circles: El Arte del Engaño

No pueden ser evidencia de ovnis, antiguos espíritus o de armas secretas, pero hay algo mágico en su atractivo

Por Rob Irving y Peter Brookesmith

Smithsonian.com, 15 de diciembre 2009

Cuando Doug Bower y su co-conspirador Dave Chorley crearon por primera vez una representación de un nido de «platillo volante» en un trigal en Wiltshire, Inglaterra, en 1976, no podían haber previsto que su trabajo se convertiría en un fenómeno cultural.

Casi tan pronto como los círculos de la cosecha fueron de dominio público, atrajeron a una manada de autoproclamados expertos. Floreció el pensamiento místico y mágico, la Ciencia y la pseudo-investigación científica, las teorías de conspiración y el caos general, estallaron. Los patrones de estampado en los campos fueron tratados como un lente a través del cual los iniciados podían asistir a las actividades de energías de la tierra y espíritus antiguos, la angustia de la Madre Tierra ante la inminente ruina ecológica, y la evidencia de las pruebas de armas secretas y, por supuesto, los extraterrestres. Hoy en día, una de las ideas más promovidas enérgicamente es que son mensajes, enterrados en complejos códigos numéricos, sobre un gran cambio conectado al calendario maya precolombino que debe producirse en 2012.

Para apreciar cómo surgieron estas exóticas respuestas, tenemos que ahondar un poco en la historia. Antes de que los actuales circle-makers entraran en escena, hubo informes aislados de patrones extraños que aparecían en los cultivos, que van desde los folletos del siglo 17 a un relato en Nature a una carta del astrónomo Patrick Moore impresa en 1963 en el New Scientist. En Australia, a mediados y finales de la década de 1960 se vieron informes ocasionales de círculos en los cultivos, y a menudo se atribuyeron a aterrizajes de ovnis. En esa misma época en Inglaterra, el pueblo de Wiltshire Warminster se convirtió en un centro de buscadores de ovnis, y dio a luz a sus propios rumores de círculos, o «nidos de platillos». Ninguno de estos, por desgracia, fue fotografiado.

Esas eran las leyendas que Bower tenía en mente cuando, en una noche de copas en 1976, le propuso a su amigo Chorley: «Vamos a ir allá y hacer que se vea como un lugar de aterrizaje de un platillo volante». Era el momento, pensó Doug, de ver un nido de platillos por sí mismo.

Desde entonces, los círculos de los cultivos se han reportado en todo el mundo en una multitud de cultivos. En el sur de Inglaterra, en donde se ve la mayor actividad, los circle-makers tienden a concentrarse en la canola, la cebada y el trigo. Estas crecen y se cosechan en una progresión que se superpone: la canola de abril a mayo, la cebada durante mayo y junio, y el trigo a partir de junio hasta principios de septiembre. En los últimos años se han encontrado modelos rudimentarios en el maíz, ampliando la temporada de crop circles hasta finales de octubre. Desde que aparecieron los círculos de Bower y Chorley, los diseños geométricos se han intensificado en escala y complejidad, ya que cada año los equipos de anónimos circle-makers dejan sus trampas de miel para los turistas de la Nueva Era.

Una clave fundamental para el encanto de los círculos se encuentra en su contexto geográfico. Wiltshire es el hogar de Stonehenge y un círculo de piedra aún más amplio en la aldea de Avebury. Las colinas están salpicadas de túmulos y menhires aislados, que muchos creen que se conectan mediante una extensa red de «leys», o caminos de energía que unen los lugares encantados con otros de todo el país. Se dice que esta vasta red se superpone en forma de una «geometría sagrada». La región también ha dado lugar a un rico folklore de perros espectrales negros, cocheros sin cabeza y casas encantadas.

Los crop circles son una lente a través del cual podemos explorar la naturaleza y el atractivo de los engaños. Las falsificaciones, imitaciones e imposturas están a nuestro alrededor en el mundo cotidiano «“desde cuentas sin fondos de $ 50 hasta falsos Picassos. Los motivos de las personas para tomar lo irreal como real son fáciles de discernir: confiamos en nuestra moneda, y mucha gente le gustaría tener un Picasso. El mundo nebuloso de lo anómalo y lo paranormal es el suelo más rico para los falsificadores. Una gran proporción de la población cree en fantasmas, ángeles, ovnis y las visitas ET, hadas, telequinesis y otros fenómenos extraños. Estas creencias eluden el examen científico y las pruebas. Y son justo tales pruebas las que los falsificadores traen a la mesa de los hambrientos de pruebas de que sus creencias no son engaños.

Las pruebas falsas que intentan corroborar una leyenda existente son conocidas por los folcloristas como «ostensión». Este proceso también, inevitablemente, extiende la leyenda. Porque, incluso si las pruebas son finalmente expuestas como falsas, se han afectado las percepciones de la gente del fenómeno que se pretendía representar. Las fotos falsas de ovnis, monstruos de Loch Ness y fantasmas en general, caen bajo el título de ostensión. Otro ejemplo es la serie de fotografías de hadas tomadas por Elsie Wright y Frances Griffiths en Cottingley, Yorkshire, entre 1917 y 1920. Estas mostraron que el motivo para la producción de tales pruebas puede proceder de la creencia, más que de cualquier deseo de inducir a error o bromas. Una de las chicas insistió hasta el día de su muerte que ella realmente había visto las hadas, las imágenes fueron fabricadas como un recuerdo de su experiencia real. Y las fotos fueron tomadas como auténticas por luminarias como Sir Arthur Conan Doyle -el gran exponente de la lógica, en sus historias de Sherlock Holmes.

El deseo de promover evidencia de los hechos anómalos y paranormales como auténticos surge de los más profundos anhelos humanos. Uno de ellos es un gesto hacia el racionalismo, la idea de que nada es real a menos que sea aprobado por una argumentación razonada, y suscrito por las pruebas más o menos científicas. Pero el alma humana anhela el encantamiento. Aquellos que no encuentran satisfecho su sentido instintivo de lo numinoso por el arte, la literatura o la música -por no hablar de los descubrimientos de la ciencia en sí mismos- podrían pasar a lo paranormal para satisfacer una intuición que misteriosamente habita en el corazón de la existencia. Estas personas están perfectamente situadas para aceptar como reales, pruebas trucadas de los poderes y entidades inexplicables.

Y así, la aparición anual de los patrones cada vez más complejos en los campos de trigo del sur de Inglaterra es tomada por los «croppies» -los devotos que miran más allá de cualquier solución prosaica por explicaciones más profundas-, como señales y prodigios y profecías. Los croppies, sin embargo, aceptan que algunas personas, algunas de las veces, están haciendo algunas de las formaciones. Consideran que estos circle-makers humanos como una molestia, contaminadores de las «evidencias», y los denuncian como «falsificadores». El término está bien escogido, ya que implica la desviación social. Y ahí está el giro en la historia.

En la cultura croppy, el lenguaje común se transforma en su cabeza. La palabra «genuino» por lo general implica que algo tiene un único origen identificable, de procedencia establecida. Para el croppy significa lo contrario: un círculo «verdadero» es de origen desconocido, o no hecho por el hombre, en otras palabras, un misterio. De ello se deduce que los círculos hechos por el hombre son un «engaño».

Los circle-makers que están preparados para comentar sobre este cambio semántico lo hacen con algo de diversión. En lo que a ellos respecta, están creando arte en los campos. En consonancia con el pensamiento de la Nueva Era, es por la disociación con la tradición científica que los circle-makers devuelven rl arte a una función más unificada, donde las imágenes y los objetos están imbuidos de poderes especiales.

Este arte está destinado a ser provocador, colectivo y una empresas ritual. Y, como tal, a menudo es inherentemente ambiguo y abierto a interpretación. Para el circle-maker, el mayor rango de interpretaciones inspiradas en la audiencia, es mejor. Tanto los circle-makers como los intérpretes tienen un interés en que los círculos sean percibidos como mágicos, lo que implica su acuerdo tácito para evitar preguntas de la autoría. Esta es la razón fundamental por la que los croppies miran los círculos «hechos por el hombre» como una distracción, una «contaminación».

Paradójicamente, y a diferencia de casi todas las otras formas de arte moderno, el potencial de un círculo de cultivo para encantar es animado y fortalecido por el anonimato de su(s) autor(es). Doug Bower cuenta ahora que sus amigos desean que se mantenga callado y continúe sus paseos nocturnos en secreto. Ambos, los circle-makers y croppies, están realmente comprometidos en una especie de juego, cuyo propósito es mantener el juego, para prolongar el misterio. Después de todo, ¿quién viajaría miles de kilómetros y caminaría a través de un campo lodoso para ver trigo aplastado, si no estaba imbuido de la mística de otro mundo?

Como están las cosas, la relación entre los circle-makers y los que interpretan su trabajo se ha convertido en una curiosa simbiosis de arte y artificio, engaño y creencia. Todo lo cual plantea la pregunta: ¿Quién está engañando a quién?

http://www.smithsonianmag.com/arts-culture/79347892.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.