El misterio de las centellas (71)

El misterio de las centellas (71)

En la primavera de 1943 me encontraba en un salón de billar en una cervecería llamada la Casa del Humo en W Court St. Había varios compañeros estudiantes jugando pool y al entrar por la escalera, al detenerme a saludar a todo el mundo hubo un tremendo estrépito de un trueno y se rompió una ventana a mi derecha.

Recuerdo que un hombre estaba junto a la ventana y fue sorprendido por el accidente, pero no fue herido.

Me quedé inmóvil cuando entró, por la ventana rota, una bola púrpura redonda tan grande o mayor que una pelota de baloncesto. Parecía flotar o rodar por el suelo y continuó por la habitación hasta la mesa de billar y llegó a la pared frente de la ventana.

La pelota era transparente, y estoy casi seguro de que podía ver a través de ella. La pelota era de un hermoso color púrpura y conservó su redondez durante su viaje.

Todos los que estaban en la mesa se dispersaron y la pelota se fue hasta la pared a 6-8 pies de altura, a la misma velocidad mientras se desplazaba horizontalmente. Cuando la pelota llegó a 6 u 8 pies pareció vacilar y volvió a caer hacia el suelo donde explotó con un ruido tremendo. Había un olor muy fuerte de ozono en el aire.

Thomas B Dowlearn

Seguin, Tx USA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.