El misterio de las centellas (138)

El misterio de las centellas (138)

Había estado trabajando como tendedor de líneas para AT & T durante un año, en 1959. Estábamos re-incorporando una línea de larga distancia a unos 12 kilómetros de Vaughn, Nuevo México. Había tormentas en la distancia y estábamos mirando ansiosamente hacia ellas para determinar las condiciones climáticas y suspender nuestro trabajo para evitar descargas de alta tensión en la línea.

Miré hacia la tormenta y me sorprendió ver una bola de oro blanquecino de alrededor de 2 pies rodando a lo largo del alambre de cobre, estimando en un cuarto de milla de distancia. Esta pelota fue rodando hacia nosotros a una velocidad estimada de 15-20 mph. Conforme se acercaba explotó en uno de los postes. No pudimos oír ningún sonido.

K D Raught

Ogden, UT USA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.