El misterio de las centellas (237)

El misterio de las centellas (237)

Lo vi hace mucho tiempo, creo que cuando yo estaba en mi temprana adolescencia. Yo estaba jugando frisbee en la casa de los vecinos cuando estalló una tormenta. Nos gustaba jugar Frisbee con vientos fuertes ya que podíamos arrojar el disco hacia el cielo y el viento lo soplaba hacia nosotros, así que no respondimos de inmediato buscando refugio. Un par de bolas de luz flotaron abajo del cielo y rebotaron a lo largo de la copa de los árboles a unos cien metros de nosotros. Yo diría que parecían del tamaño de pelotas de playa. Se desinflaron y se encogieron, en lugar de explotar con un gran estruendo, como lo hace un rayo natural, pero dejaron postimágenes abrasadoras en mis retinas como los que deja un rayo.

Frankenstoen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.