El misterio de las centellas (250)

El misterio de las centellas (250)

Esto me sucedió cuando tenía unos 12 años de edad en los años 70.

Era un día caluroso verano y comenzó una tormenta… corta pero con una gran cantidad lluvias – el tipo de tormenta que deja el aire húmedo y los caminos con vapor. No recuerdo si hubo truenos y relámpagos en ese momento. Yo estaba al frente de la casa disfrutando mojándome y cuando miré, vi una «bola de fuego» alrededor de 2 a 3 pies de diámetro y a no más de 20 pies de distancia de mí.

Fue descendiendo lentamente en línea recta y en un ángulo suave hacia la casa de los vecinos. No daba vueltas, más bien iba deslizándose. Recuerdo que pensé: «¿Por qué no cae al suelo?», pues no tenía la velocidad para permanecer en el aire. Volví a pensar que iba a golpear la casa de los vecinos y esperé una explosión, pero parece que pasó a través de la pared como si fuera arte de magia y no hubo ruido.

Entonces pensé que se iniciaría un incendio, pero no pasó nada. Desde la calle no había marcas en la casa en donde pareció golpear. ¿Entró en ella?

Le dije a mi esposo acerca de ello, pero no me creyó y lo he mencionado a algunas personas a través del tiempo pero todo el mundo me mira fijamente y cree que lo estoy engañando.

Es un recuerdo tan fuerte y me alegro de haber encontrado un sitio donde las experiencias de otras personas me hacen darme cuenta de que soy una de las pocas afortunadas que han sido testigos de tal acontecimiento.

Colleen Kennedy

Melbourne, Vic Australia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.