William “Bill” Cooper. ¿Un “malinformante” manipulador de los años 90?

William «Bill» Cooper. ¿Un malinformante manipulador de los años 90?

Por Norio Hayakawa

The CIVILIAN INTELLIGENCE CENTRAL on Facebook

<Editado Por Robert D. Morningstar>

06/22/2011

image Mi relación con Milton William «Bill» Cooper se remonta al verano de 1989, cuando lo conocí en el oeste de Los Ángeles y mi interacción con él fue de forma intermitente a lo largo de mediados de los 90. La última vez que estuve junto a él fue cuando estaba en un ataúd cerrado en su servicio funeral en Arizona. Fue todo un día muy emotivo para mí.

Fue en una mañana típica leve pero clara de Arizona del 15 de noviembre de 2001, cuando una antiguo conspiracionista, conductor de radio y productor de video, Anthony J. Hilder y yo, ambos de Los Ángeles y otra conductor de programas de conspiración de Phoenix llegamos a la Community Presbyterian Church del pequeño pueblo de Springerville, que se encuentra en una alta meseta en el este de Arizona.

Fue alrededor de las 8:30 am y sólo había un puñado de personas en el vestíbulo de la iglesia. Todos llegamos a esta ciudad rural en mi camioneta para asistir al funeral del fallecido Bill Cooper, que fue asesinado a balazos el 6 de noviembre de 2001 en el condado de Apache por los ayudantes del sheriff en un enfrentamiento que tuvo lugar frente a la casa de Bill sobre una colina en el pueblo cercano de Eagar. Un diputado resultó gravemente herido en ese enfrentamiento, cuando Bill le disparó a la cabeza.

Tuvimos que esperar a más asistentes al servicio que iba a comenzar a las 9:00 am. Luego llegó el ataúd cerrado de Bill y se colocó en la parte delantera del santuario. No era un servicio religioso formal. Antes del inicio del servicio, recibimos información de la persona que oficiaba. En el momento del inicio del servicio, había alrededor de 85 personas sentadas en las bancas. Algunos de los asistentes eran de los estados del medio Oeste, algunos eran de la Costa Este. Unos pocos, como nosotros, eran de California. Otros eran de otros estados del Suroeste y el resto eran personas locales.

Era un servicio sencillo, informal, con una oración en el comienzo, seguida por una breve biografía de Bill, seguido de elogios y recuerdos de los oradores y una oración final, seguida por la procesión de salida del féretro del santuario y una procesión de coches al cementerio de la ciudad e Springerville, a pocos kilómetros de distancia.

Hubo un total de 8 oradores en el servicio, incluyendo a Anthony J. Hilder y a mí. Cuando llegó mi turno, esto es lo que dije desde el podio:

«El mundo siempre recordará a Bill Cooper como un egoísta traficante de paranoia. De hecho, para muchos, fue tal vez una persona arrogante, odiosa, colérica, auto-engrandecida, grosera, vitriólica y vengativa. Tal vez era todo eso y mucho más. Pero no importa cuán negativo se describa su personalidad, tenemos que admitir el hecho de que, efectivamente, tuvo un gran impacto entre los cientos, si no miles de sus oyentes, ya sea frente a su público asombrado en sus conferencias o a través de sus «impactantes» programas de radio.

image Conocí a Bill en 1989 en el Oeste de Los Ángeles cuando él era apenas un orador desconocido y donde habló por primera vez en una reunión llamada UFORUM a el que yo era un asistente frecuente. Luego me sorprendió bastante con su hipótesis sobre el «gobierno secreto». Realmente sonaba tan «chido» en ese momento porque a diferencia de la mayoría de los oradores de ovnis de la época, inyectaba de manera convincente los «ovnis» a un «gobierno mundial» de la derecha, con sabor a teoría de la conspiración.

Me impactó tanto por su hipótesis de que pronto me convertí en un voluntario y le ayudé a organizar su primera aparición pública importante en ese mismo año, que se celebró en el Auditorio de Hollywood High School, a la que asistieron más de 800 personas. Que se convirtió en la plataforma de lanzamiento para su histórico circuito de conferencias nacionales. Y el resto es historia.

Más tarde, en diciembre de ese año, incluso asistí a la polémica National MUFON Conference, en Las Vegas, en la que Bill Cooper fue quizás el orador más polémico, aparte de John Lear y Bill Moore y otros.

El Bill Cooper de entonces era muy de «ufología». Incluso en 1991, cuando Gary Schultz y yo organizamos el primer Ultimate Seminar en Rachel, Nevada (25 km al norte del Área 51), nos sorprendimos al ver a Bill Cooper, como uno de los asistentes.

Recuerdo muy bien cuando Gary y yo teníamos que llevar a la gente a la colina White Sides para una escalada para ver la base (Área 51), Bill Cooper no podía lograr el ascenso, debido a su pierna e incluso hacía chistes sobre ella. Se quedó a los pies de la colina White Sides, sin ser capaz de ver las instalaciones.

En 1993, Bill Cooper, Eustace Mullins, Jordan Maxwell, Vladimir Terziski, el Dr. Robert Strecker, Anthony Hilder y yo, junto con un par de otros oradores de la conspiración fuimos invitados a hablar en la First International Conference on Global Deception, que se celebró en el famoso Wembley Arena de Londres. Por preocupaciones de seguridad debidas a la naturaleza controversial de la conferencia, algunos de nosotros decidimos no viajar a Inglaterra. Sin embargo, Bill Cooper tuvo las agallas de ir y hablar en la conferencia. Yo lo admiraba por ello.

image En 1993 había abandonado por completo la llamada «hipótesis extraterrestre» del origen del fenómeno ovni y empecé a promover la hipótesis de que todo el fenómeno ovni era un brillante invento, organizado y manipulado por el hombre, por la elite para llevar a cabo ciertas agendas. A partir de entonces, me sentí completamente disociado de la «ufología».

Me sorprendió mucho al enterarme de que, más tarde, Bill Cooper también comenzó a alejarse de «la ufología», y también comenzaba a suponer que los «ovnis» no tenía nada que ver con los «extraterrestres», sino que era una manipulación del gobierno para imbuir miedo para crear un gobierno mundial. Cooper comenzó a admitir que lo más probable era que le hubieran mostrado desinformación por parte del gobierno mientras se encontraba en el servicio militar. En este punto, realmente elogié a Cooper por su admisión. Cooper comenzó a declarar que ya no era un «ufólogo». Cooper fue quien acuñó el término «ufoology»[1] y también le felicitó por ello. Los dos nos apartamos totalmente de la «ufoology».

Sin embargo, Cooper tenía una tendencia a etiquetar a alguien que no estaba de acuerdo con él como «agente de la CIA», etc. Después de mudarse a Arizona, cambió su enfoque por el Patriot Movement (el movimiento de milicias), aunque en realidad no era más que una milicia de un solo hombre, simplemente la promoción de su punto de vista sobre la República Constitucional a través de programas de radio para sus miles de oyentes. Esto fue inmediatamente después del atentado de Oklahoma. Yo, también, me involucré en el movimiento de las milicias.

Fui a escuchar a Mark Koernke de la Milicia de Michigan en una gran Conspiracy Conference en Palm Springs. También me convertí en un conocido de Ted Gunderson, ex agente especial del FBI a cargo de Los Ángeles, que también se convirtió en simpatizante del movimiento de milicias. También comenzó a corresponder con la Milicia de Montana.

Además de sus otros numerosos rasgos negativos, Bill tenía un problema alcohólico incontrolable.

image Pero a pesar de su personalidad excéntrica, desagradable, en el fondo de su corazón creo que quería ser una buena persona. Por desgracia, puso fin a su vida tumultuosa por su profecía auto-cumplida a través de su acto violento. Mi corazón está con Annie y los niños. (Mi corazón también está con el joven diputado que resultó gravemente herido en esa confrontación. Bill tendrá que responder ante Dios por eso.) ¡Que Dios perdone y bendiga el alma de un Milton William «Bill» Cooper!

Así es como terminan mis «Recuerdos» de Bill Cooper en su funeral. Después de la misa, todos procedimos en una procesión de coches hasta el cementerio, bajo la atenta mirada de varias patrullas, vehículos del Sheriff del Condado y otros vehículos de la agencia gubernamental. Fue poco antes del mediodía que el ataúd de Bill Cooper fue enterrado en el cementerio. El ataúd fue bajado entonces a la tierra. Definitivamente fue uno de los momentos más emotivos de mis 20 años de estar involucrado con la «conspiracionología».

¿Creo que Bill Cooper fue un participante involuntario en la «desinformación»? Sí, creo que sí. Se sintió atraído involuntariamente en una situación semejante. Y yo creo que no fue «desinformación» intencional sino «malinformación». Creo que Bill Cooper cayó poco a poco en la paranoia delirante y puede haber sido manipulado por algunas entidades, es decir, individuos o ciertos grupos con agendas, gubernamentales o no. No lo sé.

BeholdAPaleHorse En el momento en que salió su ya «clásico» libro, Behold A Pale Horse, y comenzó a recibir atención, irónicamente, ya había empezado a desvincularse con gran parte de lo que escribió.

«Behold A Pale Horse» era básicamente una recopilación de sus antecedentes de servicio militar, su discurso original «El Gobierno Secreto» (ahora fuera de moda, lleno de información errónea y malinformación y ya no es relevante en muchos aspectos), alguna información oscura y obsoleta, poco fiable y artículos proporcionados por terceros en relación con el Área 51 mezclados con una copia literal de los Protocolos de los Sabios de Sión, que muchos investigadores habían considerado siempre como un fraude, para empezar.

Reitero. No creo que Bill Cooper era un «desinformante» pagado, en absoluto. Creo que se le dio información errónea, en lugar de «desinformación». Me inclino a creer que simplemente cayó y fue manipulado hasta ser un participante involuntario en este extraño mundo de la «conspiracionología».

http://www.ufodigest.com/article/william-bill-cooper-manipulated-misinformant-90s-norio-hayakawa?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+ufodigest%2FrLZd+%28UFO+and+Paranormal+News%29


[1] Un juego de palabras. Algo así como ufología imbécil, boba, tonta, papanatas. En realidad toda la ufología es así. (Nota de LRN)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.