No saltar a conclusiones acerca de las cosas en el cielo

David Murdock: no saltar a conclusiones acerca de las cosas en el cielo

Por David Murdock

Especial para The Times

8 de marzo 2013

La otra noche, vi algo en el cielo que no podía explicar. Un conjunto de luces, al Norte de mi casa, que vibraban y se movían en una forma que no creo que fuera bastante natural.

Después de observarlas durante un rato, me di cuenta de que las luces eran balizas de navegación de un avión, pero había algo en el ambiente esa noche que les daba un aspecto extraño. Este misterio se resolvió en pocos minutos, pero he visto cosas en el cielo antes que tuvieron un poco más de tiempo para explicar.

La primera vez que vi un ovni, por falta de un término mejor, yo era un adolescente. Una tarde, un amigo me llamó y me preguntó si estaba viendo el objeto extraño sobre Attalla. Mi amigo parecía un poco nervioso, lo cual era inusual para uno de los tipos más imperturbables que he conocido. Me dijo dónde estaba, y yo salí a echar un vistazo.

Yo lo vi de inmediato. Efectivamente, parecía una cápsula redonda de algún tipo con un montón de luces flotando por encima Attalla. A pesar de que estaba alto en el cielo, se veía muy grande.

Volví a la casa y al teléfono. Le dije a mi amigo que también lo vi. Mientras estábamos hablando de lo qué podría ser, yo podía oír por teléfono la radio que sonaba en su casa. Él me dijo que el DJ estaba hablando acerca del objeto, así que encendí mi radio.

Aunque nos habíamos convencido de que el ovni era una especie de objeto hecho por el hombre, fue un alivio oír al DJ en Q104 decir que se trataba de un globo meteorológico. Evidentemente, mucha gente lo había visto y lo llamó. Esta es la primera vez que aprendí a no saltar a conclusiones acerca de los objetos en el cielo.

La siguiente vez que vi un ovni – tres de ellos, de hecho – yo estaba asistiendo a la universidad Berry en Roma, Georgia.

Al atardecer de un domingo por la noche, yo estaba conduciendo de vuelta a Berry después de pasar el fin de semana en casa. Acababa de atravesar Weiss Lake en Cedar Bluff cuando vi tres enormes objetos con forma de platillos voladores a baja altura sobre el horizonte y se dirigían a mi camino. Yo estaba tan sorprendido que me detuve en el estacionamiento de Piggly Wiggly para ver.

Por supuesto, yo no tenía una cámara. Nadie tiene una cámara cuando más se necesita. Mientras observaba estos tres enormes platillos que se dirigían hacia mí, empecé a sentir un ruido sordo. No oí el estruendo – lo sentí. Wow. Entonces me di cuenta que el ruido sonaba muy parecido a la turbohélice de un avión. Cuando los «platillos» pasaron por encima de mí, me di cuenta de lo que eran – tres aviones de transporte Hércules C-130 de la Fuerza Aérea con todas sus luces encendidas y las puertas de carga traseras abiertas.

Más tarde, me enteré de que la Fuerza Aérea practicaba cargas de paracaídas en un lugar sobre Georgia. Fue entonces cuando un C-130 voló a baja altura sobre un campo con sus puertas de carga traseras abiertas y dejó caer grandes cantidades de equipo con la ayuda de un paracaídas, tirando la carga por la parte trasera del avión. Este método permite que un C-130 deje grandes cantidades de carga sin aterrizar. Lo que vi fue un trío de estos grandes aviones dejando caer su carga mientras forzaban sus motores para ganar altura. Verdaderamente una vista impresionante, pero no un avistamiento ovni.

La última vez que vi un ovni, yo estaba llevando a mi madre de regreso a su casa a mediados de la década de 1990. Al pasar por encima de una colina, ambos vimos un platillo plateado, bajo en el horizonte, por encima de otra colina, en frente de nosotros. Una vez más, parecía enorme. Mamá parecía nerviosa cuando preguntó: «¿Qué es esa cosa?» Yo le respondí: «No lo sé, pero vamos a averiguarlo». No creo que a mamá le haya gustado esa idea demasiado, pero yo conducía. Así que, mamá y yo perseguimos al ovni sobre Stowers Hill.

A medida que nos acercábamos más y más, el ovni se hizo más pequeño y más pequeño. Por último, vimos al ovni y su tripulación. Era una madre y un padre y sus dos hijos que volaban un papalote plateado sobre Stowers Hill Elementary School. Por supuesto, se trataba de un cometa grande, pero no era tan grande como pensábamos que era.

Mamá y yo tuvimos una buena risa sobre eso. Desde la distancia con el sol desapareciendo iluminándolo, el cometa parecía un platillo volante de una película de Hollywood. Honestamente, yo no podría haber dicho lo que era cuando lo vimos por primera vez mi mamá y yo, pero supe lo suficiente como para entonces ir a ver lo que era.

A través de los años, la gente conozco y en quien confío me ha contado historias personales de avistamientos de ovnis que no puedo explicar. He leído libros y visto programas de televisión sobre otros avistamientos que no puedo explicar, si la información presentada es correcta. Tal vez hay algo allí arriba, a lo mejor no lo hay. No se. Todo lo que sé es que mis tres avistamientos de ovnis resultaron ser algo mundano. Bueno, excepto por el C-130 – que era muy chido.

David Murdock es un instructor de Inglés en Gadsden State Community College. Él puede ser contactado en murdockcolumn@yahoo.com

http://www.gadsdentimes.com/article/20130310/NEWS/130309819/-1/opinion01?Title=DAVID-MURDOCK-Don-t-jump-to-conclusions-about-things-in-the-sky

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.