Algo más sobre nuestro murcielaguito mielero

IMPACTO AMBIENTAL

Algo más sobre nuestro murcielaguito mielero[1]

Juan José Morales

En noviembre del año pasado, a petición de un amigo lector, escribimos sobre el murcielaguito mielero o siricotero, Glossophaga soricina, uno del más de medio centenar de esos animales que hay en tierras del Mayab.

Pues bien, hoy tenemos una noticia acerca de este animalillo: los científicos han descubierto que las papilas de su lengua «”con la que extrae polen y néctar de las flores»” son eréctiles y al erguirse convierten la lengua en algo así como un cepillo y le permiten así recoger mayor cantidad de alimento.

clip_image001El murcielaguito mielero, colectando polen y néctar de una flor. Este tipo de alimentación en vuelo demanda un consumo de energía muy alto, y para satisfacerla ha tenido que desarrollar una serie de adaptaciones orgánicas peculiares, una de las cuales acaba de ser descubierta por los científicos.

La lengua de este pequeño murciélago es larga y delgada, para poder introducirse en las flores. Además, está recubierta con numerosas papilas muy finas, como pelillos, que «”según la investigación a que nos referimos»” se llenan de sangre al mismo tiempo que la lengua se proyecta hacia adelante, y de ese modo se hinchan, se vuelven rígidas y se levantan hasta quedar proyectadas perpendicularmente, en un ángulo de 90 grados, respecto al eje longitudinal de la lengua. Este proceso de hinchazón por bombeo de sangre podría compararse a la erección del pene de un ser humano, que también ocurre por la afluencia de sangre a los tejidos.

El murcielaguito mielero desarrolló a lo largo de la evolución esta capacidad para incrementar la capacidad recolectora de su lengua como una necesidad de sobrevivencia, al igual que otros rasgos de su anatomía.

De igual manera que los colibríes, los murciélagos polinívoros y nectarívoros como este necesitan mantenerse continuamente en el aire, revoloteando de una flor a otra, y en cada una de ellas recoge una pequeña cantidad de néctar y polen. Pero el esfuerzo muscular que esa actividad exige es muy grande y consume enormes cantidades de energía, la cual se obtiene a través de un acelerado metabolismo, mucho más rápido e intenso que el de cualquier otro vertebrado. Todo el tiempo el murciélago está procesando y transformando en energía los azúcares que obtiene de las flores. Prácticamente no las almacena. Casi podría decirse que son para consumo instantáneo. Las investigaciones sobre sus procesos metabólicos revelaron que el 78% de la energía que el murcielaguito siricotero utiliza para volar proviene de los azúcares recientemente ingeridos. Es, además, una tasa de conversión muy alta. Por contraste, los seres humanos y otros mamíferos sólo transforman en energía entre el 25 y el 30% de los azúcares de su alimento. Puede decirse, entonces que este pequeño murciélago es una máquina biológica energéticamente muy eficiente.

Sus papilas eréctiles, por lo demás, son sólo parte de las adaptaciones orgánicas que han permitido la sobrevivencia del murcielaguito mielero. Es muy ligero «”apenas nueve gramos en promedio»”, para reducir su consumo de energía. Está dotado con una larga lengua que además se mantiene plegada dentro del hocico en tal forma que al proyectarse hacia adelante duplica su longitud y le permite penetrar más profundamente en las flores. Sus intestinos son extraordinariamente eficientes para asimilar los azúcares, y «”finalmente»” sus músculos pectorales, con los que impulsa sus «alas» membranosas, poseen fibras musculares muy eficientes capaces de contraerse y extenderse con gran rapidez para mantenerlo en el aire y realizar las maniobras que exigen sus andanzas de flor en flor.

Pero, a pesar de su gran eficiencia, sus requerimientos de energía son tan grandes que todo el tiempo se encuentra casi al borde de la inanición, prácticamente sin reservas de nutrientes de las cuales echar mano para mantener su metabolismo.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Lunes 13 de mayo de 2013

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.