El misterio de las centellas (879)

El misterio de las centellas (879)

Fue una noche de verano, alrededor de las once. Yo y mi sobrino David estábamos acampando en el pasto de una colina. Hacía tanto calor que decidimos dormir fuera de la tienda. Incluso antes de que viéramos la bola de fuego sentimos que nuestro cabello se erizó como si hubiéramos tocado un generador van de graff. Luego vimos una bola de luz, viajando de oeste a este a gran velocidad. La bola en realidad hizo un el ruido, cuando pasó de largo. Fue una vista impresionante y una que nunca olvidaré.

Richard

Irlanda del Norte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.