La luz como nuevo contaminante

ESCRUTINIO

La luz como nuevo contaminante[1]

Juan José Morales

 

A partir de julio pasado, París, la Ciudad Luz, ya no estará tan iluminada como antes. Conforme a nuevas ordenanzas gubernamentales, de una de la madrugada a siete de la mañana, las luces de vitrinas, aparadores y el interior de las tiendas, deberán mantenerse apagadas, salvo las necesarias para la vigilancia y en las oficinas deberán apagarse una hora después de que salgan los empleados. Las fachadas de los edificios no podrán ser iluminadas antes de la puesta del sol, y en los próximos dos años se emitirán reglas para restringir el uso de anuncios luminosos.

clip_image002Intensidad de la iluminación artificial nocturna en diferentes regiones de México. Es máxima en el centro del país y mínima en los desiertos, cordilleras y selvas. La gran luminosidad en el Golfo de México, frente a Tabasco proviene de los pozos petroleros.

Con estas disposiciones se busca, por un lado, reducir en un cuarto de millón de toneladas por año las emisiones de dióxido de carbono debidas a la quema de combustibles empleados para generar electricidad y ahorrar energía equivalente al consumo de 750 mil hogares en un año, que tendría un costo de 200 millones de euros (más de 3 400 millones de pesos).

Además de ello «”y esto es igualmente importante»” dichas medidas buscan combatir un grave problema ambiental que usualmente no merece la atención de la gente: la contaminación lumínica. Y es que el exceso de luz en las ciudades durante las horas nocturnas no sólo afecta a los astrónomos al entorpecer sus observaciones debido a la luminosidad del cielo «”cosa que a la mayor parte de la gente tiene sin cuidado»” sino que también afecta a la vegetación, los animales y hasta la salud humana.

Uno de los casos más conocidos es el de las tortugas marinas, que son ahuyentadas de las playas a las cuales durante miles de años han acudido para anidar y desovar, debido a las luces de hoteles, bares, restaurantes y demás establecimientos turísticos que en las últimas décadas han proliferado en esos lugares. Y si pese a todo, desovan, las crías corren riesgo de extraviarse y morir, ya que al salir del huevo las luces las desorientan y las hacen dirigirse tierra adentro y no hacia el mar.

Otros muchos animales resienten también el exceso de luz por la noche. No hay que olvidar que casi la tercera parte de los vertebrados y cerca de dos tercios de los invertebrados son nocturnos, y de los demás, muchos son crepusculares. Esto es, se mantienen activos preferentemente al anochecer y al amanecer. Cuando la intensidad de la luz aumenta demasiado durante la noche, sus patrones de conducta se alteran profundamente. Diversos estudios han revelado, por ejemplo, cambios en la actividad de ciertas especies de murciélagos insectívoros, cuya gran importancia en el control de plagas es de sobra conocida. Para las mariposas nocturnas o polillas, y otros insectos nocturnos que contribuyen a la polinización de las plantas, las lámparas del alumbrado público y doméstico «”especialmente las de gran intensidad»” ejercen una atracción irresistible y grandes cantidades terminan muriendo abrasadas en ellas. Su muerte masiva implica también alteraciones en las cadenas y tramas alimenticias.

Igualmente se ha comprobado que las aves migratorias pueden ser desviadas de sus rutas habituales cuando encuentran amplias zonas intensamente iluminadas, como son las ciudades, o que la confusión que sufren en tales circunstancias las hace estrellarse contra edificios y otras estructuras.

En fin, la contaminación lumínica no es sólo un problema para los astrónomos. Es un grave problema ecológico, y por ello en algunos países comienzan a tomarse medidas para combatirla.

Invitación. Invito cordialmente a los lectores residentes en Cancún, a la presentación de mi libro de cuentos de ciencia ficción Mundos paralelos. Será mañana, sábado 28 de septiembre, en el planetario Ka»™Yok»™, junto a la Casa de la Cultura. Me dará mucho gusto su compañía.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Viernes 27 de septiembre de 2013

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.