Fuerza Aérea de Irán persigue ovnis

Fuerza Aérea de Irán persigue ovnis y descubre un tipo desconocido de aviones no tripulados

Darío Leone, The Aviationist

12 de noviembre 2013

imageJubilado de la Marina de los EE.UU. hace más de siete años, el icónico Grumman F- 14 permanece en servicio en la Fuerza Aérea de la República Islámica de Irán, (IRIAF).

Irán utilizó sus Tomcats ampliamente en la guerra Irán-Irak y el F- 14A es aún hoy la columna vertebral de la defensa aérea de la IRIAF.

En los últimos años los «gatos persas» han informado volar en contra de una amenaza muy particular: los objetos voladores no identificados, universalmente conocidos como ovnis.

Información más detallada sobre este uso extraño de los últimos Tomcats operativos se puede encontrar en la edición de octubre de 2013, de Combat Aircraft.

Un interesante artículo escrito por Babak Taghvaee ofrece una visión exclusiva de las misiones de los F-14s de la IRIAF realizadas para interceptar ovnis. Pero de acuerdo con Taghavee estos objetos voladores desconocidos no llevaban a cabo ninguna actividad extraterrestre:

Cuando el sospechoso programa nuclear de Irán fue revelado al público de las naciones occidentales, encabezadas por EE.UU. e Israel, se advirtió que abandonaran sus actividades nucleares. Los EE.UU. trataron de recopilar información sobre las actividades en tres importantes instalaciones nucleares iraníes: el reactor de Bushehr, un reactor adicional en Arak y la planta de enriquecimiento de combustible de Natanz. Un número de vehículos aéreos no tripulados de reconocimiento fueron enviados a reunir información de inteligencia para ayudar a prepararse para un posible ataque.

Para interceptar los UAV (vehículos aéreos no tripulados), interceptores IRIAF F-4Es y F-14As, estacionados en Bushehr para servir como QRA (Quick Reaction Alert), fueron enviados en varias ocasiones. Pero los aviones no tripulados estadounidenses tenían características asombrosas de vuelo: «Incluyendo la capacidad de volar fuera de la atmósfera, alcanzar una velocidad de crucero máxima de Mach 10, y una velocidad mínima de cero, con la capacidad de flotar sobre el objetivo#», según ha explicado Taghavee. Estas actuaciones, junto con su poderoso ECM, hacen que el F-14 no pueda operar sus armas.

Pero, de acuerdo con Taghavee, al menos una vez el Tomcat fue capaz de llegar muy cerca de un enfrentamiento con uno de estos «ovnis».

En un caso sobre Arak, en noviembre de 2004, la tripulación de un F-14A armado con dos AIM-9JS y dos AIM-7E-4s vio un objeto luminoso que volaba cerca de la planta de agua pesada de Arak. Cuando el haz de radar del jet AN/AWG-9 captó el objeto, tanto el RIO y el piloto vieron que el alcance del radar fue interrumpido, probablemente debido a la alta energía magnética del objeto que aumentó la potencia de las ondas de radar reflejadas. El piloto describió el objeto como esférico, con algo así como un dispositivo de poscombustión verde creando una cantidad considerable de turbulencia detrás de él. La tripulación del Tomcat logró un lock-on cuando estaba volando una trayectoria de vuelo lineal y constante. Una vez que el piloto seleccionó un AIM-7E-4 para lanzarlo en su contra, el objeto aumentó su velocidad y desapareció como un meteoro.

Este tipo de vuelo se suspendió después de fueron hechos varios intentos de interceptar los UAV de EE.UU. por F-4Es y F-14A en las plantas de Bushehr, Arak y Natanz. Pero, como se informó en el artículo, otra misión se puso en marcha alrededor de las 04.20 hrs del 26 de enero de 2012, cuando «un radar del Comando de Defensa Aéreo de Irán, cerca de Bushehr, identificó una aeronave desconocida que volaba hacia el área».

Se ordenó salir a Un F-14A. A las 04.30 hrs despegó de TFB.6, (Sexta Base de Cazas Tácticos, cerca de Bushehr), pero segundos más tarde, el caza explotó, matando a dos miembros del equipo al instante. La razón del incidente sigue siendo un misterio, y la aeronave en cuestión fue uno de los más aptos Tomcats de la IRIAF, con las horas más bajas de vuelo en la flota».

Este Tomcat era de la serie 3-6062, que podría haber sido derribado por los «Guardianes de la Revolución» de defensa aérea como ha explicado recientemente por The Aviationist. Así que si esto fue la causa del «incidente» (varias fuentes creen que el F-14 no fue derribado por «fuego amigo»), queda claro que no había ningún ovni involucrado en este accidente. Sólo la naturaleza de los drones que participaron en la actividad de inteligencia sobre las plantas nucleares de Irán siguen siendo inexplicables.

Podemos afirmar que, si bien muchas veces en los últimos años varios UAVs volaron sobre Irán para obtener información (como el furtivo RQ-170 capturado en diciembre de 2011), aún se desconoce un avión no tripulado con características de vuelo, como los descritos por Taghvaee, a menos que asumamos que un SR-72, un reemplazo del SR-71, o algo similar, ya está volando secretamente.

Pero, de nuevo, Taghvaee no tiene dudas sobre la naturaleza de estos objetos voladores no identificados, ya que en su artículo dice que «Después de dos años de investigación sobre perfiles de vuelo de los objetos y el examen de los restos de un ejemplar que se estrelló y recuperó en 2006 (tanto en Irán y luego por los expertos en Rusia), el Ejército iraní precisó que eran aviones no tripulados de inteligencia de EE.UU».

http://www.businessinsider.com/iranians-chasing-ufos-discover-new-drone-2013-11

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.