Un maloliente platillo para Cancún

Un maloliente platillo para Cancún[1]

Juan José Morales

Al parecer, se está cocinando especialmente para Cancún uno de esos típicos platillos cuyos ingredientes son corrupción, turbios negocios, especulación inmobiliaria y desorden urbano. El guiso se encontraría en estos momentos en el horno, calentándose, y será sacado en el momento oportuno, para satisfacción de quienes lo disfrutarán y cuando los que se indigesten con él ya no puedan hacer nada para evitar sus consecuencias.

clip_image001Vista satelital de Cancún. Parece que está en marcha una nueva maniobra para fomentar la especulación inmobiliaria y el desorden urbano, que agravará los ya muy serios problemas que padece la ciudad y que afectan a cientos de miles de sus habitantes. Por ejemplo, las inundaciones debidas a la destrucción de un gran manglar para construir Puerto Cancún (la extensa zona blanca a la derecha en la imagen.)

Esta maniobra culinaria «”se dice en los círculos políticos»” consiste en que la modificación al Programa de Ordenamiento Ecológico (POEL) del municipio Benito Juárez, al que corresponde Cancún, que aprobó el anterior ayuntamiento encabezado por el perredista Julián Ricalde y apoyado por el PAN, fue impresa en una edición del Periódico Oficial del Gobierno de Quintana Roo con fecha 26 de septiembre del año en curso, pero no se ha publicado «”es decir, la edición no se ha puesto públicamente en circulación en su totalidad, a disposición de la generalidad de la población»” sino que sólo se han entregado unos pocos ejemplares a ciertos altos funcionarios públicos y grandes empresarios, con instrucciones de no mostrarlos a nadie. La totalidad de los demás se mantienen ocultos bajo siete llaves en alguna desconocida bodega y sólo saldrán a la luz pública uno o dos días antes del 25 de diciembre.

El propósito de esta demora es que «”como la edición tiene fecha 26 de septiembre aunque, repetimos, no ha salido a la luz pública»” quienes quieran objetar algún punto del POEL ya no puedan hacerlo por haberse vencido el plazo de 90 días, contados a partir de la (supuesta) publicación del documento, que la ley establece para tal efecto.

Y es que «”también según las versiones que circulan en los medios gubernamentales»” el texto del POEL, así como los planos que lo complementan, han sido alterados para cambiar la ubicación de zonas donde no se permite la urbanización o existen limitantes de densidad de construcción. Con esta artimaña, se favorecerá a especuladores que han adquirido terrenos que, precisamente por las limitaciones de que son objeto, tienen un precio muy bajo. Pero al publicarse el documento adulterado y entrar legalmente en vigor, multiplicarán casi instantáneamente su valor al poder urbanizarse o hacerlo con mucho mayor densidad.

Naturalmente, quizá también haya quienes resulten afectados: aquellos propietarios de terrenos que originalmente eran susceptibles de uso con fines urbanos y merced a la subrepticia manipulación del POEL de pronto encontrarán que no pueden construir en ellos, o que solamente podrán hacerlo en condiciones muy desfavorables.

Se dice igualmente que los autores de esta treta cuentan «”naturalmente»” con la complicidad del actual ayuntamiento, dominado por el PRI y encabezado por Paul Carrillo, el cual dejará pasar por alto la adulteración del texto del POEL.

No hay pruebas concretas de lo anterior «”por ejemplo, fotografías de los ejemplares del Periódico Oficial ocultos en algún sitio en Chetumal»”, pero los rumores resultan muy creíbles a la vista de que hasta la fecha no ha circulado la mencionada edición del 26 de septiembre. Y la versión de que se ha cocinado este maloliente guiso, quedará confirmada si súbitamente aparece en circulación dicha edición con casi tres meses de retraso respecto a su fecha.

El tiempo lo dirá. Y ya sabrán los afectados si emprenden acciones legales para anular esa maniobra, que desde luego sólo tendrá como consecuencia agravar los ya muy serios problemas de desorden urbano que padece Cancún.

Nota final. Envío desde este espacio un fraternal y solidario abrazo a mi amigo y compañero de luchas e ideales, Mario Renato Menéndez Rodríguez, por la dolorosa pérdida de su hijo Mario Renato, con quien compartiera por muchos años no sólo la vida familiar sino también el esfuerzo, la satisfacción y los sinsabores que implica el ejercicio del periodismo independiente y combativo.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Viernes 13 de diciembre de 2013

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.