In Search of Prehistoric Survivors – cómo llegó a ser

In Search of Prehistoric Survivors – cómo llegó a ser, y volverá a serlo (¡a pesar de las críticas!)

2 de marzo 2014

In-Search-Of-Prehistoric-Survivors-coverDe todos mis 20 libros, ninguno ha atraído tales elogios, pero también tanta controversia como In Search of Prehistoric Survivors. El próximo año se conmemorará el 20º aniversario de su publicación original en 1995, y después de haber recibido innumerables peticiones de los lectores en los últimos años por su reedición (después de haber estado fuera de impresión por varios años), estoy feliz de decir que después de un período de tiempo haciendo las rondas con los posibles editores, fue aceptado para su publicación hace poco más de un año, y estoy trabajando en él, con miras al logro de una oportuna reaparición en 2015.

Dicho esto, todavía no estoy seguro de si preparar una reimpresión directamente del texto, pero con ilustraciones adicionales (cortesía de los muchos maravillosos que las han hecho disponibles para mí a partir de 1995), o si se debo actualizarlo – y, lo hago, qué tan extensa debe ser la actualización. Consciente del enorme alcance del libro sobre los críptidos (el único grupo importante que no están representados en él son los hombres-bestia, y que en sí fue sólo por razones de limitación de espacio), una actualización importante sería ver que el tamaño del libro creciera de manera espectacular, hasta el punto en que simplemente podría ser económicamente inviable producirlo. Así que tengo que reflexionar más sobre eso. Sin embargo, después de haber recibido tantas peticiones, puedo confirmar que Prehistoric Survivors volverá, así que ¡vigila este espacio!

Mientras tanto, y después de haberlo pensado mucho, me parece que puede ser instructivo revelar cómo salió exactamente este libro en particular mío, porque desde que apareció en el año 1995 ha habido un cierto grado de confusión y controversia en algunos sectores en cuanto a cuál es mi posición en relación con su tema y contenido. En consecuencia, espero que la siguiente explicación (que ya he descrito en privado a varios colegas a través de los años, pero nunca me he molestado revelarla públicamente antes) aclare todo esto de manera satisfactoria.

En muchos sentidos, este libro es el más inusual de cualquiera de los míos, ya que su forma final publicada no era cómo había lo había concebido originalmente. Me explico. Tras la publicación en 1991 de mi segundo libro, Extraordinary Animals Worldwide, estaba planeando un libro importante sobre críptidos herpetológicos – todo, desde supuestos dinosaurios vivos, pterosaurios, plesiosauros y lagartos misteriosos de muchos tipos, serpientes gigantes y serpientes cacareando, críptidos quelonios de todas las formas y tamaños, anfibios anómalos, e incluso una importante sección dedicada al posible origen de la inspiración y de la plétora mundial de los dragones legendarios.

Una sinopsis de esta propuesta de libro hizo las rondas con los editores (tiempo durante el cual, por cierto, mi tercer libro, The Lost Ark: New and Rediscovered Animals of the 20th Century, se publicó, a finales de 1993), con Blandford Press estando particularmente interesado en él (y en última instancia, su publicación dos años más tarde). Consciente, sin embargo, de la enorme popularidad mundial de la exitosa película de Steven Spielberg Jurassic Park en ese momento (la primera película había sido lanzada en 1993), sugirieron un cambio fundamental en el contenido y la inclinación de mi libro. En lugar de limitarme a las bestias de misterio herpetológico, propusieron que debería ampliar su gama de temas a la de críptidos que abarcan todo el espectro zoológico, pero que me concentrara exclusivamente en las que se han sugerido en un momento u otro por criptozoólogos por constituir sobrevivientes prehistóricos.

Sin duda era más intrigante, aunque muy diferente de mi concepto original, y que por lo tanto, decidí aceptar, a pesar de que – y debo hacer hincapié en esta forma inequívoca aquí – yo personalmente no considero que sea probable que todos esos críptidos sean verdaderamente sobrevivientes prehistóricos. Pero mi opinión personal era irrelevante, en lo que se refería al resumen del libro. Lo que se requería de mí era presentar un expediente de los informes y las tradiciones nativas para cada críptido, y luego evaluarlos en el contexto de cualquier criatura prehistórica que había sido comparada con la literatura criptozoológica (con teorías no perteneciente a la supervivencia prehistórica recibiendo sólo un tratamiento mínimo, ya que no eran los objetivos de este estudio). Así que eso es precisamente lo que hice. En consecuencia, se fueron la mayoría de los lagartos y anfibios misteriosos, así como las serpientes y también la sección de dragones, y llegaron mamíferos putativos matusalénicos como calicoterios, thilacoleonidos, amficionidos y dientes de sable, presuntas aves persistentes como Teratorns y Sylviornis, el gigante megalodon tiburón carnívoro, e incluso algunos supuestos sobrevivientes eurypterid.

Still-In-Search-Of-Prehistoric-Survivors-238x300Un diseño impactante de portada preparado por el artista criptozoológico William Rebsamen para una propuesta de actualización, edición retitulada In Search of Prehistoric Survivors (© William Rebsamen)

Durante los años que han seguido, el concepto de supervivencia prehistóricos – o lo que el paleontólogo británico Dr. Darren Naish se refiere como el Prehistoric Survivor Paradigm (PSP) – ha recibido duras críticas de los escépticos criptozoológicos. Y, de hecho, yo soy el primero en admitir que tal supervivencia se hace cada vez más insostenible mientras mayor es el espacio de tiempo que existe entre cualquier críptido de hoy en día y sus más recientes presuntos antecedentes fósiles (es decir, su llamado linaje fantasma, con el propio críptido constituyendo un taxón Lázaro). Sin embargo, como ha revelado una y otra vez mi trilogía de libros sobre animales nuevos y redescubiertos, en los tiempos modernos se han hecho algunos descubrimientos zoológicos inesperados verdaderamente extraordinarios, espectaculares y totalmente impredecibles.

Y sí, en efecto, éstos incluyen algunos sobrevivientes prehistóricos bona fide, taxones conocidos sólo a partir de fósiles hasta que los representantes vivientes se dieron a conocer – por ejemplo, el pecarí del Chaco, la zarigüeya pigmea de montaña, el murciélago de la fruta de Bulmer, kha-nyou, tiburón duende, crustáceos neoglyphean, moluscos Monoplacoforan, y por supuesto el celacanto. (Y sí otra vez, estoy muy consciente de que los fósiles de celacanto post-Mesozoico son ahora conocidos, pero estos sólo fueron descubiertos y reconocidos por lo que eran después del descubrimiento en 1938 de un Latimeria vivo, cuando la inesperada resurrección de este antiguo linaje de peces sin duda actuó como un estímulo importante para los paleontólogos para buscar fósiles de celacanto post-mesozoicos que ahora sabían debía existir conservado adecuadamente, y que ayudaría a cerrar lo que ahora podría ser visto como un muy extenso y por lo tanto anómalo linaje fantasma para éstos peces; así que en el momento del descubrimiento, el celacanto de hoy en día fue sin duda un superviviente prehistórico válido) de ahí que sigo siendo reacio a desechar la PSP.

Una vez dicho esto, aunque a menudo me han acusado de “creer” que un críptico dado es un tipo particular de superviviente prehistórico, esto simplemente no es cierto, por la sencilla razón de que es imposible afirmar definitivamente (aunque algunos criptozoólogos habitualmente intentan hacerlo) lo que un criptido determinado debe ser. Sin pruebas tangibles para examinar (y me refiero aquí a los restos físicos, no la evidencia fotográfica, que puede ser convincentemente falsificada con una facilidad alarmante hoy en día), todo lo que se puede hacer es pasar una opinión personal de cómo debiera parecer o no una identidad dada. Sin embargo, las opiniones no son hechos, y nunca deben ser presentados o ser confundidos como tales. En resumen, por lo tanto, yo no “creo” que ningún críptido es alguna identidad específica – me limito a indicar lo que yo personalmente considero que son las identidades probables (o improbables), nada más.

La reactivación de este libro me ha planteado un dilema, porque hacerlo significaba que el escrito original (y también, por tanto, mis propias dudas con respecto a la credibilidad de la supervivencia prehistórica de algunos de sus críptidos) seguiría siendo fundamental para su razón de ser. La única alternativa sería para mí volver a escribirlo por completo, con un sesgo totalmente alterado, pero el resultado no sólo sería una forma totalmente diferente, sino también una forma mucho más extensa del libro – tan extensa, de hecho, que (al igual que con su actualización incluso en su forma original) sinceramente, dudo si sería económicamente viable que lo asumiera cualquier editor. Sin embargo, cualquiera que sea la propia opinión personal de cada uno puede ser preocupante la supervivencia prehistórica en cualquier forma, la gran cantidad de informes históricos y la cobertura criptozoológica presentada en sus páginas es tal que sería una tragedia para este libro permanecer fuera de impresión, especialmente cuando – como he estado continuamente consciente desde hace muchos años – hay una demanda muy considerable entre los lectores para que vuelva a aparecer.

En consecuencia, ahora que he esbozado aquí cómo llegó a ser y qué es lo que es, ya no puede haber ninguna confusión o contención con respecto a él, me siento muy feliz de participar al recordar de nuevo la existencia de lo que muchos consideran es mi mejor volumen criptozoológico. Cuando se haya completado, podría contener varias actualizaciones y, ciertamente, algunas de las principales nuevas ilustraciones, pero su contexto y el contenido básicos se mantendrán sin cambios.

Por último, pero no menos importante, quiero dar las gracias muy sinceramente a todos sus numerosos seguidores por sus amables palabras a través de todos estos años, me instan a resucitarlo – al igual que un sobreviviente de la prehistoria verdadero, ¡de hecho!

In Search of Prehistoric Survivors, Kevin Maddison's original cover pictureEl diseño llamativo original de la cubierta para In Search of Prehistoric Survivors, preparada por el artista Kevin Maddison y ofrece un muy llamativo tigre de Queensland o Yarri (aunque con caninos agrandados como los felinos placentarios, en lugar de con los incisivos agrandados como los thylacoleonids), pero que el editor finalmente rechazó en favor de la cubierta de las aletas de plesiosauro – ah, bueno… (© Kevin Maddison)

http://karlshuker.blogspot.mx/2014/03/in-search-of-prehistoric-survivors-how.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.