El misterio de las centellas (911)

El misterio de las centellas (911)

Sábado, 17 de marzo 2012. A principios de esta noche, todo el mundo estaba simplemente relajándose en casa después de un viaje muy temprano por la mañana a KL, que duró hasta un poco más que después del almuerzo. Mamá estaba en la sala de lectura y había pedido a Jessica, mi sobrina de 10 años de edad, que apagara el aire acondicionado. La mamá de Jessica, mi hermana, se estaba preparando para una presentación que tenía que dar la siguiente semana y papá estaba en el baño cuando todos oyeron un trueno muy fuerte, que continuó rodando por los cielos. Sentado en la taza del baño, papá vio un repentino destello de luz a través de la ventana – lo describió como una bola de fuego, pero también algo como nuestra estufa de gas… de color rojo y amarillo, pero también de color verde azulado y masivo que parecía volar a través de su línea de visión y sobre nuestras tierras, luego de aterrizar en la parte superior de uno de los edificios de 3 plantas en la entrada de nuestra urbanización con una muy fuerte explosión similar a la de una bomba, según dijeron él, mamá, Jess y mi hermana.

Incluso mientras escribo, todos ellos están aún sintiéndose bastante afectados. Estamos agradecidos de que nadie resultó herido cuando el teléfono de la casa se incendió lanzando piezas a todo nuestro salón como si alguien hubiera puesto una bomba en el interior del mismo. La luz se fue en las zonas afectadas «“ las casas en frente nuestro y nuestro único vecino de la izquierda, ambos nuestros vecinos directos «“ en la parte frontal y en la lateral sus artículos eléctricos se frieron, desde la lavadora hasta el último foco en sus casas estallaron y así sucesivamente. Papá llamó a su amigo electricista que vino y se unió a la conmoción en nuestra casa – sorprendido por las piezas del teléfono en toda nuestra casa – y todos estábamos alegres de que ninguno de nuestros artículos eléctricos se frio, aparte de nuestro teléfono, que ya era muy viejo, pero gracias a Dios, fue capaz de conseguir que regresara la luz.

Mi hermana vio una bola de luz pasando, y habría golpeado a mamá si mamá no actuara lo suficientemente rápido y se moviera fuera de su camino… aunque no todos los cuatro vieron la centella, papá y muchos de nuestros vecinos vieron la bola de fuego fuera. Siguen hablando de eso. Por cierto, no había lluvia en absoluto – incluso era un poco húmedo así que los truenos y relámpagos estaban secos.

Jacq

Seremban, NS Malasia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.