Construcciones ovni (340)

Junio de 1967: El ministro de Defensa abre plataforma platillo de bienvenida a los ETs

3/06/2012

hellyerMinistro de Defensa Nacional de Canadá, Paul Hellyer, viajó a St. Paul en helicóptero para inaugurar oficialmente la plataforma de platillo volante, de 130 toneladas, de la ciudad.

La plataforma de $ 11,000, construida en la entrada principal a las áreas de recreo en un terreno donado por la ciudad de St. Paul, fue uno de más de 100 proyectos del Centenario organizados en la comunidad.

Uno de los primeros vehículos en visitar la plataforma era un camión platillo de Grande Prairie.

Una cápsula del tiempo integrado en el respaldo de la plataforma platillo volador contenía cartas dirigidas a los canadienses, que se abrirá el 3 de junio de 2067.

Un mapa de Canadá, hecho con piedras proporcionadas por cada provincia, se estampó en el respaldo, y las 10 banderas provinciales fueron trasladadas a la plataforma.

Un letrero al lado de la plataforma se lee: “El área bajo la primera pista de aterrizaje ovni en el mundo fue designada internacional por la ciudad de St. Paul como símbolo de nuestra fe en que la humanidad va a mantener el universo exterior libre de guerras y conflictos nacionales.

“En ese futuro los viajes en el espacio serán seguros para todos los seres intergalácticos, todos los visitantes de la Tierra o de otro tipo son bienvenidos a este territorio y a la ciudad de St. Paul”.

© Copyright (c) The Edmonton Journal

http://www.edmontonjournal.com/news/June+1967+Defence+minister+opens+saucer+welcoming+extraterrestrials/6720913/story.html

El misterio de las centellas (944)

El misterio de las centellas (944)

Mi madre falleció el 30 de abril de 2010. Mientras moría mi hermana y yo pedimos que nos diera una señal de que ella estaba bien en el otro lado. La noche del 8 de julio 2010 a las 12:30 am yo no podía dormir así que me acosté en mi reclinable. El resto de mi familia estaba dormido. Cuando estaba acostada allí tratando de conciliar el sueño me fijé en una bola de luz blanca brillante que se movía lentamente a través del techo y venía en mi dirección pero nunca dejando el techo. Cuando aterrizó en el tragaluz más cercano a donde yo estaba reclinada se quedó en ese tragaluz. Decidí encender la luz en ese momento y luego la apagué, pero la esfera de luz blanca desapareció y nunca la vi de nuevo. Creo que fue mi madre que me dejaba saber que ella estaba bien.

Kathleen

USA

Los cangrejos Heikegani y el problema con la Pareidolia

Los cangrejos Heikegani y el problema con la Pareidolia

Por Martin Clemens

14 de julio 2014

1280px-The_ghost_of_Taira_Tomomori-1024x517“El fantasma de Taira Tomomori” Heikegani con rostros parecidos a los humanos (izquierda) representados en una impresión ukiyo-e por Utagawa Kuniyoshi

Si eres un lector habitual, sin duda fuiste atrapado por el intercambio que tuvo lugar entre un comentarista llamado AJ Kitt y yo en mi reciente post sobre el reconocimiento de patrones. Si no es así, lo puedes leer en tu tiempo libre. El mensaje en cuestión era una explicación de los diversos conceptos cognitivos implicados en el reconocimiento de patrones humano; la posición prominente en la discusión fueron los conceptos conocidos como apofenia y pareidolia. Baste decir, Kitt y yo no estábamos de acuerdo en la definición correcta de esos términos, aunque, como se ha señalado, los dos estamos bien, hasta cierto punto.

La cuestión está enturbiada por varios conceptos erróneos sobre el proceso, y por algunas malas representaciones relativamente famosas de elementos naturales que dan una imagen sesgada de la cuestión.

Uno de estos objetos son los cangrejos Heikegani de Japón.

“El sonido de las campanas de Gion Shōja hace eco de la impermanencia de todas las cosas; el color de las flores sāla revela la verdad de que la prosperidad debe declinar. Los orgullosos no duran, son como un sueño en una noche de primavera; la poderosa caída al fin, son como polvo delante del viento” -. El cuento del Heiki. Capítulo 1.1, traducción de Helen Craig McCullough

Me parece irónico, que la tradición de la que proviene la leyenda de los cangrejos Heikegani está encarnada por la cita anterior de la línea de apertura de la prosa épica de la historia de Heiki. La impermanencia y la naturaleza fugaz de la realidad parecen ser sus temas centrales, y aunque el mismo sentimiento se teje a lo largo de la historia, la leyenda de los cangrejos ha demostrado tener la capacidad de resistencia de las mejores costumbres antiguas.

Si usted está familiarizado con Carl Sagan, probablemente ha oído hablar de los cangrejos Heikegani. Él los mostró en un segmento en su programa original de PBS ciencia, Cosmos: Un viaje personal. En ese segmento, Sagan estaba exponiendo una teoría propuesta por Julian Huxley en 1952, por la que estos cangrejos son los productos evolutivos de la selección artificial no intencional. Es un concepto relativamente simple – que algún mecanismo artificial selecciona ciertos miembros de una especie por que sobrevivan, en base a alguna característica física aparentemente arbitraria de la especie en cuestión. Este ejemplo en particular, sin embargo, requiere un poco de historia de fondo a fondo para ser plenamente comprendido.

1280px-Genpei_kassen-1024x424Escena de la guerra Genpei “Genpei kassen”

Nativos de la bahía de Japón (o la bahía de Tokio, o bahía de Edo), los cangrejos Heikegani se encuentran más frecuentemente en la pequeña bahía llamada Dan-no-ura, que fue el lugar de la batalla famosa del mismo nombre en la Guerra Genpei (1180 -1185). Esa guerra, o más específicamente, esa batalla, jugó un papel decisivo en la creación de la leyenda del Cangrejo Heikegani. La batalla de Dan-no-Ura fue una derrota aplastante para los Heike (o Taira en algunas traducciones) y su emperador niño Antoku. Ellos eran el clan samurái gobernante en ese momento, pero muchos samuráis perdieron la vida en la bahía, y en última instancia, Antoku fue ahogado por su cuidador para asegurar que no iba a ser capturado por el enemigo despiadado, el Kyōto y su líder, Minamoto Yoritomo.

Después de esa batalla y la posterior pérdida de la guerra, los antiguos súbditos del emperador niño notaron que algo extraño sucedía en las aguas de su bahía ahora infame. El cangrejo parecía estar tomando un diseño de caparazón que mostraba un parecido a un guerrero samurái enojado. Se dijo que los nobles samurai Heike que perecieron en la batalla se estaba reencarnado en los cangrejos, y estaban mostrando su lealtad a su clan por ponerse una máscara feroz en sus conchas.

Es bastante fácil ver cómo una leyenda produce una ley. Haría falta sólo unos pocos casos de cangrejos con un caparazón que se pareciera remotamente a la cara o mueca de un guerrero para convencer a un pueblo supersticioso que sus queridos protectores samurái renacieron y así, de alguna manera, siguen velando por ellos.

heikeganiCangrejo Heikegani

Tampoco es tan descabellado como podría pensarse. Existen los cangrejos, y ellos, extrañamente, parece que llevan una máscara tallada de un guerrero samurái enojado. Esto ha sido bien documentado y es bastante desconcertante para un buen número de personas.

Ahora, esto no quiere decir que alguien realmente crea que son verdaderamente guerreros reencarnados de la batalla de Dan-no-Ura. O, bueno… no mucha gente lo hace. Y aquí es donde Sagan y Huxley entran en esto.

Una cosa tan extraña requiere una explicación, y aunque a algunos les gustaría simplemente declarar al cangrejo Heikegani un ejemplo de pareidolia y acabar de una vez, en realidad no es tan simple. Huxley creía que los cangrejos eran un artefacto cultural de la población local. Él cree que en algún momento en el pasado, los pescadores comenzaron a ver cangrejos que sólo apenas se parecían a las máscaras de samurái de los cangrejos modernos, y que tras ese descubrimiento, la superstición y la reverencia por su patrimonio cultural los llevó a comenzar a lanzar de nuevo todos y cada uno de los cangrejos que mostraron una imagen así en sus espaldas.

Cualquiera que esté familiarizado con el proceso de la evolución ya puede ver a dónde va esto. Los pescadores estaban dando inadvertidamente a los cangrejos con las imágenes de un samurái drásticamente una mejor oportunidad de sobrevivir que los que no la tenían, de ese modo la selección artificial por alguna casualidad genética produjo esa apariencia. En última instancia, Huxley creía que los cangrejos Heikegani actuales son todos descienden de aquellos primeros cangrejos que se les dio un respiro permanente de la actividad pesquera humana y aseguraban su supervivencia. No sólo eso, sino que la práctica continuó, esos mismos pescadores con el tiempo comenzaron a refinar el proceso de selección, la selección no intencional de esos cangrejos que cada vez se parecían más a su forma actual. No sólo les dieron un respiro, sino que ellos lo hacían mejor en la creación de las máscaras en sus conchas.

sasai-japan-akamajingu-heikegani-614-2009Heikegani son también conocidos como Cangrejo samurái

Sin embargo, hay un problema con esta teoría, y es una que es un poco vergonzosa para Sagan y sus fans. Si bien lo anterior es una explicación plausible, no lleva un poco de comprobación de los hechos y el conocimiento de la historia. El problema principal es que el cangrejo Heikegani nunca estuvo en el menú de ninguna cultura japonesa. Nadie estaba pescándolos, por lo tanto nadie lanzaba de vuelta a los que se parecían a sus amados samurái. Es un problema simple, pero también es un problema devastador para la teoría de Huxley.

Los cangrejos Heikegani son bastante pequeños, y aunque son abundantes en las aguas del sur de Japón, la historia no conoce ningún ejemplo de ellos es una parte de cualquier dieta japonesa, a pesar de que probablemente fueron consumidos ocasionalmente en algunas regiones.

Las características de las máscaras homónimas en sus conchas son de hecho el resultado de puntos de conexión para el músculo y tejido del ligamento. Como usted bien sabe (o al menos debería saber), los cangrejos – pertenecientes al phylum arthropoda crustacea – utilizan un exoesqueleto. Eso significa que ellos usan sus huesos en el exterior, pero todavía tienen los músculos y los tejidos conectivos en el interior que hace que sus miembros se muevan. Al igual que nosotros (endoesqueletos), estos tejidos tienen que tener una fuerte conexión con el hueso con el fin de ejercer influencia sobre sus miembros. Esos sitios de conexión tienden a requerir formas y lugares específicos para que el sistema funcione correctamente, y en el caso de los cangrejos Heikegani, eso significa que su caparazón se parece a una máscara de samurái enojado.

Por lo tanto, si bien es evidente que la cara que vemos en las espaldas de estos cangrejos no es realmente una cara, sino en realidad es la musculatura refinada de un crustáceo bien adaptado, el cangrejo Heikegani sirve como una excelente herramienta para demostrar que el concepto de pareidolia no es el final de la historia cuando vemos caras donde no existen. Es importante entender que a pesar de que la pareidolia o apofenia puede ser la razón por la que vemos lo que vemos, no es generalmente la razón que lo que vemos está allí empezar.

http://www.paranormalpeopleonline.com/the-heikegani-crabs-and-the-problem-with-pareidolia/