Journal of Cryptozoology, Volumen 3

Journal of Cryptozoology, Volumen 3

2 de junio 2015

Por Malcolm Smith

IMG_0076Ya salió el Volumen 3 de The Journal of Cryptozoology, y contiene 97 páginas, en comparación con las 80 del segundo volumen y las 62 del primero. La razón por la que he elegido presentar la cubierta posterior es debido a que es más interesante que la aburrida y regular cubierta delantera, y ahora usted probablemente habrá adivinado que el contenido implica patos y dinosaurios. Como en ediciones anteriores, los cinco papers son todos de la calidad de las revistas científicas, pero es interesante observar que ninguno de los contribuyentes cita un establecimiento científico como una dirección. Entonces, ¿qué dice esto acerca de la criptozoología – que está dominada por aficionados, o que es peligrosa para los profesionales que se asocian con ella?

1. El primer paper escrito por Jonathan D. Stiffy, y titulado, The thunderbirds of western Pennsylvania – mistaken identity or migratory cryptids?

 

Los lectores, sin duda, son conscientes de que los presuntos avistamientos de estos pájaros anormalmente grandes no son de ninguna manera raros. Cuando me referí a ellos en mi blog de anomalías, un comentarista anónimo proporcionó un informe de los suyos. En el presente trabajo, el Sr. Stiffy cita cinco avistamientos en Pensilvania, donde el tamaño podría ser estimado razonablemente – uno de los cuales, de hecho, ha sido mencionado en mi blog. A continuación se desglosan los posibles contendientes de acuerdo al tamaño y forma. Uno de los avistamientos fue identificado tentativamente como una gran garza azul, Ardea herodias, pero los otros eran demasiado grandes en un orden de magnitud de las especies conocidas. La única posibilidad serían Teratorns que llegaron a sobervivir. Sin embargo, la ausencia de plumas y nidos, sugiere que Pennsylvania está en una ruta migratoria, en lugar de un terreno de crianza. Por supuesto, eso plantea la pregunta de dónde vienen y hacia dónde van a. Además, la criatura vista el 20 de mayo de 2008 poseía alas de murciélago que abarcaban más de 20 pies (6 metros). La referencia del autor indica que se observó de cerca en una carretera en plena luz del día. Si la historia fuera real, sólo podía ser un pterosaurio o un murciélago muy, muy grande. Tengo dificultades reales en cualquiera de los casos.

2. New material on the moha-moha de Ulrich Magin. Espero ser perdonado por gastar más palabras en este trabajo. El autor me hizo el honor de citar tanto mi libro y mi ensayo en este blog sobre las serpientes de mar de 1934. Asimismo, el moha-moha fue uno de los primeros crípticos que me llamó la atención cuando era un adolescente. Siempre fui aficionado al moha-moha, y estaba muy decepcionado cuando Heuvelmans proporcionó razones convincentes para tratarlo como un engaño.

Para aquellos que no lo sepan, el moha-moha era una bestia que supuestamente apareció el 8 de junio de 1890 en el agua cerca de la playa, cerca del punto más septentrional de la isla de Fraser en el sureste de Queensland. Aproximadamente de 30 pies (9 metros) de largo, poseían la cabeza y el cuello de una serpiente o una tortuga de cuello largo, un cuerpo voluminoso se refiere como un “caparazón”, y una cola larga de pez, completa con aleta vertical bifurcada y escamas que solapaban verticalmente (!)

El informe inicial apareció en la revista, Land and Water el 3 de enero de 1891, el autor se escondía bajo un nom de plume latino, y el animal fue nombrado “moka-moka”. Luego vino una relación detallada en The Great Barrier Reef of Australia por W. Sackville-Kent en 1893, en el que se identificó al autor como la señorita S. Lovell, la directora de Fraser Island, cuyos habitantes blancos firmaban el relato como confirmación. Pero ahora, el nombre había sido cambiado a “moha-moha” – obviamente el resultado de un error de tipografía o una mala interpretación de un relato manuscrito. También se le dio el nombre científico (no válido, por falta de un espécimen) de Chelosauria lovelli o tortuga lagarto del señor Lovell. (Al parecer nadie ha notado previamente que Sackville-Kent tiene el sexo del segundo nombre equivocado; debería haber sido lovellae)

A pesar de estar basado en Alemania, el Sr. Magín ha sido sorprendentemente exitoso en la excavación de antecedentes oscuros en Australia. Argumenta que no existía una tradición aborigen de grandes monstruos marinos en la zona, y citó algunos avistamientos reales por personas blancas que él considera respaldan la historia moha-moha. Sin embargo, si se me permite ser perdonado por ser pedante, me gustaría aclarar algunos puntos. Parte de su información proviene de la vasta colección de periódicos digitalizados en Trove. Sin embargo, por experiencia, sé que muchos de estos relatos fueron recogidos y reimpresos muchas veces, por lo general con poca variación, por varios periódicos. Por lo tanto, su fuente para el informe de 1934 de la serpiente de mar de Bowen era un periódico no identificado publicada en la Australian CFZ website. Una búsqueda rápida en Trove revelará que el articulo apareció en The Western Australian (Perth) del sábado 25 de agosto de 1934, página 17, y era simplemente una versión más corta del que yo había publicado en mi propio blog, que el autor citado. Del mismo modo, el original del artículo de 1845 del bunyip, que cita a partir de una tercera fuente, fue el Geelong Advertiser and Squatters’ Advocate del miércoles 2 de julio de 1845 en la página 2, que se puede leer aquí. También es el primer registro impreso de la palabra “bunyip”.

Personalmente, no creo que la serpiente marina multi-jorobada de Townsville de 1934 se asemeje al moha-moha. Además, me gustaría discutir que la leyenda Darling Downs del mochel-mochel confirma una tradición aborigen de un gran monstruo marino. The Darling Downs está en el lado opuesto de la Gran Cordillera Divisoria, y los aborígenes habrían tenido poco contacto con las tribus de la costa. Además, el mochel-mochel era un monstruo de agua dulce, no un monstruo marino. Además, el nombre no es un cognado de “moka-moka”. En las lenguas indoeuropeas es común que las consonantes velares, como “k” muten en palatales, como “ch”. Sólo tenemos que ver cómo el latín cattus se convirtió en el chat francés, o comparar los dobletes ingleses, dyke (del nórdico antiguo) y ditch (del anglosajon). Sin embargo, esto no ocurre en las lenguas aborígenes, donde palatales y velares son conjuntos consonánticos separados. De hecho, los juegos que tienden a mutar en uno al otro son los palatales y los interdentales.

En mi opinión, las contribuciones más importantes del Sr. Magin son dos. La primera es la biografía de Selina Lovell. Ella no sólo fue muy respetada como una maestra de escuela, sino también era una excelente botánica aficionada que descubrió tres nuevas especies, dos de los cuales llevaban su nombre. También, su artículo original en Land and Water proporcionó una descripción de otra criatura del mar, llamada el “womang”, que fue lo suficientemente detallado para ser identificado como una manta raya.

Además, resulta que, el 10 de febrero de 1891, es decir sólo 5 ½ semanas después de la publicación del artículo en Land and Water, escribió al Comisionado de Gobierno en Thursday Island preguntando si alguien había visto al animal. Ella dio el nombre, “moka moka”, e incluyó algunos bocetos que eran aparentemente idénticos o similares a los publicados anteriormente.

Esto pone una perspectiva diferente sobre el caso. Mi opinión original era que ella había escrito a Land and Water como una broma, y que cuando Saville-Kent supuso que era el autor, y contacto con ella, se sintió obligada a continuar con el engaño. Sin embargo, escribir a un funcionario en el otro extremo del estado tan poco tiempo después de la publicación original es difícil de conciliar con tal escenario. Simplemente demuestra que la naturaleza humana, o la propia naturaleza, todavía contiene un montón de sorpresas.

3. Target practice – evaluating available fine-resolution satellite imagery as a potentially useful tool in cryptozoology, por Edmond W. Holroyd, III. Aquí es donde llegan los dinosaurios de la contraportada. Como algunos de ustedes saben, se alega que las selvas de la República Popular del Congo albergan un críptido parecido a un dinosaurio saurópodo. Se le ocurrió al señor Edmond que podría ser posible recoger esas cosas por imágenes de satélite, por lo que utilizó Google Earth, después de reducir la claridad de las imágenes a lo que podría esperarse de imágenes de satélite, para examinar los modelos de tamaño natural de dinosaurios en un parque chino, coches en un aparcamiento, y jirafas en un zoológico. Las conclusiones fueron que tales imágenes podrían tener algún valor, pero muy poco – lo que es decepcionante, pero vale la pena conocer.

4. Searching for the pink-headed duck in Myanmar, por Richard Thorns. Aquí es donde entra la segunda imagen. Aunque siempre raro, el pato de cabeza rosa alguna vez vivió desde el Norte de Birmania a Nepal, y tan al Sur como Madras, antes de caer fuera de la vista, probablemente extinto, en los años 1940. Pero debido a los recientes avistamientos no confirmados, el Sr. Thorns había hecho varias expediciones anteriores en busca de él en el norte de Birmania, y ahora aprovechó la oportunidad para informar de los resultados de la búsqueda más reciente en una revista revisada por pares. Por desgracia, no tuvo éxito, pero, teniendo en cuenta la historia del takahe y el cahow, la esperanza es eterna. También sirve como un recordatorio de que la criptozoología es algo más que “la caza de monstruos”. A veces se trata de animales más mundanos.

5. El paper más largo en la revista se titula, Bessie, the Lake Erie monster – assessed and assembled, por Scott E. Strasser. Se dice que Bessie es una criatura serpentina de 6, quizás 12 metros (20 a 40 pies) de largo. El autor resume diecisiete de los mejores informes, a continuación, examina críticamente la evidencia. Él hace obvio el punto que cualquier cosa que entra del mar debe en primer lugar negociar bien las Cataratas del Niágara o las esclusas del Canal de Welland. Luego, entra en la historia verdaderamente horrible de la devastación ecológica sufrida por el lago, que debería haber acabado con la población reproductora de cualquier monstruo que se precie. Figuran los posibles candidatos, pero todos ellos son muy pequeños, incluso teniendo en cuenta la exageración del testigo, excepto el esturión. De hecho, muchos de los informes suenan sospechosamente a un esturión, y uno podría estar dispuesto a dejar las cosas así. De todos modos, ¿qué vamos a hacer con la criatura observada por un ministro bautista y su esposa en 1892? Tenía una gran cabeza de 4.5 metros (15 pies) por encima del agua. Simplemente decirlo: nada es claro en este negocio.

 

http://malcolmscryptids.blogspot.com.au/2015/06/journal-of-cryptozoology-volume-3.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.