Ojo con una falsa cura para el autismo

QUE NO LE DIGAN, QUE NO LE CUENTEN

Ojo con una falsa cura para el autismo[1]

Juan José Morales

Circula en Cancún la invitación a un seminario que impartirá el próximo primero de diciembre en un hotel de la ciudad —a un costo de $1 500 por persona—, un tal Andreas Ludwig Kalcker, quien se ostenta como doctor en biofísica. El seminario se divide en dos partes: la primera titulada “La salud está en tus manos” y la segunda “El autismo es curable”.

Esta última afirmación sin duda atraerá a los padres de muchos niños autistas. Pero, por desgracia, es un vil engaño. La supuesta cura que promueve el sedicente doctor Kalcker no es otra cosa que el MMS —abreviatura de Master Mineral Solution—, un falso medicamento, también vendido con el nombre Dioxilife, que se anuncia como remedio contra el paludismo, el cáncer, el SIDA, la hepatitis, el herpes, la tuberculosis, la diabetes, la hipertensión, la influenza, la apendicitis, el resfriado común y una larga lista de etcéteras. En fin, el clásico curalotodo.

clip_image001Este es el anuncio —con una ortografía que avergonzaría a un alumno de primaria— del seminario sobre autismo que impartirá el sedicente doctor Kalcker. Este individuo también afirma que se pueden hacer motores que funcionen con agua, que los egipcios no construyeron las pirámides y que se puede obtener energía gratuita de la nada. Tiene además estrecha relación con la llamada “exopolítica”: las relaciones diplomáticas entre los seres humanos y los extraterrestres.

Ciertamente, el individuo de marras exhibe un apantallante título —lleno de sellos y certificaciones— de Doctor of Philosophy in Alternative Medicine and Natural biophysics (así, con minúscula en el título) expedido por la Open University of Advanced Sciences, Inc. Lo que no dice es que se trata de una de esas típicas universidades patito que venden títulos a cualquier hijo de vecino que desee comprarlos, sin necesidad de cursar estudios de ninguna naturaleza. De hecho, uno como el de Kalcker cuesta 1 500 euros. Esta falsa universidad tiene su sede en un edificio de departamentos en Barcelona, España, pero sus títulos los extiende en Florida, Estados Unidos, porque ese es uno de los pocos estados de la unión americana que no tienen ninguna reglamentación sobre carreras y títulos profesionales.

En cuanto al MMS es simplemente dióxido de cloro, un producto de limpieza y desinfectante. No está registrado como medicamento. Jamás ha sido sometido a pruebas clínicas y de laboratorio, y aunque los embaucadores lo promueven como una cura milagrosa para un sinfín de enfermedades, su venta con ese propósito está prohibida en Estados Unidos, Canadá, Japón y casi todos los países europeos. En España, por ejemplo, ya en 2010 la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios del gobierno lanzó una alerta respecto a este producto, y ordenó retirarlo del mercado inmediatamente por los peligros que representa ya que —dice la alerta— aun cuando se consuma siguiendo las instrucciones de sus fabricantes, produce efectos adversos que pueden ser graves. Entre ellos, dolor abdominal, nauseas, vómitos, diarrea, intoxicaciones, fallo renal y metahemoglobinemia, un trastorno de la sangre que impide la adecuada oxigenación de órganos y tejidos.

La supuesta eficacia del MMS contra el autismo parte de la afirmación de que este padecimiento se debe a una infección intestinal, cosa que nunca se ha demostrado, y que el dióxido de cloro mata selectivamente a los gérmenes causantes del autismo. Aquí cabría preguntarse cómo el MMS podría ser también efectivo contra el cáncer, la diabetes o la hipertensión, que no son producto de infecciones.

Estamos, en suma, ante uno de esos casos en que charlatanes sin escrúpulos no sólo engañan y defraudan a la gente vendiéndole falsos medicamentos, sino que además explotan la desesperación de los padres que buscan una cura para sus hijos. Esto por sí mismo ya resulta condenable, pero se vuelve repugnante si se considera que el falso remedio milagroso que se les vende no sólo no los curará sino que pondrá en riesgo su salud y su vida.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Jueves 12 de noviembre de 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.