Ludwig F. Pallmann: Contacto en la selva

LUDWIG F. PALLMANN: CONTACTO EN LA SELVA

CancerPlanetMission1Ludwig F. Pallmann nació el 20 de agosto de 1928. Hijo de Franz Joseph Pallmann y Martha Matilda Pallmann. Hermano de Frank Wilhelm Pallmann. Caso con Pallmann Jonasson con quien engendró a Randall Pallmann y Mullen Pallmann (hay un tercer hijo cuyo nombre y sexo desconozco). Falleció el 24 de septiembre de 1991. Esto último es importante porque algunos ufólogos han afirmado que Pallmann desapareció misteriosamente y que incluso la editorial que publicó su libro también desapareció poco después de su publicación.

Ludwig F. Pallmann, fue un vendedor de equipos de procesamiento de alimentos saludables. Como hemos visto anteriormente, en Madrás conoció unos extraterrestres con los que posteriormente se volvería a encontrar en un viaje a Perú.

CancerPlanetMission2En este país sudamericano escuchó hablar de una especie de arrurruz gigante que crecen en la Amazonía peruana superior y decidió encontrarlos.

Partió de una ciudad llamada Leticia en una canoa india y fue llevado por un guía hasta un afluente del río Mari donde se reunió con una tribu de aldeanos que lo llevaron más profundamente en la selva interior y a un campamento de extraterrestres y naves espaciales con forma de platillo.

De acuerdo con los visitantes venían de un planeta llamado Itibi-Ra y están aquí para llevar a cabo experimentos híbridos de plantas, y para ver si la vida vegetal de Itibi-Ra se podía combinar con la vida vegetal de la Tierra para crear nuevos híbridos de plantas.

TheUndiscoveredCountry5En un momento dado Pallmann fue hospitalizado en la clínica “Maison Française” con inflamación del riñón. Alrededor de las 3 de la mañana, con muchísimo dolor, está a punto de llamar a la enfermera del turno nocturno cuando de repente aparece Xiti, la extraterrestre hermosa. Ella lo toca con el dedo, le transmite energía, le da una tableta y poco a poco el dolor desaparece. Xiti le asegura que en seis meses estará completamente curado. Dos días más tarde ella regresó para que pudiera salir del hospital. Pallmann pasó el día con Xiti, que por alguna razón que no comprendo, le dio lingotes de oro. Van de compras con el dinero.

Pallmann y Xiti llenan la cajuela con lo que han comprado y parten de Lima a Huancayo. Ahí Satu Ra, el hermano de Xiti, los espera en otro coche. Ellos se van a la montaña, a una zona completamente aislada, en donde un platillo los recoge.

TheUndiscoveredCountry2En Itibi Ra, donde trasladaron su Luna (Caxa Xixan) y la gente es muy filosófica, se comprometen con la Cosmofilosofía llamada Amat Mayna. Ellos viven muy cerca de la naturaleza, la naturaleza identificada con Dios. Pallmann visita la colonia y plantaciones de Dschungel. Después de dos días Pallmann está de vuelta en la Tierra, una estación peruana, y de regresó a Lima.

El ufólogo Wendelle C. Stevens reeditaría el libro de Pallmann en su serie dedicada a los contactados. En la introducción a esta nueva edición, Stevens escribió lo siguiente:

ItibiRa1ITIBI RA, UN INVERNADERO EXTRATERRESTRE

 

8 de noviembre de 2005

 

Informado por Wendelle C. Stevens

 

A finales de 1966 Herr. Ludwig Pallmann, un vendedor de alimentos saludables y experto en plantas alimenticias, su cultivo, elaboración y comercialización, buscaba en las selvas de Perú especies de plantas diferentes, más resistentes y de mayor rendimiento para el cruzamiento. En particular estaba buscando una planta de arrurruz gigante que se creía que podía venir desde una zona remota de la selva tropical al sur del puerto de Leticia del Río Colombia en el río Amazonas.

 

Se fue a Leticia y preguntó, a los barqueros de allí, de donde estaban recibiendo las raíces gigantes. Su búsqueda lo llevó a algunos indios que traían las raíces al puerto. Después de contratar a los indios para llevarlo al lugar donde crecían las grandes plantas, descubrió que las conseguían de otra tribu de indios y que ellos la habían recibido todavía de otra persona. Se abrió camino cada vez más cerca de la fuente, y cuando recorrió varios días hasta lo que él calcula, a partir de su mapa, que era el río Mari, sus remeros actuales le dijeron que no podían ir más lejos, que el próximo distrito era “muy misterioso” y desconocido para ellos. Ellos dijeron que la tribu que vivía ahí era reservada y se creía que estaban trabajando con algunos “americanos” allá arriba.

 

Pallmann pensó, “estos buscadores de petróleo estadounidenses llegan a algunos de los lugares más remotos, pero puedo tratar con ellos si sólo pudiera llegar allí”. En lugar de dar marcha atrás con los remeros, les pagó y los hizo que lo dejaran a él y a sus cosas en la orilla del río. No tuvo que esperar mucho tiempo, sólo hasta que sus remeros se perdieron de vista, antes de ser abordado por los nuevos indios armados con armas hechas a mano en bruto. Estos indios no parecían tan salvajes como le habían hecho creer, y lo llevaron a un pequeño pueblo de conos similares al plástico, algo así como los tipis indios americanos, pero el material era firme, como el metal, y no tenía refuerzo visible. Había un par de personas allí que estaban vestidos en prendas de vestir similares a togas hasta la pantorrilla. Eran de piel clara y parecían ser de raza blanca.

 

Pallmann se dirigió a ellos en inglés, que parecieron no entender. Luego trató el español sin mejor resultado. El alemán no fue mejor tampoco, pero cuando trató el francés, uno de ellos fue a una cabaña por algo y salió con un dispositivo de traducción. Lo ajustó y empezó a entender. A su sugerencia el dispositivo de traducción (no mucho más grande que una grabadora de casete) se ajustó al alemán y se sintió más cómodo con el diálogo.

 

Estos humanos arios de piel clara le dijeron que venían de un planeta parecido a la Tierra en muchos aspectos, por lo que ellos estaban aquí. Ellos estaban operando este sitio de plantación con los indios locales en un intento de desarrollar especies más resistentes y de mayor rendimiento a través del cruzamiento de plantas a partir de su planeta de origen con las nuestras. Los extraterrestres tenían un sentido del gusto altamente desarrollado y adoraban algunos de nuestros frutos.

 

ItibiRa2Especialmente les gustaba la chirimoya y trataron de llevar muestras de la fruta a Itibi con ellos para la producción a gran escala.

 

Pallmann se quedó con ellos durante casi un mes, aprendió su propia lengua y les enseñó algunas de las nuestras. Se enteró de que ellos y sus antepasados habían estado observando la Tierra desde hace algún tiempo, y que iban y venían como cambiaban las condiciones. Le dijeron que operaban otras dos plantaciones similares en América del Sur, uno en el Pando de Bolivia, y otra en el delta del río Magdalena en Colombia.

 

Los Itibianos utilizaban varias naves pequeñas de 30 pies de diámetro en forma de discos, que provenía de su nodriza en el espacio. Tenían tres pistas de aterrizaje circulares alrededor del mismo diámetro en el borde de la zona de la cabaña, y observó sus naves llegar y salir. Las naves parecían casi metálicas, pero también tenían una apariencia de cerámica en la superficie de la piel. El disco-brida inferior de material ininterrumpido estaba cubierto por una cúpula transparente levantada alrededor de un tercio del diámetro de la nave. Descendían y ascendían verticalmente, y volaban en vuelo horizontal con una velocidad prodigiosa.

 

Los Itibianos aprendieron de la Tierra de otros extraterrestres que habían venido aquí durante miles de años, llegando por primera vez a este planeta en 1946. Llaman a nuestro planeta SIL – SIL – HUA que significa “el lugar del descubrimiento de la fruta chirimoya”. También les gusta nuestra fruta guayaba, que estaban tratando de desarrollar en plantaciones para llevar a casa a Itibi.

 

Mientras estaba investigando a Ludwig Pallmann y su historia en 1967 me puse en contacto con Richard Greenwell en Lima, delegado de la APRO (The Aerial Phenomena Research Organization). Cuando le describí la historia de Pallmann y la ubicación de la plantación Itibi encima del río de Mari, sacó un mapa para verlo. Está sólo a unas pocas millas (80 a 100) al Este del Monte Huascarán, un volcán nevado grande en el norte de Perú.

 

Lo más sorprendente para mí fue la descripción de Greenwell de cuatro fotografías a color de dos naves en forma de disco plateado que fueron fotografiadas por encima de un hombro de la misma montaña grande más o menos al mismo tiempo que la historia de Pallmann.

 

Richard me mostró las imágenes y si se parece ajustar muy de cerca a las descripciones de la nave Itibi por Pallmann. La similitud era asombrosa, y dada la rareza de cualquiera de los casos sólo se podía llevar a la conclusión de que alguien había fotografiado una nave espacial de Itibi-Ra.

 

Un informe completo sobre la historia Pallmann se publicó en 1986 en un libro de tapa dura titulado “UFO Contact from Planet Itibi-Ra” de Ludwig F. Pallmann.

 

http://ufoexperiences.blogspot.mx/2005/11/itibi-ra.html

TheUndiscoveredCountry1Un lector identificado simplemente como John escribió el siguiente comentario a este libro:

Por Johns el 28 de abril 2014

 

Un libro muy curioso de hecho. Fue objeto de un apéndice de The undiscovered country: Adventures into other dimensions, que es donde escuché por primera vez de él. Timothy Good también escribió acerca de las aventuras reportadas por Pallmann en Alien Base: The Evidence for Extraterrestiral Colonization of Earth.

 

La edición de 1986 tiene algo de material extra interesante por Wendelle Stevens. Sin embargo, el libro de Pallmann es poco probable de encontrar para gran parte de un público más amplio ya que esta edición fue limitada a sólo 1,000 copias.

 

TheUndiscoveredCountry3Pallmann era un representante de ventas internacionales de maquinaria para pulverizar granos y dice que viajó mucho y hablaba varios idiomas. Mientras estuvo en la India se encontró con un hombre misterioso en un tren, que tenía la “piel de color marrón claro de un euroasiático, grandes ojos oscuros, una pequeña boca y en la barbilla una línea inusual. La parte inferior de la mandíbula parecía un poco deformada. Por encima de todo, estaba esta peculiaridad del habla, esta completa dependencia de un aparato electrónico para reproducir su voz”. Los dos comenzaron a charlar y más tarde se reunieron de nuevo en la India, y más tarde, cuando Pallmann vendía máquinas para moler la raíz de yuca, en Perú.

 

TheUndiscoveredCountry4Con el tiempo, el hombre misterioso llevó a Pallmann en un viaje en tren a Huancayo, luego viajaron a un lago donde un ovni se deslizó hasta el borde y Pallmann realizó un viaje a una plantación donde se cosechan y se hibridan las plantas del Amazonas. Aprendió acerca de la “cosmofilosofía” de los extraterrestres de apariencia humana, que son de naturaleza pacifista, vegetariana, socialista. Se le informó que el más alto deber del hombre es proteger de la violencia a las mujeres y los niños. También hay un viaje a una “ciudad perdida”, Linislan, en algún lugar al noreste del Cusco.

 

El autor desapareció y el editor dejó de funcionar poco después de la publicación del libro, añadiendo al misterio.

El ufólogo italiano Umberto Visani escribió el siguiente resumen:

Encuentro con los visitantes de ITIBI RA – el fascinante caso del contacto de Ludwig F. Pallmann[1]

 

18/09/13

 

Umberto Visani

 

Pallman-Itibi_Ra_UFOcaseLo que voy a presentar es uno de los casos más intrigantes y fascinantes de contacto con los visitantes de otros mundos que se produjeron en los años sesenta del siglo pasado y se informaron en el libro “Alien base” del investigador Timothy Good. Sentimos que es un resumen que tal vez hace poco honor, ya que en el libro se cuenta la historia de forma exhaustiva en todas sus partes. Feliz lectura.

 

Un encuentro en tren

 

10 de octubre de 1964, India, F. Ludwig Pallmann, un ciudadano alemán que estaba a cargo de la venta de maquinaria pesada para la producción de alimentos, se había metido a un compartimiento del tren que une Mumbai con Madrás, con la esperanza de que esto le trajera más clientes de la ciudad de Bombay. Pero no estaba sólo, en el interior del compartimento también había otro hombre que, en una mirada fugaz, parecía europeo. Los dos, después de un tiempo, comenzaron a intercambiar algunas palabras en inglés, y se presentó a Pallmann como “Satu Ra”. Pallmann cuenta de Satu Ra que estaba muy bien vestido y denotaba un porte altivo de los que habían tenido la capacidad de estar al mando: de una constitución muy delgada, de aproximadamente un metro de altura y setenta y cinco por menos de cincuenta kilos, según la opinión de Pallmann.

 

imagePosible reconstrucción gráfica del extraterrestre Satu Ra – crédito galactic.to/rune

 

Con cada minuto que pasaba, Pallmann era capaz de mirar con más atención a su interlocutor, señalando pronto algunos detalles con no poco asombro: Sus ojos eran sorprendentemente expresivos, grandes y oscuros, los dedos muy largos y delgados, con uñas cubiertas por una especie de vaina nunca antes vista, la tez de un marrón muy claro, el mismo color de pelo, boca pequeña y la barbilla ligeramente deformada. No sólo eso, cuando respiraba sus manos se retorcían como si en cada respiración hiciera un esfuerzo excesivo para introducir una gran cantidad de aire en los pulmones. Pero el detalle más preocupante se observó sólo después de unos minutos: cuando habló, su voz no vino de su boca, sino de un pequeño micrófono conectado al pecho. El discurso no era común: aunque hablaba en perfecto inglés, siempre pareció dudar mucho antes de que pudiera decir la primera palabra, aunque las posteriores fluían sin problemas. Durante la noche, el tren se detuvo en una estación llena de gente hambrienta, que estaba en mal estado. Satu Ra, salió del compartimento, e invitó a Pallmann a seguirlo y lo condujo hasta el vagón de tercera clase en el que se apilaban varias personas con claros problemas de salud debido a la desnutrición. Satu Ra comenzó, hablando en perfecto hindi, a entregar tabletas que se distribuyeron, y estaban teniendo un efecto asombroso, provocando una repentina mejora. Una vez en Madrás, Pallmann, entendiendo que sus caminos se iban a dividir y no habiendo inferido de qué nacionalidad era Satu Ra, le preguntó de dónde venía y le dijo de una manera sorprendente: de Cotosoti en Itibi Ra II. Como podrán imaginar, Pallmann no tenía idea de dónde era este lugar y pidió aclaraciones sobre la materia, a la que Ra Satu indicó simplemente el cielo.

 

Más allá de las fronteras de la realidad

 

Pallmann fue bastante sacudido por lo que acaba de ocurrir: varias rarezas en Satu Ra, junto con el efecto de sus píldoras milagrosas, le habían dado a pensar que realmente no podía ser humano. Fue con estos pensamientos que había ido a Madrás a un hotel para pasar la noche siguiente, cuando, mientras estaba en el vestíbulo, fue abordado por un indio que le instó a ir, a la mañana siguiente, a una dirección exacta donde vivía Satu Ra en la ciudad de Madrás. Pallmann siguió las instrucciones y se dirigió a la dirección indicada por el hombre de la noche anterior: era una casa de lujo con una galería de arte asociada, tocó, y fue el propio Satu Ra quien abrió. En la sala de estar, le mostró a Pallmann una pintura que representa a Visnú y algunos objetos misteriosos, al parecer, aviones, ropas de los dioses: Satu Ra le dijo que era la prueba de las generaciones anteriores de contacto de los extraterrestres con los terrestres.

 

itibiraringEl anillo de Satu Ra donado a Pallmann

 

El misterioso personaje también le regaló un anillo de oro macizo con una pieza central de metal brillante que, según sus palabras, indicaría a Pallmann su presencia o de alguna otra persona de su raza en las inmediaciones. Como se predijo, al día siguiente, en Benarés, el anillo de Pallmann comenzó a brillar: estaba en el jardín cuando de repente apareció la figura de Satu Ra y comenzaron de nuevo a hablar de sus viajes; en un momento Satu Ra le preguntó si podía venir su hermana, Xiti. Pallmann estuvo de acuerdo y se materializó frente a ellos, mientras que su hermano parecía en trance momentáneo, como si la aparición de su hermana (¿o la hermana misma?) se debiera a un esfuerzo mental de Satu Ra. Xiti exhibía las mismas características que su hermano, ojos vivos y profundos, porte altivo y el mentón altivo con un defecto singular y, al igual que Satu Ra, su voz no venía de la boca, sino a partir de un dispositivo que estaba en el pecho, en su caso, oculto en parte por una sorprendente pin que en suma embellecía el vestido elegante de noche. Fue al día siguiente que Pallmann, hasta entonces un poco dudoso, se convenció del origen extraterrestre de Satu Ra y Xiti. Estaban de pie cerca de un crematorio en las orillas del Ganges, con decenas de niños moribundos con heridas infectadas en todo el cuerpo. Xiti tomó un ungüento amarillo que guardaba en una bolsa y lo untó en los brazos de una niña maltratada, causando una cura instantánea. En ese momento Pallmann comprendió que estaba frente a entidades que no eran de este mundo, y comenzó a aceptar todo lo que se le dijo. El 27 de octubre de 1964 Pallmann tuvo que salir de la India por trabajo, a pesar de que deseaba hacer todavía muchas preguntas a Satu Ra y su hermana Xiti. La única “prueba” de lo ocurrido era el anillo dado por Satu Ra. Al llegar a Zúrich, Pallmann le había hecho examinar por un orfebre que le dijo que era muy antiguo y precolombino.

 

Tres años más tarde

 

Pallmann a principios de 1967 se encontraba en Lima, Perú. No había visto a Satu Ra ni a Xiti desde ese momento en la India, y ahora pensaba que nunca podría tener la oportunidad de reunirse con ellos. Un día conoció y se hizo amigo de un joven austriaco de Innsbruck, que estaba trabajando en la zona como un guía. Le dijo a Pallmann de haber conocido a algunas personas de raza blanca en medio del bosque que lo habían cuidado cuando fue atrapado por una fiebre mortal. Pallmann, cuando el austríaco le dijo que estas personas tenían la punta de los dedos anormales, pensó que podrían ser sus “amigos” extraterrestres. La certeza llegó poco después, siempre en Lima, cuando, hospitalizado por un problema en el riñón derecho, una noche, en un gran dolor, una mano que salió de la nada tomó la suya: era Xiti, se materializó en su habitación. Ella le dio algunas de sus tabletas y Pallmann se sintió mejor, hasta el punto de que, dos días después, ante el asombro de los médicos tratantes, fue dado de alta. Xiti lo invitó a seguirla a su base en la selva en la que se cultivaban plantas particulares. Pallmann aceptó de buen grado y fue con Xiti a Huancayo, un pueblo de montaña cerca de ochenta kilómetros de Lima, se encontró con su hermano otra vez. Todos juntos, después de tomar un taxi que los llevó cerca del lago de Junín, caminaron hacia el bosque.

 

lakejunin2Lago Junín

 

Al ponerse el sol, un platillo volador apareció y se colocó por encima de Pallmann, Xiti y Satu Ra. De él surgió una herramienta para embarcarlos a todos ellos y los levantó, y los depositó en una especie de recepción antiséptica. Pallmann inmediatamente se dio cuenta que el disco tenía una estructura biológica, en el sentido de que parecía estar compuesta de nervios y vasos sanguíneos, como si se tratara de una entidad viviente. Estando a bordo, Pallmann fue desnudado y, durante el lavado, se quedó dormido. Cuando se despertó se encontró suspendido en el aire, vinculado a cientos de venas. Fue trasladado a otra habitación de la que, a través de un lugar de observación en forma de ojo que le permitió sumergirse en escenarios tan lejanos como en una especie de pantalla de 360 grados, se le mostraron imágenes del planeta de origen de Itibi Ra: casas construidas en las orillas de los ríos, arquitectura totalmente diferente a la nuestra, caras sonrientes, en un escenario típicamente utópico. Satu Ra le instó a hacer preguntas, y le informó que, desde 1946, habían creado una serie de plantaciones en América del Sur con el fin de hibridar e investigar ya que en su planeta se habían extinguido algunas especies esenciales para su nutrición. Sus naves se movían, palabras textuales de Pallmann, aprovechando las ondas cósmicas gracias a unas “baterías espaciales tridimensionales de tipo prismático para filtrar y recibir la vida, reaccionando a las fuerzas del color intercósmicas, la luz, la temperatura, el tiempo” (sic).

 

LudwigFPallmannLa única foto existente de Ludwig F. Pallmann retratado junto con un chamán indio en Perú

 

Los Itibi Raianos no se revelaron a las masas, ya que no habrían estado culturalmente condicionadas a aceptar su llegada. Por el contrario, ningún problema surgió en su relación con los indios, ya que, no queriendo traumatizarlos, se habían presentado a ellos como estadounidenses. Las relaciones entre Pallmann y los Itibi Raianos no cesaron después de esta visita: el 20 de febrero de 1967 fue a Barranquilla, Colombia. Durante el viaje Pallmann, en un intento de obtener la evidencia de lo que estaba ocurriendo, trató de tomar fotografías, pero la cámara fue requisada. El viaje fue una oportunidad para hacer nuevas preguntas. Pallmann supo que los Itibi Raianos identificaban a Dios con la naturaleza y viceversa, y que la Tierra era una de los planetas definidos “planetas cáncer”, ya que esta enfermedad degenerativa se desarrolla con un porcentaje tan alto para el malestar general en el planeta. El 26 de febrero Satu anunció a Pallmann que había recibido la orden de abandonar las plantaciones de América del Sur y llevarlo de vuelta al lago Junín, Perú.

 

Final

 

Durante dos años Pallmann ya no tuvo contacto con Satu Ra, hasta que en enero de 1969 en El Salvador, hubo otra reunión, anunciada por el brillo del anillo, junto a la Isla del Altar: Satu Ra estaba sentado en una roca, abatido por la muerte de su hermana Xiti, que se produjo durante una expedición en otro planeta. Con tristeza empática, Pallmann fue a la casa de su amigo médico en San Pedro Nonualco y, a la mañana siguiente, los periódicos locales, confirmaron parcialmente lo sucedido el día anterior, informando del avistamiento de un ovni por cientos de personas.

 

newspaperLa prensa local de la época informó del avistamiento ovni en San Salvador

 

En 1970 Pallmann publicó el libro Cancer Planet Mission, en el que se relata en detalle la experiencia con los visitantes en los últimos años. El interés fue bastante bajo, ya que casi nadie prestó atención.

 

Confirmaciones e hipótesis

 

Como bien se puede entender, a primera vista, una historia de este tipo sólo puede ser considerada como el producto de una imaginación viva: de hecho, tiene muy poca evidencia directa de apoyo, con la excepción del anillo y el avistamiento en masa que se produjo un día después de la última reunión con Satu Ra. El mismo Pallmann, en su libro, admitió, con un toque de tristeza, que nadie le prestaría confianza. El ex piloto de la USAF y reconocido investigador Wendelle Stevens, intrigado por esta historia, tratado de investigar por su cuenta, teniendo en cuenta el hecho de que, en 1967, durante un viaje de Colombia a Perú para entregar el Beechcraft T-34 a la marina peruana, unos indios, a los que había expresado su sorpresa por la falta de cultivo de algunas frutas tropicales, le dijeron que algunos estadounidenses estaban haciendo cosechas de ese tipo y se les había unido un alemán unos meses antes, pero no había regresado. Tras nuevas investigaciones, Stevens refirió un artículo de periódico que hablaba vagamente de una cierto “Ludwig Pallimann” (sic), un comerciante alemán que se había unido a un grupo de estadounidenses en medio de la selva, guiado por algunos indios. Llegado al lugar, continúa el artículo, Pallimann se daría cuenta de que no eran estadounidenses y comenzaría a expresarse en francés, hasta que estas personas le dijeron que venían de otro planeta llamado Itipura y se habían asentado allí para recoger material para llevar a su planeta. Wendelle Stevens intentó alcanzar a Pallmann en diferentes circunstancias, pero nunca tuvo éxito, ya sea en Estados Unidos o en Europa. Sin embargo, sería demasiado fácil descartar todo el asunto como una pura invención, hay que tener en cuenta varias cosas. En primer lugar, Pallmann no hizo nada de fama contando su historia, de hecho, probablemente su trabajo no recibió ningún beneficio de las ausencias continuas durante los períodos transcurridos con los Itibi Raianos. En segundo lugar, si quería inventar todo, sin duda crearía un marco más completo y creíble: algunas descripciones del interior de platillo volante y, en particular, su funcionamiento y propulsión, representar la típica guía para aquellos que no entiende nada lo que le dijeron: esto nos lleva a pensar en la eficacia con que entró en contacto con las entidades que han tratado de transmitir varios mensajes. No sólo eso, hay toda una serie de elementos comunes a otros relatos de contactados y secuestrados que vuelven en detalle: el interés en las frutas y verduras con el fin hibridativo (como en el caso Amicizia), la prohibición de llevarse pruebas (pensar en la abducción del matrimonio Hill), el procedimiento de lavado a bordo del disco (idéntico al caso de Villas-Boas), todas las circunstancias que son comunes en esta experiencia a otros casos en los que, sin duda, el cuerpo de evidencia es más bien masivo.

 

2itibiufo_bNaves espaciales extraterrestres fotografiadas en Yungay, Perú, en marzo de 1967, en el período en que se iniciaron los contactos de Pallmann en la región. ¿Son aviones de la civilización del Itibi Ra?

 

Por Noi e gli Extraterrestri

 

Todas las imágenes tomadas del sitio galactic.to/rune

 

http://www.noiegliextraterrestri.it/2013/09/itibi-ra-contatto-con-extraterrestri-ludwig-pallman.html

REFERENCIAS

Good Timothy, Alien Base: The Evidence for Extraterrestrial Colonization of Earth, Harper Collins, 1999. 419 pages.

Jenkins Stephen, The undiscovered country. Adventures into other dimensions, Abacus, London, 1978. 269 pages.

Jenkins Stephen, The undiscovered country: Adventures into other dimensions, Neville Spearman, Sudbury, Suffolk, 1977. 240 pages.

Mitarbeiter, «Ufo Geheimnisse», Berlin, Januar 1998.

Pallmann F. Ludwig & Stevens C. Wendelle, UFO Contact from Itibi-Ra: The Cancer Planet Mission, UFO Photo Archives, Tucson, Arizona, 1986. 286 pages. (Edición revisada del libro Cancer Planet Mission)

Pallmann F. Ludwig, Cancer Planet Mission: Introduction To Cosmophilosophy, 1970.

The ITIBI-RA ufo case in South America in the 6’ths, http://rune.galactic.to/itibira.html

UFO Contact From Planet Itibi-Ra: The Cancer Planet Mission


[1] Visani Umberto, Incontro con i visitatori di Itibi Ra – L’Affascinante caso di contatto di Ludwig F. Pallmann, 18-9-13, http://www.noiegliextraterrestri.it/2013/09/itibi-ra-contatto-con-extraterrestri-ludwig-pallman.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.