Se inician los juicios

EXTRATERRESTRES ANTE LAS CÁMARAS, VOL 4[1]

CAPÍTULO 1

SE INICIAN LOS JUICIOS

La policía logró llevar a juicio a varios acusados, que supuestamente pertenecían a LUS, porque uno de los niños logró sobrevivir y consiguió declarar.

El juicio se inició el 27 de septiembre del 2003, alrededor de las 8:30, con la participación del Secretario Nacional de Derechos Humanos, Nilmario Miranda. Estuvieron presentes en calidad de observadores, la Subprocuradora General de la República Maria Eliane Menezes de Farias, Douglas Martin, Asesor Especial del Ministro de Justicia, Márcio Thomaz Bastos, el fundador del Movimiento República de Emaús, el Padre Bruno Secchi y el asesor de la Secretaría Especial del Defensor del Pueblo para los Derechos Humanos, Pedro Montenegro, que llegó de la Ciudad de México. Alrededor de 100 familiares de las víctimas y los miembros del Comitê em Defesa da Vida das Crianças Altamirenses acompañaron el proceso, vestidos con camisas blancas.

MauricioPedro Montenegro, confirmó que, además de desvelar posibles nuevos casos, la Secretaría, que es el más alto tribunal de derechos humanos en Brasil, buscaría la reapertura de las investigaciones de delitos cometidos contra más de 19 niños en Altamira. Las encuestas, mal diseñadas desde el principio por la policía local nunca llegaron a una conclusión y 14 años después, las familias no sabían nada sobre lo sucedido a las víctimas Tito Mendes Vieira, Maurício Farias de Souza y Renan Santos de Sousa. Salvo algunas variaciones, los niños fueron invitados por alguien para ir a cazar pájaros o recoger fruta en las inmediaciones de Altamira y nunca fueron vistos vivos o encontrados sus restos.

AiltonEn otros casos hubo víctimas fatales, pero por falta de investigación nunca se encontró al asesino, como es el caso de los niños Edinaldo de Sousa Teixeira, J.C.B.G., y Ailton Fonseca do Nascimento.

Dijo que la policía local dio pruebas suficientes de que llevaron mal las encuestas y no tenía interés en encontrar a los culpables, lo que, además de causar más víctimas contribuyó a la impunidad.

La presencia de la policía federal, explicó, se justificaba también porque las investigaciones de delitos en Pará se llevarían a cabo por la misma línea de las investigaciones ya realizadas en Maranhão, donde al menos 20 niños fueron mutilados y asesinados, y Paraná, donde al menos cuatro niños fueron asesinados. Los crímenes ocurrieron en una especie de serie macabra, primero en Paraná, en los años 80, a continuación en Altamira y por último, en la década de 90, en Maranhão, siendo el último de los crímenes cometidos en el 2000.

«Ellos practicaban los crímenes en un lugar y luego cuando la cosa explotaba, se iban a otros estados donde hacían todo de nuevo»

Informó el representante de los Derechos Humanos.

AnizioFerreira1El juicio se dividió en varias etapas. De los seis acusados (Amaílton Madeira Gomes, Carlos Alberto dos Santos Lima, Cesio Flávio Caldas Brandão, Anísio Ferreira de Souza, Aldenor Ferreira Cardoso, ex policía y único acusado que no fue enjuiciado por estar prófugo, y Valentina de Andrade Munhoz) dos fueron enjuiciados el 27 de septiembre.

AmaíltonMadeiraGomesEl primero en declarar fue Amaílton Madeira Gomes, hijo del empresario y agricultor de Altamira, José Gomes Amadeu. Amaílton se declaró inocente y atribuyó la acusación a «una conspiración» forjada por los enemigos de su padre, quien también había sido denunciado, pero fue retirado del caso por falta de pruebas. Amaílton negó su participación en el caso y dijo nunca haber visto a los médicos ni a Valentina. Gomes dijo que nunca participó en rituales con los otros acusados. Sus abogados eran Jânio Siqueira y Hercilio de Carvalho.

Amaílton confirmó que eran de él los libros, que la policía clasificó como «de magia negra», que se encontraron en su casa, entre ellos O Satanista de Dennis Wheatley, y A Erva do Diabo (Las enseñanzas de Don Juan)[2]. Amaílton se presentó como un conocedor de este tipo de literatura.

Valentina3Según los fiscales, Amaílton tenía un comportamiento agresivo, usaba drogas y era considerado por su familia como una persona extraña. Según ellos, un extracto del libro de Valentina de Andrade despertó el interés de Amaílton, quien escribió en su diario que los niños tenían que ser sacrificados.

El jurado escuchó también el testimonio de Agostinho José da Costa, agricultor y vendedor de frutas que reconoció al médico Cesio Flávio Caldas Brandão y a Amaílton Madeira como la gente que vio en el mismo lugar donde días después fue encontrado el cuerpo de Jaenes da Silva Pessoa, secuestrado, asesinado y castrado. Cesio iba con un cuchillo cubierto de sangre y una bolsa de plástico, y cuando se dio cuenta que estaba siendo vigilado empezó a cortar el césped; Amaílton, a un kilómetro por delante, estaba sentado junto a un caballo castaño de patas blancas. Agostinho Costa informó también haber escuchado ruidos provenientes del interior del bosque junto a la carretera, lo que indicaba la presencia de más gente.

AnizioFerreira2El vendedor también dijo que poco antes había ido a consultar al médico Anízio Ferreira de Souza, a su consultorio y señaló que en medio de la consulta entró en la sala Cesio Brandão, quien habló con Anízio.

CarlosAlbertoDosSantosLuego se presentó el ex oficial de la policía militar Carlos Alberto dos Santos Lima, conocido como A. Santos, el único acusado en el caso que estaba preso en ese momento a causa de un asalto cometido en la ciudad de Vigia (PA) el 2002.

Carlos fue el vigilante de la casa de la madre de Amaílton, Zaila Madeira Gomes, en Altamira, en 1992. Según la defensora pública Marilda Cantão, que se encargó de su caso, el ex policía trabajó brevemente en la casa de la familia durante 10 o 15 días en 1992. En ese momento, Amaílton fue señalado como uno de los implicados en los crímenes y su madre temía que la gente enojada irrumpiera en la casa de la familia. En contra de Carlos pesaba sólo una carta de una consejera tutelar de Macapá, Sueli de Oliveira Matos, que relataba los comentarios del ex-PM sobre los crímenes cometidos en Altamira.

CardosoSueli Oliveira dijo que recibió la visita de A. Santos y, en la conversación informal, él le dijo que había sido expulsado de la PM de Altamira, debido a una violación. Confesó haber cometido 10 asesinatos y dijo que quería la custodia de sus hijos, porque había gente en Altamira que quitaban «el pipí» a los niños. Acusó como autor de los crímenes a «Tadeo», propietario de una estación de gasolina (que en realidad sería Amadeu Gomes, padre de Amaílton), un médico y un guardia de seguridad, «que daba protección». Dijo conocer el caso, por haber trabajado como seguridad de «Tadeo».

La policía afirmaba haber obtenido una confesión de A. Santos, quien dijo que golpeaba a los niños en las calles de Altamira y a muchos los molestaba sexualmente.

La fiscalía llamó al estrado a los jóvenes Otoniel Bastos Costa (de 23 años) y Wandiclei Oliveira Pinheiro (22 años), que tenían 10 y 9 años cuando fueron mutilados el 16 de noviembre de 1989 y el 23 de septiembre de 1990, respectivamente. Eran dos de los tres sobrevivientes a los que les extirparon los genitales con un instrumento quirúrgico, según los informes forenses realizados en la época.

Durante un interrogatorio previo a la audiencia con los dos jóvenes testigos, los reos negaron su participación en el crimen.

Los testigos declararon con los rostros cubiertos y cercados por varios policías mientras que los acusados, a varios metros de distancia, permanecieron silenciosos e impasibles durante toda la audiencia. Los jóvenes señalaron al comerciante como uno de los hombres que vigilaban el desolado paraje adonde eran llevadas las víctimas, y al ex agente de policía como el que atraía a los menores y después los dopaba para que los médicos de la secta los castraran.

Juicio1Ambos reconocieron al ex oficial de la policía militar Carlos Alberto Santos, como el hombre de la bicicleta roja que los atrajo a lugares remotos, para recoger mangos maduros, y los secuestró. «Estoy cien por ciento seguro, que era Alberto Carlos», destacó Otoniel Costa, el primero en declarar.

Muy seguro, Otoniel permitió a los acusados permanecer en el auditorio durante su testimonio.

«Él puede permanecer allí, no hay problema, porque yo lo digo delante de él», dijo, refiriéndose a Santos.

El joven relató cómo fue atraído, secuestrado y drogado. Dijo que le cubrieron el rostro con un paño empapado en una sustancia cuyo olor no podía identificar y se desmayó.

«Cuando me desperté estaba atado y adormecido de la cintura para abajo. Me desmayé de nuevo».

Otoniel informó que tuvo la misma sensación cuando se sometió a cirugía reconstructiva, que requirió anestesia, lo que indicaba, según la acusación, que había sido sometido al mismo procedimiento por los agresores.

Juicio2«Más tarde me entró el pánico cuando me di cuenta que estaba sin órganos genitales».

Se comenzó a arrastrar y así logró escapar.

Otoniel informó que en esa época tenía mucho miedo de Santos.

«Yo era un niño y tuve miedo, él me persiguió. Hoy soy un adulto y no tengo ninguna duda de que fue él quien me llevó a la selva».

Recordó que días después de ser castrado, andando en bicicleta con su hermano, vio A. Santos, que los persiguió.

Luego habló Wandiclei Pinheiro quien reconoció a Carlos A. Santos como el hombre que se lo llevó en una bicicleta roja. Su descripción de los hechos fue similar a la de Otoniel. Wandiclei dijo haber sido atraído por A. Santos y llevado a un lugar donde había otras personas.

Bastos Costa y Oliveira Pinheiro, fueron sometidos, en vano, a varias cirugías de restitución. Los jóvenes revelaron que, tras el brutal ataque, han debido resistir años de burlas y humillaciones de muchas personas.

Juicio3El juez Ronaldo Valle condenó a Amaílton a 57 años de prisión por la muerte de Judirley da Cunha Chipaia, Jaenes da Silva Pessoa y Flavio Lopes da Silva. Por cada uno de los crímenes le dio 18 años de condena y un año por el agravante de la pena. Amaílton fue absuelto de los crímenes contra los dos sobrevivientes.

A. Santos fue sentenciado a 35 años de prisión, por el asesinato de Judirley da Cunha Chipaia e intento de asesinato contra los dos sobrevivientes – Otoniel y Wandiclei.

Ambos dejaron el Tribunal de Belén directo a la prisión de Americano en la ciudad de Santa Isabel, Pará.

Sigue: El juicio de Anízio Ferreira De Souza


[1] http://www.lulu.com/product/tapa-dura/extraterrestres-ante-las-c%C3%A1maras-volumen-4/10799590

http://www.lulu.com/product/tapa-blanda/extraterrestres-ante-las-c%C3%A1maras-volumen-iv/10799633

[2] No sé nada sobre el libro de Wheatley, pero acusar de libro de magia negra a la obra de Castaneda se me hace un poco exagerado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.