Los satélites misteriosos – Micah Hanks

Los satélites misteriosos – Micah Hanks

31 de agosto de 2016

Por Paranormal Braintrust

MICAH HANKS INFORMA SOBRE OBJETOS NO IDENTIFICADOS ORBITANDO LA TIERRA

Micah-Blue-GRsite-144x150Micah Hanks

La humanidad tiene una larga historia de informes de cosas extrañas vistas en cielos de la Tierra. Durante décadas, los informes de objetos voladores no identificados han captado la imaginación del público, con especial énfasis en las descripciones de las cosas comparadas a “platillos volantes”, y más recientemente, naves siniestras, en forma de triángulo grande, que ocasionalmente avanzan laboriosamente su camino a través del cielo nocturno en altitudes bajas.

Remontándose a los primeros días de la ufología moderna, también hubo informes de otras cosas. A principios de la década de 1950, los astrónomos comenzaron a detectar un número de satélites inusuales que circundaban la Tierra, algunos de los cuales se movían contra el giro natural del planeta en una órbita retrógrada.

Hoy en día, la observación de dichos satélites es bastante común, y en cualquier noche clara, uno puede salir a un campo u otra área donde no haya luces de la ciudad, y observar cualquier número de objetos que reflejan la luz del sol a medida que atraviesan el cielo sobre su cabeza. Sin embargo, hasta el lanzamiento del Sputnik I por la agencia espacial rusa en 1957, no había satélites artificiales que se creyera que habían sido puestos en órbita, y mucho menos algún cohete lo suficientemente potente para llevar a uno al espacio. A pesar de esto, se produjo una serie de observaciones impares en los primeros días de la era espacial, muchos de los cuales permanecen sin identificar hasta nuestros días.

Todo el misterio parecía haber comenzado alrededor de 1954, con varios periódicos que mostraban historias citando al proponente ovni Donald Keyhoe, que en esa época había oído que la Fuerza Aérea de EE.UU. estaba monitoreando dos satélites misteriosos que orbitaban la Tierra. Por supuesto, en el momento en que debería no haber existido ninguna tecnología capaz de lanzar un satélite en órbita por ejemplo; algunos afirman, además, que las declaraciones de Keyhoe simplemente habían sido en apoyo de un nuevo libro de ovnis que había publicado. Esto podría parecer plausible, si no fuera por el hecho de que Keyhoe revisó los casos de “satélites misteriosos” de la década de 1950 en 1973, con la publicación de su libro Aliens From Space: The Real Story of Unidentified Flying Objects, que examinó con mayor profundidad las diversas observaciones de los satélites misteriosos. En otras palabras, parece poco probable que Keyhoe trajera o prestara la noción de satélites misteriosos puramente como un truco publicitario.

Desde hace mucho tiempo ufólogo y miembro NICAP Fran Ridge es también uno que ha tomado nota de estos informes raros, discutiéndolos en un extenso artículo el año pasado en el sitio web NICAP. “Al principio hubo informes en la década de 1950”, dijo, “seguidos de reportes en el año 1960, y más recientemente informes de un Dark Star Satellite”. Esta “Dark Star” a la que se refiere Ridge aquí es, por supuesto, el famoso “Black Knight Satellite”, un objeto que ha aparecido en muchas fotos de la NASA en los últimos años. Muchos siguen afirmando que el objeto es algo parecido a una “sonda” extraterrestre de13,000 años de edad colocada en órbita de la Tierra por extraterrestres hace mucho tiempo, con la intención de estudiar el proceso de la evolución humana, que se produjo a continuación. Sin embargo, muy a pesar de sus defensores como una nave extraterrestre “verdadera”, el objeto al que se hace referencia comúnmente como evidencia de un “Black Knight Satellite” es bien conocido por haber sido identificado como una manta térmica descartada una de las misiones de EVA de la NASA.

De acuerdo con el historiador del espacio James Oberg, “Hay una larga secuencia de tambaleo lento de la cubierta térmica, claramente el mismo objeto mal identificado previamente como el “Black Knight Satellite”. Se ve a través de una ventana sucia, pero la forma es sin lugar a dudas la misma”.

“Se puede oír a la tripulación en el interior especular sobre si los astronautas tendrían la oportunidad de agarrarla si flotara hacia atrás”, además él observó en una presentación de PowerPoint que presenta en su página web, jamesoberg.com.

En defensa de los que han mirado el objeto inusual y saltado a una conclusión “extraterrestre”, a veces se ver mucho más extraño de lo que su identidad parece sugerir. De hecho, algunas fotos muestran el objeto que se ve demasiado grande como para incluso calificar como una “manta térmica”; hay que señalar, sin embargo, que existe en línea varias imágenes obviamente fotoshopeadas de la manta, que han aumentado aún más el objeto a un tamaño desproporcionado, y reforzado de este modo la teoría “satélite extraterrestre”.

A pesar de todo esto, muchos siguen afirmando que un solo, enorme “Black Knight Satellite” existe, lo que, si se toma en el contexto más amplio de los relatos más legítimos de los satélites misteriosos, sólo nos hace injusticia al tratar de unir a todas las diversas observaciones en un solo fenómeno. Mientras que el solitario “Black Knight” sigue siendo fácilmente debunkable, lo mismo no puede decirse de los otros satélites misteriosos que se han observado.

“Lo que realmente dio lugar a mi interés en todo esto fue la detección de lo que mi equipo Lunascan cree que fue un orbitador lunar no identificada en 1996 del Proyecto Lunascan”, recordó Fran Ridge el año pasado en su visión general del fenómeno satélite misterioso. Ridge co-escribió un artículo con el astrónomo Lan Fleming sobre el incidente de 1996 en el que un extraño objeto fue observado en un aparente órbita alrededor de la Luna por un breve período en septiembre de ese año (Además señalo aquí que, de acuerdo con un ingeniero amigo mío del sector aeroespacial, el objeto puede ser un asteroide, aunque señaló que es “poco probable que sea un objeto artificial en órbita lunar ya que en dicha órbita, como establece correctamente (Ridge), son inestables, si es baja”. La mejor conjetura de mi amigo fue que el objeto era un satélite en órbita terrestre elíptica, o, posiblemente, un globo, que había sido uno de los posibles teorías propuestas por Ridge y Fleming en su artículo).

“Cuando empecé a recopilar información sobre los objetos orbitando la Tierra”, continúa Ridge, “algunos en forma de documentación, los resultados comenzaron a tomar la forma de un artículo más amplio e interesante, en lugar de lo que había previsto inicialmente”. De hecho, parece haber algunos datos interesantes sobre las observaciones de los satélites no identificados que existen hoy; considere un documento de la Advanced Research Projects Agency (el antiguo nombre de DARPA) disponible en línea, titulado “DOPLOC Observations of Reflection Cross Sections of Satellites”, que fue presentada bajo BRL Memorandum Report N. 1330, en marzo de 1961. El informe analiza no menos de catorce “reflexiones” de objetos satélite no identificados, que a día de hoy parece que siguen sin explicación.

Hay una variedad de teorías acerca de lo que podrían haber sido estos satélites “misteriosos” observados durante la década de 1950 y principios de 1960. Una de ellas implica la teoría de la “pequeña luna”, que describe los asteroides u otros objetos demasiado pequeños para calificar como una luna “real”, pero lo suficientemente grandes para haber sido detectados con equipo de control durante el período en cuestión.

Fran Ridge expresa insatisfacción con la teoría de la “pequeña luna”. “Se aceptó como una declaración legítima en ese entonces”, escribió el año pasado, “pero hoy sabemos más, mucho más. Era una explicación absurda. Ya que varios asteroides o meteoritos que llegan desde el espacio y llegan a una órbita baja, segura y controlada, es ridículo”.

“Incluso si no hubiera lunas por ahí”, dice Ridge, “nos costaría mucho hoy en día conseguir una en órbita estable y hacer bases de lanzamiento de misiles en ellas”.

Parece que, si bien puede haber una posibilidad distinta de cero de que podría existir un fenómeno “pequeña luna”, está lejos de ser probable. ¿Qué permitiría que algunos asteroides entraran en la órbita de la Tierra, y simplemente se quedaran ahí arriba, mientras que otros presentan la grave amenaza de ser capturados por el campo gravitacional de la Tierra, y así hundirse, con consecuencias potencialmente graves?

Sea lo que sean los extraños satélites misteriosos que los astrónomos observaron en los años 1950, sus orígenes siguen siendo un misterio hasta hoy como lo fueron cuando aparecieron por primera vez; quizás nunca sabremos exactamente lo que había estado a la deriva allá arriba, en aquellos años de formación que condujo a nuestra propia entrada en el espacio exterior.

http://jimharold.com/the-mystery-satellites-micah-hanks-writes/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.