El ovni de Chile pudo haber sido un avión de pasajeros

El ovni de Chile pudo haber sido un avión de pasajeros

Esa es la conclusión a la que llegan los investigadores franceses Antoine Cousyn, François Louange y Geoff Quick, en su artículo del 26 de noviembre del 2015: Video from the Chilean Navy, (Antoine Cousyn, François Louange and Geoff Quick – 2015/11/26[1])

Cousyn, Louange y Quick han desmontado varias otras fotografías de supuestos ovnis. Recomiendo visitar su página IPACO[2].

En la última parte de ese artículo (recomiendo su lectura completa) dicen:

Ovni-CEFAAEl objeto observado en el video era muy probablemente un avión de pasajeros, de doble turbina, de media distancia, en una fase de aterrizaje, volando por delante del helicóptero a una velocidad más alta, con una baja altitud y una velocidad baja, con vistas al aterrizaje»¦

El efecto de «óvalo blanco» fue muy posiblemente debido a la halación a través de la atmósfera, principalmente por la iluminación de un techo de fuselaje blanco. El piloto, tal vez desconocedor de lo lejos que estaba el objetivo, podría estar sujeto a esta ilusión.

El sendero de efluentes observado en dos ocasiones probablemente se originó por el vertido de algunas aguas residuales de la cabina, formando una pluma orientada a lo largo del viento local que sopla desde el Oeste.

 

En cuanto al tercer punto caliente observado en algunos cuadros del video, puede ser explicado por una reflexión IR sobre el fuselaje, o posiblemente por el uso de una APU antes del aterrizaje.

Por lo tanto, las preguntas pendientes ya no son sobre la naturaleza del objeto, sino por qué no pudo ser detectado por el radar primario y por qué no se pudo establecer conexión de radio con él.

En cuanto a la detección, ¿podría ser que los controladores en tierra del tráfico aéreo estuvieran demasiado cerca del helicóptero para una vuelta por radar, descontando la del avión como demasiado lejano al Norte?

En cuanto a la comunicación por radio, ¿podría ser que el jet no estaba monitoreando las frecuencias o no pensaba que eran ellos siendo interrogados («No puede ser para nosotros, estamos demasiado lejos del Norte»)?

(Nota: este tipo de incidente ya ha sido experimentado en muchas ocasiones.)

Se me ocurren dos escenarios:

O bien el CEFAA y Leslie Kean (la periodista y ufóloga que dio a conocer el caso) desconocían este trabajo, lo que me da bastante qué pensar de sus capacidades como investigadores.

O, aunque lo conocían, no lo mencionaron, lo que me da bastante qué pensar de su honradez intelectual.

(Hay una tercera: que simplemente son unos ufólogos crédulos y burros. No son científicos, como leí en algún lado, son analfabetos en ciencias)

De hecho me inclino por lo segundo (y por lo último) dado que estos ufólogos ya han tenido varios fiascos presentando insectovnis, reflejovnis y otro tipo de confusiones como ovnis.

En fin, es más que probable que el «ovni infrarrojo» de Chile pase a la memoria colectiva como eso, un ovni. La cobertura que se le ha dado es infinitamente superior a la que ha tenido el trabajo de Cousyn, Louange y Quick.


[1] http://www.ipaco.fr/ReportChileanNavyCEFAA.pdf

[2] http://www.ipaco.fr/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.