Roswell y Mogul – los recuerdos de Charles B. Moore (parte 1)

Roswell y Mogul – los recuerdos de Charles B. Moore (parte 1)

5 de Mayo de 2017

David Halperin

«Tengo una clara memoria de que James Richard Smith, mejor conocido como J.R., observó el tren de globos del 4 de junio a través de un teodolito en una mañana clara y soleada…»

-Charles B. Moore, en Saler, Ziegler and Moore, UFO Crash at Roswell: The Genesis of a Modern Myth (1997)

El diablo está en esos «recuerdos distintos», ¿no? El recuerdo de Glenn Dennis de encontrarse con una enfermera agitada en el hospital base del campo aéreo del ejército de Roswell, casi abrumado por el hedor de los cadáveres no humanos a cuyas autopsias había sido llamada para asistir. La memoria distinta de Gerald Anderson de tropezar con un ovni estrellado en el desierto del oeste de Nuevo México, sus pilotos muertos o moribundos. La memoria distinta de Charles Moore del vuelo de un tren de globos que, según un diario contemporáneo, nunca fue lanzado.

Moore-RandleCharles B. Moore trabajando con Kevin Randle, «mientras él y yo revisamos los registros atmosféricos en un intento de saber si un globo Mogul podría haber llegado al rancho de Brazel (Foster) en julio de 1947». Foto de Randle blog «A Different Perspective».

Puede parecer extraño poner a Moore, «renowned researcher on atmospheric physics,», testigo estrella de la ortodoxia escéptica sobre Roswell, en el mismo plano que los testigos de un plato estrellado como Dennis y Anderson. Pero los recuerdos de décadas de antigüedad están sujetos a las mismas vicisitudes, ya sean del alguna vez joven físico como Moore o el joven funerario como Dennis. Y los recuerdos de Moore plantean preguntas que nunca he visto respondidas satisfactoriamente.

No estoy diciendo que las respuestas sean probablemente algo siniestro, o proporcionen algún Ábrete Sésamo a los múltiples enigmas de Roswell. Pero las preguntas deben plantearse.

El obituario de Moore -murió en 2010, a la edad de 89 años- describe cómo en 1947 fue «reclutado por el Proyecto Mogul por la Universidad de Nueva York, que dirigió el proyecto para el Cuerpo Aéreo del Ejército de los Estados Unidos… El Proyecto Mogul involucró el lanzamiento de globos para llevar micrófonos hasta la base de la estratosfera, donde la temperatura de la atmósfera es altamente efectiva en la refracción de las ondas sonoras. En 1947, los Estados Unidos se preocupaban de escuchar las pruebas nucleares de otros países, especialmente la Unión Soviética, por lo que los globos con micrófono fueron lanzados para escuchar los sonidos».

«El experimento logró detectar los ensayos nucleares de los Estados Unidos en el Pacífico Sur, a 6,000 millas de distancia, pero también agregó una importante nota de pie de página a la historia cultural estadounidense. Un globo lanzado por Moore en junio de 1947 resultó más tarde ser el elemento que se consagra en Roswell como un «ovni». Moore no se dio cuenta de la parte que había jugado en el drama hasta que pasó a ver una foto de periódico de las piezas del «ovni» en los años noventa».

El relato no es muy preciso. Moore, según él mismo, inicialmente nunca había oído el nombre de «Proyecto Mogul» y tenía sólo una idea general de lo que se suponía que se usaban los experimentos del «proyecto de globo de la Universidad de Nueva York». El trabajo del equipo de la NYU era averiguar cómo se obtiene un globo para ascender a la frontera entre la troposfera y la estratosfera y permanecer allí, sin ir más alto o bajar. En esto fueron más o menos exitosos, al menos después de cambiar de neopreno a globos de polietileno a principios de julio de 1947.

(Sin embargo, el proyecto Mogul resultó ser un fracaso, pues no era práctico para el monitoreo de las explosiones a larga distancia y, a principios de los años cincuenta, cuando se descubrieron mejores métodos para detectar las pruebas nucleares soviéticas, fue desechado).

No está claro por el relato de Moore cómo o cuándo se enteró por primera vez de los escombros de Roswell. «Hubo mucha emoción en todo el país sobre platillos voladores en la última semana de junio y principios de julio de 1947», escribió 50 años después. «Incluso se ofrecieron recompensas por la recuperación de cualquier desecho de platillo volante. Durante ese período, la estación de radio de Alamogordo recibió muchas llamadas sobre avistamientos de platillos de residentes locales alrededor de Alamogordo que vieron nuestros globos en el cielo sobre el Valle de Tularosa. Reconocíamos que nuestros globos eran responsables de estos informes de radio locales, y más tarde adivinamos que algunos de los globos de polietileno eran la base del llamado Incidente de Roswell. Pero en lo que a nosotros respectamos, era un ejemplo gracioso de cómo el furor de los platillos voladores podía entusiasmar a la prensa con un incidente de globo de investigación» (p.176).

«Más tarde adivinamos» -¿cuánto más tarde? Desde 1947, según la página anterior. «Había sostenido durante mucho tiempo la opinión (de 1947 a 1992) de que los restos de uno de los nuevos globos de polietileno que habíamos lanzado desde Alamogordo a principios de julio de 1947 probablemente eran responsables de la oleada de prensa sobre el «˜platillo volador»™». Moore sólo cambió su mente en junio de 1992, cuando un ufólogo llamado Robert Todd le envió una copia de una historia del Roswell Daily Record del 9 de julio de 1947. La descripción de los escombros dados en esta historia, por el ranchero que la encontró, persuadió a Moore que fueron los restos de uno de sus viejos trenes de globos de neopreno.

Pero por su propia contabilidad, Moore había sabido sobre Roswell desde muy temprano, y había creído que uno de los globos del proyecto de NYU era responsable.

Moore-doctorateMoore (segundo desde la izquierda) recibe su doctorado honorario de New Mexico Tech, 2003. Foto del sitio web de New Mexico Tech.

Entonces, ¿por qué, en 1979, Moore le dijo al escritor ovni William L. Moore, a quien, para evitar la confusión, llamare «WLM», ¿qué hizo?

La conversación se describe en el más temprano de los libros de Roswell, El incidente de Roswell (1980) por Charles Berlitz y WLM. «En una serie de entrevistas con C. B. Moore, aerólogo y físico del Instituto de Minería y Tecnología de Nuevo México en Socorro, se obtuvo información considerable sobre la construcción y el propósito de globos del clima y otros globos de propósito científico utilizados a fines de la década de 1940. En el verano de 1947, Moore (sin relación con el autor) participó directamente en un proyecto de globos de investigación de alta altitud patrocinado por la Universidad de Nueva York, basado en el Campo Norte de White Sands, cerca de Alamogordo, Nuevo México, un proyecto que dijo, creía que era responsable de «˜al menos algunos de los informes de platillos voladores en la zona»™».

«Cuando se le preguntó si el dispositivo de Roswell podría haber sido un globo meteorológico u otro globo científico, Moore respondió: «˜Basándome en la descripción que acabas de darme, definitivamente puedo descartar esto. No había un globo en uso en el 47, o incluso hoy en el caso, que pudiera haber producido escombros en una área tan grande o rasgado en el suelo de alguna manera. No tengo ni idea de lo que tal objeto podría haber sido, pero no puedo creer que un globo encajaría con tal descripción»™».

Estas son palabras asombrosas, procedentes de un hombre que había dado por sentado que los restos de Roswell eran un globo, y que desde 1992 en adelante activamente hizo campaña por esta idea. Habría esperado que Moore protestara que WLM lo había citado erróneamente, o lo había citado fuera de contexto. Él nunca lo hizo. En cambio, explicando sus comentarios, encontró una laguna en el texto: «basado en la descripción que acabas de darme». WLM le había dado una descripción inexacta. No había surcos en el suelo cerca de los escombros. Esta desinformación lo había extraviado.

Técnicamente, esto es posible. Pero el lenguaje que Moore usó con WLM, que él nunca rechazó, no me parece la reacción de un hombre cuya larga comprensión del incidente de Roswell -que había descartado anteriormente como «gracioso» – acaba de ser desafiado. («Bueno, siempre he pensado que era uno de nuestros globos, pero ahora que me dices que rompió el terreno, supongo que tendré que cambiar de opinión. ¿Estás seguro de ese detalle?») Su explicación no me persuade. Sospecho que antes de 1992 Moore era mucho más ambivalente acerca de Roswell, mucho más abierto a verlo como algo realmente extraordinario, de lo que después estaba dispuesto a admitir.

(Según Karl Pflock, que se basa en gran medida en sus entrevistas con Moore para su libro de 2001 Roswell: Inconvenient Facts and the Will to Believe, el propio Moore «había hecho uno de los avistamientos ovni más impresionantes -y aún inexplicables- cerca de Arrey, Nuevo México, el 24 de abril de 1949». Seguramente él no dejó de lado su propia experiencia como «graciosa».)

¿Entonces, qué aprendemos de esto? Posiblemente nada. Ciertamente no es motivo para despedir una explicación de globo, «Mogul» u otros, para lo que cayó en Roswell.

Pero sí sugiere que los recuerdos de Moore, cuando afectan a Roswell, tienen algo de la calidad evasiva y cambiante que hemos notado en los testimonios para el lado «creyente». Su «memoria distinta», por ejemplo, del «tren de globos del 4 de junio» -que hay razones sólidas para creer que nunca voló- «en una mañana clara y soleada». U otro recuerdo del cual todavía no he hablado, de que el equipo de la Universidad de Nueva York había utilizado cinta de color rosa y púrpura para construir sus trenes de globo, un detalle que aparece en los relatos de los testigos de Roswell y es un elemento clave de la explicación «Mogul».

Voy a hablar de esto en la parte 2 de este post.

https://www.davidhalperin.net/roswell-and-mogul-the-memories-of-charles-b-moore-part-1/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.