Contacto en La Chorrera: retrospectiva del 50 aniversario del experimento chamánico que cambió al mundo

Contacto en La Chorrera: retrospectiva del 50 aniversario del experimento chamánico que cambió al mundo

9 de marzo de 2021

Red Pill Junkie

A principios de la década de 1950, un inmigrante polaco y autoproclamado profesor de filosofía llamado George Adamski anunció al mundo que había establecido contacto con una inteligencia extrahumana, en medio de un paisaje desierto, el tipo de lugar donde los antiguos profetas tenían su experiencias místicas – y escribió un libro sobre su historia que, a pesar de su popularidad, fue descartado como pura fantasía por científicos y académicos. Siguieron muchos otros con afirmaciones igualmente grandilocuentes, pero la sociedad moderna nunca las tomó en serio; tal vez porque no tenían pruebas tangibles de esos encuentros con lo Otro, aparte de los cuentos y las imágenes borrosas de supuestas naves espaciales interplanetarias. En la década de 1970, la mayoría de estos «contactados» habían sido desacreditados y olvidados.

AdamskiGeorge Adamski, padre del movimiento estadounidense Contactee

También fue en la década de 1970, cuando un grupo de niños hippies que se consideraban científicos y estaban dirigidos por dos hermanos de Colorado, emprendieron una búsqueda «iniciática» similar; pero eligieron las selvas húmedas de América del Sur en lugar del árido Mojave. Al igual que Adamski, ellos también afirmaron haber establecido contacto con una inteligencia no humana, y también escribieron un libro inmensamente popular que fue descartado en gran medida como una fantasía desquiciada. Pero a diferencia de los contactados que se hicieron amigos de Hermanos del Espacio venusinos en los albores de la Guerra Fría, estos jóvenes hippies regresaron de su misión con una prueba tangible de su encuentro (bueno, algo así) y la influencia de su experiencia todavía se deja sentir hasta hoy en día en todo el globo.

1_3dyfnqaTulzuqNkoYJTcOQTerence McKenna (derecha) y su hermano Dennis (izquierda)

Esos dos hermanos eran Terence y Dennis McKenna, nombres legendarios de la contracultura contemporánea, en especial Terence, quien después de su prematuro fallecimiento en 2000 ha logrado lo más parecido a una inmortalidad digital que nuestra tecnología actual puede brindar, gracias a la miríada de videos y conferencias grabadas disponible gratuitamente en Youtube y el podcast Psychedelic Salon. Y el 4 de marzo marcó el 50 aniversario de esa búsqueda fatídica a la selva colombiana, conocida entre los aficionados psicodélicos de todo el mundo como «El Experimento en La Chorrera».

(Sí, la vaga semejanza de los hongos mágicos con los platillos voladores no fue accidental, pero volveremos a eso…)

El jueves pasado me uní al evento Crowdcast en vivo organizado por la McKenna Academy of Natural Philosophy para conmemorar el aniversario. Y cuando digo que la influencia de La Chorrera todavía se siente en todo el mundo, no exagero: la cuenta atrás final registrada por el servidor de Crowdcast fueron 642 participantes de Lisboa, Israel, Perú, México, Brasil, Inglaterra, Suecia, Vancouver y Sydney, por nombrar solo algunos.

La moderadora (Abby Navarro, de Puerto Rico) saludó alegremente a todos mientras preparaba el escenario para Dennis (quien lo último que escuché es que ahora vive en Vancouver luego de huir de Minnesota en medio del régimen de Trump). La transmisión se dividió en dos segmentos, comenzando con una «charla junto al fuego» pregrabada entre Dennis y Graham St. John «“un joven antropólogo cultural que ahora está trabajando en una biografía de Terence»“ seguido de una sesión de preguntas y respuestas demasiado breve plagada de algunos problemas técnicos. En el video editado, Dennis, quien fue el que más habló, dio un relato detallado de lo que lo obligó a él y a su hermano a emprender lo que para muchos habría sido una aventura temeraria en el corazón del Amazonas, junto con todo lo que sucedió durante su estadía en la misión de La Chorrera y posteriormente.

st_john_portrait_sq_l-1Graham St. John, autor de «Mystery School in Hyperspace» y «Global Tribe»

81NodgEIdxLHabiendo leído The Brotherhood of the Screaming Abyss, el libro biográfico que Dennis escribió hace unos años en el que explicaba cómo era crecer con su hermano Terry, esta historia no era nueva para mí; pero aun así, seguía siendo fascinante escucharlo «de la boca del caballo», por así decirlo. Básicamente, en 1970 los McKenna y sus compañeros eran jóvenes bohemios que ya habían incursionado en el LSD (como cualquier chico que se precie del Verano del amor) y estaban muy interesados en las propiedades del DMT, el compuesto psicodélico más potente conocido por el hombre que ahora hemos confirmado es secretado naturalmente por el cerebro y podría estar directamente involucrado en las experiencias místicas de aquellos profetas de la antigüedad.

DMT parece tener el potencial de «lanzar tu conciencia al hiperespacio», un dominio alienígena habitado por habitantes extraños que están, como dijo Dennis, «siempre ansiosos por impartir información». El único problema es que fumar DMT te da un «despegue» que dura sólo 20 minutos o menos; así que al buscar una manera de «impulsar» la experiencia, los McKenna encontraron una vieja referencia académica a la virola (una familia de árboles amazónicos ricos en alcaloides y triptaminas) escrita por Richard Evans Schultes , el famoso etnobotánico.

Virola-venosa-3397_fullsize-1Ejemplos de una especie de virola

Las hojas de virola son utilizadas por las tribus amazónicas para crear varios compuestos psicoactivos que nunca habían sido analizados por la ciencia moderna en ese momento, como el (ahora famoso) brebaje de Ayahuasca y oo-koo-he, una píldora ingerible utilizada por la tribu Witoto en su ceremonias chamánicas (para mantener las cosas en perspectiva, estamos hablando de una época en la que la estructura de la serotonina aún no se entendía completamente).

Fue en la búsqueda de oo-koo-he que los McKenna y sus compañeros fijaron sus objetivos cuando abandonaron la comodidad de la sociedad estadounidense de la que se habían desilusionado «“un desencanto similar experimentado por los contactados de la década de 1950″“ y siguieron la canción de las sirenas de lo que ellos llamaron «el Secreto». De manera irónica, este grupo de aventureros psicodélicos se autodenominaban «La Hermandad del Abismo Vociferante», lo que en retrospectiva suena más respetable que la «Orden Real del Tíbet» de George Adamski.

gmnr6uwmu5rnookkeoxvLos miembros de la «Hermandad» en La Chorrera

Esta pequeña hermandad de buscadores psicodélicos estaba literalmente tratando de ser secuestrada por alienígenas. Y, por un tiempo, lo lograron…

Myles-Aronowitz-William-S.-Burroughs-with-stickWilliam Burroughs

Como suele ser el caso cuando uno está tratando de establecer contacto con una inteligencia de otro mundo, las cosas no resultaron según lo planeado. La Hermandad llegó a La Chorrera, la apartada casa ancestral de la tribu Witoto, cuyo único contacto con el mundo exterior constituía una pequeña misión religiosa; antes de los McKenna, el único occidental que había visitado La Chorrera en busca de los secretos químicos de los amazónicos había sido William Burroughs, que fue a buscar Ayahuasca pero no pudo encontrar ninguna; parece que Burroughs nunca tuvo suerte a la hora de forzar una cita con «Los Otros», viendo como años después también visitó la cabaña donde Whitley Strieber tuvo las experiencias narradas en su best-seller sobre abducciones alienígenas, Comunión; pero el viejo escritor beatnik nunca logró tener un encuentro cercano durante su estadía allí.

Cuando el sacerdote a cargo de la misión se enteró de las razones de los McKenna para visitar un lugar tan abandonado por Dios, se horrorizó e instó a los imprudentes gringos a tener mucho cuidado antes de preguntarles a los nativos sobre uno de sus secretos mejor guardados: «Â¡Probablemente los maten si andan hablando de esto!» les advirtió. Sin inmutarse, la Hermandad optó por modificar sus tácticas y hacer discretas averiguaciones sobre el oo-koo-he; pero mientras tanto, los jóvenes buscadores encontraron que gracias al ganado cebú traído por los misioneros, y su llegada fortuita a La Chorrera después de la temporada de lluvias, a su alrededor estaba creciendo una rica cantidad de hongos Stropharia cubensis, un psicodélico natural que nunca antes habían probado y pensaron que era una buena manera de pasar el tiempo.

Como en la canción de los Rolling Stones que había sido lanzada solo dos años antes, «You can»™t always get what you want/But if you try sometimes/Well, you might find/You get what you need»¦»

1200px-Psilocybe_semilanceata_6514La Hermandad empezó a comerse las setas. Muchas de ellas. Pronto se convencieron de que esto, y no el DMT ingerido por vía oral, era el «Secreto» que habían estado buscando desde el principio. Como explicó Dennis en el chat de transmisión con Graham, una dosis alta de psilocibina no es diferente a la DMT debido a la gran semejanza de los dos compuestos químicos. Pronto se produjo una especie de diálogo entre el grupo y algún tipo de inteligencia que emanaba de los propios hongos o los usaba como «canales» para comunicarse con los McKenna.

«El Maestro», como empezaron a llamarlo, les contaba todo tipo de locas explicaciones sobre la naturaleza de la Realidad. Bajo los efectos de los hongos, la Hermandad escucharía una especie de tono musical o zumbido eléctrico dentro de sus cabezas, algo también muy común en las experiencias paranormales, que el «Maestro» dijo que era el sonido de la «resonancia de espín de electrones de las moléculas de triptamina cuando se unían químicamente a su propio ADN» – ¿Cuántas veces se les impartió a los contactados de los años 50 el «conocimiento» de sus amigos ufonautas, que en un examen más detenido también resultaron ser una total tontería? – y cuando intentaban reproducir ese tono con sus propias voces, desencadenaba todo tipo de fenómenos interesantes que Dennis no se molestó en especificar en el video pregrabado «“ incluso se negó rotundamente a repetir el tono, cuando uno de los participantes le preguntó en la sesión de preguntas y respuestas porque, como dijo en broma, no quería «desestabilizar el continuo Espacio-Tiempo».

a9690-1Lo cual es exactamente lo que se propusieron hacer en 1971, cuando se les ocurrió que si lograban «mantener la frecuencia» del tono del hongo el tiempo suficiente para que pudiera unirse permanentemente a su estructura genética, se las arreglarían para realizar un una especie de «psicocirugía» sobre un sujeto humano, específicamente, el más joven de los hermanos McKenna, que eventualmente daría lugar a un objeto perfecto hecho de Mente y Materia que respondería a tus propios pensamientos y manifestaría todo lo que pudieras imaginar: La Materia Prima de tradición esotérica; la piedra filosofal de los alquimistas medievales; el Logos hecho carne viva; o, como finalmente lo bautizaron, «el Objeto Trascendental al final de los Tiempos» porque «“de la forma en que lo «racionalizaron» – tal objeto provocaría el Eschaton o el «Fin de los Tiempos» profetizado por místicos religiosos «“y más que uno que otro contactado.

Adamski & Co. simplemente lo habría llamado platillo volante.

0acd57b0c9cd36aca2e1bf76a0eab08eEsta es la esencia de lo que se conoció como «el Experimento de La Chorrera». Una vez más, los paralelos entre los McKenna y los contactados que los precedieron son difíciles de pasar por alto: cuántos de ellos quemaron sus graneros o casas al tratar de seguir las instrucciones de los Hermanos del Espacio sobre cómo construir «máquinas antigravedad» o «dispositivos de energía libre»?

Los resultados del intento de McKenna de construir un ovni psicobiológico fueron menos dramáticos pero, en cierto modo, mucho más profundos a largo plazo al mismo tiempo: durante días, Dennis se disoció por completo de la realidad consensuada; un observador externo podría haberlo juzgado como un episodio esquizofrénico en toda regla, mientras que Terence se volvió hipervigilante de su condición, negándose rotundamente a seguir el consejo de sus compañeros de llevar a su hermano de regreso a la civilización para que pudiera recibir tratamiento médico. «Â¡Dejen que se acabe!» fue la decisión de Terence, que sin duda sería percibida como insensible en ese momento; pero ahora que ha pasado medio siglo, Dennis le expresó a Graham la gratitud que sentía porque su hermano no dio su brazo a torcer, de lo contrario podría haber terminado institucionalizado por el resto de su vida.

stargate-1Al final resultó que, Dennis se las arregló para «reconstituirse» a sí mismo y gradualmente volvió a la normalidad después de pasar lo que para él fueron eones perdidos en el hiperespacio. Después de regresar a los EE. UU., se lanzó a la ciencia como una forma de «cimentar» su psique y se convirtió en un psicofarmacólogo y etnobotánico de renombre cuyo trabajo se ha convertido en un instrumento fundamental para comprender la farmacología de la Ayahuasca.

c7e7e5-20130604-20130604plants06Dennis McKenna hoy

Dennis nunca ha vuelto a La Chorrera; no le ve el sentido y siente que se sentiría decepcionado si volviera sobre los pasos de su juventud. Sin embargo, hasta el día de hoy, todavía considera su estadía en Colombia como una importante experiencia de curación para él, aunque a estas alturas rechaza la mayoría de las primeras interpretaciones que él y su hermano alcanzaron de lo que sucedió durante su trabajo «psico-alquímico», y que fueron inicialmente publicitadas en el libro The Invisible Landscape. En cierto modo, la decisión de Dennis de reenfocar su estudio de los psicodélicos bajo el paraguas de la investigación científica recuerda un poco cómo Ray Stanford renunció a su carrera inicial como contactado y canalizador psíquico de los Space Brothers y trató de utilizar herramientas científicas para estudiar mejor los ovnis.

mckenna_terence6_medIrónicamente, Terence fue quien de alguna manera nunca logró volver a la normalidad después de La Chorrera, porque renunció a su objetivo original de convertirse en académico; abandonó Berkeley después de regresar a los Estados Unidos, convencido de que la Ciencia nunca podría comprender completamente las experiencias por las que habían pasado; durante un tiempo se convirtió en un contrabandista y un forajido, y durante el intervalo entre su fuga de las autoridades y su eventual transformación como la figura más notoria de la subcultura psicodélica, gracias a su «don irlandés para la charla» que le valió el apodo «el Bardo» – desarrolló una «teoría» que explicaría por qué las promesas hechas por el «Hermano Fúngico» en Colombia no se materializaron (cuando la profecía falla o te rindes o redoblas tus creencias, supongo).

endofriver-tw3Representación gráfica de la teoría Timewave Zero

La conclusión de Terence es que el experimento tuvo éxito, pero el «objeto trascendental al final del Tiempo» se manifestaría completamente en nuestro plano de existencia en un momento futuro. Para determinar esa fecha, ideó lo que llegó a conocerse como la teoría Timewave Zero: una brillante combinación de matemáticas y el antiguo I-Ching como un intento de trazar la entrada de la novedad en la historia humana y la aparente aceleración del tiempo hacia una «Singularidad» «“que muy bien parecía coincidir con el final del ciclo del baktún maya el 21 de diciembre de 2012″“ que finalmente resultó ser tan infalsificable como la Doctrina Secreta de Helena Blavatsky o el libro de Urantia.

George Adamski murió en 1965, seis años antes de que Terence y Dennis pusieran un pie en las selvas de Colombia. Para entonces, muchos de sus seguidores, incluido Ray Stanford, que conoció al viejo «profesor» con su hermano gemelo Rex cuando aún eran adolescentes, ya habían aprendido que las fotos del expatriado polaco de las «naves exploradoras» venusinas no eran más que engaños creados con una tapa de aspiradora, (en este episodio de Radio Misterioso, Ray le dijo a Greg Bishop cuando Adamski llegó a mostrarle cómo pintaba sus modelos con pintura radiactiva para hacerlos brillar).

Adamski-SaucerPlatillo típico tipo Adamski. Las bolas translúcidas debajo son bombillas[1].

Cuando era un niño curioso, Terence McKenna se interesó en la historia de los viejos contactados, solo para desencantarse con el tiempo con sus historias de viajes de placer por el sistema solar y sus historias que estaban demasiado impregnadas de la estética de ciencia ficción de películas de serie B para su gusto. Eso no impidió que Terence presenciara un platillo volador genuino parecido a Adamski que se solidificaba a partir de las nubes durante su estadía en La Chorrera. El evento fue tan increíble y ridículo al mismo tiempo, que McKenna tuvo la impresión de que alguien o algo se estaba burlando de él; tal vez fue entonces la primera vez que comenzó a formular un concepto en el que insistió aún más años más tarde, después de convertirse en un conferenciante famoso: que las inteligencias de los hongos se disfrazan como una invasión extraterrestre con el fin de no alarmar a los humanos.

WK-AX170_ARENA__G_20110310221031811g7KAyIsLSi los McKenna se hubieran limitado a escribir un libro sobre sus experiencias liminales, es probable que a estas alturas solo un puñado de fanáticos devotos los recordarían, de la misma manera que solo una subsección marginal de la comunidad ovni todavía se preocupa por recordar los nombres de los antiguos contactados, después de que las clásicas convenciones de platillos voladores en Giant Rock se terminaran en 1978. Para entonces, los favoritos de la ovnilogía eran personas como Betty y Barney Hill o Travis Walton, con sus historias de haber sido secuestrados por pequeños humanoides de ojos saltones. En el libro The Interrupted Journey por John Fuller, el lector se entera de cómo Betty solicitó al jefe de sus captores algún tipo de prueba que pudiera llevarse consigo; el líder le da un libro con extrañas inscripciones, pero en el último momento lo retira, dejando a la pobre Betty con las manos vacías.

91QlGiyvmdLLos McKenna tenían algo mejor que un libro alienígena o un mapa estelar para validar sus experiencias: trajeron consigo esporas de los hongos de psilocibina y escribieron un libro anónimo explicando cómo cultivarlos para que cualquiera pudiera tener un encuentro con estas inteligencias extra-humanas, si así lo desean -¡Imagina un implante alienígena DIY que solo requiere un poco de calor y estiércol de vaca!

Este es el verdadero «secreto» de La Chorrera que finalmente terminó teniendo un verdadero impacto en la sociedad ahora que la psilocibina finalmente está comenzando a perder su estigma, y actualmente se están realizando ensayos clínicos para demostrar que estos medicamentos pueden ayudar a tratar y aliviar la depresión y la ansiedad de los pacientes terminales. En lugar de un experimento científico, lo que realizaron los jóvenes buscadores fue una especie de iniciación chamánica, un ritual alquímico a escala global.

O tal vez podría percibirse como una suave invasión alienígena, no del tipo favorecido por los éxitos de taquilla de Hollywood, en la que Terence, con su «don irlandés para la charla», se convirtió en el embajador bardo de las inteligencias de los hongos que buscan catalizar la evolución de nuestra especie; un proceso que podría haber ocurrido en el pasado muchas veces antes, como propuso en su libro Food of the Gods de 1993. Dos décadas después, estas ideas, conocidas popularmente como «la teoría del mono pacheco», también están comenzando a ser tomadas en serio por los académicos ortodoxos.

795d83d340ef529b99818cc9cb97fc24Arte de Alex Gray

Pero la historia de La Chorrera no deja de tener elementos de advertencia. Al igual que los contactados que lo precedieron, Terence McKenna se convirtió en alguien que disfrutaba de su estatus de celebridad y, después de su muerte, los fanáticos devotos lo han transformado en un ícono cultural. Pero un aspecto poco conocido en la leyenda de McKenna es que durante la última parte de su vida «el Bardo» se negó a ingerir hongos psilocibina; se aterrorizó de su aliado de confianza y maestro debido a una experiencia profundamente negativa con la «dosis heroica» que recomendaba regularmente a sus seguidores. Quizás esa alucinación del platillo adamskiano de hace tantos años contenía una advertencia enterrada debajo del absurdo: un recordatorio de que el mensaje siempre debería seguir siendo más importante que el mensajero…

Y también existe el peligro de que el mensaje sea mercantilizado y secuestrado por intereses económicos, algo que es difícil no contemplar ahora que Big Pharma se prepara para explotar esta nueva revolución psicodélica, y estas medicinas ancestrales corren el riesgo de seguir el mismo destino del yoga y la meditación, otra moda que utilizan los privilegiados para «aumentar su productividad». Pero nadie dijo nunca que «el Maestro» tenía todas las respuestas, y que los psicodélicos eran una panacea para todos los problemas de la sociedad.

yoga-class«Si los hongos nos han dado un regalo», dijo Dennis McKenna en sus comentarios finales de la presentación pregrabada, «es que nos enseñaron a tener imaginación». Nadie puede resolver un problema insoluble manteniéndose en el mismo estado mental que causó el problema en primer lugar. Si los humanos tenemos la oportunidad de salvar a nuestra civilización de nuestros propios errores, necesitaremos percibir el mundo «“y nosotros mismos»“ desde una perspectiva diferente. Nos hemos convertido en la especie dominante en este planeta mediante el uso de nuestro poder cerebral para doblegar las fuerzas naturales de acuerdo con nuestra voluntad; Al hacerlo, nos hemos dicho a nosotros mismos que existimos «fuera» de la Naturaleza, y que las otras especies que coexisten en la Tierra tienen derecho a vivir siempre que sirvan a un propósito en nuestro beneficio.

lacanja_burnSi lo piensas bien, el mensaje de los antiguos contactados no es tan diferente al de los maestros hongos y sus embajadores designados, cuando los reduces a lo más básico: nuestro planeta está desequilibrado debido a nuestra miopía, codicia y la idea de que estamos separados del resto de la naturaleza es simplemente una ilusión. La mayor diferencia entre un George Adamski y un Terence McKenna (aparte del hecho de que Terence nunca trató de engañar a su audiencia con fotos borrosas de tapacubos brillantes) es que en lugar de buscar una salvación desde lo alto, Terence propuso una solución desde abajo: un «renacimiento arcaico» de nuestra antigua relación con estas plantas medicinales, una simbiosis, la llamaría su hermano Dennis; ¿O quizás una comunión?- para devolver el equilibrio al mundo… primero restaurándolo en nuestras propias mentes.

No hay nada que les guste más a las plantas que extenderse a nuevos territorios, y entre las ideas más fascinantes de Terence McKenna estaba la sugerencia de que los hongos eran emisarios interestelares, que usaban sus resistentes esporas para viajar a los confines más lejanos de la galaxia. Incluso si esta hipótesis resulta ser tan incorrecta como las afirmaciones de Adamski sobre la vida en otros planetas, quizás debido al impacto duradero del experimento en La Chorrera, dentro de siglos nuestros descendientes podrán dejar nuestra cuna planetaria y extenderse a las estrellas, trayendo consigo a sus mentores miceliales.

https://www.dailygrail.com/2021/03/contact-at-la-chorrera-a-50th-anniversary-retrospective-on-the-shamanic-experiment-that-changed-the-world/


[1] Nota del autor: de hecho son bolas de ping pong recortadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.