El misterio de las centellas (1322)

El misterio de las centellas (1322)

Cracked it

Por Charles Seife

La tripulación de un avión de Air UK que fue alcanzada recientemente por un rayo vio «bolas de fuego en la cabina», dice un informe oficial sobre el incidente publicado este mes. A lo largo de la historia se han observado bolas de fuego misteriosas similares, conocidas como centellas, y ahora un físico español ha desarrollado una teoría que finalmente puede explicar qué son.

lightningDurante muchos años, los científicos descartaron las centellas como un mito o una ilusión óptica. Razonaron que una esfera de gas ionizado brillante, o plasma, debería explotar casi instantáneamente, incluso si está contenida momentáneamente por el campo magnético de un rayo. «Los cálculos sugieren que debería explotar en una fracción de segundo», dice Antonio Ranada, físico de la Universidad Complutense de Madrid.

Luego, en 1969, un radioastrónomo respetado escribió un artículo en Nature (vol 224, p 895) sobre su encuentro con una bola de fuego que atravesó las paredes de un avión de pasajeros. Los testigos presenciales no sintieron el calor que irradiaba la bola de fuego, pero su tacto podría arder. La gente empezó a aceptar que el fenómeno existía realmente, incluso si su extraño comportamiento desafiaba toda explicación.

Ahora Ranada y sus colegas creen que pueden tener la respuesta. En la edición del 27 de septiembre del Journal of Geophysical Research (vol 103, p 23309), dicen que los bucles magnéticos enlazados podrían explicar cómo las bolas de fuego pueden durar tanto tiempo. Los rayos normalmente crean campos magnéticos horizontales a su alrededor, pero a veces se pueden formar campos verticales. En determinadas circunstancias, los bucles verticales y horizontales pueden unirse y formar una bola.

El plasma incandescente podría quedar atrapado dentro de las líneas del campo magnético. Si solo hubiera un campo magnético, se expandiría con el plasma y la bola de plasma explotaría instantáneamente. Pero los dos campos están restringidos por el vínculo entre ellos: ellos y el plasma no pueden expandirse. El efecto de bola de fuego brillante dura hasta que el plasma se enfría. «Está perfectamente claro que puede durar 10 o 15 segundos», dice Ranada. En el plasma que se enfría, los electrones se unen a sus átomos. Esto aumenta la resistencia eléctrica, mata la corriente dentro del plasma y debilita los campos magnéticos circundantes.

Esta teoría también explicaría por qué la bola de fuego irradia poco o ningún calor, pero su tacto puede arder. La mayor parte de la pelota está fría, pero a lo largo de las líneas del campo (los bucles y algunas serpentinas que salen de la bola de fuego) la temperatura alcanza los 16,000° C o más.

Otros científicos afirman haber visto los bucles magnéticos que podrían preceder a los relámpagos en forma de bola. Mark Rader, ingeniero eléctrico de la Universidad de Tennessee en Knoxville, ha estudiado las chispas que salen de los generadores de alto voltaje. «Vimos chispas que se volvían sobre sí mismas», dice.

Si dos de estos bucles se forman de modo que estuvieran unidos, podrían producirse rayos en forma de bola. Pero los bucles de Rader nunca se han vinculado ni se han separado de la chispa. «Siempre estuvieron conectados a los relámpagos», dice. Dado que las centellas siempre parecen flotar libremente, Rader piensa que, bajo ciertas condiciones, estos lazos precursores podrían desprenderse del relámpago y comenzar a flotar.

From New Scientist, 26 September 1998

https://web.archive.org/web/20001205110600/http://www.newscientist.com/ns/980926/nlightning.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.