Showtime “UFO”, Luces de Phoenix y Fife Symington

Showtime “UFO”, Luces de Phoenix y Fife Symington

14 de Agosto de 2021

David Halperin

Bien. No hay muchas dudas de qué lado de la controversia ovni está J. J. Abrams, ¿verdad?

El primer episodio del documental de cuatro partes “UFO”, del cual Abrams es productor ejecutivo (con Glen Zipper), se emitió el domingo pasado por la noche en Showtime. Comienza con un extraño encuentro de los astronautas del Apolo 17 con algo desconocido volando sobre sus cabezas, mientras realizan su caminata lunar en diciembre de 1972. Termina con Kevin Day, operador de radar en el USS Princeton (barco compañero del USS Nimitz), hablando de las misteriosas entidades aéreas que él y sus compañeros de tripulación presenciaron en el cielo frente a la costa sur de California en noviembre de 2004.

¿Qué cree Day que eran? Respuesta: lo más probable es que sean “extraterrestres”.

Entre el Apolo 17 y el Nimitz, se escuchan las voces urgentes de los testigos de ovnis, una tras otra. Los expertos opinan sobre lo que significa. La autora de ovnis más vendida, Leslie Kean, es la más destacada; después de ella, John Greenwald de Black Vault. Kean reconoce en un momento que la mayoría de los avistamientos de ovnis tienen explicaciones mundanas, pero para otros, los esfuerzos escépticos para dar cuenta de ellos son “absurdos”.

Y el corolario familiar. El gobierno de los Estados Unidos, y presumiblemente otros gobiernos, aunque no recuerdo que el programa diga esto explícitamente, sistemáticamente ha “aplastado” todo el conocimiento de la realidad ovni casi desde el principio. “Alguien en algún lugar debe tener miedo de que la verdad salga a la luz”.

Este es el mensaje de “UFO”, y sus creadores no son particularmente escrupulosos acerca de las tácticas que utilizan para transmitirlo. Si te estabas rascando la cabeza (como yo) sobre por qué nunca has oído hablar del encuentro ovni del Apolo 17, la respuesta es simple: nunca sucedió. Abrams, Zipper y colaboradores lo fabricaron, juntando fragmentos de las voces de los astronautas para fabricar un drama alto y misterioso a partir de un incidente que, en su contexto original, no tenía nada que ver con ningún ovni .

Así que nos obsequian con un “documental” que, literalmente desde el principio, proclama su deshonestidad. Sería un insulto al documental de 2020 de James Fox “The Phenomenon” incluso sugerir una comparación de los dos. La película de Fox, a pesar de todos sus defectos, es totalmente unilateral y ocasionalmente manipula su evidencia, es esencialmente un esfuerzo de buena fe para presentar el mejor caso posible a favor del ovni. Sin duda, el “UFO” de Showtime no se hunde del todo en la profundidad del vil pedazo de basura infligido al público que mira televisión en 1995 por la Compañía Walt Disney, bajo el nombre “Encuentros con extraterrestres de New Tomorrowland”. Pero los pondría a los dos en el mismo cubo de basura, de basura mercenaria y manipuladora.

Lo que no quiere decir que no se pueda aprender nada de él.

“El acrónimo UFO se ha convertido en un término muy cargado”, dice Kean en un momento. Y, más adelante: “Ese es el problema con el término UFO. Está algo contaminado”.

Entiendo que esto significa que el fenómeno central ha adquirido una gruesa capa de superposición cultural, lo que impide cualquier intento de verlo como lo que es. Esta es la ventaja de la designación cada vez más popular UAP (fenómeno aéreo no identificado), que parece haber sido introducido hace algo más de diez años y ahora lucha por desplazar a UFO, como UFO desplazó a “platillo volante” medio siglo antes. UAP tiene una neutralidad limpia y estéril; es inocente de asociaciones con cosas como abducciones extraterrestres, Hombres de negro y “Expediente X”, y nos permite escuchar la señal sin el ruido que tiende a ahogarla.

Para mí, sin embargo, esto es una desventaja, dada mi convicción de que el ruido es la señal. Las asociaciones culturales que han adquirido los ovnis, la mitología que ha crecido a su alrededor, no son capas de grasa que amortiguan y ocultan el fenómeno central. Son el fenómeno central. No deben ser eliminados.

“UFO” proporciona un ejemplo de esto en su tratamiento de las “Luces de Phoenix” del 13 de marzo de 1997, a las que se dedica una gran parte del tiempo del programa.

No sé qué eran las “Luces de Fénix”, y no haré ninguna conjetura. En su entrada “Phoenix Lights” en la tercera edición de la monumental UFO Encyclopedia de Jerome Clark, Thomas E. Bullard sugiere que los avistamientos desde las primeras horas de la noche fueron aviones, los posteriores, bengalas en el aire, y esto me parece completamente plausible. Sin embargo, me veo obligado a decir que este misterio aéreo es menos interesante para mí que un misterio que se desarrolla aquí en la Tierra, que encuentro al menos tan desconcertante y potencialmente mucho más instructivo.

SymingtonFife Symington III, de Gage Skidmore. De Wikimedia Commons.

El nombre del misterio es Fife Symington III, quien era gobernador de Arizona en ese momento.

En marzo de 2007, justo después del décimo aniversario de los avistamientos, Symington salió con el anuncio de que estaba entre los testigos. Aparece de manera prominente en “UFO”: grave, solemne, atestiguando el carácter misterioso e inexplicable del evento. Pensé mientras miraba: qué extraordinario. Ni siquiera van a hablar de su repugnante farsa de rueda de prensa.

Pero estaba equivocado. Lo hicieron.

Cerca del final del programa (alrededor de 39’), Symington se enfrenta a lo que hizo el 19 de junio de 1997. Al principio afirma que no lo recuerda; luego le muestra un video que quizás-esto-refrescará-su-memoria. Del truco bufón en el que Symington anunció por primera vez a los periodistas reunidos, con fingida seriedad, que la policía había detenido a uno de los pilotos de los ovnis.

Entra uno de los ayudantes de Symington, vestido con un traje alienígena plateado, con una máscara con los enormes ojos negros estándar. “Esto solo demuestra que ustedes son demasiado serios”, declara el gobernador, entre risas y aplausos de la asamblea.

Los testigos de las Luces estaban furiosos. Naturalmente. “Para muchos testigos, las Luces de Phoenix tienen un significado especial”, escribe Bullard. “Fueron un encuentro con lo desconocido, una experiencia con un significado emocional y espiritual, una verdad personal impermeable a la duda o la racionalización”. Y ahora su gobernador había considerado oportuno hacer una broma de payaso sobre las Luces… y sobre ellos.

¿Cómo era posible que un hombre que había tenido su propia experiencia inmediata de lo numinoso en el cielo, o lo numinoso en sí mismo, proyectado en aviones mal identificados, pudiera haber hecho algo tan perverso e indecente? Mi mente se aturde.

¿Pero cuál es la alternativa? ¿Que desde 2007 en adelante Symington estaba mintiendo, que nunca había visto las Luces? ¿Qué posible motivo podría haber tenido para inventar esto?

Basándose en sus entrevistas con Frances Barwood, concejala de la ciudad de Phoenix y apasionada defensora de las Luces, “UFO” avanza en una resolución conspirativa del dilema de Symington. El gobernador no debe haber actuado por su propia voluntad en la conferencia de prensa de junio. Estaba en serios problemas legales en ese momento, y de hecho fue condenado en septiembre por siete cargos de fraude bancario (aunque el presidente Clinton lo indultó más tarde). Seguramente las entidades sombrías dispuestas a hacer cualquier cosa para evitar que la verdad ovni saliera a la luz habían usado esto para chantajearlo, para presionarlo para que ridiculizara a las Luces.

Porque, según nos da a entender el programa, el ridículo es el arma favorita de ocultación de los silenciadores.

Pero no lo creo. Para mí, lejos de ser un dispositivo para encubrir el fenómeno ovni, el ridículo es en sí mismo una parte del fenómeno, y debe tenerse en cuenta si queremos entenderlo.

Escribí sobre esto en un blog hace nueve años, en relación con las estúpidas caricaturas publicadas en el libro de 1988 de Paul Dellinger y Danny B. Gordon Don’t Look Up! The Real Story Behind the Virginia UFO Sightings, que socavan y sabotean el mismo texto que pretenden ilustrar. Y escribí en Intimate Alien:

“El ovni no ocurre solo, ni siquiera principalmente, ni siquiera auténticamente en el cielo. El testigo es tan parte del avistamiento como el objeto atestiguado. También lo son quienes escuchan la historia, quienes la creen, quienes la transmiten de forma oral o escrita, en los periódicos o en Internet. Aquellos que lo desacreditan, que lo ridiculizan, que hacen de la vida del desafortunado testigo una miseria por atreverse a hablar de ello, son parte del avistamiento también”.

“El misterio ovni es el misterio de ellos, o más correctamente el misterio de nosotros”.

https://www.davidhalperin.net/showtime-ufo-the-phoenix-lights-and-fife-symington/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.