Escepticismo transcendental

Escepticismo transcendental

27 de abril de 2022

Mike Cifone

images (5)Entre los muchos videos que distraen sin cesar, bombeados por algoritmos anónimos en mi feed de Facebook, se encuentra uno que alega ser el encuentro de un piloto de una aerolínea con lo que, a primera vista (impulsado, por supuesto, por el título de click-bate en sí mismo, algo sobre un piloto y ovnis inesperados que aparecen repentinamente) parece ser un ovni misterioso, aparentemente cúbico, que se eleva por el avión a una altitud algo más baja. Esto nos brinda la oportunidad de meditar sobre una serie de cuestiones que deben afrontarse a medida que nos retiramos a la seguridad epistémica de lo familiar y tratamos de acercarnos a lo desconocido o lo anómalo sin credulidad. La primera voz que nos habla aquí es, y tal vez debería ser siempre, la voz del escéptico. Pero, si vamos a ser fieles a nuestro compromiso con la honestidad absoluta y la investigación abierta, tampoco debemos comprometernos con el escepticismo como una posición fundamental que uno adopta. El escepticismo es un medio para un fin. ¿Qué fin? La Verdad. Seguramente… pero (citando Pilatos a Jesús) ¿qué es la verdad? Aquí es donde nos detenemos en seco. Cada vez que me hacen esta pregunta me siento un poco como Agustín cuando le preguntan por el tiempo: “Si nadie me pregunta lo sé; pero si quisiera explicárselo a alguien que me lo preguntara, evidentemente no lo sé” (un pasaje frecuentemente citado de sus Confesiones). Seguramente podemos decir que “verdad” es algo en lo que nosotros, que adoptamos un punto de vista escéptico, estamos interesados cuando se trata de la pregunta ovni: nos gustaría saber si esta o aquella afirmación ovni en particular, o parte de la evidencia, es cierta. Eso está bien hasta donde llega; pero ¿hasta donde llega? Resulta que la pregunta de Pilatos es bastante práctica: cuando hay una disputa sobre la “verdad” de tal o cual afirmación, lo que suele estar en juego son los estándares que uno adopta (o ha adoptado implícitamente) para establecer que algo es verdad, y si esos estándares son plausibles para el fenómeno en cuestión. Pero más fundamentalmente, sin embargo, debemos enfrentar una pregunta más profunda: si en realidad estamos buscando la verdad, o simplemente buscando asegurar la verdad de nuestro escepticismo.

La verdad, cuando se trata de eso (y a pesar de lo que querríamos decir en un ataque de fanfarronería embriagadora basada en principios, en un debate, por ejemplo) no es más que una negociación, una experimentación interminable, una prueba en la que nuestras prácticas y creencias se ponen a prueba contra la espontaneidad de las cosas mismas, cosas revestidas por un momento en nuestras nociones de ellas. Alejarnos, entonces, de cualquier noción interesada de la verdad nos deja en un lugar de apertura radical, el lugar de “la pregunta” en la que el poeta Rilke nos instó a vivir. Tal punto de vista de apertura radical (de cuestionamiento honesto) sugiere que también es del escepticismo del que debemos retirarnos:tener la fortaleza de, incluso, a veces, ser escéptico de nuestro escepticismo en algún momento. ¿No deberíamos estar absolutamente atentos a que nuestro escepticismo (quizás por costumbre) no se transforme de método a posición, de medio a fin? Pero mi intención aquí no es volverme poético o indebidamente sutil acerca de la verdad. Más bien, mi objetivo es más práctico, si al mismo tiempo es filosófico: examinar los límites del escepticismo y preguntar en qué punto termina el escepticismo y, cuando termina (¿seguramente debe hacerlo?), qué viene después del escepticismo…

Para el video que mencioné anteriormente, ¿tenemos una idea de qué tan creíble es la película? Mi primera impresión es que, por supuesto, no lo es, que es un engaño del click-batey o algo peor: un video recortado fuera de contexto y hecho para que parezca ser exactamente lo que el productor, en busca de meras vistas, quiere que pensemos, que es un video convincente de un ovni de forma misteriosa captado por la cámara por un piloto de avión. Después de enviar el video a un grupo más serio de investigadores y entusiastas de los ovnis, su evaluación inicial y muy preliminar fue bastante sobria y justa: si es en absoluto un objeto real en el espacio (la sugerencia: ¿quizás un globo de algún tipo?), entonces su rápido movimiento probablemente sea en gran medida aparente: un efecto paraláxico, no una consecuencia de un misterioso sistema de propulsión. Pero es probable que esto sea demasiado generoso: el video es de un tipo que se falsifica con bastante facilidad (solo eche un vistazo a este sitio web que cumple con numerosos videos falsos o falsificados). Aún así, tomar una posición tan escéptica contra la opinión de que este es un ovni “verdadero” (un objeto, es decir, que definitivamente no puede ser explicado por medio de premisas convencionales o de sentido común, algo que, por supuesto, debemos interrogar cuidadosamente) es sin duda una buena opción, especialmente cuando todo lo que tenemos aquí es solo un video aleatorio y sin analizar. Sabemos poco o nada de su procedencia. Sabemos poco o nada del contexto en el que se produjo. Ni siquiera sabemos realmente (sin más investigación) quién produjo este video (en la medida en que la credibilidad de la fuente o el testigo es un factor a considerar: seguramente es posible que alguna buena evidencia provenga de malas fuentes). En otras palabras, este video en particular tiene poco o ningún valor probatorio en lo que respecta al fenómeno ovni en sí. Es más bien una ocasión para practicar la moderación intelectual, para permitir que el escepticismo haga su legítima aparición en nombre de la verdad. Pero lo que este video (probablemente falsificado o incluso falsificado) también demuestra es una curiosa brecha en el mismo escepticismo que, en este caso, nos salva de demasiadas preocupaciones. (Aunque en el espíritu de absoluta honestidad, la diligencia debida requiere un seguimiento riguroso tanto de la procedencia como del contenido de este video, lo que implica que algo cercano a un juicio final debe esperar este análisis más completo).

Hablemos de estrategia por un momento. ¿Cómo vamos a demostrar que este video debe descartarse como una falsificación, un engaño o una impostura? Hay una serie de técnicas analíticas abiertas al investigador, y aquí no deseo revisarlas (este es un ejercicio que es mejor dejar para los expertos). Lo que me gustaría ver es simplemente la estrategia de refutación en sí misma, su lógica básica. Parecería haber tres opciones para el escéptico.

En primer lugar, uno puede mirar el contenido relevante del video (en este caso, el objeto volador supuestamente anómalo) e intentar (con varios métodos analíticos) determinar si ese contenido se insertó en el video, si los fragmentos relevantes de el video están fuera de contexto, intrusos extranjeros en un video ordinario. Ciertas anomalías visuales o irregularidades en la imagen (posiblemente encontradas en los propios datos de la imagen) podrían indicar tal interpretación. Aquí estaríamos aceptando la veracidad general de todo lo relacionado con el video, excepto su contenido anómalo: algo que no era nativo del video se colocó después del hecho, convirtiéndolo en un video falso debido a esa intrusión ilícita. En segundo lugar, el investigador escéptico podría tratar de determinar si parte o la totalidad del contenido nativo en sí fue alterado de alguna manera ilícita, arrojando precisamente lo que el autor del video quiere que creas al respecto: que hubo un ovni genuino captado en cámara para que te maravilles. Aquí no se insertó nada ajeno al contenido del video; más bien, fue el propio contenido nativo el que cambió. De no ser así, el último recurso del escéptico sería aceptar las imágenes tal como son, pero simplemente disputar la interpretación ovni del contenido relevante (contenido que es en sí mismo veraz).

Todos los intentos de refutar las afirmaciones de ovnis basados en evidencia fotográfica o de video son versiones de una de estas estrategias. Y, por supuesto, nada de esto tiene nada de malo en principio; seguramente habrá casos en los que sea completamente cierto que el video fue alterado, contiene contenido falsificado dentro de un video o una foto auténticos, es una invención absoluta (usando el software adecuado para la manipulación o fines creativos), o graba algo que quizás se confunda fácilmente con un ovni pero que, tras un análisis más detallado, sea identificable. Pero asimismo seguramente habrá videos (o fotografías) de un tipo supuestamente anómalo que no puede ser tan directamente refutados como engañados, fingidos, falsificados o malinterpretados. De hecho, puede haber videos cuyo contenido no se preste a ninguna explicación convencional.

¿O la hay?

Este es el punto crucial: ¿hasta qué punto es el escéptico responsable de la existencia de contenido genuinamente anómalo… de hecho, de anomalías genuinas y punto? ¿Hay alguna vez un punto en el que se supere el escepticismo, y nos movemos más allá de él a la posición más desorientadora de tener que encontrar realmente lo anómalo como anómalo, pero aún sin la convicción de una comprensión verdadera (o incluso simplemente adecuada) de ello? ¿Qué viene después del escepticismo y qué nos permite llegar allí?

images (4)Centrémonos por un momento en un video que, a todas luces, es auténticamente anómalo. Contiene lo que ambos pilotos y ahora (después del informe decisivo del Pentágono de junio de 2021) incluso el ejército estadounidense reconoce abiertamente que son imágenes de un fenómeno aéreo no identificado: el llamado video “Gimbal”. A primera vista, no es particularmente anómalo, ya que el objeto parece flotar y, según uno de los pilotos, “girar”. Pero cuando considera que esto fue algo que vieron los pilotos mientras volaban sus jets a velocidad de crucero, en altitud y con vientos en contra de más de cien nudos, rápidamente se vuelve desconcertante cómo este objeto es capaz de seguir el ritmo de los jets. y girar aparentemente sin esfuerzo contra los fuertes vientos. ¿Qué es exactamente lo que estamos viendo, entonces?

Ningún objeto con este tipo de geometría (aparentemente cerrada) puede mantener la altitud, la velocidad de avance y las oscilaciones de rotación en las que se observa que se involucra; en cualquier caso, no hay tecnología diseñada por humanos. ¿Cuál es la fuente de sustentación del objeto? ¿De propulsión y movimiento de rotación? Un globo (o algo parecido) tendría que moverse con el viento, y no podría mantener un eje de rotación estable y girar sin algún medio interno de propulsión, y mucho menos seguir el ritmo de los pilotos que lo filman. En otras palabras, asumiendo que el video es verídico, este es un objeto volador genuinamente no identificado (o “fenómeno aéreo” como dice la frase preferida). Así, el escéptico debe preguntarse: ¿es el video verídico: es de un objeto objetivamente “real” volando en el espacio cerca de donde volaban los pilotos? O, incluso si es verídico, tal vez los propios pilotos hayan confundido algún otro fenómeno con algo no identificado, es decir, tal vez tanto nuestra interpretación del contenido del video como la propia interpretación del piloto de lo que pensaban que estaban filmando, es incorrecta.

¿El video en sí es verídico? Quizás no lo sea. Tal vez fue falsificado, pero en este caso, tendría que haber sido falsificado por los militares, quienes admitieron que es un video de algo que no pueden explicar. Entonces nos preguntaríamos por qué… y aquí todo tipo de teorías (muchas de las cuales están orientadas a la conspiración) están listas para desarrollar esta posibilidad más siniestra. Pero lo que les falta a esas estrategias que se enfocan solo en el contenido (interno) del video es una contabilidad completa del supuesto encuentro, que tendría que contar con las experiencias de quienes supuestamente filmaron el objeto. Un video o fotografía es generalmente (pero no siempre) tomado por alguien que también está viendo activamente el objeto directamente, sin la mediación de la cámara o equipo de video; seguramente esto también cuenta como evidencia de la veracidad de las imágenes captadas. Entonces, como parte de una investigación auténticamente escéptica de evidencia de ovnis en video o fotografía, también se debe entrevistar a los testigos que toman las imágenes. En este caso particular (documentado aquí), si queremos argumentar que las imágenes fueron falsificadas, entonces también tenemos que impugnar los relatos de los propios testigos presenciales de los pilotos. Tendríamos que argumentar que hubo una conspiración que involucró a los testigos (militares) y oficiales militares (incluido el Pentágono, que admitió la veracidad de este video y otros similares) para inventar y publicar un video falso. Pero ¿con qué fin? ¿Cuál sería la motivación, especialmente si los propios EE. UU. están admitiendo activamente que no pueden explicar qué se filmó (y se rastreó)? Estamos entonces en la madriguera del conejo de interrogar las complejidades del secreto informativo militar y gubernamental de EE. UU.

Seguramente tal línea de investigación es posible; pero, ¿es esta la explicación más probable de lo que está pasando aquí? ¿Es incluso la mejor? Sin evidencia más concreta y específica que sugiera una especie de fabricación militar-gubernamental en este caso particular, este tipo de explicación tiene que seguir siendo especulativa. No sería suficiente razonar de forma puramente inductiva, por ejemplo, observando fabricaciones gubernamentales-militares anteriores de este tipo. Debe demostrarse que este caso particular probablemente sea parte de un patrón más general en juego. En otras palabras: dado que siempre es posible razonar que cualquier cosa que provenga de canales gubernamentales/militares que parezca fuera de lo común es una señal de disimulo (deliberado), tal explicación tendría la carga de tener que mostrar primero por qué este tipo de escenario, en este caso particular, es plausible.

¿A dónde nos lleva esto? Nos deja con imágenes que parece que tenemos que aceptar como verídicas, y con testimonios de testigos oculares que también tenemos que asumir que son confiables. Por lo tanto, el único recurso que tendría el escéptico en este caso es desafiar la interpretación de lo que los testigos vieron realmente (o llegaron a pensar que vieron), y que también fue captado en video para que lo veamos. Para hacer esto, uno tiene que encontrar al menos alguna interpretación plausible, pero convencional. La pregunta difícil en este caso es: ¿Podemos hacerlo?

Recuerde, el escéptico no puede simplemente desafiar el contenido videográfico en sí mismo, porque en este caso estamos asumiendo que había un allí allí, por así decirlo: había un objeto visible tanto para la cámara (infrarroja) que los pilotos usaron en la filmación, como para sus ojos sin ayuda. De esta manera llegamos finalmente a la tarea principal del escéptico: producir una explicación adecuada en términos convencionales de lo que realmente se vio y grabó en video. Y, por supuesto, en la blogósfera, encontramos precisamente eso: Mick West, autodenominado desacreditador, cree que tiene la explicación, no solo para el video que consideramos aquí, sino para casi todosde los videos de la Marina filtrados o desclasificados publicados hasta la fecha (una lista de deseos bastante ambiciosa para cualquier desacreditador). La forma particular que adopta su explicación es bastante común en el mundo del desmitificación. Asume, naturalmente, que estos videos contienen contenido verídico, que captan objetos reales presenciados realmente por los pilotos o militares que los filmaron. (Dudar de esto sería forzar la credibilidad del escéptico, como ya hemos sugerido). Pero luego argumenta que estamos presenciando artefactos del equipo de filmación (en cuyo caso se nos debe una explicación sobre por qué los pilotos afirman haber visto algo con sus ojos sin ayuda); aviones ordinarios extrañamente iluminados (¿otro artefacto del equipo de filmación?) o borrosos desde la distancia; o un globo. (Uno puede leer una sinopsis de muchas de las explicaciones de West aquí).

facialrecognitionscreengrabs04El método para demostrar la verosimilitud de muchas de estas explicaciones que ofrece West es bastante curioso, si no también bastante común entre los desacreditadores: muestra que los objetos ordinarios, cuando se les dan las condiciones adecuadas y se filman con el equipo usado originalmente, pueden parecerse a los contenido aparentemente anómalo de los videos en cuestión. (Podríamos llamar a esto un argumento de simulación o semejanza: argumentum ex simulatore). Pero nuevamente, en este caso particular, el análisis de contenido simplemente no puede bastar por sí solo: no podemos simplemente impugnar el contenido de los videos solo, ya que también tenemos testimonio de testigos que lo corroboran. De manera reveladora, West en un momento admite que no “No sé realmente lo que vieron los pilotos”, por lo que no nos ofrece (y de hecho no puede) una explicación de lo que dicen que vieron. En ese punto debemos permanecer profundamente escépticos de este desmitificación, y preguntarnos si el escepticismo es a priori… que sus conclusiones escépticas están impulsando sus argumentos de desmitificación. Y, por supuesto, todo esto está hecho, parece pensar, ¡para aplastar a los alienígenas que están aquí! el frenesí que los videos parecían haber causado en la red cuando cayeron hace algunos años. (Así que supongo que ahora sabemos lo que realmente está impulsando el escepticismo: la suposición de que los extraterrestres no pueden estar de visita, por lo que no puede ser tecnología alienígena/no humana, lo que significa que debe ser tecnología humana. En otras palabras: ¡ no puede ser, así que no es!)

Entonces, solo nos quedan dos posibilidades reales, suponiendo nuevamente que había un objeto real con el perfil cinemático en exhibición: (1) era una nave estructurada de algún tipo tecnológico (esto es lo que nos parece a nosotros) —aunque el escéptico debe desconfiar de las apariencias); o (2) es un fenómeno natural (posiblemente de un tipo desconocido para la ciencia). Ahora bien, para la completitud lógica absoluta debemos, por supuesto, aceptar al menos otra tercera posibilidad, que es la favorecida, por ejemplo, por Jacques Vallée: (3) que la nave aparentemente estructurada que observamos es en sí misma parte de un metasistema inteligente y, por lo tanto, debe interpretarse semiótica o simbólicamente, en lugar de estrictamente físicamente. Curiosamente, la afirmación aquí es que miramos más allá de la apariencia ordinaria de un objeto físico y tratamos de contextualizar la percepción con una teoría, como lo haríamos cuando miramos hacia abajo en el espeluznante resplandor azul de un reactor nuclear: lo que vemos es una neblina azul, pero nos dicen que lo que estamos viendo es un efecto secundario de la radiación producida en el núcleo (la llamada radiación de Cherenkov). Esta es una sugerencia especulativa interesante (considerada brevemente aquí) que, si bien merece una discusión mucho más profunda, debemos pasar por alto en gran medida en silencio. (Tendremos ocasión en una publicación futura de examinar esta posibilidad más de cerca y con más cuidado).

Entonces, ¿el objeto del video puede ser tecnológico?

Seguramente es posible que algún tipo de tecnología se muestre en este video. Pero el problema es que si se trata de una tecnología, rápidamente se vuelve obvio que podría no ser ninguna tecnología conocida, porque el misterio no es solo cómo podría estar flotando donde se vio, sino cómo también podría moverse, rotar y mantenerse activamente a la par de los pilotos y, sin embargo, no muestran medios obvios de propulsión. (Si no encuentra esto convincente, y prefiere la seguridad escéptica más reconfortante de Mick West, debe, nuevamente, explicar lo que Ryan Graves y otros pilotos dicen que vieron con sus propios ojos: lo que vieron, a veces a muy corta distancia, realmente no se pueden describir como aviones o globos convencionales, al menos no en todos los casos). Entonces, ¿quizás haya una tecnología desconocida de algún tipo que alguien además de los EE. UU. haya logrado construir? (El mismo Graves parece aceptar que esto es una posibilidad para al menos parte de lo que vio). Si eso es cierto, entonces sería una novedad para toda la comunidad científica, y tendríamos un nuevo problema: ¿cómo podría esta tecnología ser tan impresionante e increíble y haberse mantenido en secreto durante tanto tiempo? (También se debe considerar que los objetos con características de vuelo similares se han observado en los informes de ovnis durante décadas, incluso antes de la invención del motor a reacción). Sin embargo, este no es ni siquiera el problema más difícil. El problema más difícil aquí es que, incluso si somos capaces de encontrar una teoría de la física existente que pueda explicar este tipo de perfil de vuelo (y la creencia actual entre muchos en la comunidad ovni es que debe involucrar la física relativista general, con algo así como un motor warp), cualquier tecnología concebible basada en él parecería estar a cientos, si no miles de años en el futuro. Nadie sabe cómo se podría construir (aunque algunos creen que saben qué física podría emplearse), y es difícil creer que algún país (o tal vez una pequeña y secreta alianza de naciones) podría haber desarrollado una tecnología que, dado lo que sabemos, parecería estar a siglos o milenios de distancia. Si esto es tecnología avanzada, no puede ser la nuestra. Lo que quiere decir: no puede ser tecnología humana.

Entonces, parece que debemos eliminar la posibilidad tecnológica humana, dejando solo dos opciones restantes: que es un fenómeno perfectamente natural (quizás uno raro, o incluso uno nuevo hasta ahora desconocido para la ciencia) —o es una especie de objeto tecnológico no humano de naturaleza u origen desconocidos. Consideremos cada uno por separado, mientras cerramos nuestras reflexiones sobre el escepticismo ufológico…

42DFDC2300000578-4750304-image-a-44_1501599663204¿Es un fenómeno natural?

Seguramente el concepto “natural” es un concepto engañoso, quizás resbaladizo y cargado. Y tal vez no siempre signifique lo que pensamos, o queremos que signifique. Tal vez debamos matizar, o en cualquier caso, revisar el concepto “natural” de formas nuevas e interesantes para que pueda aplicarse plausiblemente al contenido anómalo del video en cuestión. ¿No sería esto algún tipo de progreso, incluso si no estamos más cerca de una comprensión satisfactoria del fenómeno (UAP)? En cualquier caso, por el momento tomemos simplemente “natural” como una palabra que establece una oposición, como en “las fuerzas de la naturaleza ciega” en contraposición a “las elecciones deliberadas de un ser inteligente”. Seguramente soy parte de la naturaleza (soy un ser natural), pero soy capaz, también, de elecciones deliberadas en formas que, digamos, otras cosas no lo son. Aunque estoy sujeto a las fuerzas de la naturaleza, como criatura de ella también me experimento teniendo elecciones, y de hecho puedo tomarlas y actuar en consecuencia (no importa si soy “realmente” libre o no, como William James, e incluso Kant antes que él se había dado cuenta: actuamos como si fuéramos). Un fenómeno esencialmente “natural” como una tormenta eléctrica, por ejemplo, no parece actuar por elección deliberada, o deliberar en absoluto. Más bien, como con todas las fuerzas o eventos “naturales”, simplemente está ahí y hace lo suyo. Es un objeto ciego, solo sujeto a las leyes de la naturaleza. No reacciona ni responde, digamos, a mí o a mi presencia. O, si lo hace, entonces lo hace de una manera mayoritariamente indiferente. Los seres vivos son precisamente diferentes: son reactivos y responden de una manera que no lo son las tormentas eléctricas, los terremotos, las erupciones solares (etc.). Más allá de esto, hay vida inteligente —“inteligencia”, nuevamente, siendo otro concepto resbaladizo y cargado. Las tormentas eléctricas son poderosas, involucran grandes fuerzas de la naturaleza (en la Tierra), pero en sí mismas no son inteligentes, como los pulpos o los delfines (o incluso las langostas). Los objetos anómalos atestiguados por los pilotos que tomaron ese video de “Gimbal” parecen comportarse de manera muy deliberada (moviéndose contra el viento, con vientos predominantes muy fuertes que requerirían alguna asistencia tecnológica para contrarrestar), y es esta deliberación lo que sugiere inteligencia detrás del objeto, de un tipo que lo colocaría fuera del dominio de lo puramente “natural”. Y la inteligencia sugiere conciencia de alguna forma. En otras palabras, este objeto (y los muchos otros registrados que son como él), si no es un objeto natural (una producción de la naturaleza ciega, como una tormenta), es realmente, entonces, una figura para una inteligencia (y por lo tanto, una conciencia) de la que no tenemos una comprensión real más allá de las apariencias que podemos captar en video, en el radar o recordar en la memoria. Y si queremos insistir en la hipótesis “natural” (que se trata de un nuevo fenómeno de la naturaleza hasta ahora desconocido para la ciencia), entonces debemos, de hecho, revisar y criticar radicalmente nuestra noción (convencional) de “naturaleza” (y su oposición). a la inteligencia) para llegar a un concepto suficientemente robusto de la naturaleza que pueda acomodar tales fenómenos aparentemente inteligentes. Tendríamos que ampliar nuestro concepto de “naturaleza” para darle inteligencia, o ampliar nuestro concepto de “inteligencia” para hacer del mundo natural una expresión de ella. Nosotros podríamos ir en esta dirección, pero ¿querríamos hacerlo? ¿Tiene esto algo que ver con este caso en particular, o simplemente estamos aplicando algo que ya nos gustaría creer a algo sobre lo que no tenemos una comprensión real, poniendo los fenómenos al servicio de nuestros conceptos o teorías favoritas y, por lo tanto, potencialmente perdiendo lo que es verdaderamente anómalo acerca de los fenómenos?

Entonces, parece que nos quedamos solo con la tesis tecnológica en sí. Por lo tanto, debemos tener cuidado de expresarlo correctamente, de entender claramente qué es lo que decimos y qué es lo que no decimos. Deberíamos apreciar que estamos intentando caracterizar nuestra ignorancia de lo que es el objeto de una manera muy definida, incluso concreta, posicionándolo en parte dentro del ámbito de lo familiar (llamándolo “tecnológico”) y en parte fuera del ámbito de lo familiar, al reconocer plenamente que, aunque parezca tecnológico, es de un tipo cuya naturaleza y origen sigue siendo, sin embargo, vejatorio. Lo afirmamos sin admitir cualquier hipótesis específica más allá de lo que es más razonable como una suposición interpretativa de trabajo (que, nuevamente, requerirá que pongamos la pala en algún lugar: “razonable” es relativo). Estamos afirmando que: existe; es “tecnológico” (es decir, un objeto aparentemente creado deliberadamente a partir de los recursos disponibles para un ser inteligente); y es inexplicable (porque no poseemos una comprensión clara o fácilmente disponible de cómo se podría crear tal tecnología, o quién podría haberla creado). Es sobre esta base que afirmamos que es, por lo tanto, anómalo para cualquier número de disciplinas teóricas relevantes.

Esta admisión de una ignorancia definida y específica, aun contextualizando parcialmente el fenómeno dentro del ámbito de lo familiar, es, pues, la etapa posterior al escepticismo totalmente justificable que debe perseguirse en un principio. Después del escepticismo, hay una ignorancia muy específica: he aquí una cosa que podemos captar en parte, pero que, aun así, permanece enigmática por razones muy específicas, razones que tienen que ver con lo que creemos que ya entendemos sobre las cosas en el mundo, pero que este objeto nos obliga a reexaminar críticamente. Aquí, para repetir, no hay creencia o aceptación de nada más que nuestra ignorancia real, un reconocimiento (después de trabajar a través de las posibilidades) de un ahora conocido desconocido. Es la ignorancia real en sí misma, nuestra incapacidad decisiva y definitiva para dar cuenta de lo anómalo mientras aceptamos, no obstante, su realidad como algo que se nos aparece de alguna manera específica, que es la primera etapa del conocimiento auténtico.

images (3)Al final del día, los que seríamos escépticos por un tiempo debemos preguntarnos (y esta es la pregunta socrática por excelencia): ¿Soy escéptico de algo porque es de un tipo que merece duda, o tengo dudas de ello solo porque soy escéptico? Después de la convicción de muchos casos en los que se confirma el escepticismo, uno se siente tentado a generalizar y dar el salto inductivo: esto también debe ser un engaño, una falsificación o una impostura. Aquí el escepticismo toma el control y se vuelve primario, un fin más que un mero medio. Por lo tanto, es difícil decir qué es lo que fundamenta la duda de uno: la convicción del escepticismo solo, o la duda de la cosa misma. Uno debe ver este escepticismo vuelto recalcitrante como patológico, no filosófico.

images (2)La verdadera prueba del escéptico de los ovnis no se encuentra en los muchos casos que caen bajo el ataque del escéptico, sino en los pocos que no lo hacen, o más bien, en el mero reconocimiento de que estos pocos incluso existen. De lo contrario, parecería que nos enfrentamos a un escepticismo dogmático (y patológico). Detrás de esto hay una especie de fe: que esto también se explicará, que cada encuentro o avistamiento de ovnis inexplicable o evidencia eventualmente caerá en la ciencia existente (o el sentido común). Nace de la convicción de que, para usar la manera de decirlo de J. Allen Hynek, “no puede ser verdad, por lo que no lo es” —invirtiendo así el axioma más básico de la lógica modal (que la actualidad implica posibilidad). Pero lo que el escéptico dogmático no puede ver es que, eventualmente, es la ciencia misma la que debe cambiar para adaptarse a lo anómalo. Si no lo hiciera, o no pudiera, no sería ciencia. Sería dogmatismo.

https://entaus.blogspot.com/2022/04/transcendental-skepticism.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.