Las superhumanidades Avant le Lettre y otras observaciones: notas sobre la introducción a El colegio invisible de Jacques Vallée

Las superhumanidades Avant le Lettre y otras observaciones: notas sobre la introducción a El colegio invisible de Jacques Vallée

31 de marzo de 2022

BRYAN SENTES

La publicación reciente de Robert Sheaffer de su reseña de 1977 de The Invisible College me impulsó a “verificar con texto” (si no verificar con hechos) algunas de sus afirmaciones. Este ejercicio me impulsó a leer, al menos, la introducción del libro de casi cincuenta años, que sigue siendo sorprendentemente contemporáneo.

El libro de Vallée es notable, en primer lugar, por su enfoque entonces novedoso de la cuestión de los ovnis, uno con análogos, aquí. Donde, en sus primeros tres libros (los primeros dos en coautoría con su esposa, Janine) —Anatomy of a Phenomenon (1965), Challenge to Science (1966) y Passport to Magonia (1969)— su enfoque fue el Objeto Volador No Identificado, en The Invisible College examina “el papel de este fenómeno y su impacto en cada uno de nosotros”. Es decir, hablando filosóficamente, desplaza la atención del objeto al sujeto. Vallée aclara que este cambio implica dejar de lado tanto el enfoque estrictamente científico, de “tuercas y tornillos” (que él llama “tecnológico”) generalmente asociado con la Hipótesis Extraterrestre (que los ovnis son naves extraterrestres) como el “psicológico”, que “los informes de ovnis [son] arquetipos o… la satisfacción de una necesidad psicológica”; y, del mismo modo, también rechaza la explicación escéptica de que los ovnis no son más que “el resultado de identificaciones erróneas y engaños”.

Más bien vigorosamente (y lo había olvidado) afirma que “aborda esta investigación dentro del marco de la fenomenología descriptiva”, que su modelo, la científica social Cynthia Nelson, define como el intento de “comunicar la calidad y la estructura… de cualquier fenómeno concreto en experiencia”. Desde nuestro punto de vista, Vallée observa con toda razón que Nelson plantea “la cuestión del significado” de los fenómenos religiosos “de una manera que es directamente aplicable” a los ovnis, citando su punto importante sobre las consecuencias de este enfoque para la cuestión de la realidad del fenómeno: “Como fenomenólogos suspendemos el juicio sobre si la aparición es realmente real (una pregunta para el naturalismo científico) e intentar más bien comprender qué hacen las personas cuando se enfrentan al estrés. Si [los seres humanos] definen las situaciones como reales, son reales en sus consecuencias”. En este espíritu, Vallée se plantea una triple tarea: “revisar lo vivido por los testigos;…observar lo que hacen como resultado de estas experiencias; e… intentar correlacionarlos dentro de un marco total”.

Las distinciones de Vallée aquí son mucho más finas que las que se suelen encontrar entre los ufofílicos o los ufomaníacos. Aquellos convencidos de la realidad ovni descartarán aquí toda la empresa de Vallée, mientras que los escépticos, me imagino, señalarían demasiado rápido que las explicaciones psicológicas para el ovni ya están orientadas al sujeto (es decir, el testigo). Pero tales críticas no dan en el blanco, ya que, al menos en su adopción de la “fenomenología descriptiva”, Vallée elude el debate entre el creyente y el escéptico, sin tomar partido por ninguno de los dos en aras de atender los efectos de una experiencia ovni en el testigo en particular y en la sociedad en general. Como observa Nelson, si un fenómeno se experimenta como real, es real en sus consecuencias, lo que Vallée afirma: “En este sentido, el fenómeno ovni es indudablemente real”.

Sin embargo, el enfoque de Vallée en sí mismo requiere cierto escrutinio, ya que una confusión particular, evidente y consecuente hasta el día de hoy, desvía la promesa de que adopte un marco fenomenológico. Luego de distinguir los enfoques “tecnológico” y “psicológico”, continúa:

La ciencia moderna se desarrolló bajo la premisa de que estos dos dominios, el físico y el psicológico, siempre deben estar cuidadosamente separados. En mi opinión, esta distinción, aunque conveniente, ha sido arbitraria. El fenómeno ovni es un desafío directo a esta dicotomía arbitraria entre la realidad física y la realidad espiritual.

Los lectores atentos, junto con aquellos que no estén familiarizados con la historia de la ciencia, probablemente se resistirán a la deriva semántica de “físico/psicológico” a “físico/espiritual”. La división a la que se refiere Vallée es, más estrictamente, entre, como lo expresó Descartes, la res extensa y la res cogitans: aproximadamente, “things” o “stuff” con dimensiones espaciales y “things” o “stuff” cognoscitivas o conscientes. El primero es susceptible de observación y experimentación de maneras que el segundo no lo es. Esta división, difícilmente “arbitraria”, engendró el Problema Mente-Cuerpo (¿cómo interactúan dos sustancias tan radicalmente diferentes?), su solución fisicalista, materialista (los estados conscientes son estados cerebrales), la resistencia a tal reduccionismo (si “el difícil problema de conciencia” o el Idealismo analítico de Bernardo Kastrup, por ejemplo), y, muy pertinentemente, quienes ven en el fenómeno ovni una solución a lo que llaman el misterio de la “conciencia”. Vallée, podría decirse, no logra escapar de ciertas consecuencias de tal pensamiento dualista hasta el día de hoy, debido, aquí, a su combinación de la res cogitans poscartesiana con el concepto de conciencia más rigurosamente pensado y marcadamente insustancial como se desarrolló en la tradición fenomenológica.

Volviendo al enfoque tripartito de Vallée, se pone de manifiesto lo innovador que fue y, hasta cierto punto, sigue siendo El Colegio Invisible, ya que lo que experimenta el testigo a menudo son fenómenos parapsicológicos: distorsiones del espacio-tiempo (“tiempo perdido”), materializaciones, telepatía, fenómenos poltergeist, y Out-of-Body Experiences (OBEs) entre ellos. El caso de un ingeniero anónimo que cuenta Vallée incluye también cambios físicos: hipersomnia e hiposomnia, capacidades mentales aceleradas (p. ej., comprensión y retención), hiperinmunidad a enfermedades infecciosas y cambios en la vista. Vallée, por supuesto, amplía este enfoque en los informes de ovnis para incluir aquellas historias de milagros y apariciones estudiadas y catalogadas en Passport to Magonia. Cuando exige que la ufología amplíe su campo para incluir tanto los efectos psíquicos como los casos premodernos, inaugura “una Teoría Unificada de las Apariciones” o lo que he venido a llamar una Teoría del Campo Unificado de lo Paranormal (sin duda difícilmente la primera), un tema importante dado expresión más reciente en las diversas charlas pronunciadas en los Archivos de la Conferencia Imposible de la Universidad de Rice.

Es esta dilatación del campo de investigación lo que es una conexión del argumento de Vallée aquí con lo que Jeffrey Kripal ha llamado recientemente las “superhumanidades”. Hay, sin embargo, otros puntos de contacto entre lo que Vallée imaginó hace casi cinco décadas y estas superhumanidades. Como argumento para vincular las humanidades con lo paranormal, Kripal señala la dimensión hermenéutica de estas disciplinas, que se ocupan esencialmente de la comprensión y el sentido. En este sentido, señala cómo las experiencias paranormales a menudo parecen hipercargadas de significado; el experimentador a menudo habla como si estuviera en una historia o película. Es una curiosa (al menos) coincidencia que Vallée describa la experiencia de su ingeniero anónimo en los mismos términos: “Como en un sueño o en una película”, es transportado de sus amigos a un lugar indeterminado donde se enfrenta a una enorme máquina similar a una computadora. En la actualidad, debemos esperar una articulación más completa de lo que Kripal tiene exactamente en mente por parte de las “superhumanidades”, su próximo libro de la University of Chicago Press, pero parece una conjetura fundamentada que, dado que lo paranormal ocupa un espacio ontológico tanto/ni materia y/ni mente, su investigación exige una super-interdisciplinariedad, recurriendo tanto a las ciencias naturales como a las humanas, un sentimiento del que se hace eco Vallée, cuando observa, en relación con los efectos testigo abordados en su libro, “No es posible estudiar tales datos con técnicas de estadística o física solamente. Se necesita la cooperación de un grupo mucho más grande…”

Hay, sin embargo, una característica compartida más fatídica y problemática del pensamiento de Vallée y Kripal, su posición de que “El fenómeno ovni [y lo paranormal en general] es un desafío directo a [la]… dicotomía entre la realidad física y la realidad espiritual” o materia y mente. Kripal, como Vallée, podría decirse que piensa en términos cartesianos, que el ser se compone de dos tipos de sustancia, material y mental, una presuposición cuyo permanecer sin pensar ni reflexionar constituye un defecto fatal en los cimientos de gran parte del discurso sobre lo paranormal. Como he observado al llegar a un acuerdo con las propuestas de Kripal sobre las superhumanidades, hay “material” (tanto como las filosofías materialistas clásicas (por ejemplo, la de Epicuro) y las ciencias naturales contemporáneas lo conciben) y “material” (como en la expresión “materialista histórico”), “sentido” (en el objeto de las disciplinas hermenéuticas) y “sentido” (como en ese sentido profundo de una experiencia mística o enteogénica). También está la “conciencia” (como en “estudios de la conciencia”, que parece un sinónimo de “mente” o del res cogitans) y “conciencia” (cuya investigación, estructura y problema es un problema vital para la filosofía, desde Kant hasta Dieter Henrich y Manfred Frank, entre otros). El fracaso en distinguir (¡al menos!) estos sentidos de conceptos básicos para el discurso, me parece, socava su éxito futuro potencial.

Finalmente, me llamó la atención una dimensión del pensamiento de Vallée que debería haber sido obvia pero, debido a que podría decirse que informa su enfoque en general, había pasado desapercibida para mí. Vallée comienza la introducción de su libro refiriéndose a “los hechos estadísticos”, que los patrones de los informes de ovnis “siguen leyes definidas para las que no se ha encontrado ninguna explicación”. Estos “hechos estadísticos” son los relatados en los dos primeros libros de Vallées, a cuyas leyes se llegaba mediante la compilación de bases de datos y su sujeción a diversas investigaciones algorítmicas o computación. Dada la experiencia de Vallée en lo que en francés se denomina informatique, no debería sorprendernos demasiado encontrar un pensamiento orientado a los sistemas cibernéticos respaldando su trabajo. De hecho, la tesis central de The Invisible College, que el fenómeno ovni “constituye un sistema de control” como un termostato, es decir, un sistema reflexivo, autorregulador, es cibernético de cabo a rabo. En 2022, estamos tan inmersos en la tecnología y los medios digitales que es difícil incluso percibirlos y sus efectos en nosotros; “Lo más cercano es lo más lejano” parafraseando a Heráclito. Sería un ejercicio interesante revisar el corpus de Vallée hasta la fecha con la mirada puesta en la presencia y función de lo cibernético. Uno se pregunta qué patrones significativos podrían no salir a la luz.

Muchos lectores podrían estar pensando en este punto que esta publicación de blog, si no es tan larga como la introducción de The Invisible College, ¡es más larga que la mayoría de las reseñas de todo el libro! Pero lo que estoy haciendo aquí es solo un balance preliminar (!) de un trabajo que, en revisión, ha demostrado ser profético e influyente, un hecho que solo puede verse en retrospectiva, un ejercicio que exige ser realizado periódicamente. O uno podría atribuir estos hallazgos a la sincronía de la publicación de una reseña de Robert Scheaffer de 1977. En cualquier caso, la escritura de Vallée ha demostrado que dice más de lo que se escuchó originalmente o de lo que sus lectores entienden incluso hoy.

https://skunkworksblog.com/2022/03/31/the-superhumanities-avant-le-lettre-and-other-observations-notes-on-the-introduction-to-jacques-vallees-the-invisible-college/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.