Las invasiones extraterrestres: un simple caso de gnosticismo

Las invasiones extraterrestres: un simple caso de gnosticismo

The_Baltimore_Sun_Sun__Jun_27__1999_La popularidad desbocada de los informes de abducción demuestra una idea sobrevalorada que se ha convertido en una pasión dominante.

Paul McHugh, M.D.

Especial para The Sun

G. K. Chesterton afirmó, “Cuando los hombres dejan de creer en dios no creen en nada; ellos creen en cualquier cosa”. Probablemente podría haber imaginado fácilmente que “cualquier cosa” podría incluir la creencia en extraterrestres (pilotos y tripulación de platillos voladores u otros “objetos voladores no identificados”) que transportan personas a sus naves para realizar operaciones obscenas con ellas.

Un libro reciente que describe encuentros “recordados” con extraterrestres es “Summoned: Encounters with Alien Intelligence” de Dana Redfield (Hampton Roads Publishing Co., 264 páginas, $13,95). La autora describe el patrón ahora familiar de estos incidentes: experiencias nocturnas con un carácter similar al de un sueño, seguidas y por lo tanto “confirmadas” por inexplicables contusiones y ronchas corporales al día siguiente. Todos los viejos amigos están aquí: eminencias grises con grandes ojos almendrados, cirujanos celestiales que cosechan gametos humanos, hipnotizadores que superan la pérdida de memoria inducida por extraterrestres.

Los secuestros, sin embargo, son solo un tipo de experiencia. Otros incluyen avistar objetos voladores o luces que desafían la gravedad e inspeccionar “restos”. Todos apoyan la presunción de que criaturas misteriosas están paseando por la Tierra inspeccionándonos mientras los gobiernos encubren las noticias.

¿Quién cree en estas cosas? Están los crédulos, gente que parece cautivada por los mitos y que previamente buscaron al monstruo del Lago Ness y al Pie Grande. Pero las creencias serían menos interesantes como fenómenos sociales si estos fueran sus únicos campeones.

Muchas personas altamente acreditadas han dado a la “ufología” (el nombre acuñado para el estudio de los ovnis) apoyo completo —como lo ha hecho John Mack, profesor de psiquiatría en Harvard— o apoyo calificado y legitimador.

Un ejemplo de esto último se encuentra en “Aliens: Can We Make Contact with Extraterrestrial Intelligence?” por Andrew y David Clark de Oxford (Fromm International, 256 páginas, $25). Estos autores rechazan la mayoría de las afirmaciones y reconocen que en 1968 un informe completo de un grupo de físicos dirigido por el Dr. Ed Condon concluyó que los “avistamientos” podrían descartarse y que las investigaciones adicionales de los ovnis no tendrían ningún interés científico más allá de la psicología de la histeria de masas.

No obstante, los Clark piden que la “ciencia” haga más y admita la existencia de “un pequeño número de casos que podrían, solo podrían, ser dignos de un escrutinio más completo y de mente más abierta”. “The Abduction Enigma” de Kevin Randle, Russ Estes y William Cone (Forge Books, 416 páginas, $25,95) rechaza de plano esta superficialidad y concluye que todos los casos siguen siendo basura científica condenada por el Informe Condon.

Los defensores convencidos, sin embargo, no están apáticos. El Dr. Mack ha arriesgado su mandato académico para apoyar estas ideas. Ha empleado sus sustanciales poderes de argumentación para empujar la carga de la prueba de sí mismo a aquellos que negarían la abducción extraterrestre.

Incluso ha usado ese recurso retórico dudoso, tan favorecido por los psiquiatras, de insinuar que sus oponentes son irracionales como cuando dijo, “la evidencia… que (estos fenómenos) representan dominios importantes de la realidad que parecen estar detrás o existir a lo largo de los que la ciencia acepta, es abrumador. No podemos dejar de preguntarnos qué motiva la necesidad de rechazar este dominio con tanto entusiasmo”.

Un fervor por los extraterrestres condujo al suicidio masivo en 1997 de 39 miembros del culto Heaven’s Gate en California. Murieron creyendo que “se elevarían” a una existencia mejor e incorpórea a bordo de una nave extraterrestre que se acercaba a la Tierra en el polvo del cometa Hale-Bopp.

Dejaron cintas de video explicando lo que estaban haciendo y cómo sus cuerpos humanos (“vehículos”) deben ser apartados “… para estar con los otros miembros en la nave, en los cielos. Llámalo otra dimensión, llámalo otra realidad, ¿quién sabe? Aquí nos mantenemos en una ignorancia ciega, que es el tipo de estado [que esperaría] con estos vehículos”.

Esto es salvaje. ¿Cómo puede alguien creerlo, y mucho menos morir por ello?

Como psiquiatra, permítanme enfatizar que estos creyentes no sufren de los trastornos psiquiátricos estándar.

No son ni retrasados mentales ni esquizofrénicos delirantes. Están funcionando bajo la influencia de una idea sobrevalorada. Las ideas sobrevaloradas difieren de los delirios en que se basan en opiniones que circulan en una sociedad pero que, en los verdaderos creyentes, se amplifican hasta convertirse en una pasión dominante. Los fanáticos albergan ideas sobrevaloradas, a veces para bien, como en el abolicionista John Brown, a veces para mal, como en el antisemita Adolf Hitler.

Hay un rico drama histórico y teológico que es útil para examinar estas creencias sobre los extraterrestres. Son una manifestación contemporánea del gnosticismo, una especie de paranoia cósmica que ha sido una manifestación regular del pensamiento humano, en diferentes formas, durante milenios.

Los antiguos gnósticos fueron los herejes originales. Desafiaron la visión judeocristiana de que Dios creó un mundo bueno, con la humanidad en él, y que lo que era malo en el mundo y perturbador en nuestras vidas era el producto de la acción humana: la desobediencia de Adán y los actos recurrentes de orgullo y egoísmo. De nuestra parte.

Los judíos y los cristianos creen que nuestras vidas mejoran cuando nos responsabilizamos de ellas. Afirman que los seres humanos no sólo conocemos la diferencia entre el bien y el mal, sino que podemos aprender, a partir del estudio del ejemplo y las enseñanzas de los demás, a reflexionar profundamente sobre estos asuntos, a volvernos sabios con nosotros mismos, y con un espíritu disciplinado, reformar nuestros hábitos, reparar nuestros errores, y construir el futuro.

Los gnósticos le dieron la vuelta a esa visión. El mundo fue mal construido, no por Dios Todopoderoso sino por dioses menos hábiles, con la consecuencia de atraparnos en imperfecciones y hacer que nuestros sentidos corporales sean engañosos. Los problemas no se derivan de nuestras transgresiones. Son el resultado del desajuste entre nuestros cuerpos y el mundo.

El remanente salvador es nuestra posesión de una chispa de conocimiento divino (gnosis) que nos permite al menos a algunos de nosotros ver estos hechos con claridad. La redención no proviene de seguir las restricciones de la multitud, los edictos de los ortodoxos o incluso los supuestos de la ciencia, ya que todos son parte de la mala interpretación, sino de mejorar nuestro conocimiento de nuestra verdadera naturaleza y seguir su ejemplo.

Los mejores de nosotros podríamos “saber” el secreto detrás de las apariencias de este mundo y luego actuar según nuestros impulsos personales como nos plazca. Los gnósticos fueron los pensadores libres originales.

Los gnósticos de hoy niegan a Dios pero adoran la mente. Afirman el conocimiento de las propiedades de la mente que esperan emerger en la historia. Este conocimiento los “libera” de la confianza en la ciencia contemporánea y la confianza en la evidencia física que “ciega” a la mayoría de las personas sobre lo que está sucediendo.

Desconfían del cuerpo humano y saben que los extraterrestres, heraldos del futuro, representan seres superiores, más mente que materia. Los gnósticos modernos encuentran consuelo en el hecho de que los informes de ovnis carecen de sanción oficial porque creen que las fuentes gubernamentales tienen la intención de sostener el pensamiento de los ignorantes. De hecho, la tendencia gnóstica es abrazar a un elegido que, conociendo la “verdad” y rechazando el cuerpo humano, reclamará la mente sobre la física como lo hacen, nótese bien, John Mack y los miembros de Heaven’s Gate.

Estas ideas no solo han demostrado ser mortales en California, sino que esta herejía cósmica causa otros daños. Socava la coherencia ganada con tanto esfuerzo de nuestro discurso científico. Sostiene una desconfianza en nuestras instituciones, particularmente en nuestras instituciones democráticas, ya que degrada el testimonio de la gente común para favorecer las fantasías de un elegido. Finalmente, fomenta la creencia de que siempre somos víctimas de las circunstancias en lugar de, más a menudo, las fuentes de nuestros propios problemas.

El antídoto se encuentra en las respuestas de San Agustín a los gnósticos maniqueos. No hay secreto. Nuestros sentidos son fiables. La ciencia funciona. Nosotros tenemos la culpa.

Paul McHugh es profesor Henry Phipps y director del departamento de psiquiatría de las Instituciones Médicas Johns Hopkins. Él, junto con Phillip K Slaimey. M.D., escribió “The Perspectives of Psychiatry” un texto estándar utilizado en las escuelas de medicina estadounidenses. También ha escrito para el American Journal of Psychiatry, Medicine and Nature Medicine.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.