Este es el bombardero furtivo B-21 Raider (Actualizado)

Este es el bombardero furtivo B-21 Raider (Actualizado)

El B-21 no es sólo el próximo bombardero furtivo de Estados Unidos, es el avión más avanzado jamás construido y por fin podemos verlo.

2 de diciembre de 2022

Howard Altman, Joseph Trevithick, Tyler Rogoway

The War Zone

imageNorthrop Grumman

En una de las revelaciones de aviación militar más esperadas de la historia, Northrop Grumman, junto con las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos, ha levantado por fin el velo del bombardero furtivo B-21 Raider.

imageNuestro primer vistazo al B-21 Raider. (Captura de pantalla de Northrop Grumman)

imagePresentación del B-21 a bombo y platillo. (Captura de pantalla de vídeo de Northrop Grumman)

imageFrontal totalmente despejado del B-21 Raider. (Captura de pantalla de vídeo de Northrop Grumman)

imageUna imagen publicada por Northrop Grumman.

imageOtra imagen de Northrop Grumman.

imageB-21 al completo. (Howard Altman/Thewarzone.com)

Se invitó a periodistas de The War Zone y de otros medios a asistir en persona a la presentación de hoy, pero se está retransmitiendo en directo para el público en general tras semanas de preparación casi como la Super Bowl. Northrop Grumman ya presentó el bombardero en un anuncio emitido durante la XLIX Super Bowl de 2015. La aeronave vista hoy, también conocida como T1 o aeronave número 001, se encuentra actualmente en fase de pruebas en tierra y está previsto que realice su primer vuelo en algún momento del próximo año. Se sabe que hay otros cinco B-21 en distintas fases de producción.

Actualizaremos este post muy rápidamente con un análisis de lo que estamos viendo e informes de primera mano desde el terreno en Palmdale. También hemos incluido una sección para ayudar a los lectores a ponerse al día sobre el estado del programa antes del evento de hoy y para comprender mejor lo que sabemos sobre el B-21 y lo que no.

Análisis preliminar:

– El B-21 es una máquina imponente y de aspecto futurista, como era de esperar. Aunque sus raíces emanan directamente del B-2, es enormemente evidente, este avión lleva la tecnología de baja observabilidad (LO; stealth technology) a otro nivel. También se aprecia mucha influencia de diseños anteriores de LO de Northrop, como el Tacit Blue, el YF-23 y el X-47B.

– El avión parece notablemente más pequeño que el B-2 visto de frente. Esto no es sorprendente, ya que sabíamos que sería un diseño de ala volante más pequeño y que sacrificaría parte de la carga de armamento.

– Un buen indicador de ello es su tren de aterrizaje. Se trata de un diseño de camión único en lugar del diseño de camión doble en tándem (dos neumáticos en cada tren principal en lugar de cuatro) del B-2, más grande y pesado.

– La puerta de la rueda de morro del avión difiere de la del B-2 en que no presenta una puerta central delantera, sino que todas las puertas asociadas se abren lateralmente. Tampoco tienen bordes dentados como las del B-2.

– El parabrisas que parecía tan desconcertante en los renders tiene un aspecto un poco más normal en la realidad. De hecho, es notablemente pequeño y la visibilidad está muy optimizada para ver hacia arriba y hacia delante. Esto tiene sentido para los procedimientos de reabastecimiento aéreo. Más allá de eso, la visibilidad parece muy pobre fuera del avión. Las pequeñas ventanillas laterales, curvadas como en el renderizado, parecen, como habíamos supuesto al principio, un compromiso de baja visibilidad, ya que su forma minimiza los aspectos en los que pueden ser vistas por el radar, especialmente desde abajo. Será interesante saber más acerca de esta característica y hasta qué punto se llegó en el diseño del B-21 sin ventanas. Ya en los años ochenta se habló seriamente de la posibilidad de que el B-2 no tuviera ventanas para maximizar el LO, cuando los problemas con el parabrisas y su cristal interior desmontable tintado (para explosiones nucleares repentinas) eran frecuentes.

– De hecho, el avión es de un color gris muy claro. Esto es fundamental. Como ya hemos señalado en numerosas ocasiones, las escasas capacidades de observación del B-21 y su conjunto de misiones mucho más amplio y ecléctico harían que probablemente se utilizara durante el día. Estos colores apuntan exactamente a eso. Es posible que esto cambie a medida que el avión madure, pero en este momento, parece que la época en la que los bombarderos furtivos operaban en la oscuridad de la noche pronto habrá terminado. Puedes ver un hilo que hice sobre esto hoy mismo más abajo.

– De banda ancha, muy poco observables señales de diseño son abundantemente visibles. Toda la aeronave, todo lo que podemos ver de ella, está increíblemente bien combinada. Las características individuales y los cambios de elevación se minimizan totalmente. Las tomas de aire, que supusieron un gran reto durante el proceso de desarrollo del avión, son extraordinarias. Aparecen integradas a la perfección en el diseño del ala volante, minimizando la línea de visión hacia ellas y la interrupción del fuselaje del avión, que fluye casi como una concha y es muy poco observable. En primeros planos, apenas puede verse un pilar de soporte del conducto interno o un divisor de aire. Comparado con el B-2, esto es una revelación.

– No se ven por ninguna parte aberturas para sensores de misión, sensores de datos aéreos o conjuntos de comunicaciones. De hecho, no se ven costuras de paneles pesados en absoluto. Se ven algunas costuras pegadas alrededor de las ventanas de la cabina y en algunas otras zonas en fotos de primer plano, pero en realidad son mínimas. Las nuevas ciencias de los materiales, la construcción y las capacidades de diseño permiten construir y ensamblar componentes compuestos muy grandes, minimizando el número de componentes del fuselaje y, por tanto, la necesidad de muchas juntas y uniones. Esto se combina con importantes avances en revestimientos y estructuras LO para reducir drásticamente los elevados costes de mantenimiento y los largos periodos de inactividad asociados a los aviones poco observables. Menos costuras y paneles con los que lidiar formarían parte de esta solución. Los sensores de carga, que forman parte del propio fuselaje, podrían (y probablemente formen parte) del revelador diseño del B-21.

– No hay un “pico” afilado como en el B-2. En su lugar, este avión parece tener, como ya hemos planteado antes, más de un estante recto en forma de “pico de pato” a lo largo de su borde de ataque para maximizar las cualidades LO.

– Aquí sólo vemos la parte frontal. Hay mucho más que contar. Todavía no sabemos exactamente cómo es la forma en planta del B-21, aunque es muy probable que se parezca a lo que ya conocemos y que nos remita a los primeros diseños del B-2/ATB (lea más sobre esto y sobre la capacidad potencial del B-21 para volar más alto aquí). Los escapes, posiblemente la parte más sensible de un diseño LO, también son un misterio total. Además, sólo se trata del primer fuselaje y es probable que veamos cambios adicionales, aunque menores, en sus características a medida que avance hacia su primer vuelo. Pero Northrop Grumman ha insistido mucho en que este avión es representativo de la producción en serie, por lo que se desconoce hasta qué punto podrían cambiar las cosas. Y no tenemos ni idea de qué sistemas, especialmente los de misión, están instalados en este avión.

– Está claro que el avión tiene un diseño extremadamente eficiente, que se prestará a los grandes alcances que tendrá que volar. También vemos aquí lo generoso que es el volumen interno de este diseño, que también se prestará a un alcance muy largo. También tiene que poder transportar al menos un GBU-57/B Massive Ordnance Penetrator (MOP), o aproximadamente la mitad de la carga útil del B-2. Evidentemente, hay mucho espacio ahí dentro para lograrlo, al tiempo que tiene una elevada fracción de combustible. Aunque sólo lo vemos en dos dimensiones, sin profundidad, la sección transversal de la aeronave, similar a la de dos platillos soldados juntos, es muy evidente en una visión frontal. Aunque es bastante más pequeño que el B-2, sigue pareciendo imponente de frente. De lado, imagino que su aspecto será muy diferente, aunque sin la cola dentada del B-2, la longitud del B-21 puede ser un poco más sustancial proporcionalmente hablando. De lado seguirá pareciendo extrañamente pequeño, como su hermano mayor.

– Esto es sólo el principio. Sabemos muy poco sobre la ciencia y la creatividad de este diseño. Tardaremos años en hacernos una idea conceptual global de gran parte de él. Incluso hoy, muchos elementos del B-2 permanecen en la oscuridad. En cualquier caso, se trata de un primer paso muy emocionante.

Este análisis es muy preliminar, las cosas cambiarán, por favor considérenlo como tal.

Actualización:

En la presentación, el Secretario de Defensa, Lloyd Austin, así como la Directora General de Northrop Grumman, Kathy Warden, y el Vicepresidente del Estado Mayor Conjunto de la Armada de EE.UU., el Almirante Christopher Grady, ofrecieron información adicional y otros comentarios sobre el B-21.

Secretario de Defensa Austin:

– Destacó el alcance y la eficiencia en el consumo de combustible del B-21, afirmando que el bombardero no “necesitaría estar basado en el teatro de operaciones” ni necesitaría “apoyo logístico específico para mantener cualquier objetivo en peligro”. No aclaró si esto incluía necesariamente el reabastecimiento en pleno vuelo o el alcance adicional que se obtendría empleando armas autónomas como el futuro misil de crucero Long Range Stand Off (LRSO). Aún así, parece claro que el Raider tiene un alcance significativo con cargas útiles apreciables, lo que podría apuntar a una tecnología avanzada de motores, un fuselaje muy eficiente y una carga masiva de combustible.

– Afirmó que incluso las defensas aéreas más avanzadas en servicio en todo el mundo tendrían dificultades para detectar al B-21.

– Destacó el alto grado de adaptabilidad del B-21 y dijo que “defendería a nuestro país con nuevas armas que ni siquiera se han inventado todavía”.

– Mencionó específicamente que el Raider era un avión “multifuncional” con importantes capacidades de inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR) y de gestión de batallas.

– Destacó la capacidad del B-21 para integrarse con aliados y socios.

– Rindió homenaje a Ashton Carter, que era Secretario de Defensa cuando comenzó el desarrollo formal del B-21 y que falleció inesperadamente de un ataque al corazón en octubre.

– También se rindió homenaje a los Doolittle Raiders de la Segunda Guerra Mundial, que llevaron a cabo los primeros ataques aéreos estadounidenses contra Japón en represalia directa por los infames ataques a Pearl Harbor, y en cuyo honor se bautizó el B-21 Raider. Un ejemplo de bombardero B-25 Mitchell, similar a la versión de ese avión empleada en la incursión de Doolittle, se encontraba entre una serie de otras aeronaves expuestas en la cabecera de la presentación.

Warden, Consejero Delegado de Northrop Grumman:

– Destacó que el B-21 representa un nuevo paradigma en diseño, desarrollo y fabricación gracias en gran parte a las técnicas y herramientas de diseño digital.

– El programa Raider, que actualmente cuenta con unos 400 proveedores diferentes en 40 estados, también representaba un nuevo modelo de adquisición como consecuencia de ello.

– Destacó cómo el diseño del B-21 permitirá una rápida inserción de tecnología para seguir el ritmo de la evolución de las amenazas.

– Warden afirmó que el mundo “nunca ha visto una tecnología como la del B-21”.

– También dijo que la próxima vez que el público lo vea, será en el aire. No está claro si se trata de una hipérbole. Tendrán que realizarse muchas pruebas en tierra antes de que eso ocurra. Es posible que se realicen por la noche, pero será difícil mantenerlo oculto. Sin embargo, a título oficial, el próximo gran hito será probablemente el primer vuelo.

El Vicepresidente del Estado Mayor Conjunto, Grady:

– Dijo que el B-21 garantizará que la flota de bombarderos de las Fuerzas Aéreas de EE.UU. siga teniendo una capacidad de disuasión ampliada aerotransportada de primer orden.

– Destacó cómo el Raider dará a las fuerzas estadounidenses la capacidad de “penetrar y manipular el campo de batalla en nuestro beneficio”.

– Hizo mención específica de la capacidad del B-21 para integrarse con las fuerzas aliadas y asociadas de Estados Unidos en futuras operaciones.

– Dijo que el B-21 ofrecerá opciones flexibles de disuasión y ataque convencional incluso en entornos muy disputados.

– Describió el Raider como una ayuda para garantizar que Estados Unidos tendrá la capacidad de “superar” y “adelantar” a los adversarios y mantener su “ventaja decisiva”.

Antes de la presentación oficial, una fuente con conocimiento directo del estado del programa B-21 hasta la fecha habló con The War Zone y otros periodistas. Las declaraciones clave y otros detalles que ofrecieron son los siguientes:

– Describieron el B-21 como el avión furtivo más avanzado jamás construido.

– El B-21 se diseñó teniendo en cuenta décadas de experiencia adquirida con el B-2 y otros programas, para que el avión fuera capaz de proporcionar a diario capacidades furtivas de muy alto nivel de forma fiable y económica.

– El uso significativo de técnicas y herramientas de ingeniería digital permitió una rápida iteración del diseño durante el proceso de desarrollo y la realización de pruebas más útiles antes de que el avión llegara a volar.

– El uso de la ingeniería digital ayudó a que el primer artículo de prueba, que se ha presentado hoy, tuviera un diseño muy parecido al de un avión representativo de la producción, lo que ayudó a reducir riesgos. Puede leer nuestro artículo sobre esta faceta del programa aquí.

– El papel principal del B-21 será proporcionar capacidades de ataque que puedan penetrar a través de las defensas aéreas enemigas a distancia.

– El B-21 está diseñado para encarnar la letalidad, la sostenibilidad, la resistencia, la capacidad de supervivencia, la agilidad y la capacidad de respuesta.

– Las capacidades de alcance y carga útil del B-21, en particular, unidas a su avanzado diseño furtivo, están pensadas para ofrecer ventajas significativas a la hora de penetrar u obviar de otro modo las defensas aéreas enemigas para llevar a cabo con éxito ataques de gran volumen y regresar a la base de forma segura.

– Las especificaciones de rendimiento reales del B-21 siguen siendo confidenciales.

– Las avanzadas capacidades de intercambio de datos del B-21 están directamente relacionadas con su lugar como parte de una familia planificada de sistemas y le permitirán actuar como “mariscal de campo” durante las operaciones.

– El B-21 hace un uso significativo de sistemas modulares de arquitectura abierta que ayudarán a acelerar la integración de capacidades nuevas y mejoradas, especialmente en respuesta a nuevos desarrollos de amenazas adversarias, en el futuro.

– Se espera que los sistemas de misión modulares y de arquitectura abierta contribuyan a garantizar que el B-21 siga siendo el avión furtivo más avanzado del mundo durante los próximos 30 a 50 años.

– El diseño actual del B-21 no excluye la integración de una capacidad de pilotaje opcional si el Ejército del Aire sigue adelante con su plan original.

– Los materiales avanzados y los nuevos procesos de producción confieren al B-21 un grado de sigilo significativamente superior al de su predecesor inmediato, el B-2, y facilitan su mantenimiento.

– Desde el punto de vista de la asequibilidad, dijeron que el programa B-21 está cumpliendo o superando todos los “requisitos de ingresos” establecidos.

– El programa B-21 también está cumpliendo todos sus requisitos de calendario actuales.

– Todavía se espera que el primer vuelo del avión tenga lugar en 2023, pero la fecha exacta dependerá de cómo progrese en las pruebas iniciales en tierra.

– Todos los trabajadores del programa B-21 debían tener una habilitación de seguridad específica del Special Access Program.

Antecedentes del B-21

Antes de la presentación de hoy en las instalaciones de Northrop Grumman en la Air Force’s Plant 42 en Palmdale, California, es la primera mirada pública a cualquier aspecto de lo que ha sido un avión secreto. Solo se han publicado previamente un pequeño número de renders digitales desde que se adjudicó el primer contrato de desarrollo de este bombardero en 2015.

imageEl último de un pequeño número de renders oficiales del B-21 Raider que se publicaron a lo largo de los años, mostrando, entre otras cosas, la curiosa disposición del parabrisas de la cabina. USAF

Esos renders han apoyado el entendimiento establecido desde hace tiempo de que el B-21 sería más pequeño en general en comparación con su predecesor directo, el Northrop Grumman’s B-2 Spirit stealth bomber, y el análisis de The War Zone de que estará optimizado para vuelos a mayor altitud más en línea con los conceptos previos al Bombardero de Tecnología Avanzada B-2. El arte conceptual más reciente apuntaba a una curiosa configuración del parabrisas de la cabina.

El alcance básico y las capacidades de sigilo del B-21 son “significativamente mayores” que “los requisitos que tenía el Ejército del Aire”, dijo Kathy Warden, consejera delegada de Northrop Grumman, a Breaking Defense en una entrevista previa al lanzamiento, pero no pudo dar más detalles. “La arquitectura de sistemas abiertos del B-21… facilitará su actualización a lo largo del tiempo y [las] formas en que hemos fabricado el B-21 en comparación con el B-2 que también lo harán mucho más sostenible en términos del exterior y el hardware de la plataforma”.

En general, Northrop Grumman ha promocionado el B-21 como el primer avión sigiloso de sexta generación del mundo y, en lo que respecta a su radar y otras firmas, esto tendrá mucho que ver con la naturaleza avanzada de lo que hay debajo de su piel absorbente de radar como su conformación externa. Los requisitos de mantenimiento y sostenibilidad también fueron los principales impulsores del diseño del B-21. Las pieles y estructuras de los aviones furtivos como el B-2 han sido históricamente extremadamente costosas y complejas de mantener, lo que a menudo ha contribuido a unos bajos índices de disponibilidad; el B-21 pretende romper ese paradigma.

En cuanto a la gama completa de capacidades operativas de la aeronave, se han planteado muchas preguntas, entre ellas si podría tener nuevas capacidades poco observables, en cierto modo novedosas, y hasta qué punto será de pilotaje opcional en el momento de la entrega. La capacidad de operar sin tripulación era uno de los requisitos clave que las Fuerzas Aéreas establecieron para el programa de bombarderos de ataque de largo alcance (LRS-B) en cuyo marco se ha desarrollado el Raider.

Desde hace tiempo parece muy probable que el B-21 sea más una plataforma polivalente que un bombardero puro, y que cuente con importantes capacidades de guerra electrónica, inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR), retransmisión de comunicaciones y otras. Se ha hablado incluso de la posibilidad de que el Raider tenga un papel de combate aire-aire, aunque sólo sea de forma defensiva. También se ha planteado la posibilidad de que desempeñe el papel de “quarterback” de grupos de drones conectados en red con un alto grado de autonomía.

Los numerosos componentes de la aeronave, algunos de los cuales se dice que están maduros, también son un misterio. En el pasado se ha especulado con la posibilidad de trasladar varios sistemas de aviónica bien desarrollados de otras aeronaves, como el F-35. Los sistemas de protección antimisiles activos basados en láser o de otro tipo podrían estar en el futuro del bombardero, al menos en algún momento, independientemente de sus capacidades iniciales. Sabemos que el fuselaje y sus subsistemas se diseñaron para adaptarse a un crecimiento significativo a lo largo de lo que probablemente serán muchas décadas de servicio. Lo que sí sabemos es que el B-21 será el sucesor directo del B-2 Spirit, que ya tiene 35 años, e incorporará todas las lecciones aprendidas y los avances tecnológicos desde que se presentó hace décadas. En cierto modo, Northrop Grumman ha tenido la oportunidad de construir una especie de B-2 “2.0”, convirtiendo el concepto en todo lo que podría ser.

En un comunicado de prensa emitido a principios de esta semana, Northrop Grumman afirmaba que el Raider había sido “desarrollado con tecnología furtiva de última generación, capacidades avanzadas de conexión en red y una arquitectura de sistemas abierta” y que “ofrecerá una nueva era de capacidad y flexibilidad gracias a la integración avanzada de datos, sensores y armas”. En entrevistas separadas, Tom Jones, presidente de la unidad de Sistemas Aeronáuticos de Northrop Grumman, destacó la capacidad del bombardero para apoyar la visión más amplia del Joint All-Domain Command and Control (JADC2), que se centra en la integración de redes avanzadas y capacidades asociadas en las operaciones futuras.

Las Fuerzas Aéreas también han dejado claro que el B-21 forma parte de una familia de sistemas de ataque de largo alcance, cuyo alcance total se ha mantenido en secreto. Sin duda incluye nuevas armas, como el futuro Long Range Stand Off (LRSO) cruise missile con armamento nuclear que podrán llevar el B-21 y el B-52, así como sensores y otros sistemas de misión, e incluso puede incluir directamente trabajos en otros aviones sigilosos tripulados y no tripulados. No está claro cuánto han cambiado estos planes en los años transcurridos desde que comenzó su desarrollo directo.

imageDiapositiva de una sesión informativa de las Fuerzas Aéreas de 2010, un año después de que se anunciara públicamente el programa LRS-B, en la que se muestran otros elementos de una familia de sistemas Long Range Strike. USAF

Sea como fuere, el B-21 Raider está llamado a convertirse en un componente clave de la fuerza de bombarderos estratégicos de Estados Unidos, junto con los B-52 modernizados, durante las próximas décadas, proporcionando capacidades tanto de disuasión nuclear como de ataque convencional. Los oficiales de la Fuerza Aérea han dejado claro en el pasado que consideran que el Raider es especialmente esencial para garantizar la capacidad disuasoria de Estados Unidos frente al creciente arsenal estratégico de China. También es una pieza central de la estrategia de armamento convencional de Estados Unidos para contrarrestar militarmente a China a grandes distancias en un entorno de combate antiacceso/de denegación de área como el que podría experimentarse en una futura guerra en el Pacífico.

Las Fuerzas Aéreas esperan reemplazar en los próximos años todos sus B-2 Spirit stealth bombers, así como sus B-1 de ala móvil, por B-21. El servicio espera empezar a recibir Raiders operativos en los próximos años. El servicio espera empezar a recibir Raiders operativos a mediados de la década de 2020, y el primer escuadrón de estos bombarderos tendrá su base en la base aérea de Ellsworth, en Dakota del Sur. Le seguirán otras unidades en las bases aéreas de Whiteman Air Force Base in Missouri y Dyess (Texas).

imageEl B-21 será en gran medida el sucesor del B-2, no sólo en cuanto a su sustitución, sino también en cuanto a la repetición de las lecciones aprendidas del programa. (Imagen de la USAF)

El tamaño total previsto de la flota de B-21 no está claro, como tampoco lo está cuánto puede costar cada uno de ellos, ni el programa en su conjunto. Las Fuerzas Aéreas han declarado que el precio medio estimado por unidad, sin tener en cuenta los costes de investigación y desarrollo, se mantiene actualmente por debajo del objetivo de 550 millones de dólares, en dólares del año fiscal 2010, que se fijó como parte de los requisitos para el programa LRS-B, según un informe de Bloomberg publicado hoy. Esto significa que el coste unitario medio previsto actualmente para el B-21 no debería superar los 692 millones de dólares en dólares del Año Fiscal 2022.

El coste total estimado de todo el programa asciende actualmente a unos 203,000 millones de dólares en dólares del año fiscal 2019, con “25,100 millones de dólares para el desarrollo, 64,000 millones de dólares para la producción y 114,000 millones de dólares para 30 años de mantenimiento y operación de una flota de 100 bombarderos”, según los datos facilitados por el Ejército del Aire a Bloomberg. Ajustado a la inflación, este coste total estimado es de casi 240,400 millones de dólares en dólares del año fiscal 2022.

Sin embargo, el Ejército del Aire ha hablado en el pasado de la posibilidad de adquirir hasta 145 B-21, lo que tendría un impacto significativo tanto en el coste total del programa como en el coste unitario medio. Miembros del Congreso, así como oficiales del Ejército del Aire, han descrito repetidamente el B-21 como un programa de adquisición modélico, a pesar de los contratiempos técnicos y otros retrasos aparentes.

Dicho todo esto, se trata de un día histórico para el Ejército del Aire, Northrop Grumman y los aficionados a la aviación y la tecnología militar de todo el mundo. Como ya hemos señalado, actualizaremos este post en directo con información y análisis adicionales.

https://www.thedrive.com/the-war-zone/this-is-the-b-21-raider-stealth-bomber

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.